Humanos archivos - Runrun

Humanos

Feb 17, 2016 | Actualizado hace 4 años
Estupidez y Venezuela por Sadio Garavini Di Turno

estuoidez

 

El prestigioso economista italiano Carlo M. Cipolla, en su estupendo ensayo, “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”, nos dice en la Tercera (y áurea) Ley Fundamental: “una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin  lograr  ninguna ventaja  para sí o, para colmo, sufriendo él mismo una pérdida.” (Los que causan daño a los demás, logrando una ventaja para sí mismos, Cipolla los define como “bandidos”.) Cipolla, en el capítulo de su ensayo dedicado a las relaciones entre la estupidez y el poder, nos hace notar que algunos estúpidos causan normalmente sólo perdidas limitadas, mientras otros logran causar daños espantosos, no sólo a uno o dos individuos, sino a comunidades o a una sociedad entera. El potencial de una persona estúpida de hacer daño, nos dice Cipolla, depende de dos factores principales. Antes que nada del factor genético. Algunos individuos heredan notables dosis del gen de la estupidez y gracias a esa herencia forman parte, desde el nacimiento, de la elite de su grupo. El segundo factor que determina el potencial de una persona estúpida deriva de la posición que ocupa en la sociedad. Por tanto,  la capacidad de hacer daño al próximo de un estúpido está peligrosamente acrecentada por la posición de poder que ocupa. Según el viejo testamento: “stultorum infinitus est numerus”, (el número de los estúpidos es infinito), exageración poética, porque, afortunadamente, el número de los seres vivientes es finito, sin embargo, los autores o el Autor del viejo testamento, “pensaban” con una “visión” de eternidad (“sub specie aeternitatis”), en ese caso, el número de estúpidos es, sin duda, infinito. Por eso, el gran Canciller alemán Konrad Adenauer decía que: “si algo injusto había hecho Dios era que habiendo limitado la inteligencia humana, había dejado totalmente ilimitada la estupidez.” Nuestra preocupación, como venezolanos, aquí y ahora, consiste en que el número de estúpidos en las filas del gobierno parece haber llegado a niveles patológicamente elevados. Nos dice también Cipolla que el estúpido no sabe que es un estúpido y que eso contribuye potentemente a darle mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora. La Quinta Ley Fundamental de Cipolla reza: “La persona estúpida es el tipo de persona más peligroso que existe”, la Ley tiene un corolario: “El estúpido es más peligroso que el bandido”. En efecto, el resultado de la acción de un perfecto bandido representa puramente una transferencia de riqueza y/o bienestar de la persona o las personas naturales o jurídicas dañadas a la persona del bandido. Por tanto, para la sociedad en su conjunto la situación no ha cambiado, permanece estacionaria. En cambio, es evidente que cuando las personas estúpidas causan pérdidas a las demás personas, sin realizar ventajas para sí mismas, la sociedad entera se empobrece. Sin embargo en Venezuela, los bandidos más poderosos se llevan sus mal habidas ganancias al exterior. De todos modos es evidente que el país que tiene un alto porcentaje de estúpidos en el gobierno se acerca a lo que el politólogo italiano Michelangelo Bovero llama la kakistocracia, el pésimo gobierno, la república de los peores y si además tiene muchos bandidos está definitivamente en camino al desastre. Cualquier parecido con la realidad venezolana es pura coincidencia.

 

@sadiocaracas

ViceVersa

Científicos desarrollaron impresora 3D capaz de fabricar tejido para humanos

impresora3

 

Científicos en Estados Unidos han implantado con éxito en animales estructuras de tejido vivo fabricadas con una “sofisticada y mejorada” impresora 3D, revela un estudio publicado por la revista británica Nature.

Esta investigación, desarrollada por el Wake Forest Baptist Medical Center, en Carolina del Norte, representa un avance para la medicina regenerativa, pues sugiere que estas estructuras podrían ser implantadas en el futuro en pacientes. De esta manera se superarán “varios obstáculos técnicos” que dificultan en la actualidad esta clase de procesos, destacan sus responsables en un comunicado.

Los expertos imprimieron estructuras cartilaginosas, óseas y musculares “estables” que, tras implantarlas en roedores, maduraron hasta convertirse en tejido funcional, al tiempo que desarrollaron un sistema de vasos sanguíneos.

Aunque las nuevas estructuras impresas no están listas todavía para ser implantadas en pacientes, los primeros resultados del estudio apuntan a que tienen “el tamaño, solidez y funcionalidad adecuadas paran ser usadas en humanos”.

“Esta nueva impresora de tejidos y órganos es un avance importante en nuestro objetivo de fabricar tejido de repuesto para pacientes”, explica Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa del Wake Forest (WFIRM, sus siglas en inglés).

Según el experto, la bioimpresora 3D puede fabricar “tejido estable a escala humana de cualquier forma y tamaño”, lo que permitiría “imprimir tejido vivo y estructuras de órganos para la implantación quirúrgica”.

Para este trabajo, el WFIRM ha contado con financiación del Instituto de Medicina Regenerativa de la Fuerzas Armadas estadounidenses, que aspira a aplicar esta tecnología en soldados heridos en combate, dada la escasez de donantes de tejidos para implantes.

La precisión de esta nueva impresora 3D significa que, en un futuro próximo, se podría replicar fielmente los tejidos y órganos más complejos del cuerpo humano.

De momento, recuerdan los investigadores, las impresoras actuales, ya sean de inyección, láser o de extrusión, no pueden reproducir estructuras que tengan el tamaño o la solidez necesaria para ser implantadas en el cuerpo.

El llamado Sistema Integrado de Impresión de Tejido y Órgano (ITOP), desarrollado por el WFIRM durante los últimos 10 años, ha superado estas limitaciones, celebra Atala.

El ITOP trata tanto materiales plásticos como biodegradables para crear la “forma” del tejido y los geles con base de agua que sostienen a las células.

Además, la impresora 3D fabrica una fuerte estructura externa temporal, lo que evita que se produzcan daños en las células durante el proceso de impresión.

Otro de los desafíos que presenta la ingeniería de tejidos es lograr que las estructuras implantadas vivan el tiempo suficiente para que puedan integrarse en el cuerpo.

En este sentido, los expertos optimizaron, por un lado, la tinta de base acuática que sostiene a las células para mejorar su salud y promover su crecimiento, al tiempo que imprimieron un entramado de microcanales en las estructuras.

Estos canales, apuntan, permiten que los nutrientes y el oxígeno presentes en el cuerpo humano se integren en las citadas estructuras, las mantengan vivas y desarrollen un sistema de vasos sanguíneos.

Investigaciones anteriores demostraron que las células sobreviven solo cuando las estructuras de tejidos implantadas que no han sido capaces de desarrollar vasos sanguíneos tienen un tamaño menor de 200 micras (0,1778 milímetros).

Atala y sus colegas lograron fabricar una oreja de un tamaño apto para bebes de 1,5 pulgadas (38,1 milímetros) capaz de sobrevivir y de presentar signos de vascularización uno y dos meses después de ser implantada.

“Nuestros resultados indican que el uso una biotinta combinada, unido al desarrollo de microcanales, crea el entorno adecuado para mantener vivas a las células y favorecer su crecimiento y el de los tejidos”, afirma el investigador.

Otra característica del ITOP es su capacidad para procesar datos de tomografías y de resonancias magnéticas y “fabricar tejido a la medida” de cada paciente.

Organizaciones sociales y de DDHH solicitan misión permanente de observación internacional en Venezuela

Nicolas-Maduro-Centralinfove

 

24 organizaciones sociales y de derechos humanos remitieron comunicaciones a la Organización de Estados Americanos (OEA), Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) para solicitar la presencia de una Misión Permanente de Observación Internacional en Venezuela.  La petición se realiza debido a la preocupación por el clima de tensión que sigue afectando al país, generado por discursos y conductas de las más altas autoridades del Estado que amenazan la convivencia democrática y l vigencia de la Constitución.  A continuación transcribimos el contenido de la comunicación:
El grupo de organizaciones sociales y de derechos humanos que suscribimos la presente comunicación deseamos reconocer los esfuerzos de la OEA y UNASUR en el seguimiento al proceso electoral realizado recientemente, en el marco del reforzamiento de la institucionalidad democrática en Venezuela.  Sin embargo, creemos que es necesaria la presencia permanente de una misión de observación internacional, que contribuya a mantener el clima de convivencia pacífica y democrática que caracterizó los comicios del pasado 6 de diciembre.

Una vez finalizado el proceso, que resultó en la elección de una mayoría parlamentaria para la coalición opositora “Mesa de la Unidad Democrática”, el presidente Nicolás Maduro reconoció los resultados emanados por la soberanía popular, despejando así dudas expresadas por la comunidad internacional acerca de la naturaleza democrática de su gobierno. Sin embargo, pocos días después, el primer mandatario venezolano ha emitido mensajes contradictorios con su discurso inicial, que sugieren un preocupante desconocimiento de las atribuciones de la nueva Asamblea Nacional, expresión de un claro mandato democrático de la población venezolana.  En una alocución realizada el 15.12.15, el presidente Maduro afirmó “no permitiré que sectores de oposición consoliden su golpe electoral (…) porque ellos jugaron sucio y están jugando sucio a esta hora contra el pueblo”. Posteriormente, fue creada la figura del “Parlamento Comunal”, cuyas competencias son desconocidas, pero que se supone funcionará en la misma sede que la Asamblea Nacional: “Yo le voy a dar todo el Poder al Parlamento Comunal, hoy se instalaron más de 600 parlamentarios”, declaró el presidente Maduro tras su instalación.

Por otra parte, en diferentes alocuciones el presidente Maduro ha responsabilizado a los propios electores por la pérdida de la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional: “un porcentaje de personas que votaron contra sí mismos”, dijo el primer mandatario. El 08.12.15, en su programa televisivo “En contacto con Maduro” expresó: “Tengo en duda construir viviendas, porque pedí tu apoyo y no me lo diste”, lo cual constituiría discriminación por razones políticas y el incumplimiento de sus obligaciones en materia de derechos sociales. Diferentes organizaciones de derechos humanos han comenzado a recibir denuncias de empleados públicos sobre hostigamiento y despidos en sus centros de trabajo por el ejercicio libre y autónomo de sus derechos políticos.

Las declaraciones del presidente Maduro y de algunos de los principales voceros del alto gobierno debilitan la institucionalidad democrática y amenazan con escalar el conflicto hacia situaciones indeseadas por el pueblo venezolano, que votó masivamente a favor de la búsqueda de soluciones concertadas a los graves problemas que lo afectan, especialmente a los sectores más vulnerables, así como en contra de un ejercicio intolerante y autoritario del poder.

Para continuar el proceso de fortalecimiento de las instituciones democráticas, expresado en la alta participación en las elecciones parlamentarias recientes, consideramos imprescindible la presencia permanente de una misión de observación internacional en Venezuela, que pueda facilitar los procesos de diálogo y concertación para la búsqueda de soluciones a los serios problemas sociales y económicos que afectan a nuestro país, así como contribuir a evitar, con su presencia, situaciones de violencia, conflictividad y violaciones sistemáticas de derechos humanos que pongan en riesgo la democracia y la convivencia entre venezolanos.

 

Firman

  1. Acción Solidaria en VIH/Sida
  2. Asamblea de Educación
  3. Asociación Civil María Estrella de la Mañana
  4. Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello
  5. Centro para la Paz y los Derechos Humanos de la Universidad Central de Venezuela
  6. Civilis Derechos Humanos
  7. CODEVIDA, Coalición de organizaciones por los derechos a la salud y la vida
  8. Convite AC
  9. Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional
  10. Comisión de Derechos Humanos y Ciudadanía (CODEHCIU)
  11. Foro Penal Venezolano
  12. Laboratorio de Paz
  13. Movimiento Vinotinto
  14. Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de los Andes
  15. Observatorio Venezolano de la Salud
  16. Observatorio Venezolano de Prisiones
  17. Observatorio Venezolano de Seguridad y Defensa
  18. Padres Organizados de Venezuela
  19. Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea)
  20. Sociedad Hominis Iura
  21. Transparencia Venezuela
  22. Una Ventana a la Libertad
  23. Unión Vecinal para la Participación Ciudadana
  24. Venezuela Diversa
Científicos japoneses hallan una proteína inhibidora del VIH en humanos

cientificos

 

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Infecciones de Japón han descubierto que una proteína hallada en humanos tiene efectos inhibidores sobre el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), ha informado este miércoles la cadena pública NHK. En concreto, las células en las que se encuentra este tipo de proteína, denominada «MARCH8», no infectan a las células sanas del individuo, según las conclusiones del grupo de investigadores nipones.

Uno de los científicos que participó en la investigación, Kenzo Tokunaga, espera el desarrollo de un medicamento que ayude al cuerpo humano a producir esta proteína con la que se podría tratar a pacientes con inmunodeficiencia humana.

El estudio del Instituto Nacional de Infecciones de Japón se basó en el cultivo del virus del sida usando células con MARCH8 y otras en las que no se hallaba esta proteína, tras lo cual concluyeron que la mayoría de las que portaban MARCH8 no infectaron a otras sanas.

Este hallazgo médico podría beneficiar a los 36,9 millones de personas que son portadoras del virus de inmunodeficiencia adquirida, de las que 15,8 millones reciben tratamiento antirretroviral, según datos de la agencia de Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA).

La naturaleza humana contra la madre naturaleza por Moisés Naím

naturalez

 

La madre naturaleza nos ha estado mandando señales. El 2015 va en camino de ser el año más caluroso de la historia. Hace unas semanas el huracán Patricia, el más fuerte jamás registrado por los meteorólogos, generó vientos sostenidos de 320 kilómetros por hora, un récord.

Según la ONU, el número de tormentas, inundaciones y olas de calor es hoy cinco veces mayor que en 1970. Aunque parte de este aumento seguramente se debe a que ahora tenemos más y mejor información que entonces, todos los estudios evidencian la mayor frecuencia con la que ocurren fenómenos climáticos extremos: temperaturas extraordinariamente altas o bajas, lluvias torrenciales, sequías, incendios, etcétera. La cifra de personas desplazadas de sus hogares debido a desastres climáticos no tiene precedentes, y supera a la de los desplazados por conflictos armados.

Un reciente estudio concluye que hacia finales de este siglo algunos centros de población del golfo Pérsico “experimentarán niveles de calor y humedad intolerables para los humanos”. El sureste asiático también está expuesto a este tipo de amenaza. En estos análisis, “intolerable” no quiere decir muy incómodo; quiere decir que estar a la intemperie tan solo algunas horas implicará correr un riesgo mortal.

Después de décadas de debates, los científicos han concluido que estos cambios climáticos se deben al aumento de las emisiones de gases que produce la actividad humana. Aún quedan escépticos que dudan de esto, pero son cada vez menos. Y en algunos casos, el escepticismo es nutrido por tendenciosos “estudios científicos” financiados por actores que se verían perjudicados si el mundo se decide a cambiar la manera como produce y consume energía. Y sabemos que, hasta ahora, el mundo no ha sido capaz de actuar con eficacia para modificar su desastrosa trayectoria con respecto al calentamiento global.

Pero esta inacción ante una crisis cada vez más obvia no se debe, en esencia, a las manipulaciones de empresas y países que buscan proteger sus intereses a expensas del bien de todos.

Se debe a la naturaleza humana.

Nos cuesta mucho alterar hábitos y costumbres. Todas las investigaciones encuentran que la gran mayoría de quienes inician una dieta para bajar de peso la abandonan antes de lograr su objetivo. Quienes han intentado dejar de fumar saben lo difícil que es, dado lo adictiva que es la nicotina. También sabemos que no hay nada más eficaz para modificar hábitos, dietas y estilos de vida poco sanos que un infarto que no nos mata. En muchos, ese susto produce cambios positivos que parecían imposibles. ¿Será que necesitamos un gran susto colectivo para cambiar la forma en la que nos relacionamos con nuestro planeta?

¿Es que las señales que nos está mandado la naturaleza no son suficientes? Hasta ahora no. Pero todo apunta a que nos viene un infarto climático que obligará a la humanidad a hacer una dieta para la cual no está preparada.

La adicción que hoy día tiene el mundo al consumo de carbono es tan difícil de romper como la adicción al tabaco, al azúcar o al alcohol que tienen algunas personas. La manera en que alumbramos, calentamos o enfriamos nuestras casas y oficinas, nuestros medios de transporte o los productos que consumimos —de plásticos a hamburguesas— implican un alto consumo de carbono que, una vez emitido a la atmósfera como CO2, contribuye a calentar el planeta y a enloquecer el clima. Y esto tendrá que cambiar.

Si mantener una dieta resulta difícil para una persona, lo es aún más cuando muchos países la deben hacer colectivamente. Es costoso para todos. Por eso algunos países harán trampa. Otros pedirán que la dieta de los más gordos sea más severa que la de los más delgados. Y otros exigirán que los países que llevan desde la revolución industrial contaminando el planeta y su atmósfera sean quienes hagan la dieta, y no aquellos que aún están industrializándose.

La primera conferencia mundial sobre el medio ambiente se celebró en Brasil en 1992. La próxima tendrá lugar en París en unas semanas. Entre ellas ha habido muchas otras reuniones y muy poco progreso. La de París promete ser la que más avances logre y es probable que así sea.

Sin embargo, aun si tiene éxito, las metas que se plantean en cuanto a reducción de emisiones están por debajo de las necesarias para evitar que la temperatura aumente a niveles peligrosos. Así, la inercia de la naturaleza humana seguirá retando a la madre naturaleza. Sin importar que sepamos que, al final, la madre naturaleza siempre gana.

 

@MoisesNaim

El País

Gonzalo Himiob Ago 30, 2015 | Actualizado hace 4 años
Radicaleces por Gonzalo Himiob Santomé

 

MujerP3

Él nació en Catia, de su madre y de su padre heredó el cuerpo atlético, hermoso, y la piel lustrosa y muy oscura. Es lo que ahora llaman un “afrodescendiente”. Sin segundas intenciones, y con ese cariño indeleble que solo se guardan quienes crecen juntos, sus amigos el “portu” Joao y el “turco” Farid, lo llamaban “melao”, no tanto por el color de su piel sino por lo galante que era con las muchachas. Tanto así, que tras años de cortejo y mieles logró hacerse del corazón de la “catira” Patiño, la hija del “gallego” de la panadería, con la que se casó muy joven, enamorado de sus ojos grises.

 

Así vivió algunos años, feliz y desentendido, ganándose el pan y prosperando como prosperaban hace unos años todos los que se fajaban y daban lo mejor de sí mismos, hasta llegar a ser el dueño de su propio negocio. Vivía ajeno a cualquier debate sobre la discriminación racial, que nunca sintió, hasta que empezó a escuchar al gobierno hablar de la “identidad afrodescendiente” y del “racismo” en Venezuela. Era una bandera populista, fácil de promocionar como recurso electoral, y además metía el dedo en las llagas racistas, que sí las hay, del “imperio”, así que a nuestro amigo no le costó mucho sumarse a las filas de la militancia revolucionaria afrodescendiente. Repetía sin cesar, a quien le opusiera que en este país de bellos mestizos que somos todos, ser blanco, negro o trigueño no había sido en realidad un problema, gracias a Dios, la historia de los locales nocturnos en Caracas en los que alguna vez le habían impedido la entrada a alguien por el color de su piel o por sus orígenes, dejando por supuesto que eso lo cegara al hecho de que la verdad del racismo en Venezuela tiene su más claro rostro en las propias instituciones públicas, especialmente en las del sistema penal, que incluso ahora, pese a la retórica “humanista e igualitarista” oficial, siguen llenando las cárceles de personas cuyo mayor pecado es ser pobres, y también, tener ciertas características raciales y físicas determinadas. El que no me lo crea, que se asome a nuestras prisiones. Allí no tiene Andrés Eloy que pedirle a nadie que le pinte angelitos negros ni mulatos.

 

Pero eso no era importante. Tampoco lo era que en su propia casa, cada noche y en los níveos brazos de su mujer, se desmintiera la cháchara. “Melao” ya era un hombre con una causa, a la que se sumó con el fanatismo típico de los que descubren aguas tibias que jamás los empaparon. Era un activista radical. Bregó y luchó por la promulgación de una ley contra la discriminación racial, la que nunca había padecido, que entre otras cosas, menos mal, condenaba además de la deleznable discriminación por motivos de raza, la xenofobia y, paradójicamente, pues pretendiendo defender la igualdad partía de la base de que sus destinatarios finales eran especialmente débiles o “vulnerables”, el endorracismo.

 

“Melao”, sin  embargo, ahora calla. Muchos callan, y en tal silencio hay, además de miedo, mucha hipocresía. En la frontera se persigue a nuestros hermanos colombianos, se les encarcela sin respetar ni las normas más elementales, se les expulsa sin base del país, se les marcan sus casas, se las derrumban tras quitarles sus pertenencias y hasta se sueltan contra ellos airados discursos de odio, basados solo en su nacionalidad. Algunos de ellos tienen la misma piel de ébano de “Melao”, pero como no es por eso que se les estigmatiza, sino por ser colombianos, a “Melao” eso no le hace ruido. Se olvida de que en la misma ley que él promovió, la misma por la cual él luchó, se prohíbe y se condena la xenofobia, la discriminación de las personas por su origen nacional. La radicalidad y vehemencia con las que ayer defendía su causa igualitaria y liberadora se le esfumaron, porque al parecer, para muchos, hay segregaciones malas y segregaciones “buenas”, discriminaciones intolerables y otras que no lo son tanto. Se le olvidó, se nos olvida, que si hoy es contra los colombianos, mañana puede ser contra los chinos, contra los árabes, contra los españoles, o contra cualquiera de nosotros. El odio no discrimina.

 

 

Ella es “feminista” radical. Así se proclama cada vez que puede ante quien quiera escucharla. Aunque cree en la igualdad de oportunidades y de trato entre los hombres y las mujeres, celebra con bombos y platillos las leyes sobre violencia contra la mujer promulgadas en nuestro país, sin reparar ni un segundo en su carácter discriminatorio y en sus francos vicios de inconstitucionalidad. Tampoco acepta que en Venezuela se abusa de estas normas desiguales en las que el hombre, el bueno y el malo, está en franca desventaja, llegando hasta el extremo de que se le priva, a veces hasta por años, de ver a sus hijos, causándoles, especialmente a los pequeños, graves e irreparables daños emocionales. Se engaña a sí misma creyendo que en ese pago de justos por pecadores se está saldando una “deuda histórica y cultural” con el género femenino. No se da cuenta, pero como somos iguales, y tenemos todos tanto virtudes como defectos, tanto el hombre como la mujer somos capaces de la misma bondad, y de la misma maldad.

 

Está absolutamente convencida de que nacer mujer, por sí mismo, le garantiza a cualquiera los galones de “buena madre”, pero que con los hombres y la paternidad “es distinto”, y aunque se piensa amplia y libre de prejuicios, está convencida de que “todos los hombres son iguales”.

 

Goza un ovario y parte del otro cuando las de Femen salen a protestar contra la consideración de la mujer como un simple objeto sexual, sin detenerse en que lo hacen con las tetas al aire, llamando así más la atención por sus atributos que por el sentido de su queja. También tiene su franelita que, con respecto al aborto, reza “Mi cuerpo, mi decisión”, sin darse cuenta de que cuando una mujer aborta no solo está desconociendo la existencia y derechos del “otro”, del hombre que la embaraza, que es también un ser humano que puede estar interesado en ser padre, incluso si le toca asumirlo solo, y en aceptar de buena gana sus responsabilidades; sino además de que el cuerpo sobre el que “decide” en tal acto no es el suyo, sino el de otro ser que, incluso como expectativa de vida, debe ser respetado. Eso sí, que no maten a ningún cachorrito por ahí, porque entonces sí se le enciende la vena animalista y corre corear consignas “a favor de la vida”.

 

Y ella también calla. Se cuentan ya por centenas las mujeres y las niñas a las que en nuestra frontera se les está privando de su hogar, de su paz y hasta de su dignidad, injustamente y de un plumazo, pero no es por eso, por ser mujeres, que se las veja y se las humilla, sino por ser colombianas, así que su feminismo en este caso “no aplica”.  

 

Y así, ciegos, y de “radicalez” en “radicalez”, se van colando abusos y arbitrariedades que, es hora de que lo entendamos, cuando son contra unos son, a la vez, contra todos nosotros.

@HimiobSantome

Las perturbadoras imágenes que muestran el efecto de los humanos en la Tierra

humanos365

150515114036_ambiente2_624x351_cottoncoulsonkeenpress

Los fiordos occidentales de Svalbard, en Noruega, que solían mantenerse cubiertos de hielo en invierno, permanecen ahora completamente descubiertos. En la foto, tomada por Ashley Cooper, vemos a un oso que colapsó cuando se dirigía al norte en busca de una superficie de hielo sobre la cual cazar.

150515114224_ambiente3_624x351_zaknoyle.

“Agua y aire, los dos fluidos esenciales de los que depende la vida, se han vuelto botes de basura globales”, dice el texto de Jacques-Yves Cousteau que acompaña la fotografía.

En ella vemos al indonesio Dede Surinaya surfeando una ola en un remota pero contaminada bahía en Java, Indonesia. Foto: Zak Noyle.

 

150515114352_ambiente4_624x351_googleearth2014digitalglobe

La imagen corresponde a la mina Mir en Rusia, la mayor mina de diamantes del mundo. Foto: Google Earth/ 2014 Digital Globe.

150515114511_ambiente5_624x351_luguang

Un pastor en el Río Amarillo, en la región china de Mongolia se protege del olor putrefacto de las aguas. Foto: Lu Guang.

150515114758_ambiente6_624x351_chrisjordan

En la foto, tomada por Chris Jordan, vemos un albatros en el Atolón de Midway, en el Pacífico Norte, que murió por haber ingerido fragmentos de plástico de la playa.

150515115239_ambiente7_624x351_peteressick

Desechos de computadoras y otros objetos electrónicos obsoletos se envían muchas veces a países en desarrollo. Esta foto fue tomada en Accra, Ghana, por Peter Essick.

150515114632_ambiente6_624x351_danielbeltra

En la foto de Daniel Beltra se ve cómo el ganado pastorea en medio de la quema de árboles en la Amazonía brasileña.

150515115502_ambiente8_624x351_danielbeltra

Esta imagen presenta una vista aérea tras el derrame de crudo de la plataforma petrolera Deepwater Horizon en 2010, en el Golfo de México. Foto: Daniel Beltra.

150515115616_ambiente9_624x351_danieldancer_nocredit

Estos antiguos árboles del Bosque Nacional Willamette, en Oregón, Estados Unidos, fueron talados para ampliar una reserva de agua. Foto: Daniel Dancer. Según Bish, la reacción del público a la campaña ha sido muy positiva.

Crean nuevo método para obtener células capaces de generar órganos humanos en animales

celulas

 

Tiempo y espacio. Dos conceptos inseparables para comprender el Universo y que ahora también definen la clave para lograr células capaces de convertirse en órganos humanos en el interior de animales. Un equipo multicéntrico dirigido por Juan Carlos Izpisúa ha logrado desarrollar un método sencillo y poco costoso con el que se obtienen células de gran calidad y maleabilidad que, insertadas en un lugar concreto del embrión de un animal, dan lugar a tejidos humanos. Es el primer paso necesario para hacer realidad la medicina regenerativa y que a partir de las células de un paciente se consigan injertos listos para trasplantes y tratamientos para enfermedades que hoy no tienen solución.

No es fácil el mundo de la investigación celular. Hace décadas se aislaron las células madre del embrión de un ratón, que eran capaces en el laboratorio o en otro ser vivo de transformarse en cualquier tipo de tejido u órgano, y años después se comprobó que había otras similares en los humanos. Se pensó que podían hacer lo mismo que las murinas. De hecho, hay miles de estudios que tras mucha experimentación publicaron cómo se lograban transformar también esas células en otras más especializadas, como las que hay en el corazón, hígado o cerebro. Sin embargo, los años han ido transcurriendo y nadie en el mundo ha conseguido usar con éxito estas células para tratar enfermedades. ¿Por qué? La explicación viene de la mano del trabajo de Izpisúa, cuyos datos publica la revista Nature, y que promete dibujar un antes y un después en este tipo de investigaciones.

En el embrión de ratón existen dos tipos de células madre, y sólo una de ellas (denominadas naif y que se dan en un primer estadio) son capaces de convertirse en cualquier órgano e incluso dar lugar a otro ser vivo, es decir, son como un lienzo en blanco. Mientras que las otras (epiblastos, que se dan un poco más tarde en el embrión) son como un boceto, lo que limita su uso. Sin embargo, en el embrión humano no ocurre lo mismo. Sólo se han podido extraer y cultivar las segundas, aquellas que ya tienen un boceto marcado en su ADN (epiblastos) por lo que no tienen esa capacidad de transformación. “El problema era encontrar los factores adecuados para mantener las células madre embrionarias in vitro, porque si no las mantienes adecuadamente se diferencian y adquieren características de las epiblásticas”, señala a EL MUNDO Izpisúa, director del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk en La Jolla, California.

El equipo de Izpisúa ha desarrollado esos factores, es decir, un cóctel molecular con el que rociar a las células epiblásticas para forzar un cambio y conseguir otro tipo de células que ya no tienen ese boceto impreso sino que son como un lienzo en blanco. Las bautizadas como células humanas pluripotentes de región selectiva (rsPSCs, según sus siglas en inglés) son el ingrediente principal que muchos científicos estaban buscando para crear órganos a la carta.

Para demostrar la calidad y capacidad que tienen estas células una vez tratadas, estos investigadores las han insertado en el embrión de un ratón. Y aquí entra en juego el vínculo tiempo y espacio. “Las células madre se pueden definir por el tiempo y por su posición, porque en función de dónde las pongamos tienen esa capacidad de pluripotencialidad [de convertirse en cualquier tejido]. Porque la pluripotencialidad es un continuo que va ocurriendo con el tiempo pero que se va localizando en el espacio en determinadas zonas del embrión. Si la combinacion del estado temporo-espacial de las células coincide con el momento y espacio del desarrollo del embrión huésped, las células se incorporan y diferencian normalmente», explica el científico español.”, explica el científico español.

De esta manera, los investigadores insertaron las células en la región posterior de un embrión de ratón, donde dan lugar a diferentes tipos celulares con potencial para generar todas las células, tejidos y órganos en el cuerpo. Para evitar problemas éticos, los embriones de ratón fueron manipulados con el fin de eliminar estructuras clave, por lo que no eran viables. Además, estos embriones no fueron implantados en el útero de una hembra sino que todos los experimentos se hicieron en una placa de cultivo.

 

Aplicación futura

Este experimento “es la prueba de concepto de que tenemos las células apropiadas. No queremos generar órganos en ratones. Este trabajo ha sido el primer paso de otro en el que ya estamos inmersos:generar órganos en cerdos, cuya fisiología y tamaño de órganos son similares a los seres humanos, de modo que las células humanas al ser insertadas en embriones porcinos puedan ser guiadas específicamente para la generación de un tejido u órgano particular”, afirma Izpisúa.

Porque como apunta este investigador, antes había dos cuellos de botella para poder hacer órganos humanos en cerdos. “Uno era tener las células humanas apropiadas y el segundo poder hacer la deleción[eliminación] de determinados genes en el cerdo. Los resultados que ahora publicamos, junto con experimentos que estamos realizando de edición génica en embriones de cerdos, nos dan esperanzas para tratar de trasladar los resultados del ratón al cerdo”.

Y en ese camino se intentará evitar el uso de embriones porque el trabajo también ha demostrado que se pueden conseguir estas células a partir de la piel de personas. “Se utilizaron los mimos factores de reprogramación de Yamanaka. Sin embargo, usamos unas condiciones de cultivo diferentes que nos permitieron mantener las iPS de región selectiva en lugar de las iPS convencionales”, apunta Izpisúa.

El método desarrollado por este equipo “permite crear células más homogéneas y potentes y facilita la edición génica y llevar a cabo modelos de enfermedades. También la reprogramación celular, es decir, transformar células adultas en pluripotentes para que sean útiles como tratamiento de distintas enfermedades. El método es muy sencillo de realizar y entiendo que muchos laboratorios cambiarán a este nuevo sistema. Este estudio es impresionante. Va a ser una publicación muy importante porque cambiará la forma de cultivar las células“, adelanta Xavier López Aranguren, investigador de Terapia Celular y Regenerativa del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra.

En cuanto a la puesta en marcha para uso clínico, López Aranguren sostiene que antes se debe demostrar su seguridad por el riesgo de generar tumores. A lo que los autores de este trabajo sostienen que “aunque estas células también generan un teratoma, lo que demuestra que son pluripotentes, el tamaño del tumor y su peso son significativamente menores. Por lo tanto, esto indicaría que se trata de una línea celular relativamente más segura que las hasta ahora estudiadas. No obstante, si estas células se implantan en el momento adecuado del desarrollo del embrión no dan lugar a tumores nunca. Obviamente, ‘in vitro’ en una placa petri sí, pero ‘in vivo’ como lo hacemos, nunca”.

Por último, el trabajo abre la puerta a nuevas investigaciones para descubrir otros estados de pluripotencia, directamente en el embrión o mediante la reprogramación celular. “Nuevos estados pluripotentes no sólo enriquecerán nuestro conocimiento sobre el desarrollo embrionario, sino que también nos proporcionarán herramientas para el desarrollo de la ciencia básica y las aplicaciones clínicas”, concluye Izpisúa.

 

Captura de pantalla 2015-05-07 a la(s) 17.52.53