Francisco Márquez archivos - Página 2 de 3 - Runrun

Francisco Márquez

Trasladaron a “Pancho” y “Gabo” a cárcel de Tocuyito

GaboyPancho

 

Los diputados Gaby Arellano y Armando Armas denunciaron, vía Twitter, el traslado de los dirigentes de Voluntad Popular –VP-, Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, desde la cárcel 26 de julio en Guárico a la cárcel de Tocuyito en Carabobo.

Por su parte, el alcalde del Hatillo y dirigente de VP, David Smolansky,escribió en su cuenta en Twitter que “los padres de ambos y abogado defensor no han podido verlos a ambos” desde su llegada a Tocuyito.

César San Miguel, hermano de Gabriel, precisó que a las 11: 20 de este sábado se realizó el “traslado ilegal”. “Queremos denunciar la misma viendo que no vemos orden de traslado de los mismos”.

 

 

Extraoficial: Ordenan liberación de Gabriel San Miguel (Francisco Márquez seguirá recluido)

Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, dirigentes de VP

Extraoficialmente se conoció que la noche del viernes 5 de agosto fue ordenada la liberación del dirigente de Voluntad Popular Gabriel San Miguel, “Gabo”, informó vía Twitter el periodista Daniel Guillermo Colina.

“Gabriel San Miguel fue puesto en libertad con medidas cautelares, mientras que Francisco Márquez se mantiene privado” de libertad, tuiteó Colina.

Precisó que la medida de Gabo fue lo solicitado por el Ministerio Público. Se espera que el Tribunal se pronuncie y acuerde la medida. “No está en la calle aún”, dijo.

“En teoría la decisión del Tribunal ajustada a la solicitud del MP es que le den la medida sustitutiva de libertad con restricciones”, indicó el reportero.

Con respecto a Francisco Márquez, agregó Colina, se solicitó su cambio de sitio de reclusión, “por lo que deberían destinarlo a la mínima de Tocuyito”.

Márquez, quien también es dirigente de Voluntad Popular, continúa preso en la penitenciaría 26 de Julio, en San Juan de Los Morros.

Márquez y San Miguel habían sido detenidos en Cojedes cuando se viajaban a Portuguesa para participar como voluntarios de la MUD en el proceso de validación de firmas para el revocatorio.

Redacción Runrun.es Jul 10, 2016 | Actualizado hace 4 años
Humano Derecho: con Sin Mordaza

Como invitado al estudio de Humano Derecho, iniciando su tercera temporada, estuvo Lorenzo González miembro de la organización “Sin Mordaza”, quienes han venido utilizando el arte para la defensa del derecho a la libertad de expresión y del resto de derechos humanos. Lorenzo nos contó algunos de los casos que han visibilizado, como el de Pancho y Gabo, Francisco Márquez y Gabriel Sanmiguel, detenidos cuando hacían trabajos logísticos para la validación de firmas del Referendo Revocatorio. Asimismo, nos relataron la situación del conjunto de presos por razones políticas y perseguidos, como el de Rodrigo Diamante, presidente de Sin Mordaza, que tuvo que salir del país tras una intensa campaña de criminalización en su contra.

Las pausas del rock de este Humano Derecho van de la mano de Autopista con “No tengo amor”; y dos clásicos del rock venezolano: Desorden Público con “Dónde está el futuro”; y Sentimiento Muerto con “Miraflores”.

Humano Derecho es el Radioweb Show semanal que une a la gente que ayuda gente con la mejor música. Conducido por Melanio Escobar y Rafael Uzcátegui, con la producción de Provea y Redes Ayuda, su sitio web se encuentra en www.humanoderecho.com

Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, por Luis Ugalde

GaboyPancho

 

Estamos construyendo una “democracia participativa”, dice el gobierno. Participativa porque la gente asume su propia responsabilidad por lo público, por lo político. En nuestros largos años universitarios insistimos por activa y por pasiva en el compromiso y sentido de lo público de toda la comunidad universitaria. La formación de los profesionales no es solamente para que sean personas de éxito individual en la vida, sino que sus logros al mismo tiempo sean éxitos del país. Pusimos en el centro de nuestra reflexión y acción el aguijón de la pregunta: ¿no estaremos formando profesionales exitosos para países fracasados? La universidad –decíamos– tiene que atravesar los puentes que la separan de los barrios pobres para que aliados con ellos podamos construir un país para todos. Viví la alegría de ver cómo en la UCAB, y en otras universidades, esto se iba haciendo realidad con miles de jóvenes que aprendían en la práctica la responsabilidad social y política. Con S. Pablo (Carta a los Gálatas 5) insistíamos a los jóvenes: “Ustedes han nacido para la libertad, solo que no tomen pretexto de ella para el egoísmo, sino que vivan su libertad con amor, de manera que los lleve a ser servidores unos de otros”. Acompañamos con emoción a miles de jóvenes que asumían su responsabilidad política, tomaban horas de su tiempo libre para comprender mejor la historia republicana de Venezuela y los movimientos juveniles que (como la Generación del 28) transformaron el país, corriendo riesgos y venciendo la enfermedad nacional de caudillos autoritarios y al “gendarme necesario” que parecía una maldición invencible. Vibraba nuestra Aula Magna desbordada de jóvenes reflexionando y planificando con madurez sus acciones pacíficas de calle en pro de una democracia participativa. Ellas nos asombraron y asombraron al mundo enfrentando con el obsequio de una flor y una sonrisa a los guardias y policías mandados para reprimir y que tenían que contener las ganas de abrazar a sus hermanos en esos jóvenes. Siempre quedaba la duda, ¿será todo flor juvenil de un día, una primavera prometedora que al llegar el verano de la vida se secará con la dura búsqueda individualista del máximo ingreso en las empresas más exitosas?

La segunda sorpresa fue mayor que la primera: numerosos jóvenes al graduarse buscaban el trabajo social y político de mayor necesidad e impacto público en alcaldías e instituciones que poco les podían pagar; sentían que a eso les llamaba su patria y su conciencia. Todavía mayor y más grata fue mi sorpresa al ver que no pocos, una vez realizados posgrados en las mejores universidades de Estados Unidos y otras partes del mundo, regresaban a hacer “democracia participativa” en su país que estaba quitando a los jóvenes las esperanzas y oportunidades.

Esa es la trayectoria de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, egresados de la UCAB y de la Universidad de Carabobo, respectivamente, estudiantes ejemplares y ahora profesionales responsables y cualificados, comprometidos con el trabajo público para hacer de Venezuela una “democracia participativa”, de acuerdo con la Constitución nueva, uno de cuyos novedosos mecanismos de participación es el “referéndum revocatorio” cuando la sociedad considere que alguno de sus gobernantes no está cumpliendo con el mandato recibido. Lo triste es que quienes hicieron esa Constitución para democratizar ahora están atrapados por el demonio del poder y empeñados en “dictadurizar” toda la vida nacional para perpetuarse en el poder. Pancho y Gabo trabajan en la alcaldía de El Hatillo y son militantes de Voluntad Popular.

El gobierno desvergonzadamente ha dicho que se opone radicalmente al referéndum para revocar al presidente y está poniendo todos los obstáculos para impedirlo. Un obstáculo es abortar el proceso exigiendo e impidiendo la validación de las firmas de quienes solicitaron el referéndum. Para ello inventaron poner pocas mesas y máquinas a muchos kilómetros de los firmantes y sembrar el camino de todos los impedimentos posibles para que estos no llegaran. Pancho y Gabo con su partido fueron a ayudar en Portuguesa a quienes querían validar y ofrecerles facilidades para trasladarse. Los detuvieron en el camino, los mandaron presos a una cárcel de alta peligrosidad, les raparon la cabeza y los vistieron de presidiarios para humillarlos y rendirlos por dentro. No hay delito en ellos, salvo que en una dictadura es subversiva la “democracia participativa”. Les bloquearon la comunicación con los suyos y están fabricándoles delitos… Francisco y Gabriel son dos jóvenes profesionales con gran temple cristiano que saben que no habrá libertad para el país sin sacrificio ni esfuerzo, y sienten que en su prisión está presa la esperanza de millones de venezolanos.

No puede haber república sin “virtudes republicanas”, pero la dictadura solo necesita botas, fusiles, cárceles y juristas entregados a la perversa alquimia de convertir las virtudes ciudadanas en delitos y asesinar la democracia. Este gobierno muestra su perversa metamorfosis transformando las esperanzadoras mariposas de ayer en gusanos rastreros. Por eso debe ser revocado.

El Nacional

Francisco y Gabriel en ¿Camboya?, por Carolina Jaimes Branger

Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, dirigentes de VP

@cjaimesb

El lema de Saloth Sar, mejor conocido como Pol Pot, líder del Khmer Krahom (mejor conocido como el Khmer Rouge) en Camboya, era: “el que protesta es un enemigo, el que se opone, un cadáver”.

Haing Somnang Ngor, un médico camboyano, protagonizó en 1984 la película “Los Gritos del Silencio”, que describe los horrores que llevó a cabo en Camboya un ejército de guerrillas conducido por el líder de los jemeres rojos. El Dr. Ngor, quien se salvó milagrosamente de los campos de exterminio, fue honrado con el Oscar por su actuación. En su discurso de aceptación su comentario fue: “Una película no basta para describir el sangriento golpe comunista de Camboya. Es real, pero no suficientemente real. Es cruel, pero no suficientemente cruel”.

La Kampuchea Democrática, decretada en 1975, resolvía que todo el pasado debía ser eliminado para escribir la “nueva” historia del país. Por eso, los jemeres quemaron las industrias y las fábricas, las escuelas, bibliotecas y laboratorios. Se acabó con todos los medicamentos, pues los nuevos “remedios” serían producto de “la sabiduría popular”. Los vehículos fueron también destruidos y se decretó la carreta de bueyes o mulas como el medio de transporte nacional. Los ciudadanos perfectos eran los campesinos, pues “no habían sido contaminados”.

En 1975 los jemeres rojos tomaron la capital, Phnom Penh y ordenaron desalojarla en cuestión de horas, a pie o en carreta. Miles murieron en el camino. Se abolió la propiedad privada. El resto de los habitantes fue forzado a trabajar como campesinos. Los niños ideologizados eran obligados a denunciar a sus padres, que resultaban asesinados hasta por tomar un pedazo de pan. Menos de cuatro años duró este infierno, al que la invasión vietnamita puso fin. El saldo de muertos, más de dos millones.

La orden de Pol Pot de acabar con “todos los elementos subversivos” se ejecutó con precisión, frialdad y crueldad extrema. Previa tortura, fue asesinada la clase media y culta, todos los profesionales. Llegaron a asesinar hasta a quienes usaban lentes sólo “porque eran signo de intelectualidad”.

Esto lo recordé cuando supe del caso de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, dos jóvenes abogados venezolanos que fueron arrestados por la Guardia Nacional el pasado 19 de junio, en una carretera del Estado Cojedes, cuando se dirigían al Estado Portuguesa. Ambos militantes del partido Voluntad Popular, llevaban 3 millones de bolívares en efectivo para pagar gastos de logística del Referendo Revocatorio.

A las pocas horas la gobernadora del Estado Cojedes anunció en su twitter que habían arrestado a dos “terroristas”. Tarde en la noche un juez los acusó de “blanqueo de capitales, incitación y flagrancia”. En los días siguientes fueron trasladados a diferentes cárceles hasta que los recluyeron –contra la orden del juez de dejarlos en Cojedes- en un penal en el estado Guárico, el “26 de Julio”, de presos comunes en su mayoría. Durante los primeros treinta días no les permiten visitas de familiares. Sólo los ha visitado un abogado. Tienen el pelo rapado, visten un uniforme amarillo especial y a Francisco le quitaron los anteojos, a pesar de su fuerte miopía.

Sin investigación, sin juicio, sin derechos procesales. Como en la Camboya de Pol Pot. Este es el camino de las revoluciones que consideran que el único, válido y verdadero pensamiento es el suyo. Que la libertad es una entelequia y que lo que no entra por las buenas, entra por las malas.

A tomar nota, pues…

[Comunicado] UCAB rechaza detención ilegal de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel

UCAB1

La Universidad Católica Andrés Bello difundió un comunicado en el que rechaza las detenciones de los dirigentes Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, pues las considera ilegales.

A continuación reproducimos el comunicado:

El Consejo Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello

Considerando

El deber que corresponde a las Universidades en la orientación de la vida del país mediante su contribución en el esclarecimiento de los problemas nacionales, conforme a lo establecido en el artículo 2 de la Ley de Universidades, y numeral 2 del artículo 6 del Estatuto Orgánico de la Universidad Católica Andrés Bello.

Considerando

Que constituye un derecho fundamental para la existencia de un sistema democrático la libre participación de todos los ciudadanos en los asuntos públicos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 62 de la Constitución.

Considerando

Que la violación de los derechos a la libertad, a la comunicación, al debido proceso y a la integridad física, psíquica y moral de toda persona por parte de funcionarios públicos, consagrados expresamente por la Constitución, acarrea su responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.

Considerando

Que el pasado domingo 19 de junio de 2016, fueron detenidos sin orden judicial alguna, y sin que hubieren sido sorprendidos cometiendo algún delito, los abogados Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, quienes en ejercicio de los derechos constitucionales prenombrados simplemente se trasladaban para participar en las actividades relativas a la validación de firmas para la solicitud de la realización del Referéndum Revocatorio del Presidente de la República.

Considerando

Que los abogados Márquez y San Miguel fueron sometidos a interrogatorios por funcionarios policiales y militares sin estar asistidos por un defensor y, sin haber sido presentados ante un Juez fueron señalados públicamente por autoridades civiles y militares como responsables de la comisión de graves delitos.

Considerando

Que las violaciones constitucionales antes referidas a las que han sido sometidos estos dos miembros de la comunidad ucabista constituyen una situación reiterada de la cual han sido víctima muchos venezolanos.

Acuerda

Primero: Rechazar de manera enfática la detención ilegal de los abogados Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, lo que constituye una violación flagrante de la Constitución por parte de los órganos de seguridad del Estado, así como su reclusión en un centro penitenciario, conjuntamente con personas privadas de libertad por delitos comunes.

Segundo: Rechazar la permanente criminalización por parte del Estado venezolano del ejercicio de los derechos civiles y políticos. El ejercicio de los derechos constitucionales no debe traer como consecuencia el sometimiento a medidas restrictivas ni privativas de libertad.

Tercero: Exigirle a los órganos integrantes del Sistema de Administración de Justicia, así como a los órganos de seguridad del Estado, la inmediata libertad de los abogados Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, y el respeto de su integridad física y moral.

Cuarto: Reiterar que el respeto de los derechos constitucionales a la libertad, comunicación, libre tránsito y participación política constituyen los pilares más básicos del sistema democrático, cuya vulneración implica la negación de la existencia misma de este último, por lo que todos los funcionarios públicos están llamados a respetarlos, incurriendo en responsabilidad personal cuando así no lo hicieren. Firman Francisco J. Virtuoso s.j., rector,  y Magaly Vásquez, secretaria.

Jesús Chuo Torrealba: Mientras el gobierno habla afuera de diálogo, aquí ponen presos a ‘Pancho’ y ‘Gabo’

ChuoTorrealba_2

 

“Estamos exigiéndole, no rogándole, al gobierno nacional por la libertad de estos dos jóvenes – Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, ‘Pancho’ y ‘Gabo’ -, quienes, por su hoja de vida, pudieran estar trabajando tranquilamente en cualquier parte del mundo: sin embargo, ellos decidieron estar acá para trabajar por una salida electoral, pacífica, democrática y constitucional al drama venezolano”.

Así se expresó el secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús Chuo Torrealba, en ocasión de una misa oficiada en Caracas, para orar por la libertad de los dos activistas del partido Voluntad Popular, detenidos desde el pasado domingo cuando se aprestaban a participar en las labores de enlace y coordinación de las jornadas para la validación de firmas en la ruta hacia el referendo revocatorio.

“Estos jóvenes se encuentran en una prisión para presos comunes, en la cárcel ‘26 de julio’, en el estado Guárico, en condiciones infrahumanas, rapados, uniformados, sometidos a un régimen inadecuado para personas que no han cometido delito alguno”, dijo el titular de la alianza opositora, rodeado por representantes de la coalición, y junto con familiares, amigos y allegados de Márquez y San Vicente.

El alto vocero indicó que el Ejecutivo de Miraflores mantenía tras las rejas a “dos jóvenes ejemplares”, mientras, en cambio, se encontraban libres los agresores del diputado Julio Borges o de su propia persona.

“Queremos formular un llamado a los entes internacionales – a la OEA, Unasur, a Rodríguez Zapatero, a Almagro -: mientras el gobierno habla allá de diálogo, aquí ponen presos a ‘Pancho’ y ‘Gabo’. Y les decimos a todos los jóvenes que este país es propiedad de ustedes, y que estamos a punto de lograr una solución, un cambio por la paz y la libertad”, aprovechando para enviar, en la víspera del Día del Periodista, un mensaje de solidaridad a los comunicadores que son perseguidos y acosados, “por no revelar sus fuentes o por ser los ojos y oídos de los venezolanos”.

*Con información de Prensa Mesa de la Unidad Democrática

 

Transparencia Venezuela exige liberación de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel

franciscomarque

 

Transparencia Venezuela exige la inmediata liberación de los jóvenes Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, quienes fueron detenidos de forma irregular por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana cuando se dirigían a organizar un proceso de verificación de firmas en el estado Cojedes.

Condenamos la decisión tomada por el Tribunal 2 de Control del estado Cojedes, que no solo ratificó la privación de libertad de Márquez y San Miguel, sino que los envió a una cárcel de altísima peligrosidad donde están recluidos delincuentes comunes.

Transparencia Venezuela rechaza esta acción que vulnera los Derechos Humanos y que solo busca intimidar a quienes participan en el proceso de validación de firmas para activar el proceso revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Además, demandamos la inmediata actuación de la Defensoría del Pueblo y la intervención del Consejo Nacional Electoral, que debe velar por el desarrollo pacífico de la jornada de validación de firmas.

Transparencia Venezuela llama a todas las organizaciones defensoras de Derechos Humanos a alzar su voz para demandar la liberación de Márquez y San Miguel, quienes han sido arbitrariamente detenidos por razones políticas.

La detención de los jóvenes Francisco Márquez y Gabriel San Miguel por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, cuando se dirigían a organizar un proceso de verificación de firmas en el estado Cojedes constituyó una privación ilegítima de su libertad, la reciente decisión tomada por el Tribunal 2° de Control de Cojedes valida la actuación irregular inicial y se une a la larga lista de decisiones injustas emanadas del Poder Judicial, las cuales el Tribunal Supremo de Justicia se encarga de constitucionalizar.

La reciente decisión no solo afecta la libertad de los jóvenes sino su derecho a la participación ciudadana y la del resto de la población. Actuaciones como estas pretenden infundir miedo en ciudadanos, activistas y militantes de partidos políticos.

Tanto Francisco Márquez como Gabriel San Miguel, forman parte del equipo de la alcaldía de El Hatillo que trabaja con Transparencia Venezuela en la implementación de los Sistemas Transparentes, que comprenden Rendición de Cuentas y Presupuesto Participativo como mecanismos de lucha contra la corrupción en gobiernos locales.

Nos unimos a la solicitud de liberación inmediata realizada por distintas organizaciones, entre ellas, Human Right Watch y Amnistía Internacional, y condenamos la privación injusta de la libertad de quienes apuestan por la activación de un mecanismo constitucional y democrático para un cambio de Gobierno, como lo es el Referendo Revocatorio.