Acceso a Internet archivos - Runrun

Acceso a Internet

Entre los bloqueos y los apagones, los venezolanos están prácticamente desconectados

EL PASADO 30 DE ABRIL, a las 5:46 de la mañana, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de la República, Juan Guaidó, publicó en sus redes sociales un vídeo dando inicio a la llamada “Operación Libertad” pidiendo apoyo a las fuerzas armadas para lograr el cese de la usurpación por parte de Nicolás Maduro y llamando al pueblo a la calle. Mientras tanto, en muchos hogares venezolanos se desconocía lo que sucedía en las redes. Ningún canal de televisión nacional transmitió la información hasta horas después.

Cable News Network (CNN) y la televisora de Reino Unido British Broadcasting Corporation (BBC) fueron sacadas de la parrilla de programación de las cableras venezolanas la misma mañana del 30 de abril.  También la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ordenó la salida del aire de la emisora radial Radio Caracas Radio (RCR) durante ese día. Todo por transmitir las protestas que se desarrollaban tanto en Caracas como en el interior del país tras el llamado de Guaidó.

La gente se preparaba para ir a sus trabajos o iniciar actividades escolares sin saber lo que sucedía ya que plataformas como Twitter, Periscope, SoundCloud, Bing y YouTube comenzaban a ser bloqueadas y no podían verse a través del Internet proporcionado por la estatal de telecomunicaciones Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv).

El servicio solo fue restituido 15 horas después del inicio de los bloqueos, exactamente  20 minutos antes de la alocución de Nicolás Maduro en horas de la noche; según reportó el observatorio de Internet NetBlocks, con sede en Europa.

 

No es la primera vez que el país queda desconectado, pero por razones distintas a las del bloqueo político. El jueves 7 de marzo, a las 4:55pm, Venezuela se quedó en silencio. Una interrupción del servicio eléctrico generalizada trajo consigo la pérdida de gran parte de la conectividad de Internet en el país durante los cuatro días que duró el apagón, según NetBlocks.

Posteriormente, el 25 de marzo, a las 5 de la tarde, se registró un segundo apagón generalizado y con él una caída de las telecomunicaciones con sólo 38% de conectividad en el país.  El viernes 29 y el sábado 30 marzo se registraron otros dos cortes de energía que se extendieron en algunas zonas del país hasta por dos días.

Ante la crisis de energía eléctrica, el domingo 31 de marzo, Nicolás Maduro, anunció el inicio de un plan de racionamiento eléctrico que duraría 30 días. Sin embargo, los días pasaron y aún el interior del país sufre apagones de hasta 10 horas diarias, afectando evidentemente las comunicaciones.

En redes sociales, desde el interior del país han reportado que pueden mantenerse conectados por algunas horas cuando no hay servicio eléctrico debido a algunas antenas repetidoras de las telefonicas Digitel y Movistar que tienen baterías de larga duración. Pero dependerá de la zona. Los servicios de llamada y mensajería instantánea también se han visto afectados por los apagones.

“Digitel está restringido a pocas zonas. Me va mejor con Movistar, pero también tiene períodos en que oscila entre el “sin servicio “ y un muy precario LTE”, comenta Loly Añez Moreno desde Maracaibo.

Las limitaciones al servicio eléctrico no han sido los únicos obstáculos para la conectividad. Desde marzo, Netblock ha venido denunciando nuevos bloqueos por parte de Cantv a los servicios de búsqueda en internet Google y Bing.

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela reportó que sólo durante el mes de marzo se registraron un total de 17 casos que afectaron los derechos digitales de periodistas y ciudadanos en Venezuela.

Netblock también ha reportado recurrentes restricciones a redes sociales como Instagram y Periscope cuando  Juan Guaidó se dirige al país. Inclusive el 15 de abril se reportó un bloqueo de las plataformas de streaming mientras el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, hablaba desde Colombia.

A medida que pasan los días, los cortes de luz parecen ir en incremento así como la censura en la web dejando a los venezolanos desconectados y en oscuridad.

 

96% de Venezuela está sin conexión a Internet tras segundo apagón nacional

En su informe publicado en su cuenta de Twitter (@netblocks) mostraron una gráfica indicando que la infraestructura de telecomunicaciones del país fuera de línea. Esta situación se había dado el jueves, 7 de marzo, en horas de la tarde cuando se registró el primer apagón nacional.

Igualmente indicaron que con la convocatoria del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, proclamado presidente interino el 23 de enero, ya se había reportado un bloqueo en YouTube por parte del proveedor estatal de internet ABA CANTV (AS8048).

Los cortes actuales son los más grandes en magnitud y y extensión registrados en 2019 , abarcando toda Caracas y teniendo impacto en varios centros de población importantes”, agregaron en el informe.

Los estados más afectados hasta el momento son Táchira, Trujillo, Mérida, Barinas y Zulia.

IPYS presentó su informe 2016 sobre la censura y autocensura en Venezuela

IPYS Informe 2016

 

Por tercer año consecutivo, el Instituto de Prensa y Sociedad de Venezuela presentó su informe sobre el ejercicio de periodismo en el país. La presentación de los hallazgos estuvo a cargo de la directora ejecutiva de IPYS, Marianela Balbi y de la directora de libertades informativas de la organización, Mariengracia Chirinos.

El estudio contó con una muestra de 252 periodistas de medios privados, independientes y comunitarios. Abarcó las principales tendencias y patrones del ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información durante el año pasado.

“Esta investigación comprende las 10 categorías de monitoreo e investigación de IPYS Venezuela, que se inspiran en los estándares nacionales e internacionales de libertad de expresión acceso a la información pública, las normativas que afectan libertad de expresión, las agresiones contra periodistas y los ataques a los medios de comunicación, las obstrucciones de la libertad en la red, el uso abusivo del poder estatal en materia de comunicaciones, la censura previa, la censura interna, la censura indirecta y la impunidad”, explican en su página web.

 

IPYS Estudio 2016

 

Principales hallazgos 

 

86% de los consultados llegó al consenso de que el principal problema para el periodismo en Venezuela lo representa el cierre de las fuentes de información de interés público, manejadas por instancias estatales y no estatales. Este grupo ha enfrentado la opacidad a ritmos diferentes. Para 51% de los periodistas el cierre de fuentes de información fue una dificultad de alta frecuencia, mientras que para 23% ocurrió medianamente y para 12% fue poco frecuente.

Con alta, mediana y poca regularidad, 87% los periodistas fueron afectados por las negativas de funcionarios a ofrecer declaraciones sobre informaciones de interés público. A 48% de este grupo, esta situación le ocurrió con una alta frecuencia. Esta misma práctica fue asumida en el sector no estatal de la sociedad, pues 75% de los consultados indicó que también recibió negativas constantes de voceros de instituciones privadas e independientes a ofrecer declaraciones sobre asuntos de interés público.

Mientras tanto, 82% evidenció que el fenómeno de la opacidad se manifestó a través del ocultamiento y las dificultades para acceder a documentos y datos oficiales relacionados con el acontecer de la política, la economía y el ámbito social del país.

La opacidad tomó diversos matices y copó los espacios de la deliberación pública. Tanto así que llegaron a ser recurrentes las restricciones para el acceso y la consulta de contenidos en internet, de acuerdo con la opinión de 57% de los consultados, quienes refirieron haber tenido este tipo de impedimentos en diversas frecuencias.

Censura 2016

 

De acuerdo a la percepción de 74% de los periodistas que participaron en esta investigación, los organismos de salud pública están entre las principales instituciones que aprietan el tornillo de la opacidad en Venezuela. Al menos 45% de ellos tuvieron obstáculos con alta frecuencia para hacer su labor periodística en centros de asistencia médica en el país.

Esta práctica de opacidad también involucró a otros actores de la salud del sector privado. Las empresas de la industria farmacéutica también se negaron a rendir cuentas sobre el manejo de medicamentos en el país, según la percepción de 54% de los encuestados.

Opacidad 2016 IPYS

 

 

Los periodistas -en distintas escalas- se toparon con prácticas de opacidad, principalmente, en grupos de manifestantes violentos (58%); partidos políticos (58%) y también en empresas productoras, distribuidoras o comercializadoras de alimentos (57%).

Los periodistas percibieron las dificultades más reiteradas de acceso a la información entre los proveedores de la industria petrolera e industrias básicas (22%); bancos y casas de bolsa (20%); las empresas importadoras (19%); y los movimientos paraestatales (15%).

Los periodistas que contribuyeron con este estudio, ubicaron en primer lugar a los organismos de salud pública. Con altas recurrencias aparecieron las instituciones del poder ejecutivo: los ministerios (42%); los organismos tributarios (31%); la Presidencia de la República (30%); las gobernaciones (29%); la Fiscalía General de la República (29%); la Contraloría General de la República (22%); y la Defensoría del Pueblo (22%).

 

IPYS 2016 Opacidad

 

 

Puede consultar el informe completo siguiendo este enlace.