Capriles y Guaidó se aproximan forzados por las circunstancias - Runrun
Capriles y Guaidó se aproximan forzados por las circunstancias
Luego de diversas críticas al liderazgo de Guaidó, el exgobernador Henrique Capriles expresó públicamente su apoyo al “acuerdo de salvación nacional”
Guaidó expresó que la disputa por el mando es natural, pero que hay que canalizarlo “de forma muy inteligente cualquier diferencia natural”
El acercamiento de ambos líderes da un nuevo impulso al tema político dentro de la agenda pública

@saracosco

“Reconoce a Juan Guaidó, cesa la usurpación y eso sí: asume ante tu militancia la responsabilidad de haber destruido al proyecto político que representaste pero también de darles una solución que les permita seguir existiendo como fuerza política, ellos también lo merecen”, escribió Henrique Capriles el 27 de enero de 2019, días después de que Juan Guaidó se proclamará presidente encargado del país.

El apoyo del exgobernador y excandidato presidencial hacia Guaidó, no ha sido lineal y con el paso del tiempo se llenó de críticas. A pesar de que el presidente interino es reconocido por al menos 60 países, en los últimos meses, Capriles ha estado liderando un proceso de negociación con el gobierno de Nicolás Maduro, con el que se le dio indulto a 110 ciudadanos, incluidos diputados de la Asamblea Nacional y también para lograr mejores condiciones electorales para las legislativas de diciembre del año pasado, que no logró.

“Si vas al proceso, no legitimas a Maduro, es una falsedad (…) si el régimen no democrático, la dictadura, deja una rendijita, tenemos que meter la mano para después meter el pie. Nadie hubiese imaginado que iban a salir presos… quizás hay una rendijita”, dijo a principios de septiembre de 2020, aunque un mes después anunció que no participaría en dicho proceso. 

Con esas negociaciones andando, el presidente Guaidó se mostró dispuesto a iniciar un nuevo proceso, y el exgobernador decidió darle nuevamente su apoyo con el “acuerdo de salvación nacional”. Sin embargo, en una entrevista para El País, Capriles aseguró que en la oposición hay una crisis de liderazgo, mientras que politólogos consultados por Runrunes, coinciden en que hay una desconexión de la dirigencia con la ciudadanía. 

El 11 de mayo, a través de un video publicado en redes sociales, el presidente Juan Guaidó presentó su propuesta de un “acuerdo de salvación nacional”, para salir de la crisis y que debe darse entre los representantes de la Asamblea Nacional electa en 2015, la plataforma unitaria, miembros del gobierno de Nicolás Maduro y la comunidad internacional.

 

Guaidó planteó que el acuerdo contenga acciones como un cronograma de elecciones “libres y justas”, para presidenciales, legislativas, regionales y municipales con observación internacional; entrada masiva de ayuda humanitaria y vacunas contra la COVID-19; garantías democráticas para todos los actores, incluyendo al chavismo; liberación de todos los presos políticos, regreso de exiliados y justicia internacional y el compromiso de la comunidad internacional y ofrecer incentivos al gobierno de Maduro, incluyendo el levantamiento progresivo de sanciones, condicionado al cumplimiento de los demás objetivos. 

 

Juan Guaidó como presidente interino y Henrique Capriles como exgobernador y dos veces candidato presidencial, son líderes de un sector de la oposición, que coinciden en que la salida a la crisis es a través del voto. Pero en el último año, la manera de entender la lucha contra el gobierno de Maduro, ha estado llena de diferencias aunque con un posible nuevo encuentro en pro de la unidad política. Aquí te los presentamos: 

Capriles expresó su apoyo a Juan Guaidó, al proclamarse como presidente interino en enero de 2019, y que por razones constitucionales y política le tocaba presidir una transición en el país. “Mi apoyo a la Junta Directiva de la legítima y democrática Asamblea Nacional y a Juan Guaidó, hoy Presidente, camino a una transición que nos devuelva la Libertad y la Democracia”, señaló en un artículo de opinión, publicado en su página web

Días después, el excandidato presidencial aseguró a la agencia AFP, que la proclamación de Guaidó como presidente de Venezuela, sorprendió a la oposición. 

“El 5 de enero, cuando Guaidó toma posesión de la Asamblea (Parlamento), la posición mayoritaria dentro de la oposición venezolana era que Guaidó no debía autojuramentarse como presidente. Se consideraba que eso podía desencadenar en una confrontación política (…) Había la duda dentro de la oposición que ese acto público trajera la consecuencia (que) el gobierno cerrara la Asamblea Nacional”, explicó Capriles. 

A principios de febrero de 2019, Capriles ratificó su apoyo a Guaidó y aseguró que la solución a la crisis del país, no pasa por un diálogo. “Los países tienen que saber que el Gobierno ha llamado al diálogo para que en este país no pase nada, más bien para burlarse de la buena fe de los venezolanos. Entonces aquí ya no se trata de diálogo”, dijo Capriles a la emisora de radio Onda.

El dirigente político agregó que la oposición estaba unida y que el proceso emprendido por el presidente Guaidó era “irreversible”. El 2 de febrero, Nicolás Maduro aseguró estar dispuesto a un diálogo con la oposición. 

“El día que quieran, donde quieran, como quieran, estoy listo para hablar, para facilitar el camino del encuentro nacional, para respetar esta constitución entre todos y para hacer una agenda nacional de prioridades. ¿Y cuál es la prioridad mayor en Venezuela?, la economía; la recuperación económica. Me atrevo a ponerla como prioridad”, aseveró. 

 Capriles criticó que el 23 de febrero de 2019, no pudiera entrar la ayuda humanitaria a Venezuela. “Una persona capaz de ordenar o de permitir que quemen comida y medicamentos destinados a un pueblo que está muriendo de hambre y que no tiene cómo atender a sus enfermos es un miserable”, expresó en un artículo de opinión. 

“No se puso un día D, ya lo hemos dicho, sino objetivos políticos claros. Incluso, fue Juan Guaidó quien dijo que si la ayuda no entraba el 23, entonces lo haría el 24, el 25… o cuando fuera posible gracias al empeño de nuestra gente. Así que nada de ceder al aparato de propaganda usurpador, cada vez más desgastado”, añadió. 

Fin de la luna de miel

En agosto de 2020, el presidente interino hizo un llamado a distintos líderes, entre ellos Capriles, para discutir y acordar un “camino en común”. Guaidó aseguró que iba a consultar individualmente y grupal la “hoja de ruta”, que involucraba el rechazo a las elecciones legislativas convocadas por un CNE nombrado por el Tribunal Supremo de Justicia, argumentando una omisión legislativa. 

Tras el indulto a 110 ciudadanos venezolanos por parte del gobierno de Maduro, entre los que había diputados de la Asamblea Nacional y dirigentes políticos, El País de España informó que un encuentro que estaba previsto entre Capriles y Guaidó se suspendió. Capriles estuvo involucrado en un proceso de negociación con el chavismo para poder otorgar esta medida.

Aunque el presidente interino aseguró compartir el sentimiento de los familiares y los liberados, calificó la medida como una “trampa” por parte del chavismo. “Ha pasado antes: los liberan para tratar de legitimar las maniobras del momento. Y, esta vez quieren legitimar una farsa. Una farsa que está derrotada a nivel legal, político, popular e internacional. Es una trampa y no vamos a caer”.

“Todos quisiéramos que esto abonara a la reconciliación, pero eso solo pasará con respeto al Parlamento, la designación constitucional del CNE, restituir a los partidos e independencia de poderes. Ese es el camino. Luchando juntos es como sacaremos de Miraflores al usurpador”, concluyó. 

Mientras que Capriles expresó que era un acto de justicia y que nunca debieron estar presos. “En este momento nadie se está engañando, los venezolanos sabemos a qué nos enfrentamos. Aun así tenemos viva la esperanza de que a nuestro país vuelva la democracia, que se acabe el horror de la persecución y que se abran caminos para que los venezolanos decidan su futuro en paz”, añadió. 

 

Aunque el presidente encargado ratificó que la oposición no participaría en las elecciones legislativas al calificarlas de “fraude”. “Liberar rehenes no es condición mínima de competitividad electoral”, enfatizó. 

Pero Henrique Capriles expresó su disposición a participar en esos comicios y también lanzó sus críticas a la oposición. “Se agotó lo que había, la agenda que se había presentado no dio resultado. Hay que abrir camino”, recalcó.

“Este no es un régimen democrático, pero si deja una rendijita tenemos que meter la mano, para luego meter el pie”, señaló Capriles. 

Finalmente, tras un acuerdo entre 37 partidos políticos opositores, Guaidó convocó a una consulta popular, para permitir que todos los venezolanos, “dentro y fuera del país, expresar la voz del pueblo y manifestar el respaldo necesario para avanzar hacia nuestra libertad, recuperar la democracia y promover el bienestar”.

“Sí hay una ruta, sí hay estrategia, sí hay políticos con dignidad para llevar adelante este proceso”, subrayó Guaidó.

 Luego de las elecciones legislativas, en las que hubo 67% de abstención y el chavismo logró 3,5 millones de votos, el exgobernador aseveró en una entrevista para la BBC, que la oposición no tiene un líder, ni liderazgo.

“Cuando Guaidó fue la figura, yo lo respaldé, pero no me pidas que a las chapuzadas, a los errores hay que echarle tierrita. Pretender tumbar al gobierno desde el distribuidor de Altamira (el intento de insurrección del 30 de abril de 2019), por favor… Costó muy caro. Hay que ver todas las aventuras lo que nos han costado”. 

También juzgó la intención del Parlamento de prorrogar su mandato. “El peor escenario para la oposición es mantener el statu quo que tenemos ahora. Algunos lo quieren mantener. Maduro con su Asamblea y nosotros hablando de prorrogar la actual, de darle continuidad. Es un precedente bastante complejo para el futuro, porque abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su gobierno sin hacer una elección”, explicó. 

 En mayo de este año, tras presentar una nueva Plataforma Unitaria, Guaidó aseguró, en entrevista para la BBC, que lidera la coalición democrática en el país, “no sólo por la representatividad que tiene la plataforma unitaria, sino también por la Constitución”. 

Sobre las críticas que hiciera Capriles a su gestión como presidente interino, Guaidó señaló que existe un desgaste nacional. “Una disputa por el liderazgo al interno de un país es normal, natural, lo importante es canalizarlo (…) Tenemos que canalizar de forma muy inteligente cualquier diferencia natural”.

Una segunda oportunidad

Ese mismo mes, el exgobernador ofreció una entrevista a El País en la que aseguró que actualmente hay una crisis de liderazgo dentro de la oposición. “Pero para mí en este momento lo relevante no es a quién le atienden el teléfono en Bruselas o en Washington, eso es simplificar la política y la crisis venezolana. Yo creo que aquí lo relevante es hacia dónde vamos”. 

Agregó que la discusión de la oposición no se debe centrar en quién es el líder. Igualmente anunció que tendría una reunión con el presidente encargado el fin de semana. “Yo he visto un giro. Y lo celebro. “Tonto es el que no cambia de opinión” es una frase del político venezolano Teodoro Petkoff que yo suscribo plenamente”. 

 El 25 de mayo, tras la publicación de un comunicado de la Plataforma Unitaria en respaldo al acuerdo de salvación nacional, Capriles en su cuenta de Twitter le dio su apoyo. “En momentos tan difíciles, urge iniciar una nueva etapa política que permita encontrar soluciones reales al sufrimiento de nuestra gente. La unión de todos los sectores del país ayudará a abrir caminos para superar la crisis”. 

En una rueda de prensa, al día siguiente, Guaidó celebró la unión de otros dirigentes políticos a esta propuesta. Además dijo que cualquier miembro que llegue “viene a sumar a la unidad, a empoderar una propuesta de todos los venezolanos”. 

Luego el dirigente político, Henrique Capriles, dijo en una entrevista en el programa Con la Luz de Efecto Cocuyo, que las negociaciones se deben llevar a cabo con discreción. 

“Yo creo que todos los temas de negociación deben ser llevados con suma discreción, no deben ser llevados a los micrófonos o a la televisión”, opinó Capriles. Asimismo insistió en no “regalar” espacios políticos y que el nuevo CNE, puede ser un paso “de muchos otros que hay que dar”.

“El voto moviliza, el voto organiza, el voto reta. La oposición necesita recuperar ese camino. Maduro no quiere que haya elecciones limpias, entonces retémoslo a que las haya, ejerciendo el derecho a elegir”, ratificó.

El acercamiento que se está dando nuevamente entre Capriles y Guaidó, más el posible inicio de un nuevo proceso de negociación, despierta el ámbito político del país y podría lograr movimiento entre los dirigentes opositores para la reorganización de sus bases y de la ciudadanía.