Operación Gedeón o Macutazo: Un desembarco de versiones incongruentes - Runrun
Operación Gedeón o Macutazo: Un desembarco de versiones incongruentes
De los ocho muertos anunciados por el gobierno nacional, solo han develado la identidad de uno, Robert Colina Ibarra alias “Pantera”
Diosdado Cabello afirmó que sabía de toda la trama conspirativa en su programa Con el Mazo  del pasado 28 de marzo de 2020
JJ Rendón, asesor de Juan Guaidó,  reconoció en una entrevista para TWP que tuvieron contacto con Jordan Goudreau y un primer contrato firmado. Guaidó niega que firmó el documento, y en tres ocasiones ofreció distintas versiones del hecho

 

@Yeannalyfermin

 

Luego de las presuntas incursiones marítimas del pasado 3 y 4 de mayo en Macuto, estado La Guaira y en Chuao, zona costera del estado Aragua, muchas dudas, incongruencias y contradicciones surgen al respecto. El cruce de versiones del gobierno de Maduro, que afirma que la incursión pretendía acabar con su vida; la de la oposición venezolana, que asegura que se trató de un “falso positivo”; las declaraciones de JJ Rendón donde reconocía que sí había firmado un primer acuerdo con Jordan Goudreau y la del estadounidense Luke Denman, donde explicó que solo querían detener a Maduro, pero no asesinarlo. El tratamiento informativo sobre los muertos, heridos, capturados y las pruebas incautadas, son hechos contradictorios en la denominada Operación Gedeón. 

Desde entonces, tanto voceros de la administración de Maduro como representantes del presidente (e), Juan Guaidó, han dejado muchos cabos sueltos sobre la presunta incursión. 

Ocho fallecidos y un solo cadáver

Desde las primeras declaraciones ofrecidas por Néstor Reverol y Diosdado Cabello el 3 de mayo, confirmaron que ocho personas habían muerto en el operativo, pero una semana después, el gobierno de Maduro solo ha informado la identidad de un fallecido, la del ex capitán Robert Colina Ibarra alias “Pantera”, quien fue señalado por Clíver Alcalá Cordones (inculpado en marzo por Estados Unidos de “narcoterrorismo”) como uno de los hombres bajo su mando de «entera confianza». Días después del suceso, familiares del Colina Ibarra denunciaron a través de las redes sociales que no les habían entregado el cadáver. 

 

El peñero y los objetos sin sentido

El tipo de embarcación que utilizaron los supuestos mercenarios en la Operación Gedeón fue motivo de comentarios en redes sociales. Reverol afirmó que el grupo llegó hasta las costas de La Guaira en lanchas rápidas, pero la foto que circuló era de un peñero y  resulta poco creíble que una embarcación tan pequeña viniera de Colombia, (más de 600 millas) sin surtir combustible. 

 

Sobre esto, el exministro chavista Hebert García Plaza cuestionó: “Procedentes de Colombia y van a ingresar por el Norte de Venezuela y precisamente por Macuto? Algo no cuadra de esa incursión. Será guerra entre cárteles de la droga pero incursión terrorista no parece ser y por eso la vocería se la dieron al MIJ uno de los capos de ese cartel”.

Los objetos que incautaron también generaron escepticismo. En un tuit que se hizo viral desde la cuenta del periodista de sucesos Román Camacho, se pudo ver que además de armas de gran calibre, municiones, dos camionetas pick up con ametralladoras, también se encontraron fotos tamaño carnet, cédulas de identidad, pasaporte, licencia de conducir, una factura odontológica del año 2014 y hasta un preservativo. Nada más indispensable en una operación de este tipo que una copia de la cédula. 

 

Una conspiración notariada

En declaraciones de Luke Denman mostradas por Nicolás Maduro en rueda de prensa, el americano aseguró que el objetivo era atrapar al gobernante Nicolás Maduro para llevarlo a Estados Unidos, negó que se pretendiera asesinar al mandatario. Deman explicó que el 16 de enero de este año viajó a Colombia junto a unos hombres que identificó como Jordan (Goudreau), Alex y Erik y que fue a principios de diciembre de 2019 que le informaron sobre su “labor” pero no le dieron muchos detalles.Reveló que esperaba que el pago se situara entre $50.000 y $100.000. Señaló que sabía de la existencia del contrato porque lo vio hace mes y medio y tenía la firma de Goudreau y Juan Guaidó. Solo tres personas participaron presuntamente en esa operación como parte de la empresa SilverCorp. 

 

 

De falso positivo a operación infiltrada

Ante las acusaciones del gobierno de Nicolás Maduro sobre los responsables de la Operación Gedeón, el primero en pronunciarse fue el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien en un primer comunicado calificó el hecho como un “falso positivo” para aumentar la persecución política en el país. 

Luego, en una sesión virtual del parlamento, aseguró que el Gobierno de Nicolás Maduro infiltró el ataque marítimo. “Estaban esperándolos para masacrarlos (…) sabían de esto y los esperaron para masacrarlos. Nicolás Maduro, tú eres el responsable, sabían de esa operación, los infiltraron y los esperaron para masacrarlos”,

“Ratificamos que la dictadura de Nicolás Maduro infiltró la llamada Operación Gedeón con la intención de masacrar a sus miembros y generar un “falso positivo” para aumentar la persecución política, y usar un falso documento como justificación para intentar secuestrar y detener ilegalmente al Presidente (e) Juan Guaidó”.

 

 

El Gobierno de Maduro acusa a Guaidó de haber firmado un contrato con la empresa Silvercorp y con el exsoldado estadounidense, Jordan Goudreau, para atentar contra el presidente Nicolás Maduro y altos funcionarios del Ejecutivo Nacional.

A través de un comunicado, Guaidó afirmó que  “no tiene ningún vínculo, compromiso o responsabilidad con la empresa Silvercorp o sus acciones”, pero la misma noche del 3 de mayo, la periodista Patricia Poleo publicó un tuit en donde muestra un supuesto documento que asegura que un contratista americano firmó con Juan Guaidó, con Sergio Vergara y J.J. Rendón, un contrato para una acción militar en Venezuela”.

Poleo afirmó que el contratista estadounidense no solo le mostró el documento en donde aparece la firma de Juan Guaidó, también aseguró que tenía en su poder una grabación de la conversación previa a la la firma del contrato entre @jguaido, @JJRENDON, Jordan Goudreau y Sergio Vergara para realizar una operación militar en Venezuela.

 

¿Por qué Rendón, por qué Goudreau?

El miércoles, 6 de mayo, el diario The Washington Post publicó un reportaje titulado De Miami a Venezuela: así falló el plan de “capturar” a Maduro. En la investigación realizada se determinó que JJ Rendón, asesor del presidente interino Juan Guaidó, reconoció que buscaron un plan alternativo a la presión internacional, para poder sacar a Nicolás Maduro del poder.

En sus declaraciones a TWP, Rendón confirmó que se reunió con Jordan Goudreau, un veterano de las Fuerzas Armadas estadounidenses, quien le presentó la “Operación Resolución”. En ese momento, Goudreau afirmó tener 800 hombres listos para infiltrarse en Venezuela y así poder “extraer” a Nicolás Maduro y su grupo del poder. Sin embargo, las cosas no salieron como se había acordado, y poco después de firmar el acuerdo, el militar Goudreau empezó a actuar erráticamente,  No presentó pruebas del respaldo financiero que decía tener para la operación y también exigió el pago inmediato de un anticipo de 1.5 millones de dólares.

Rendón agregó que no habían pruebas de los 800 hombres, aunque le transfirió 50 mil dólares para “gastos” con el fin de ganar más tiempo, pero la relación entre los dos se deterioró rápidamente.

 

La opción que no estaba sobre la mesa

Un día después de que los voceros del gobierno de Maduro acusaran directamente a los gobiernos de los Estados y Colombia de ser financistas de la Operación Gedeón, los presidentes de ambas naciones se pronunciaron para desvincularse del hecho. 

Donald Trump negó tener conocimiento o participación alguna en el plan. Por su parte, Mike Pompeo rueda de prensa desde la Casa Blanca le dijo a Maduro que «Si hubiéramos estado involucrados en las supuestas incursiones, habría sido diferente».

El mandatario colombiano Iván Duque también se defendió de los señalamientos de Jorge Rodríguez y mediante un comunicado calificó el hecho como una “acusación infundada”. 

Si no fue Trump, ni Duque ni Guaidó ¿Entonces quien?

Hay alguien que si asume la paternidad del Macutazo. Javier Nieto Quintero, capitán retirado de la FAN, y el exmilitar estadounidense Jordan Goudreau, se atribuyeron la incursión de un grupo armado a Venezuela que tendría como objetivo sacar del poder a Nicolás Maduro. 

Nieto Quintero fue Alférez Mayor, egresado de la Escuela de Formación de Oficiales de la Guardia Nacional (GN). En 2004 fue acusado de participar de un supuesto complot junto a unos 56 supuestos paramilitares colombianos, cuyos objetivos serían asesinar a Hugo Chávez. La operación, conocida como el caso de los «paracachitos» se llevaría a cabo durante un programa de Aló Presidente que se transmitiría desde Barquisimeto, estado Lara. Después de estar dos años detenido, Nieto fue puesto en libertad porque no encontraron pruebas que lo vincularan. Pese a que se demostró su inocencia, retrasaron su ascenso en la carrera militar y comenzó a ser perseguido por mostrar un liderazgo dentro de la FAN, reseñó El Pitazo.

Jordan Goudreau es canadiense. Asistió a la guerra de Irak. Según la agencia de noticias AP en 2013 fue investigado por una supuesta estafa al ejército por más de 60 mil dólares en estipendios para viviendas. Sin embargo,  el exmilitar aseguró que el procedimiento fue cerrado sin que le levantaran cargos, refirió AP.

Tras retirarse en 2016, trabajó de contratista de seguridad privada en Puerto Rico después del huracán María. En 2018 abrió su propia compañía, Silvercorp USA Inc, una empresa de seguridad privada ubicada en Florida que tiene contratos en varios países. A través de su página web, Silvercorp asegura que tiene como objetivo proporcionar a gobiernos y corporaciones soluciones realistas y oportunas a «problemas irregulares».

 

 

Un plan develado pero no abortado

El pasado 28 de marzo, en su programa Con el Mazo Dando, Diosdado Cabello afirmó tener conocimiento de una operación que se estaba gestando en el extranjero y que tenía como objetivo principal detener a Nicolás Maduro y otras autoridades para entregarlas al gobierno de Estados Unidos. Cabello aseguró que uno de los actores principales de la operación Gedeón era el mayor general Clíver Alcalá y con cartelera en mano dio a conocer los alias de los integrantes del plan, que incluye a Josnars Adolfo Baduel, hijo del general Raúl Baduel (preso de Maduro) y reveló el sitio donde entrenaban en Colombia. Diosdado también exhibió fotos de Jordan Goudreau quien supuestamente estaba en el concierto Aid Live como parte de la organización del evento. Sin embargo, pese a todas las evidencias de que estaban infiltrados y al descubierto, el plan siguió adelante.

 

 

 

 

La trama entre Sequea y Simonovis

A propósito del supuesto contrato firmado por el norteamericano Jordan Goudreau y Juan Guaidó, Jorge Rodríguez en rueda de prensa el pasado 12 de mayo presentó el testimonio de Alejandro Sequea.

“Sequea, un desertor, un traidor de la Patria, robó armas del destacamento de la GNB, es quien libera a Leopoldo López y lo llevó hacia el distribuidor Altamira, era el jefe operativo del desembarco en Macuto, estado Vargas”, dijo Rodríguez. 

Según las declaraciones de Jorge Rodríguez, Sequea afirmó que cuando Guaidó hizo la gira por Colombia y EEUU, Jordan Goudreau se distanció de ellos y luego apareció y dijo que estaba en reunión con Guaidó en la Casa Blanca. Del estadounidense aseguró que se mantenían en constante comunicación y que él quien asesoraba y coordinaba todo lo referente a la operación.

“La operación tenía basamento legal en un contrato que firmó con Juan Guaidó. Ese contrato fue firmado en EEUU”, agregó Sequea en su testimonio.

Entretanto, Rodríguez dijo que en este supuesto contrato se señalaba la cadena de mando que incluía a Juan Guaidó, Sergio Vergara, Juan José Rendón y Jordan Goudreau. 

Según el testimonio de Sequea, en una oportunidad recibió una llamada de Iván Simonovis, quien se identificó como comisionado presidencial de Seguridad, designado por Guaidó. Afirmó que después de entender que Goudreau se encargaría de la operación, ahora estaría bajo el mando de Simonovis.

“Él me pide novedades de una operación en la que esté en cuenta. Me dijo que si tuviese la oportunidad de estar en el terreno él lo haría, pero que no podía. Quedé en que le iba a reportar todo, pero no fue así”, dijo Sequea.

Jorge Rodríguez aseguró tener pruebas de que Simonovis, en complicidad con Sequea, “le dieron un golpe de estado a Clíver Alcalá para quedarse con la operación”. 

Iván Simonovis, comisionado especial de Seguridad e Inteligencia del gobierno interino, desestimó los señalamientos del capitán Antonio Sequea que lo vinculan a la Operación Gedeón. En un mensaje en Twitter, el funcionario aseguró que se ha ganado el respeto por ser profesional.

“Me he ganado el respeto de mis compañeros (subalternos y superiores) así como afecto de las personas por ser serio y profesional”, posteó Simonovis en su cuenta de Twitter.

Pasados 10 días de la supuesta incursión en las costas del estado Vargas, Juan Guaidó aceptó la renuncia del estratega político J. J. Rendón y el diputado Sergio Vergara a los cargos que ejercían en la presidencia interina tras haber admitido que firmaron un acuerdo con la contratista militar Silvercorp, y aunque no se mencionan los motivos de la dimisión, el presidente de la Asamblea Nacional aceptó la renuncia de los dos colaboradores y agradeció el trabajo que realizaron por el país, palabras que fueron cuestionadas por la sociedad civil y también por organizaciones que velan por los derechos humanos como Provea.