Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Opinión

La IA o el miedo es libre

La IA, el miedo es libre, Juan Eduardo Fernández @Juanette
Juan E. Fernández
11/06/2023
En mi caso todavía hay esperanza, pues, recién le pedí a ChatGPT que me tirara algunos chistes, y la verdad son malísimos

 

@SoyJuanette

La inteligencia artificial (IA) se ha vuelto un monotema. Mientras muchos ciudadanos de a pie estamos tratando de volvernos expertos en tecnología, las principales empresas del mundo tratan de ser los primeros en la incipiente industria de los sistemas de aprendizaje automático. Incluso para muchos, ChatGPT es un nuevo compañero de trabajo, pero muy malo, porque podría dejarte sin empleo en cualquier momento. Pero… ¿de verdad lo hará? 

La pregunta más importante que me ocupa en este momento es ¿qué hago yo un domingo a la mañana escribiendo una columna del miedo que produce la inteligencia artificial? La verdad es por miedo. Y es que hace unos días llegó a mis manos un estudio de la revista Harvard Business Review, titulado Respuestas a 8 preguntas sobre el uso responsable de la IA, donde la profesora Tsedal Neeley, decana asociada de Harvard Business School, explica cuáles son las interrogantes que los líderes empresariales deben responder antes de implementar la IA en las organizaciones.

De acuerdo a lo que leí, algunos intelectuales del mundo están preocupados porque la tecnología ya está siendo usada, por ejemplo, en la toma de decisiones estratégicas dentro de las empresas. Tal vez no sea una buena idea… ¿por qué?

Según la académica, los líderes de las organizaciones están olvidándose de un detalle fundamental: este tipo de tecnologías son programadas por seres humanos, y es sabido históricamente, que las personas se equivocan. Entonces ¿por qué no se va a equivocar una máquina programada por un humano?

Perdonen lala…

Perdonen lala…

Ya no sé si estos artículos los escribo yo o el ChatGPT que usurpó mi firma y mi identidad, si es que la tengo. Cada vez que lo que queda de mi conciencia humana lee…

Pero hay algo que no podemos negar: los avances logrados en esto casi dos años, que llevó al paso de la IA a la tecnología de aprendizaje automático son sin precedentes. Pues, por primera vez, las computadoras pueden aprender de sus errores para no repetirlos, perfeccionando así los procesos y acortando los tiempos de respuestas en el procesamiento de datos. Ergo, la puerta a una inteligencia total (no artificial), es decir, a la posibilidad de que las computadoras puedan tomar sus propias decisiones, puede estar a la vuelta de la esquina… ¿Te dio miedo esa última oración? A mí sí. De hecho, me dio cagazo cuando la escribí.

Hablando con algunos amigos descubrí que algunos de ellos sienten terror de que las máquinas noten que ya no necesitan a los humanos y nos eliminen. Igual como mi objetivo en esta columna es no sembrar el terror, solo hablaré de la posibilidad de que un robot te deje desempleado. (pero igual te podría dejar sin trabajo y después eliminarte).

¿Qué pasará con los humanos?

Lo del desempleo no es menor, ya que, según un artículo de mi amigo, el filósofo, escritor y periodista Tomas Balmaceda, los seres humanos estamos transitando un fenómeno llamado “workismo”. Acá les dejo el artículo de Tomi: Workismo: cuando lo que somos depende del trabajo que tenemos.

En el escrito de Tomas, donde cita al periodista Derek Thompson, se llama “workismo” la búsqueda del significado de quiénes somos en el trabajo. Según Thompson, nuestro empleo ahora cumple la función que antes tenía la religión, es decir, no solo dan identidad sino una comunidad a la cual pertenecer.

Para Thompson “Nuestros puestos de trabajo cumplen la función que antes tenían las identidades religiosas: dan estabilidad y sentido”. Lo que quiere decir que, si nos llegáramos a quedar sin trabajo, pero, además, no tuviéramos la posibilidad de recolocarnos porque una máquina ya está ejerciendo nuestra actividad, realmente estaríamos en una crisis existencial de la San Pu…, porque ya no seremos médicos, profesores, abogados, ingenieros, etc.

En mi caso todavía hay esperanza, pues, recién le pedí a ChatGPT que me tirara algunos chistes, y la verdad son malísimos. Por lo que, si la inteligencia artificial se vuelve indispensable en la redacción de noticias y el marketing, no me quedaré sin trabajo porque podré seguir siendo comediante. Aunque hay un detalle no menor: en Latinoamérica es supercomplicado vivir de la comedia…

Ok, tengo miedo de nuevo. Menos mal que el miedo es libre. 

El futuro de photoshow

El futuro de photoshow

Vendrá un mundo en el que no sabremos con certeza qué es verdad y qué mentira. Las nuevas generaciones, que viven un mundo constreñido a la pantalla de sus teléfonos celulares, la tendrán difícil para…

Brutalidad natural vs. inteligencia artificial

Brutalidad natural vs. inteligencia artificial

Parece que es un poco tarde. Si la IA es verdaderamente I, ya estará luchando contra su propia moratoria o aniquilación   @laureanomar «¡O tempora, O mores!», decía Marco Tulio Cicerón, si es que acaso…

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES