Problemas en la piel, sensación de ardor y trombos: Pacientes narran otros síntomas de COVID-19 - Runrun
Problemas en la piel, sensación de ardor y trombos: Pacientes narran otros síntomas de COVID-19
La infección por el nuevo coronavirus puede causar manifestaciones cutáneas y sensaciones en el cuerpo que han sido narradas a través de las redes sociales por los afectados. Los expertos explican la causa

@mrsyaky

Alejandro Díez, un periodista y community mánager español, hizo visible al mundo a través del Twitter su testimonio como paciente con COVID-19. Su caso no pasó desapercibido entre los cientos de miles que hay en el mundo.Y fue por una peculiaridad: No está conectado a un respirador y reporta apenas un aumento discreto en su temperatura corporal. Aún así, las imágenes que describen su peregrinar personal impactaron a la comunidad tuitera.

Su tránsito por inexplorados síntomas de la enfermedad pandémica empezaron el domingo de resurrección, cuando comenzó a notar unas lesiones en sus pies que atribuyó a sus zapatos para hacer ejercicios. Con el paso de las horas, las lesiones se fueron tornando moradas, dolorosas y le impedían caminar normalmente.

 

 

Llegó a su centro de salud más cercano y enseguida le cambiaron la rudimentaria mascarilla que llevaba por una clínica. Las enfermeras que lo atendieron sospecharon de inmediato que podía ser una manifestación del COVID-19, aunque el síntoma que presentaba no estaba entre los más comunes (fiebre, dificultad respiratoria o tos, dolor muscular y de garganta)

El 13 de abril le descartaron que tuviese neumonía, pero lo confirmaron como paciente con coronavirus. “Ahora toca empezar a cuidarse esos trombos y pelear contra este maldito virus. Como decía Preciado: “Mañana saldrá el sol”; comentó en un mensaje en la red social del pájaro azul. 

El tratamiento domiciliario consistirá en medicamentos para los trombos, analgésicos para los dolores de cabeza y pies y vitamina C “ayudar a proteger a los pulmones de posibles infecciones”, según comenta, aunque en las radiologías sus pulmones lucen en buen estado. 

Ante la avalancha de comentarios de personas que se interesaron por su caso, el joven afirmó que es deportista, maratonista y que no tiene condiciones de salud previas, como la diabetes, que pudiesen explicar la expresión de unos síntomas como estos. 

“Muchos me preguntáis si soy diabético: no, no lo soy. Tampoco tengo problemas de azúcar o una vida sedentaria. Practico deporte varios días a la semana y ando una media de 9km, en condiciones normales, cada día”, ripostó ante el debate digital que abrió su caso.

Alteraciones en la piel, comunes en infecciones virales

Un doctor venezolano, el internista Oscar Noguera, director de Ancora Humanitas, se sumó a los comentarios del hilo que publicó el paciente en Twitter para explicar por qué infecciones virales como la causada por el coronavirus que surgió en China en noviembre de 2019 podrían generar síntomas como los que describe Alejandro.

“Tua lesiones son características de vasculitis. Se conoce que las vasculitis pueden ser desencadenadas por infecciones virales diversas y este parece ser uno de esos casos”, explicó en un breve mención al joven afectado. 

La experiencia de Alejandro al parecer no es exclusiva. El pasado 9 de abril, también en su cuenta en Twitter, el médico español Fernando Baquero Artigao, coordinador de enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital  La Paz, en Madrid, advertía que estaban viendo con frecuencia esta manifestación de COVID-19 en ciertos grupos etáreos.

“Interesante manifestación clínica del COVID en niños mayores, adolescentes y jóvenes, eritema en dorso o lateral de dedos de manos y pies, molesto pero no muy doloroso, que simula eritema pernio (sabañón), ¿vasculitis?, estad atentos, ¡lo estamos viendo!”, destacaba en su breve mensaje. 

También, compartió una aproximación científica hecha en Italia en plena efervescencia de los casos del coronavirus. La primera evaluación que consideró la parte dermatológica indicaba que 20,4% de 88 pacientes pacientes con COVID-19 evaluados reportaba manifestaciones cutáneas.

A pesar de las limitaciones debido a la emergencia, intentaron entender cuáles son las manifestaciones de la piel en pacientes que no habían tomado ninguna droga en los 15 días anteriores. Las más comunes fueron erupción eritematosa, urticaria y exantema variceliforme.

 El artículo, publicado el 26 de marzo en la Revista de la Academia Europea de Dermatología y Venearología, también señala que en 8 casos, las manifestaciones cutáneas aparecieron al inicio, mientras que en 10 casos surgieron durante la hospitalización. 

“Estos datos no son sorprendentes porque la erupción eritematosa y la urticaria no son infrecuentes en otras infecciones virales”, se lee en el artículo, cuyo autor de correspondencia fue el doctor Sebastiano Recalcati, del Departamento de Dermatología del Hospital Alessandro Manzoni, Lecco, Italia.

Desde ese momento advertían que las lesiones ocurren principalmente “en niños y adolescentes con buena salud” y afectan, fundamentalmente, los pies y, a veces, las manos; o los dedos de los pies y las manos.

“Inicialmente, tienen un color púrpura rojizo o azulado; pueden volverse costras negruzcas y están presentes en la evolución posterior; generalmente son dolorosas y evolucionan en 2 semanas”, reseñaban.

Cabe destacar también que durante el brote viral de SARS en 2002 y 2003 (virus que es considerado un “primo lejano” del nuevo coronavirus por algunas características semejantes) también se describieron casos de inflamación en pequeños vasos sanguíneos, así que los nuevos reportes no son hechos aislados. 

El pasado 10 de abril, dermatólogos de distintos centros sanitarios de España anunciaron que lideran el estudio “COVID-Piel”  para conocer y categorizar las manifestaciones cutáneas vinculadas a la infección por el nuevo coronavirus en pacientes de cualquier edad.

Reseñó Europa Press que los especialistas coinciden en que definitivamente hay alteraciones dermatológicas en cualquier zona de la piel coincidentes con infección por COVID-19 que suelen ir desde erupciones tipo rash (principalmente en el tronco), erupciones urticarianas o vesículosas similares a varicela o púrpura.  

“En los dedos de manos y pies también se están observando lesiones acro-cianóticas parcheadas, generalmente de pequeño tamaño, a veces confluentes y en ocasiones con ampollas”, explicaban.

El doctor Beuy Joob, del Centro Académico Médico de Saneamiento de Bangkok, y su equipo, basaron su estudio sobre el tema en el primer caso confirmado de COVID-19 fuera de China. Al paciente tailandés primero se le diagnosticó falsamente la fiebre del dengue. Y todo esto porque presentaba un sarpullido en la piel que recordaba fuertemente a la “fiebre rompehuesos”.

“Muchos se han preguntado si COVID-19 presenta algún cambio particular en la piel. La respuesta es sí”, informó Jacobs.  “COVID-19 puede presentar signos de oclusión de los pequeños vasos sanguíneos. Pueden ser petequias o pequeños moretones o lesiones púrpuras dolorosas”, destacó el médico. 

Jacobs también indicó que las erupciones de la piel son causadas por el cierre de pequeños vasos sanguíneos. Esto puede ser inducido por una afectación del sistema nervioso, por los efectos microtrombóticos o por la actuación del sistema inmunológico contra el virus. 

“Descargas eléctricas” y ardores en la piel

La convalecencia por coronavirus ha sido narrada en primera persona a través de las redes sociales. De esta forma se ha podido conocer de primera mano la experiencia de miles de pacientes en todo el mundo.

En Estados Unidos la red social Twitter ha sido un canal para exponer otros peculiares síntomas del coronavirus. Algunos afectados describen que han sentido una especie de “zumbido” o “descarga eléctrica” en el cuerpo. Otros refieren a una sensación de ardor en la piel, tal y como si tuviesen una quemadura solar. 

Una de las afectadas, que se identifica en Twitter como @miafia, refirió dicha sensación desde el primer día de sus síntomas. “Tengo esa sensación de zumbido muy rara. Lo tuve desde el día 1. Ahora en el día 20. Es como una sensación eléctrica en mi piel. Mi hija también lo tenía. Hoy es mi primer día de respirar mejor”, narraba en un mensaje publicado en Twitter el pasado 30 de marzo.

Por otra parte, Tarana Burke, conocida como la fundadora del movimiento #MeToo, reveló que su pareja, diagnosticada con la enfermedad, también manifestó una sensación de ardor bastante severa en su piel.

“Junto con la fiebre, tenía algo sobre lo que no habíamos leído: piel sensible. Sentía que le ardía la piel, incluso cuando apenas tenía fiebre de más de 99 grados (37,5º centígrados). Literalmente usamos gel de aloe para las quemaduras solares para calmarlo. El doctor más tarde nos dijo que había escuchado a otros decir eso también”, escribió Burke,

Ali Baurman, reportera de CBSNew York, comentó que mientras estuvo convaleciente por el coronavirus sentía una especie de ruido sibilante o “efervescencia”. “Sentía como si un diapasón estaba en mi cabeza”, reveló en Twitter. 

Al respecto, varios especialistas consultados por NY Post admitieron que son sensaciones que se han identificado en varios pacientes, pero no pueden asegurar aún cuán extendidos están estos síntomas.

Daniel Griffin, jefe de enfermedades infecciosas de ProHealth Care Associates, atiende a unos 50 pacientes de coronavirus por día y afirma que efectivamente ha escuchado mencionar este tipo de síntomas.

Para él y otros expertos, la sensación de “descarga eléctrica, zumbido o ardor” puede ser el resultado de la lucha contra la enfermedad, porque hay anticuerpos que interfieren con la forma en la que funcionan los nervios.

Aún así, los neurólogos todavía no están seguros de si las sensaciones se producen como respuesta de nuestro cuerpo al virus o si es el virus mismo el que causa dicha sensación.

Otro médico entrevistado por el mismo diario comenta que las sensaciones antes referidas pueden estar vinculadas a la fiebre.

“Si las personas no están acostumbradas a tener fiebre, tal vez su piel realmente sienta como una sensación eléctrica”, dice el Dr Vipul Shah, director Clínico del servicio de telesalud de NY Pack Health.

Griffin también sospecha que la reacción, u otras reacciones cognitivas como esta, pueden ser parte de un síntoma de estrés postraumático después de que los pacientes se recuperan de estar en la UCI o con respiradores.

Para los pacientes que experimentan la sensación, el médico recomienda dejar que el cuerpo se recupere por sí solo. “Es molesto, pero benigno”, recalca.