Grupo de expertos en República Dominicana: Desde el primer encuentro las penurias de los venezolanos se han agravado
Grupo de expertos en República Dominicana: Desde el primer encuentro las penurias de los venezolanos se han agravado

Diálogo-MUD

 

El grupo integrante de diversos sectores de la sociedad venezolana que acompañaron a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a darle soporte técnico al proceso de negociación en la República Dominicana aseguraron a través de un comunicado que “desde el primer encuentro del 1 y 2 diciembre, las penurias que estamos padeciendo los venezolanos se han multiplicado y agravado frente a la irresponsable indolencia de un gobierno cuyo único foco de atención es la permanencia en el poder, aunque sea sobre las ruinas del país”.

Del mismo modo, aseguran que frente a la catástrofe que padece el venezolano, consideran que todos los espacios de lucha para que esta situación cambie son necesarios: espacios políticos, espacios de la sociedad civil, la calle, la presión internacional, la lucha desde las instituciones, la negociación, todos son instrumentos para el cambio y todos suman.

“Convencidos de que nuestro deber ciudadano es contribuir a las soluciones que tanto necesita nuestro país, acompañamos este proceso de buena fe y con realismo”, aseguran.

A continuación el comunicado completo:

Desde el primer encuentro del 1 y 2 de diciembre, las penurias que estamos padeciendo los venezolanos se han multiplicado y agravado frente a la irresponsable indolencia de un gobierno cuyo único foco de atención es la permanencia en el poder, aunque sea sobre las ruinas del país.

Es tan dramática la situación, la desesperación por sobrevivir y por buscar lo más elemental: alimentos y medicinas, que nos hemos convertido en una nación de emigrantes, como lo muestra el doloroso caso de nuestros muchachos que fallecieron este miércoles en una balsa improvisada, huyendo de la miseria y del hambre, tal vez tratando de buscar la manera de ayudar a sus familias.

Esto nos parte el alma como venezolanos, y es un ejemplo más del drama humanitario que se repite a diario en todas las ciudades del país con las protestas por alimentos y medicinas que el gobierno controla políticamente, y que nos han dejado presos del hambre; nuevas víctimas de la represión del Estado. Hay medidas prácticas, mediante la cooperación internacional, que el gobierno sabe que se pueden tomar de inmediato para aliviar la emergencia humanitaria compleja que padece Venezuela, y la oportunidad de este nuevo encuentro sirve para reiterar nuestra exigencia al gobierno para que asuma su responsabilidad.

Si bien es cierto que, en el mes de diciembre de 2017, el gobierno en el marco de la negociación otorgó medidas cautelares sustitutivas de libertad a 53 presos políticos, aún continúan en los calabozos 325 presos, que no son exclusivamente políticos, sino  miembros de la sociedad civil, como lo son estudiantes, amas de casa, profesionales y los nuevos presos del hambre, también policías y militares que se han opuesto a las políticas represivas del gobierno, por lo cual mantenemos la exigencia de la inmediata liberación, y el cese de las detenciones arbitrarias y las persecuciones.

Sobre este mar de dolor humano, se acelera la destrucción del aparato productivo, se fomenta la anarquía, se persigue a los comerciantes y trabajadores, y el gobierno amplía sus poderes económicos, para seguir obteniendo los perversos resultados con los que pretende doblegar a la sociedad: solo en el mes de diciembre la hiperinflación alcanza el 85% y el año cierra con el triste récord mundial de 2.616%.

Frente a la catástrofe que padecemos, consideramos que todos los espacios de lucha, todas las vías de presión para que esta situación cambie son necesarios: espacios políticos, espacios de la sociedad civil, la calle, la presión internacional, la lucha desde las instituciones, la negociación, todos son instrumentos para el cambio y todos suman. La suma de los esfuerzos políticos y de la sociedad civil, es decir, la unidad de todos los venezolanos, es la fortaleza que tenemos.

Estamos hoy apoyando esta instancia, conscientes de la naturaleza del interlocutor que está enfrente. Convencidos de que nuestro deber ciudadano es contribuir a las soluciones que tanto necesita nuestro país, acompañamos este proceso de buena fe y con realismo. La reconstrucción del país solo comenzará con un cambio de gobierno, un cambio con elecciones limpias, con garantías internacionales, y con ese objetivo nos mantenemos activos en este proceso.