Reyes Theis, autor en Runrun

Reyes Theis

Opciones de la oposición dependen más del G4 que de las condiciones electorales
A casi 4 meses de las elecciones de alcaldes, gobernadores y sus respectivos entes legislativos, las posibilidades de quienes adversan el modelo chavista lucen limitadas. Tres expertos en investigación de opinión pública coinciden en que los principales elementos que tienen que sortear en la oposición dependen de ellos mismos, más no del régimen y van con demora

 

@reyestheis

 

Tirada en el cesto de basura la receta que indicaba “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” como fórmula magistral de tres ingredientes para la toma del poder y la redemocratización de Venezuela, el sector de la oposición agrupado en la Plataforma Unitaria -con Juan Guaidó a la cabeza-, echa mano ahora de un acuerdo de salvación nacional que no niega la vía electoral antes que Nicolás Maduro salga del Palacio de Miraflores.

La próxima cita electoral en el calendario son las elecciones regionales pautadas para el 21 de noviembre próximo y de acuerdo a expertos consultados, hay alguna posibilidad que el viento sople a favor del bando opositor, pero para ello tendría que izar las velas y el tiempo para hacerlo se está agotando.

El sociólogo Rafael Delgado Osuna es presidente de la empresa encuestadora Varianzas y al consultarle acerca de las posibilidades de triunfo de la oposición en los comicios regionales, responde con números en la mano. Explica que en sus estudios cuantitativos se evalúa esa pregunta en una escala de seguridad, es decir, preguntando a la gente sí está muy segura o no de ir a votar.

“Lo que observamos hasta este 13 de julio es que hay una intención segura de ir a votar a nivel nacional de un 30% aproximadamente”, indica. Añade que “eso es bastante bajo y no ayuda mucho a que la oposición pueda lograr un número importante de gobernaciones de 4 o 5, o superar el número de alcaldías que tiene ahorita”.

Para Delgado, la intención de acudir a las urnas electorales tiene que aumentar de aquí al 21 de noviembre por lo menos al 50% “porque el chavismo tiene un 20% seguro a nivel nacional que va a votar. Es lo que se llama el mercado cautivo”.

Pero aun así, si la mitad de los potenciales electorales atiende el llamado al voto, todavía hay un obstáculo que superar. “Está el tema de la fragmentación del mercado de candidatos. Tiene que haber una respuesta contundente de unidad. En casi todos los estados y municipios tiene que haber un solo candidato de la oposición, porque si estamos en un escenario de pocos electores y la oposición va dividida, se fragmentan los votos escasos”, estima el presidente de Varianzas.

 Proactividad

“En este momento las mayores dificultades que tiene la oposición venezolana no tienen que ver con el Consejo Nacional Electoral o con el Gobierno sino consigo misma. Los mayores obstáculos para que la oposición pueda lograr una buena respuesta depende de lo que haga o deje de hacer”, enfatiza Jesús Seguías, presidente de la firma encuestadora Datincorp.

Considera que los mayores problemas competen superarlos al sector de la oposición agrupado en el llamado G4 (AD, PJ, VP y UNT). Enumera cinco puntos que tienen que resolver:

“Primero: la mayor unidad interna posible. En estos momentos eso está lleno de obstáculos, porque hay quienes quieren dividir a los opositores entre los puros e impuros, entre honestos y alacranes. Están muy mal llevadas esas diferencias que impiden una unidad”, sostiene.

Como segundo aspecto, dice que la oposición tiene que ir a las elecciones con candidatos únicos: “A 30 días de las inscripciones no han decidido nada. En el G4 creen que los tiempos le favorecen y eso no es verdad. Están en una crisis existencial que genera una parálisis”, asevera.

En tercer lugar, Seguías considera importante que haya una tarjeta única, “que ya aprobó el Gobierno”. Como cuarto punto, considera necesario una campaña electoral paraguas “que abarque a todo el país, y que plantee un proyecto que los motive a votar” y en quinto término indica que es vital contar con un padrón electoral “que permita defender el voto el día de las elecciones”.

Destaca que hay un conjunto de elementos importantes que se han venido solventando o pueden ser resueltos relativo a las condiciones electorales: “A la oposición lo que más le interesa para obtener un buen resultado de parte del CNE es que haya una auditoría de todo el proceso de  votación, que se garantice al máximo un protocolo de votación parecido al de 2015, lo cual creo que es factible y en este  momento se está trabajando, que haya una depuración del registro electoral, lo cual entiendo que también se está trabajando, por otro lado, que habiliten a muchos partidos políticos, lo cual está avanzando y  que se acepte la observación internacional y hay expectativas interesantes en ese sentido”.

De oportunidades a realidades

Félix Seijas Rodríguez, director Delphos, concuerda con Delgado y Seguías que la pelota está en las manos de la oposición: “Las oportunidades están, pero no dejan de serlo sino lo haces realidad”, sostiene.

Indica que hay una serie de acciones que emprender “y mientras antes mejor”. Dice que en el país hay 360 realidades distintas (número de municipios) y que existen localidades donde la oposición es fuerte y ganaría, pero “siempre con un escenario fundamental: Tratar de mantener la unidad alrededor de la oposición que está en torno al Gobierno interino y al G4. Si se logra la unidad, un conjunto de alcaldías serán ganadas”, asegura

Añade que el otro requisito es que haya un llamado a participar, con un mensaje de las principales fuerzas políticas y acota que aún es temprano para medir las oportunidades de triunfo opositor porque hay muchas variables que aún no se despejan, comenzando con la participación en los comicios.

La relevancia del G4 es compartida por los investigadores. Para Jesús Seguías este sector político agrupa a los partidos más sólidos y de mayor capacidad de la oposición, como se demostró en las elecciones parlamentarias de 2015.

“En estos momentos están muy menguados (los integrantes del G4), pero sigue siendo el factor más importante de la oposición venezolana y el que no hayan tomado decisiones cuando están a 30 días para presentar los candidatos es sumamente grave, porque los tiempos conspiran contra ella”.

Pero eventos como los ocurrido el pasado 13 de julio, cuando fue apresado el diputado Freddy Guevara, intentaron detener al presidente interino Juan Guaidó y se han dictado órdenes de captura contra otros dirigentes opositores, hacen reflexionar al G4 sobre la viabilidad de las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro y la posibilidad de participación en los comicios regionales.

Este sector, que integra la llamada Plataforma Unitaria, ha señalado que su objetivo es lograr un acuerdo que permita aprobar un cronograma electoral que termine en unas elecciones presidenciales. Mientras el Gobierno ha sido enfático en que no negociará “con quienes propicien la violencia”, mientras atribuye a dirigentes de Voluntad Popular la responsabilidad de los sucesos ocurridos recientemente en la Cota 905, donde una banda criminal aterrorizó a buena parte de la capital de la República.

Seijas sostiene que la arremetida del régimen lo que evidencia es que “el Gobierno está haciendo su trabajo”, porque “quiere llegar a la mesa de negociación con el viento a su favor, primero bajando la presión a lo interno”.

Considera que las recientes acciones judiciales también tienen que ver con las protestas en Cuba y la intención del régimen de Maduro de “poner sus bardas en remojo” y de esta forma hacer sentir al venezolano que “poco puede hacer frente a un gobierno fuerte”.  La idea entonces sería inocular la idea de que bajo estas condiciones es imposible la negociación o participar en las elecciones.

“La estrategia del Gobierno desde hace mucho tiempo se divide en dos grandes componentes –refiere el presidente de Delphos-: una es desactivar a la oposición de la calle, desactivarlas en lo electoral, que el ciudadano sienta que no vale la pena hacerlo, porque es muy peligroso, no se logra nada o porque quien me dirige no es capaz de aprovecharlo o porque el Gobierno ya tiene los resultados escritos”. Añade que el otro componente que aplica el chavismo es dividir a quienes les adversan y por eso habría favorecido la creación de una nueva oposición

A juicio de Rafael Delgado, lo que pasó con Guevara hace que el G4 “se frene más para dar la señal de participación”. Pero tiene que analizar la situación “con cabeza fría”. Señala que es importante rescatar espacios como las gobernaciones o alcaldías porque “eso te da una fuerza a la hora de otras elecciones”.

Mientras Guevara era detenido en El Helicoide y otros dirigentes buscados por las fuerzas de seguridad del régimen, el presidente de la Asamblea Nacional de 2020 Jorge Rodríguez lanzó sal en la herida opositora, señalando que en un proceso de negociación era Henrique Capriles Radonski el interlocutor válido de la oposición, lo cual generó una sobrerreacción del líder de Voluntad Popular Leopoldo López.

”Espero que Henrique Capriles no esté en la agenda de Nicolás Maduro de aplaudir como foca y que no esté en la agenda de someterse y arrodillarse a Nicolás Maduro. Espero que haga honor a la confianza que le depositaron millones de personas para ser la alternativa al chavismo”, increpó López.

Para Carmen Beatriz Fernández, experta en comunicación política y profesora de la Universidad de Navarra, España, el mejor escenario para Nicolás Maduro es ganar sin tener que hacer trampa y “si la oposición va suficientemente dividida, puede ser un escenario realista”, advierte.

Dice que en este juego político, es importante que te mantengas unido y promuevas las fisuras en el adversario, refiere que eso es lo que aplica Maduro y su nomenclatura “y no es nada nuevo, es un modus operandi que aplican mucho en Cuba: Ese trato discrecional hacia unos que  estimula la desconfianza entre los demócratas. Eso explica la detención contra Freddy Guevara y las órdenes contra otros líderes, que estaban apostando a  la participación”.

Señala que los factores democráticos siempre han sabido superar las diferencias externas “frente al enemigo que es monstruoso e inescrupuloso” y en ese sentido le parece “muy desacertada la declaración de Leopoldo porque es muy agresiva contra Capriles”. 

Dice que las declaraciones del Gobierno precisamente apuntaban a una reacción como la que tuvo Leopoldo López y “parece mentira que a estas alturas -López- caiga en esas trampas de Jorge Rodríguez, que busca la dispersión de las fuerzas democráticas”.

Lo que está en juego

Los partidos políticos que integran la Plataforma Unitaria aún debaten intensamente el tema. La Causa R ya adelantó su decisión y tras una reunión de su Dirección Nacional anunció a través de un comunicado su decisión de “no convalidar las elecciones regionales convocadas fraudulentamente por el régimen tiránico”, por lo que no participará en las mismas ni postulará candidatos.

El resto de los factores siguen discutiendo con un reloj de arena sobre la mesa. Si la opinión de la Causa R  fuera mayoritaria en el seno del G4, lo lógico es que este partido hubiera esperado para que el anuncio se hubiera hecho en forma unitaria. Así que la declaración puede ser tomada como un presagio.

Por otra parte, los partidos no solo se están jugando su prestigio en el evento electoral, pues sus bases están resintiendo la demora en la decisión y está ocurriendo un trasegamiento en sus bases hacia otras plataformas políticas que les ofrecen oportunidades de postularse como candidatos. Esta realidad podría empujarlos hacia la participación.

Jesús Seguías, presidente de Datincorp, advierte al respecto: que “el opositor solo participará si sus dirigentes demuestran coherencia, unidad de criterio y disposición a ir una ruta que es la única que queda”. 

“Tienen que demostrar la importancia de ganar las elecciones de gobernaciones y alcaldías, sabiendo que eso no va resolver el problema económico de nadie, pero que va intentar a aproximarse a un cambio político en el país, al empoderar a los que se definen como opositores”, acota.

Ese mensaje parece ser extrañado por el público opositor. Al referirse a estos comicios Juan Guaidó expresó el mes pasado a través de un comunicadoEntendemos que las elecciones regionales no son una solución a nuestro conflicto, (lo que) necesitamos son elecciones presidenciales».

Con esa subestimación de los comicios regionales, más “el aceite regado en el piso” por el chavismo para que la oposición resbale -como lo describe Seijas-, el G4 se apresta a anunciar su determinación y si se inclina por participar, deberá ahora  rehacer sus discursos para convencer al electorado que “lo que no era importante ayer, hoy sí lo es”.

El chavismo toma delantera con sus primarias mientras la oposición negocia
Con el cronograma en contra, sectores importantes de oposición aún no deciden su participación en los comicios regionales y mucho menos el mecanismo de selección de candidatos, mientras el oficialismo avanza con unas primarias fuertemente tuteladas por la dupla Maduro-Cabello

@Reyestheis

 

21 de noviembre de 2021, esa es la fecha definida para las elecciones regionales en Venezuela y mientras el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ya adelanta un proceso de primarias interno para seleccionar a sus aspirantes, en la oposición todavía deshojan la margarita si participan o no en los comicios.

Desde la diversa y fragmentada oposición, la posibilidad de convocar a unas primarias es vista con interés por algunos, otros insisten en que el consenso es una mejor alternativa para la selección de los candidatos. Pero, otro grupo alerta: “¡Calma! Definamos primero si vamos a esos comicios”, todo esto mientras el cronograma electoral avanza y en agosto hay que presentar postulaciones ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Ojalá el problema fuera decidir sobre los candidatos, porque las elecciones primarias te resuelven el problema muy fácilmente. Lo complejo es decidir si vas o no a la elección, cómo vas, o qué intercambias o negocias alrededor de eso. Eso no se resuelve con elecciones primarias. O sea, tienes que resolver eso primero antes de que la elección primaria realmente pueda ocurrir”, advierte el presidente de Datanálisis Luis Vicente León.

Y precisamente el tema de la participación no está saldado, así lo destaca el diputado de Primero Justicia Juan Pablo Guanipa. Esa organización, junto a otros partidos como Acción Democrática (Henry Ramos Allup), Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Causa R y otras organizaciones políticas y de la sociedad civil conforman la llamada Plataforma Unitaria, que se mantiene expectante al diálogo con la representación del chavismo.

“No está decidido si vamos a participar o no en ese proceso electoral. Es un tema que está en discusión. PJ y la alternativa democrática han dicho que nuestra lucha es para ejercer presión para lograr condiciones y una agenda electoral que incluya la Presidencia de la República, para que vayamos al centro de la dificultad del país. Tenemos un problema grave con Nicolás Maduro en la Presidencia y tenemos que luchar para que el pueblo pueda tomar la decisión y que se pueda producir un cambio político en Venezuela. Hay una negociación en puerta y hay un llamado electoral con un CNE de dudosa legitimidad que tenemos que discutir”, asevera Guanipa.

El líder justiciero señala al régimen de Nicolás Maduro de torpedear el inicio formal de las negociaciones luego de las gestiones pendulares de una representación de Noruega. Opina que la demora es “porque sienten –en Miraflores- que pueden llevarnos sin condiciones, o con un espejismo de condiciones” al proceso electoral.

 

No obstante, Guanipa hace la salvedad que en caso que la oposición diga que sí hay condiciones electorales, “con un cronograma que nos permita visualizar un desenlace a la crisis de país”, hay dos posibilidades paras seleccionar los candidatos a las regionales: “el mecanismo del consenso, y si no es posible, el mecanismo de la elección primaria”.

Primarias, si es necesario

David Uzcátegui es figura emblemática en el municipio Baruta del estado Miranda. Luego de que Henrique Capriles Randonski dejó de ser alcalde esa localidad y se convirtió en el gobernador de ese estado, aspiró suceder a Capriles en el ayuntamiento baruteño, pero fue objeto de inhabilitación política que le impidió lograr su objetivo, a pesar de que era amplio favorito en las encuestas.

Entonces cambió la estrategia y decidió respaldar en las elecciones de 2017 a un colaborador suyo: Darwin González, actual alcalde. Uzcátegui quien ejerce poder e influencia en esa Alcaldía, aspira la Gobernación de Miranda, ha motorizado la unión de varios alcaldes y dirigentes en el ámbito nacional, quienes no están dispuestos a esperar los resultados de una mesa de negociación. Están en la calle con el lema de “defender la casa” y tienen un partido nacional recién aprobado: Fuerza Vecinal.

En cuanto a los mecanismos de selección de aspirantes, Uzcátegui tiene un dicho que reza: “Tanto consenso como sea posible, encuestas como sean necesarias y primarias como sean inevitables”. No obstante, considera que las primarias son el método más democrático. “Cualquier excusa que quiera dar un candidato está fuera de lugar. Los líderes deben someterse a la voluntad popular”, expresa.

En ese sentido, sostiene que está dispuesto a medirse a Carlos Ocariz y a cualquier otro aspirante en una consulta popular para definir el candidato a la Gobernación de Miranda por la oposición, aunque -con algo de ironía- dice no estar seguro que Ocariz aspire “porque ha llamado a no votar en las últimas seis elecciones”.

Sobre las negociaciones políticas entre el régimen y la oposición, David Uzcátegui considera que “Todo aquel diálogo que conlleve a un acuerdo para hacer progresar a nuestra gente es bienvenido”, pero acota que no participar en las elecciones “no es una buena estrategia” porque lo que hace es fortalecer al chavismo.

Se solicitó a Carlos Ocariz su opinión para este reportaje, sin embargo no fue posible obtenerla.

La Mesita

El Movimiento al Socialismo (MAS) forma parte de las organizaciones que integraron en 2020 la Mesa de Diálogo Nacional que atendió el llamado de Nicolás Maduro a conversar, cuando la oposición liderada por el presidente interino Juan Guaidó desechaba cualquier acercamiento con el chavismo. Ese partido integra con otras organizaciones- algunas de las cuales han sido intervenidas por orden judicial- la llamada Alianza Democrática Nacional.

Sobre las posibilidades de unas primarias, el presidente de la tolda naranja, Felipe Mujica, expresa que “A todo evento hay que tratar de lograr que en estas elecciones la oposición pueda llevar la mayor cantidad de candidatos unitarios y únicos, sobre todo para gobernadores”.

Dice que la dificultad de las primarias es que dejan muchas heridas, “por eso preferimos el consenso. Pero si el nivel de desacuerdo en la oposición es tan grande, no habría otro camino que escoger las primarias”. En ese sentido, el MAS propuso los primeros 15 nombres como candidatos a las gobernaciones para dar el silbato de salida a la negociación de consensos.

La lista la integran: Amazonas: Nixon Maniglia, Anzoátegui: Felipe Elías Mujica (hijo del presidente del MAS), Apure: Luis Lippa, Aragua: Richard Mardo, Barinas: Rafael Rosales Peña, Bolívar: Américo De Grazia, Delta Amacuro: Abrahán Gómez, Falcón: Elisanower Depoll, Guárico: Eduardo Manuitt, La Guaira: Arquímedes Rivero, Lara: Henri Falcón, Mérida: Ramón Guevara, Nueva Esparta: Antonio Figueroa, Sucre: Ramón Martínez y en Táchira: Laidy Gómez.

 

Pero como era de esperarse, esta propuesta no es bien vista en la Plataforma Unitaria. “Tenemos que definir primero quiénes somos”- advierte Juan Pablo Guanipa- porque hay personas que se disfrazan de opositores, hay alacranes que han recibido dinero de Nicolás Maduro para simular ser opositores y convivir con él”, asevera.

Añade el líder zuliano, quien fue electo gobernador del Zulia en 2017 y luego obligado a abandonar su cargo por no juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente: “Sentarnos con el MAS no tiene sentido, porque es un partido entregado a Nicolás Maduro. Lo que se llama la Mesita, y el MAS es parte de eso, son un grupo de partidos y dirigentes que alguna vez fueron opositores, que se entregaron a Maduro y cohabitan con él y que han logrado espacios supuestamente para representar a la oposición, pero que no la representan. La gente sabe quién es quién en este país”.

Felipe Mujica por su parte dice: “Hay que colocarse por encima de las descalificaciones y saber que hay una nueva oportunidad, rescatando al voto como herramienta de lucha”.

Legitimidad por la base

Un factor fundamental en el seno opositor ha sido el ex gobernador Capriles Radonski, quien movió el tablero político el año pasado al proponer la negociación de condiciones para que la oposición participara en los comicios parlamentarios, contrario a la tesis de la continuidad administrativa argumentada por el llamado Gobierno interino presidido por Guaidó y del que el líder de PJ, Julio Borges, forma parte.

“Tenemos poco tiempo para tomar una decisión en colectivo”, dijo Capriles el 26 de mayo pasado en una entrevista con la periodista Luz Mely Reyes.  

Dijo que si bien el objetivo de la oposición no es una elección de alcaldes y gobernadores, “Sabemos la relevancia que tiene esa voz (en la provincia) y Venezuela no es Caracas”.

Además mostró interés en la legitimación de los liderazgos por la base.  “Hay que darle voz a la gente que vive en los municipios, en las parroquias. Resolvamos el tema de quiénes van a luchar el 21 de noviembre, si logramos recuperar la vía electoral. Es la mejor legitimidad: La propia gente los va legitimar”, indicó. 

A Capriles le preocupa que “sigamos en discusiones, mientras el régimen va a decidir muy pronto quiénes son los que van a luchar.  En el PSUV se van a poner de acuerdo, nosotros también tenemos que ponernos de acuerdo”.

Primarias primero

El sociólogo Trino Márquez destaca que los estudios de opinión que maneja, como el de Consultores 21, indican que las personas que se autodefinen como opositores quieren participar en la elección de los candidatos a gobernadores para que esa escogencia no sea una decisión cupular entre los partidos.

Señala que en este momento la intención de voto es muy baja: Alrededor del 42% de los encuestados están dispuestos a participar, pero quienes se autodefinen como oficialistas o chavistas tienen una intención de voto cercana al 62% por 25% de los opositores.

“Entonces un mecanismo que tiene la oposición para estimular la intención de votos es convocando a unas primarias en los sitios donde sea conveniente y con algunos candidatos de consenso con un fuerte liderazgo”, opinó.

 

Para Márquez, es importante que la oposición agrupada en la Plataforma Unitaria tome rápido una determinación.  “Si te conectas con la comunidad internacional, dices que vas a participar, das los pasos para esa participación, convocas a las primarias, y en ese movimiento exiges condiciones, probablemente las vas a conseguir (las condiciones), lo que no es posible en decir yo no participo hasta que me den todo, porque la única fuerza real que tiene la oposición es el apoyo de la comunidad internacional”.

Por su parte, Luis Vicente León cree que la oposición debe separar el tema de las elecciones regionales del tema nacional-Presidencial en las negociaciones con el chavismo, porque las elecciones de gobernadores y alcaldes ocurrirán de igual manera.

El chavismo

Por el lado del chavismo, el pasado 27 de junio inició su proceso de postulaciones para quienes aspiran ser candidatos a gobernadores, alcaldes y representantes ante sus respectivos entes legislativos. El proceso se lleva a cabo con un reglamento complicado y en el que Nicolás Maduro tiene la facultad de tomar las decisiones que considere convenientes.

Para el proceso de postulación, cada militante podía hacer su propuesta ante su Unidad Bolívar-Chávez (UBCH) a las que estaba adscrito y luego se contaban los apoyos de la militancia a cada postulación.

Pero es la Comisión Electoral la que luego de la postulación debe evaluar los aspectos cualitativos del candidato, como su comportamiento, y los cuantitativos, como el apoyo que recibió su postulación y si se considera necesario aplicar encuestas. Analizados estos tres elementos se procede a proponer a Nicolás Maduro, en su rol de Presidente del PSUV, si ese proceso debe ir a primarias o queda de una vez designado un candidato por haber obtenido más del 85% de los votos para su postulación.

En todo caso, Maduro tenía la palabra final en todos los escenarios: Cuenta con el poder para decidir qué elecciones van a primarias, quiénes serán candidatos a esas primarias, o escoger de una vez los candidatos a las elecciones regionales sin necesidad de pasar por el proceso interno.

“El proceso de primarias del chavismo es clásico de los partidos autoritarios. Pero así han sido sus procesos previos”, señala el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León.

 

Dice que “hay divisiones importantes dentro del chavismo. Facciones, tendencias, líderes con intereses encontrados, que es normal”. No cree que por ello pueda colapsar el chavismo. “Maduro reconoce en Diosdado Cabello un actor fundamental del equilibrio chavista.

Ambos reconocen que se necesitan”, sostiene.

León estima que “puede haber divisiones locales en la base de la pirámide, pero no creo que hay una magnitud importante para que represente un poder”.

Resultados y denuncias

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, fue el encargado de informar los resultados de la fase de postulación. Aseguró que 100.975 personas fueron postuladas como candidatos a los distintos cargos en pugna. “Es el primer saldo altamente positivo, que un partido desde sus bases postule que cree en el liderazgo de más de 100.000 personas”, expresó.

Además informó que a los actuales gobernadores y alcaldes se les impuso unos límites para seguir adelante con sus aspiraciones. En el caso de los gobernadores, debieron obtener 35% o más de apoyo y en el de los alcaldes la cifra se fijó en 30%. Cabello informó que los que no obtuvieron esas cifras debían dar paso a otros cuadros del PSUV.

Además quienes ocupaban cargos de alto gobierno y aspiraban a ser candidatos para las regionales, debían contar con la autorización de la Dirección Nacional del partido.

El proceso no estuvo exento de críticas y denuncias. Las redes sociales sirvieron de mecanismo para que los supuestos afectados informaran de abusos, faltas en el reglamento, uso de bienes públicos y hasta compra dolarizada de postulaciones.

Yukency Montilla: Ramón Carrizalez en Apure no quiere soltar la teta e hizo de todo trampas chantajes quiere seguir con la ética aquí no lo quiere nadie acabo con apure hasta cuando tanta corrupción dañando el legado de nuestro presidente eterno.

Las amplias facultades de Maduro y de Cabello, como parte de la Dirección Nacional, también sirvieron para quitarse del camino a posibles adversarios que pudieran disputar el poder que ambos comparten en el PSUV. Desde México, el embajador de Venezuela, Francisco Arias Cárdenas fue informado por el canciller Jorge Arreaza, que no podía seguir en la contienda para la Gobernación del estado Zulia y de esta forma deja la vía libre al actual mandatario regional Omar Prieto.

Arias Cárdenas, ex gobernador del estado, figura estelar del 4 de febrero junto a Hugo Chávez y contendiente de este en las elecciones presidenciales de 2000, expresó su punto de vista en su cuenta de Instagram @Panchoarias2012. Denunció que hubo “presiones y amenazas” al electorado psuvista.

“Quedamos segundo en postulaciones, segundo en votaciones y eso implica un primer lugar con lo que representa 5.000 kilómetros de distancia (estaba en México) y sin gobierno (como sí lo tenía Prieto)”.

Añadió que para ser candidato “no era solamente (necesario) la voz del partido, que era la voz de Dios, sino también la decisión de la Dirección Nacional”. No obstante, dijo que acata la decisión, que seguirá cumpliendo sus funciones en México y solicitó a los zulianos respaldar ahora la postulación del alcalde del municipio Mara, Luis Caldera.

Al exalcalde Maracaibo y actual cónsul de Venezuela en Milán, Italia, Giancarlo Di Martino, tampoco se le permitió continuar adelante con su aspiración para el ayuntamiento marabino y también mostró en Twitter su respaldo a Caldera.

 

Giancarlo Di Martino: Pido a la militancia que cree en mí y en el embajador de Venezuela en México, Francisco Javier Arias Cárdenas, que demos todo el apoyo al camarada Luis Caldera quien, como precandidato a la Gobernación del Zulia, va a las primarias del próximo 8 de agosto. @PanchoArias2012

 

Elías Jaua, quien en 2012 fue candidato a la gobernación del estado Miranda, pretendía otra vez nominarse por ese estado, pero otra vez la dupla Maduro-Cabello se hizo sentir y su postulación fue desestimada: “La escogencia de precandidatos, de acuerdo al reglamento del @PartidoPSUV, no sólo dependía del número de postulaciones, sino también de otras decisiones. Seguiremos luchando por la unidad programática del Chavismo y por un buen porvenir para Venezuela ¡Todo tiene su tiempo!”, reaccionó Jaua en su cuenta en Twitter.

Jaua fue figura estelar dentro del gabinete de Hugo Chávez y Nicolás Maduro lo echó a un lado al obtener la Presidencia, desde entonces ambos mantenían importantes diferencias.

Sobre el tema de las irregularidades, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela matizó: “Si ha habido alguna irregularidad, abuso no revolucionario, no es por culpa de las bases, sino de quienes han estado aspirando a unos cargos”.

Cabello esgrimió algunas de las razones para apelar a las elecciones primarias como mecanismo de selección de aspirantes: “Ejercer gobierno en este momento es rudo, porque pega el desgaste y la crisis financiera”. Una realidad política que la tolda roja aspira a superar en los comicios regionales “con nuevas caras y nuevas situaciones”.

El 8 de agosto es la fecha que está marcada en el calendario para la realización de las elecciones primarias en el PSUV y presentar las postulaciones ante el ente electoral entre el 9 y el 21 agosto, de acuerdo al cronograma pautado por el CNE. Entre tanto la oposición aún sigue sin decidir su participación en los comicios regionales.

¿Cómo terminará el Gobierno luego del impasse con Colombia? por Reyes Theis

FronteraColombovenezolana4

 

Estamos claros que la intención del Gobierno con estos cierres de la frontera es el impacto electoral. La jugada política convertida en tragedia humanitaria, ha tratado de despertar a la aletargada militancia chavista, al suministrarle la excusa de la terrible situación de desabastecimiento, escasez y del alto costo de la vida.

Ya previamente habían intentado prender, sin éxito, la mecha nacionalista incorporando en la agenda el tema del Esequibo. Asunto, que al no dar resultado político esperado, fue abandonado por el Gobierno, aunque Guyana sigue adelante con sus planes de explotación del territorio que Venezuela reclama.

Esta realidad no pasa desapercibida en el plano internacional. Brasil, un tradicional aliado de Venezuela en los últimos años, se puso de lado de Guyana a través de una declaración reciente de su embajador en Georgetown, mientras en el seno de la OEA no respaldó la moción venezolana que rechazaba la discusión del tema fronterizo con Colombia en su seno, y más bien decidió abstenerse.

La posición de Itamaraty evidencia lo que todos saben en los corrillos diplomáticos. Venezuela se ha convertido en el gran dolor de cabeza del continente, incluso para los aliados del proyecto mal llamado Bolivariano, a quienes se les hace cada vez más difícil defender su respaldo en el ámbito interno y externo, porque ninguno quiere respaldar un Gobierno que viola derechos humanos de inmigrantes pobres o que busca pelea con vecinos por interés electoral.

La diplomacia venezolana perdió completamente su efectividad y se hundió en la medida que lo hizo el precio del petróleo. El Gobierno luce en la cima del desprestigio internacional, mientras Brasil, Perú, Uruguay y Chile,  y no se extrañen si hay que agregar a Ecuador y Argentina a la lista, todos con gobiernos de izquierda, comienzan a pensar que el continente estaría mejor sin este vecino molesto.

Esto no significa que la salida de los problemas del país esté fuera de nuestras fronteras. La solución para bien o para mal estará en la decisión y voluntad de cada venezolano, sobre todo en la cita electoral del 6D. Pero desde afuera presionan intensamente y a la callada por observación electoral transparente, en el entendido que unas elecciones limpias las arrasa la oposición. La diplomacia tiene sus formas y esta es una de ellas.

 

@reyestheis

Reyes Theis Ago 31, 2015 | Actualizado hace 6 años
Deportaciones para Dummies por Reyes Theis

deportacioness

 

La colección de libros “para Dummies” tiene la intención de explicar en forma sencilla un tema para gente que no es especialista en esa materia. Se nos ocurrió entonces presentar, sin grandes pretensiones literarias, una serie de conceptos y falsas creencias que pueden contribuir a dar luces sobre la situación de las deportaciones y el cierre de la frontera ordenado por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

1.- ¿Faltan productos en Venezuela producto del contrabando de extracción? El contrabando y el bachaqueo no son las causas del problema, son una consecuencia del desabastecimiento y escasez. Van más de 15 años de ataque gubernamental al aparato productivo venezolano. Empresas expropiadas que ahora en manos del Estado no producen (como las productoras de leche, cemento, entre otras). Sumado a esto, las empresas privadas que quedan tienen grandes problemas para acceder a las divisas. Además, como hay una fuerte regulación de precios y las importaciones de productos de primera necesidad se calculan a una tasa de cambio irreal de Bs. 6,30, los productos existentes terminan vendiéndose a un precio también irreal en la red pública y privada de supermercados. Ese precio del producto, sumado a la escasez del mismo, estimula a quienes se aprovechan de la situación, no solo para el contrabando, sino también para la buhonería. No es necesario ir a Cúcuta para constatar la situación, vaya al mercado de Petare y evidencie por sus propios ojos cómo todos los productos que faltan usualmente en los supermercados se encuentran a precios exorbitantes en ese sitio. La solución del problema no es encarcelar a la señora que vende los productos en Petare o en la frontera, sino crear las condiciones para la inversión productiva y sincerar la tasa de cambio.

2.- ¿La deportación de colombianos, contribuye a mejorar la situación de desabastecimiento? Solo vea las fotos de las personas que están siendo deportados y pregúntese si usted cree que ese es el perfil de paramilitares o grandes empresarios del contrabando. La respuesta es que estas deportaciones, instrumentadas de forma arbitraria, irrespetuosa y contraria a leyes internacionales que ordenan un debido proceso, han afectado fundamentalmente a gente humilde. Posiblemente muchos de ellos viven del contrabando fronterizo, pero el peso más importante del contrabando no se hace al detal, sino en transporte pesado que cruza la frontera con el visto bueno de autoridades corruptas de ambos lados. Por otra parte, en Venezuela no se mueve un camión de alimentos sin la autorización del Gobierno venezolano a través de unas guías de despacho. Todo esto evidencia que son los más humildes los que están pagando los platos rotos de una red mafiosa de las cuales autoridades políticas y militares participan.

3.- ¿Y el cierre de la frontera mejora la situación? Como Venezuela no puede poner un militar en cada metro de la frontera, el cierre de la misma lo que hace es incrementar la ganancia de los contrabandistas, ya que encarece el precio de los productos pues el monto del soborno y todo el proceso logístico impacta en el costo. El cierre de la frontera puede entorpecer la actividad pero no terminará con ella por la misma razón que se sigue pasando droga de Colombia a Venezuela: porque en el otro lado hay gente dispuesta a pagar un alto precio. En el caso de los productos de primera necesidad, solo si el precio final del producto contrabandeado se equipara al del producto colombiano, se eliminará el incentivo para adquirirlo y el contrabando dejaría de ser rentable, siempre y cuando la frontera permanezca cerrada.

4.- ¿Si la solución no es cerrar las fronteras ni las deportaciones, por qué el Gobierno venezolano lo instrumenta? Todas las encuestas reflejan que los principales problemas que enfrenta el venezolano son el desabastecimiento, la escasez y el alto costo de la vida. Las mismas encuestas señalan que el ciudadano no se come el cuento de la llamada guerra económica. Lo ocurrido en la frontera puede ser un show en dos actos: Tratar de posicionar a los ciudadanos colombianos como un actor visible de esa “guerra económica”, el empleo del factor del “enemigo externo” para tratar de aglutinar seguidores con un discurso nacionalista y luego la aparición “mágica” de una serie de productos de primera necesidad declarando el triunfo de Maduro en la “guerra económica”. Si estas medidas no dan los resultados esperados en cuanto a intención de votos de cara a las parlamentarias del 6 de diciembre, el Gobierno podría seguir caotizando el país con nuevos cierres de fronteras hasta postergar los comicios.

@reyestheis

Reyes Theis Ago 24, 2015 | Actualizado hace 6 años
Nicolás, el hijo de Trump por Reyes Theis

Trump4

 

En marzo de 2013 el presidente de la República Nicolás Maduro, durante la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Venezuela (PCV)   intentaba justificar que no tenía la misma sapiencia de Hugo Chávez. Maduro dijo: “Que nadie piense que soy Chávez. Yo soy chavista, hijo de Chávez. Así lo siento”, argumentó.

Al autoproclamar su vínculo con su padre político, Maduro pretendía heredar algo del pedigrí de su progenitor. Pero para su disgusto, hoy muchos se dicen ser “chavistas, pero no maduristas”. Entonces, ¿Qué es lo que está pasando?

Mientras en Estados Unidos, el “Imperio del mal”, según la dialéctica anacrónica del PSUV, un señor muy “pelucón”, tanto por su ridículo peinado, como por su pertenencia al sector más conservador de esa sociedad, Donald Trump, sin aparente posibilidad en las encuestas, se lanzó en una campaña xenofóbica contra sus vecinos mexicanos.

Sorprendentemente, la campaña ha dado resultados y los números comenzaron a subir. Y en la medida que su posición se hace más estrambótica y altisonante, genera mayor aceptación en el público norteamericano.

Trump planteó la necesidad de levantar un «gran muro» en la frontera entre Estados Unidos y México, que debería ser pagado por el vecino del sur. «México manda a su gente, pero no manda lo mejor. Está enviando a gente con un montón de problemas (…). Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que hay algunos que son buenos«, afirmó el magnate.

Entretanto, al norte de Suramérica y por las mismas razones electorales, el autoproclamado hijo de Chávez da unas instrucciones similares a las de Trump.

En el puente internacional Simón Bolívar, que lleva el nombre del Libertador, impulsor de la unidad grancolombiana, Maduro ha ordenado la instalación de una cerca de púas. Nadie entra y nadie sale hasta nuevo aviso. Quizás al menos deberían cambiar el nombre del puente, porque dejó de ser lugar de unión de los pueblos y ahora es de aislamiento y separación, como lo fue el muro de Berlín o el muro que aspira a construir Donald Trump.

En paralelo, funcionarios de la Fuerza Armada venezolana allanan locales y  residencias sin orden judicial y deportan a miles de colombianos sin ningún procedimiento previo, ni mirar el aspecto humano.

Los testimoniales que llegan desde los canales de televisión de Colombia son desgarradores. Un muchacho colombiano con discapacidad mental que vivía con un tío fue deportado, una señora colombiana que denuncia que le tumbaron del rancho y la sacaron a la fuerza, cientos de personas varados en el puente, porque muchos trabajan o estudian en un lado y viven en el otro.

Ante estas manifestaciones evidenciadas en la conducta de Maduro, este no debe extrañarse si Trump, en un arrebato de sinceridad, le notifica con voz gruesa al presidente venezolano la misma información que Darth Vader le dio Luque Skywalker en el film Star Wars, Episodio V: “Nicolás, Yo soy tu padre”  podría decir el gringo. Eso explicaría las mismas mañas.

Reyes Theis Ago 11, 2015 | Actualizado hace 6 años
La tercera vía por Reyes Theis

CNE13

 

Un grupo de venezolanos ha postulado en forma independiente sus candidaturas fuera de las planchas del Gran Polo Patriótico  y de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Integran lo que algunos de ellos bautizan como la “tercera vía”

Entender a quienes se autodenominan la “tercera vía” no es algo sencillo. En un país pleno de democracia el hecho que surjan múltiples opciones políticas, más bien hablaría en forma positiva de la pluralidad de alternativas en un escenario de transparencia y pulcritud electoral.

En este sentido, el contexto es un elemento sustancial y no complementario. ¿Estamos en democracia? ¿Es un escenario de transparencia y pulcritud electoral? A nuestro entender la respuesta negativa es obvia.

Apartando el contexto, podemos comenzar a analizar las motivaciones que mueven a la “tercera vía”. Algunos inscriben sus candidaturas con el resabio de haber quedado fuera de las planchas de la MUD, otros lo hacen con una clara intención divisionista, para hacerle el juego al Gobierno y recibirán en consecuencia su remuneración. Un tercer grupo lanza su postulación disgustados con la forma de conducción de la Mesa de la Unidad y se autoproclaman como “los verdaderos líderes de las regiones”.

En todo caso, no siendo el contexto normal, ni pleno de virtudes democráticas, la hora menguada que atraviesa el país exige de los factores opositores unidad de discurso y acción. El campo minado por el que está atravesando la oposición, producto de las incontables trampas que el Gobierno pone y pondrá en el camino hasta el 6D, reclama una gran cohesión.

El ejemplo que en ese sentido dio María Corina Machado es loable: Pocos como ella tiene tantas razones para cuestionar las decisiones de la MUD, pero su sindéresis la lleva a tomar la que consideramos la mejor decisión: respaldar a la plancha de la unidad. Después habrá tiempo para hablar de candidaturas y postulaciones, en estos momentos el país no solo reclama, sino le urge un cambio y cualquier postulación paralela atenta contra ese objetivo. Muchas veces las autopistas llevan al cementerio político, mientras las carreteras sinuosas conducen al poder.

@reyestheis

 

¿Cree la gente las mentiras del Gobierno? por Reyes Theis

mentiras

 

El uso de la mentira es algo delicado que requiere algunos elementos para que el contenido sea creíble por la audiencia. Lo fundamental y que sabe desde un niño hasta un marido infiel, es que la mentira debe ser creíble.

No entramos aquí en las consideraciones de orden ético, que sin duda, nos llevaría a defender la defensa de la verdad a ultranza. Pero la verdad es que la mayoría de políticos caen en la tentación de no decir información que moleste a la audiencia y como sus éxitos dependen del juicio de la opinión pública, mentir puede ser una vía expresa, pero peligrosa.

Una vez que el Gobierno venezolano ha logrado el control hegemónico de los medios de comunicación, se podría pensar que esta realidad podría facilitar la difusión de información falsa o de rumores que al no tener contrapeso periodístico, se acepte como verdad sin ningún tipo de resistencia por la audiencia.

Esa es la base de la Teoría de la Aguja Hipodérmica planteada por Harold Lasswell (EEUU 1902-1978): la audiencia es inerme y manipulable ante unos medios de comunicación todopoderosos. El detalle es que esta tesis en 2027 cumplirá 100 años y que la investigación en el campo de la comunicación ha demostrado que los valores, las experiencias, los deseos, sentimientos y diversos aspectos relacionados con la audiencia, juegan un papel importante para que esta acepte o no el contenido del mensaje.

Cuando el Gobierno señala a paramilitares colombianos de ser los responsables de la inseguridad en Caracas, el Gobierno cuenta con que su maquinaria hegemónica hará el trabajo para que la gente así lo crea, de igual forma cuando el presidente de la República Nicolás Maduro acusa al “imperialismo” y a la “derecha” de los disturbios y saqueos en San Félix, estado Bolívar.

Pero, ¿Le puede creer el ciudadano humilde de las barriadas caraqueñas al Gobierno, cuando en su día a día tiene que lidiar con los malandros, muchos de los cuales vieron crecer? Cuando además saben que si algo se asemeja al paramilitarismo colombiano es al uso de colectivos oficialistas, que muchas veces manejan el negocio de la droga y del robo de vehículos en el barrio.

¿Puede creer el venezolano que se sacrifica en largas jornadas de colas en supermercados, la tesis gubernamental de que los disturbios en los centros de abastecimiento son generados por la oposición o por EEUU, cuando conocen de primera mano la realidad, porque la sufren a diario?

A estas alturas de juego, la hegemonía comunicacional, si bien sirve de dique momentáneo, ya que la gente se demora un poco en conocer lo que acontece en otras partes del país, al final la información fluye y la gente se termina enterando por diversas vías, las redes sociales, Internet o la llamada de un familiar o amigo.

En este sentido, el tamaño de la basura que ha acumulado el Gobierno es tan grande que es imposible esconderla debajo de la alfombra y más bien, en la medida que insiste en la mentira como argumento, no solo se deslegitima frente a sus adversarios, sino que va perdiendo además la credibilidad frente a sus seguidores. Las cifras de la encuestas no son entonces fruto de la casualidad.

 

@reyestheis

Lo que le espera a la oposición este año por Reyes Theis

dados

 

Como nunca antes la oposición tiene una gran oportunidad de ganar en forma contundente las elecciones parlamentarias de este año.

A falta de 4 meses para los comicios, las encuestas dan un amplio margen en la intención de voto favorable a la oposición, que según Datanalisis, a esta fecha de julio, llega al 17% de ventaja.

Esto  ocurre en un contexto inflacionario, de escasez o desabastecimiento, que solo el Gobierno puede enfrentar con medidas aún más impopulares que confronten “el legado del comandante”, como lo constituyen la devaluación, unificación cambiaria y una alianza con los sectores productivos, los mismos que son señalados de artífices de la “guerra económica”.

Pero la victoria no está cantada, el oficialismo se juega mucho en estos comicios y venderá cara su derrota. Esta es una lista de las jugadas previsibles de este sector en los días venideros:

 

1.- Más inhabilitaciones políticas a dirigentes de oposición.

2.- Más ataques a sectores productivos, cárcel a empresarios y expropiaciones de empresas claves.

3.- Operación de abastecimiento masivo temporal, declarando “el triunfo del pueblo y de la Revolución en la guerra económica”.

4.- Denuncias de nuevas conspiraciones, engrosando la lista de presos políticos.

5.- Presentación de grabaciones montadas, mostrando supuestos “planes contra el pueblo” por parte de la oposición y que “se instrumentarían de ser mayoría en la AN”. La denuncia la harían dirigentes que en algún momento fueron de oposición.

6.- Declaraciones y medidas de parte del CNE y la Fuerza Armada que contribuyan a empeorar su imagen y que estimule la abstención en sectores opositores.

7.- Cierre de medios de comunicación o medidas contra sus dueños, para terminar de clausurar la limitada oferta informativa.

8.- Congelamiento de los recursos a gobernaciones opositoras.

9.- Revelaciones de los “secretos” de los candidatos opositores a la AN.

10.- Impulsar la llamada Operación de Liberación del Pueblo (OLP) atacando a bandas criminales (no politizadas) y asociándolas con el paramilitarismo, con Álvaro Uribe y con dirigentes opositores.

11.- Ataques a la oposición por parte de las bandas criminales politizadas (colectivos) a miembros de la oposición durante actividades de campaña en zonas populares.

12.- Impedimento legal de participación de los sectores disidentes del chavismo.

13.- Exacerbación del nacionalismo a través de roces con Guyana, Colombia o EEUU.

14.- Cárcel para todo líder opositor que tenga un proceso judicial abierto.

15.- Nueva versión del “Dakazo”, pero ahora de carnicerías, supermercados y abastos, vendiendo a “precios justos” la existencia de estos locales.

16.- Venta masiva de productos de línea blanca china.

17.- Saltos de talanqueras de dirigentes opositores producto de sobornos.

18.- Arremetida contra las universidades, cuyas autoridades podrían ser procesadas por desacato de la orden del TSJ sobre los nuevos ingresos. Uso partidista del tema de los nuevos ingresos. “La burguesía no quiere a los hijos del pueblo en sus universidades”, podría ser parte del discurso empleado.

19.- Expropiación de una o varias cadenas de supermercados.

20.- Cualquier otra acción tendiente a causar miedo y desesperanza en la oposición e inflar los ánimos de los seguidores tradicionales del oficialismo.

 

Una de las ventajas que el Gobierno siempre ha tenido sobre la oposición es el factor sorpresa. Con lentitud la oposición ha ido aprendiendo a adelantarse a las jugadas, como lo demostró la existencia de un plan “B” para la medida de equidad de género en las postulaciones de las candidaturas a diputados.

La oposición debe ahora preparar estrategias contra la lista de medidas que presentamos, algunas de las cuales ya se están implementando.

@reyestheis