Reyes Theis, autor en Runrun

Reyes Theis

El voto automatizado para la primaria divide opiniones de los partidos
Representantes de AD, VP, PJ y Vente Venezuela comentan sus expectativas sobre los comicios para seleccionar al candidato presidencial de la oposición. Aunque hay amplias coincidencias, la participación del CNE en el proceso es un factor divergente
Solo un aspecto podría significar un inconveniente de peso para que todos los aspirantes a las primarias opositoras compitan: la participación del CNE y su infraestructura automatizada en el evento 
El trabajo ejecutado hasta los momentos por la Comisión Nacional de Primaria parece contar con buena acogida por parte de actores políticos consultados. Pero la exigencia de la pronta publicación del cronograma electoral es una demanda compartida

@reyestheis

 

La realización de una elección primaria para escoger el candidato presidencial de la oposición ocupa en estos momentos a este sector político. Sin embargo, han surgido en el debate público algunas observaciones, planteadas ante la Comisión Nacional de Primaria (CNP), que podrían constituir un escollo para lograr la unidad en torno a ese proceso.

Runrunes consultó a cuatro representantes de algunos de los principales partidos que han mostrado su interés en promover la elección primaria y aunque las posiciones en los puntos claves no parecen tan distantes, solo un aspecto podría significar un inconveniente de peso para que todos los aspirantes a las primarias opositoras compitan: la participación del Consejo Nacional Electoral (CNE) y su infraestructura automatizada en el evento primario opositor.

Otros aspectos claves del proceso y que aún no están dilucidados tienen que ver con la posibilidad que la gran cantidad de venezolanos que viven en el exterior puedan votar y el reto logístico y económico que ello implica, la fecha de los comicios y el financiamiento de los mismos.

Además, un riesgo adicional para el bloque opositor son sus amplias contradicciones, evidenciadas claramente con motivo del debate sobre la permanencia del llamado Gobierno Interino. Unas heridas que aún están lejos de sanar.

Voto manual vs automatizado

El abogado Perkins Rocha es el representante del partido Vente Venezuela (VV) ante la CNP, ente conformado por personas del mundo académico a quienes se delegó el diseño, la organización e instrumentación de la elección.

Aunque Rocha recordó que la propuesta de la líder de Vente, María Corina Machado, era promover una renovación de la dirigencia política mediante una consulta electoral y no una primaria para escoger un candidato, señaló que están «promoviendo y participando» junto con los miembros de la Comisión, en la construcción de ese instrumento: «Lo que no significa necesariamente que nuestra potencial candidata, que es María Corina Machado, vaya a participar”, aclaró. 

Explicó que en Vente están interesados en que haya una consulta «absolutamente legítima dentro de los estándares universales” y que la primera y más importante de las tres exigencias presentadas ante la CNP por esa organización política es que el voto en primarias sea manual, lo que implicaría «rechazar tanto las máquinas como al personal del CNE”.

“La máquina es un combo, viene con toda la ingeniería electoral que hemos cuestionado, pero también con el personal operador, que no es otro que un colectivo que fue preparado para pesquisar a los ciudadanos de la oposición y tener datos importantes sobre sus datos, domicilios. En pocas palabras, para la construcción de otra lista oscura como la Lista Tascón”, advirtió.

Aquella lista fue un instrumento proveniente de la recolección de firmas contra Hugo Chávez para activar el referendo revocatorio en 2004 y que fue empleado por el Gobierno chavista para perseguir a opositores en la administración pública.

Agregó Rocha: “Si nosotros acudimos a las primarias y las ganamos, vamos a construir un nuevo sistema electoral (para las elecciones presidenciales). No tanto un nuevo sistema legal electoral, sino vamos a construir un nuevo registro y vamos a construir condiciones constitucionales que permitan que las elecciones sean transparentes y vote el ciudadano. Lo exigimos ahora, porque nosotros no nos vamos a someter en el 2024 al mismo sistema electoral que durante más de 15 años hemos cuestionado y para lograr ese cambio necesitamos una fuerza ciudadana, que es lo que nos va a permitir las primarias hacer”.

Para Juan Carlos Caldera, representante de Primera Justicia (PJ) ante la Plataforma Unitaria, “la primaria es una herramienta de un camino superior, que es el del camino del cambio”.

Señala que la gente reclama un candidato unitario y que para que tenga la fuerza y el desafío del triunfo de la elección presidencial, quieren que no sea designado por decisión de un grupo político, «sino que se construya de abajo hacia arriba, con el voto de los venezolanos”.

Caldera considera que en torno al apoyo del ente comicial a la elección primaria «se ha hecho un tema donde no lo hay»: «En otras oportunidades hemos contado con el apoyo logístico y técnico del CNE, en unos (procesos) sí y en otros no, de acuerdo a las circunstancias”.

Sostiene que hay que dejar que la Comisión Nacional de Primaria evalúe y explore los posibles límites de la participación del ente comicial en este evento.

Explica que en el reglamento de la primaria se estableció “una línea roja» en caso de que se solicite apoyo técnico y logístico al Consejo Nacional Electoral y es que “se garantice la confidencialidad de la identidad del votante, porque no es lo mismo cuando el CNE convoca a todos los venezolanos –a un acto comicial- a que las fuerzas democráticas convoquen un proceso para escoger su candidato, pues sería facilitar la construcción de una segunda Lista Tascón”.

En cuanto a la creación de una infraestructura fraudulenta en torno al CNE, Caldera destaca que con las auditorías técnicas de especialistas en cada etapa del proceso, como se ha hecho en el pasado, esas cosas se podrían revisar y saber si puede haber una irregularidad.

 Añade se tienen que dejar atrás esas dudas que se han venido despejando y que el sistema automatizado habría que objetarlo si, producto de las auditorías, se produce un error importante.

Por su parte, en Voluntad Popular (VP) no descartan la posibilidad de usar el voto automatizado. Freddy Superlano, representante de esa tolda ante la CNP dice al respecto: “Yo he ganado elecciones con ese sistema. Se le puede hacer el seguimiento necesario. El tema no es el fraude, que nunca se ha podido comprobar, sino el ventajismo antes y durante el proceso y el comportamiento de los poderes públicos del Estado para beneficiar a una de las partes”.

Sostiene que cree en el voto electrónico, porque se puede auditar y que el voto manual “puede traer mayores problemas al proceso”. Dice que hay empresas que manejan herramientas tecnológicas que pueden ofrecer este servicio y que no sea necesariamente el CNE, aunque reconoció que la participación del ente comicial abarataría los costos.

Superlano indica que podría darse también un proceso mixto, “donde participe el CNE y otras instituciones».

«Lo que hemos manifestado es que no exista captahuellas, que permita el registro de quién votó y quién no. Que eso se proteja”, recalcó.

Desde Acción Democrática le brindan un amplio respaldo a la CNP. “Lo que decida la Comisión Nacional de Primaria eso es lo que nosotros va a acatar. El que quiere primaria no le pone alcabala al proceso. El que tiene un candidato no tranca el juego y nosotros tenemos un buen candidato (Carlos Prosperi), músculo político y la arquitectura para la promoción y defensa del voto, por lo tanto no vamos a buscar a Dios por los rincones”, declaró el vicepresidente de AD, Édgar Zambrano.

“Nosotros vamos a una elección primaria y para eso nos estamos preparando y eso lo ratificamos en el día de hoy (11/1), que se realizó el Comité Ejecutivo Nacional ampliado con los secretarios generales y de organización de todo el país”, argumentó el dirigente adeco.

Voto en el exterior

En el tema en el que parece haber consenso entre los representantes de los factores políticos consultados es en la necesidad que los venezolanos que residen en el exterior puedan votar en las elecciones primarias, independientemente de su estatus migratorio.

No obstante, el artículo 124 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales establece que solo podrán sufragar en el exterior «los electores y las electoras que posean residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela”.

Para Juan Carlos Caldera (PJ) este artículo es absolutamente inconstitucional, “porque el derecho que te nace a ti para votar en una elección presidencial es solo por una razón: ser venezolano por nacimiento y mayor de 18 años. No se puede supeditar el ejercicio de un derecho a una situación migratoria ante un tercer país. Si yo estoy ilegal o no en cualquier país, eso no quita ni un centímetro de mi condición de venezolano, que es la que me da el derecho a votar”.

En ese sentido, indica que lo primero que se tiene que hacer es denunciar el artículo 124 y exigir que se modifique y se solicite solo la prueba de nacionalidad, «que es la cédula de identidad venezolana vencida o no, para que la persona pueda registrarse en caso que sea nuevo votante o pedir su cambio de residencia”.

Indicó que se estima que hay cuatro millones y medio de venezolanos en el exterior con derecho al voto, bien sea porque están en el registro electoral, por ejemplo, alguien que aparece en el registro en Petare pero está en Chile, o personas que cumplieron la mayoría de edad fuera del país.

“El desafío de atender a 4 millones y medio de venezolanos no es cualquier cosa, eso significa un esfuerzo logístico y económico muy considerable y entiendo que la Comisión Nacional de Primaria está haciendo un estudio muy con los pies en las tierra de cuál sería la posibilidad cierta de atender a este volumen tan grande”, dice Caldera.

Perkins Rocha (Vente Venezuela), sostiene que los venezolanos en el exterior pueden ser organizados para conformar un nuevo registro electoral en seis meses, “que es lo que resta para la fecha que consideramos oportuna para realizar las primarias”.

Considera que esto es “mucho más fácil lograrlo de lo que se cree”, pues hay mecanismos muy sofisticados, como aplicaciones sencillas manejadas a través de teléfonos inteligentes que permitiría a las personas registrarse en el exterior.

Según Rocha, hay una gran receptividad de la Comisión Nacional de Primaria para que, a partir de ese mecanismo virtual, se puedan incorporar los venezolanos en el exterior, puedan ejercer su derecho político y participar en las primarias.

Del lado de Voluntad Popular, Freddy Superlano coincide en la propuesta de la construcción de un registro digital para el voto en el exterior, que el voto sea presencial y que el requisito para ejercer el sufragio sea la cédula de identidad. “Eso es todavía un tema en discusión”, comentó.

En AD también respaldan el voto de los venezolanos en el exterior, independientemente de la condición legal en el país receptor. “El voto de los venezolanos en el exterior es un derecho innato que establece la propia Constitución y que tenemos que defender en todos los escenarios”, opina Édgar Zambrano.

La fecha

Otro tema que públicamente se había mencionado como posible fuente de divergencias es la fecha en que debe realizarse las elecciones primarias, pues unos consideraban que debía realizarse a finales de este año y otros se inclinaban porque fuera a mediados del mismo.

No obstante, Superlano (VP) explicó que a finales del año pasado, en un encuentro entre los factores políticos de la oposición, se aprobó la propuesta del 25 de junio cómo la probable y óptima, aunque la decisión final es de la Comisión Nacional de Primaria. “Ojalá todavía los lapsos den”, comentó.

Aseguró que aunque la decisión sobre la recomendación de la fecha se tomó por unanimidad, tanto VP como AD respaldaron la iniciativa, mientras PJ y UNT consideraban que debía ser más lejana.

Perkins Rocha (Vente) coincide en que dentro de seis meses sería la fecha oportuna, Juan Carlos Caldera (PJ) dice que la fecha responde fundamentalmente a una planificación desde el punto de vista técnico, y que hay unos plazo que deben atenderse. “Se han estado barajando distintos escenarios. Las recomendaciones técnicas hablan de por lo menos tener 8 meses como un buen rango de fechas previo a la convocatoria”, indicó.

Por su parte, Zambrano (AD) le brinda confianza a la CNP. “Las fechas que se han planteado son puras hipótesis, como la del mes de marzo para la presentación de candidatos y la de junio para la elección. Eso seguramente se va a ir adecuando al tiempo y espacio que marque la realidad política nacional. La fuerza de los hechos irá impulsando todo. Depende de la dinámica de la política del país, que tiene sus vaivenes. No puede convertirse la fecha de presentación de candidaturas ni la de la elección como una excusa para torpedear el proceso de primarias”, asevera.

Otros temas

Aún hay otros temas relacionados al proceso que están pendientes. Perkins Rocha señala que junto a las exigencias de voto manual y de voto en el exterior, Vente Venezuela ha planteado “la construcción de un registro electoral (RE) que no contenga las irregularidades que tiene el actual y esto parte por revisar el RE que hasta ahora ha manejado el CNE del oficialismo”.

Otro asunto pendiente y que las organizaciones políticas no abordan públicamente tiene que ver con los recursos económicos necesarios para el diseño, organización e implementación del proceso, en vista de que, aunque los partidos de la Plataforma Unitaria decidieron dar la responsabilidad del proceso a la Comisión Nacional de Primaria, no se le asignó dinero que le permitiera realizar su trabajo y a pesar que los integrantes de la Comisión no cobran por su labor, están urgidos de recursos para esta fase inicial, que les permita, por ejemplo, visitar los estados para constituir las juntas regionales electorales.

Jesús María Casal, presidente de la Comisión, en una entrevista exclusiva para Runrunes, comentó en diciembre pasado que “en el reglamento se prevé que los precandidatos den contribuciones voluntarias estimadas en función del presupuesto de la primaria. Esa es una fase posterior relacionada al costo de la primaria, pero en este momento, que aún no hemos llegado a las postulaciones, sí hay que lograr algunos fondos mínimos y el equipo mínimo para nuestro trabajo”.

La Comisión espera también para este mes de enero una respuesta del Consejo Nacional Electoral sobre una solicitud relacionada con la realización de operativos especiales de inscripción y actualización del registro, además de la solicitud de los centros de votación y la conformación de una comisión técnica de ambas instituciones para dar curso a esos planteamientos.

En líneas generales, el trabajo ejecutado hasta los momentos por la Comisión Nacional de Primaria parece contar con buena acogida de parte de los actores políticos consultados, aunque la exigencia de la publicación rápida del cronograma electoral es una demanda compartida.

Casal: Debemos dejar de ver atrás y gestar una esperanza que aglutine

Casal: Debemos dejar de ver atrás y gestar una esperanza que aglutine

El presidente de la Comisión Nacional de Primaria destaca que, en la medida que los actores políticos puedan construir soluciones en forma razonable, el proceso de elección del abanderado opositor se beneficiará. Informó que hay un equipo que está trabajando para prever el escenario de un adelanto de elecciones presidenciales, pautadas para 2024

 

Reyes Theis Paredes

@reyestheis

 

El debate sobre la posible extinción del Gobierno Interino se ha convertido en una amenaza latente para los esfuerzos unitarios de la oposición venezolana. Al abogado Jesús María Casal (Caracas, 1965) se le ha encomendado la difícil tarea de encabezar la Comisión Nacional de Primaria para la selección del abanderado presidencial, proceso que tiene sus propios nudos gordianos, pero que debe superar también la feroz pugna de los actores políticos.

Aunque señala que en aras de la imparcialidad, los integrantes de la Comisión no harán ningún tipo de pronunciamiento sobre el interinato, Casal, profesor de Derecho Constitucional e individuo de número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, aspira que la primaria “contribuya a la gran unidad de los sectores democráticos”.

En entrevista para Runrunes, explica que para la definición del cronograma electoral se han establecido diversos escenarios, el primero de ellos es la realización de una primaria con los plazos adecuados, pero también trabajan en “escenarios especiales, donde haya que actuar con más rapidez”. Dice que hay un equipo designado con esa responsabilidad.

Informó que están dando los últimos toques al reglamento para la recolección de fondos para el proceso electoral, donde establecerán “contribuciones voluntarias, estimadas en función del presupuesto de la primaria”. Considera que es importante el precedente de 2012 cuando se instrumentó el voto fuera del país para este tipo de elección. Explicó que otros temas claves siguen en debate, por lo que se ha invitado a los precandidatos a que designen sus expertos electorales, para que nutran la discusión y se avance en la búsqueda de consensos.

 

Primarias con o sin interinato

 

–¿Cómo puede afectar el debate sobre el interinato al éxito de las primarias?

En la  Comisión de Primaria decidimos no hacer ningún pronunciamiento, ninguna declaración, sobre la discusión que se está llevando en la Asamblea Nacional, incluso a nivel personal, yo como profesor de Derecho Constitucional, he pedido no ser incluido en ningún pronunciamiento, debido a que nuestro rol obliga a mantener la mayor prudencia e imparcialidad. Entonces, ahora estamos en una situación en la que queremos mirar al futuro. A lo largo del proceso de consultas hemos identificado la esperanza, la confianza que los venezolanos estamos colocando en la elección primaria y esa consulta abarcó a organizaciones de la Plataforma Unitaria, pero también consultamos a organizaciones fuera de la Plataforma, organizaciones sociales, expertos electorales, organizaciones de observación electoral nacional, mantuvimos reuniones con representantes del cuerpo diplomático y reuniones con actores políticos y sociales. Esto nos permitió identificar esa voluntad muy firme de apostar al proceso de primaria y podemos ver un caudal muy poderoso que marca al inicio de 2023 una corriente nueva de energías renovadas de la mano de la gente. Por lo tanto, en estos momentos estamos navegando en esa corriente. La gente nos ha manifestado que quiere elección primaria, la quiere con libertad e incorporar allí a todos los factores.

 

–Si bien usted no fija posición sobre el interinato, evidentemente que el debate significa un riesgo, porque puede alejar a la gente del deseo de participar en el proceso de primaria, en vista que los actores políticos se están mostrando en una pugna muy feroz

 

–Algo que he observado en la opinión pública es que la gente entiende que la primaria es un proceso diferente. 

La gente está observando que la primaria ha cobrado vida propia y tiene su propio significado. Evidentemente, en la medida que los actores políticos puedan construir razonablemente soluciones, va a ser bueno para la primaria.

Estamos en un momento que ya para este día, la primaria tiene unos pies suficientemente sólidos para abarcar, hacia el futuro, a todos los sectores que quieren el cambio.

 

–¿En la consulta que hicieron a diversos sectores, cuáles son las principales preocupaciones para ellos?

-Hay un gran deseo de distintos sectores que se puedan encontrar diversas fuerzas de la oposición, que no están ahora aglutinadas en una institucionalidad común. En el proceso de consultas por las diversas organizaciones políticas, participaron partidos como el Movimiento Al Socialismo, Fuerza Vecinal, Izquierda Unida, Vente Venezuela, UPP89, Movimiento Futuro de Henri Falcón, los precandidatos Delsa Solórzano, Bernabé Castillo, Nícmer Evans, César Pérez Vivas y organizaciones de la Plataforma Unitaria (VP, PJ, MPV y Encuentro Ciudadano). Ha sido una convocatoria de una gran pluralidad, enfocando a la primaria como un camino común para transitarlo. En las distintas reuniones se valoró que se pudieran construir ciertos consensos viables sobre la elección primaria (…)

Lo otro, es el gran interés de la sociedad civil, los gremios profesionales, en dar su punto de vista. Esto es uno de los objetivos que nosotros nos trazamos desde un primer día, que la sociedad democrática se apropiara de la primaria. Hemos identificado que los sectores sociales quieren participar en la creación de unos grandes elementos programáticos para que sean expuestos durante la elección primaria, porque el reglamento establece que debe establecerse un programa mínimo común, que deben firmar los precandidatos y hay que elaborarlo.

Forma parte de un tema que están trabajando en la Plataforma Unitaria, pero evidentemente habrá que involucrar actores diversos (…) Otro énfasis que se ha hecho es que no dejemos de ver a la realidad, las organizaciones sociales son las que más han recalcado esto, ver la situación de los jubilados, los pensionados, la inflación y la devaluación de la moneda que pulverizado los sueldos.  También hubo un encuentro muy conmovedor, donde manifestamos nuestra solidaridad con los familiares de los presos políticos. Le dimos nuestro acompañamiento. Han pedido que los candidatos puedan escuchar sus puntos de vista. Nosotros hemos tratado de ayudarles a que se pueda organizar ese espacio para que hagan sus planteamientos y también nos reunimos con el cardenal Baltazar Porras, quien los recibió (…)

 

-¿Cuándo podríamos tener un cronograma más o menos certero de todos los pasos que implica la primaria?

-Nosotros en este primer balance que presentamos el 12 de diciembre, manifestamos que no podíamos presentar todavía una fecha. Esto tenemos que debatirlo en el pleno de la Comisión. Sí hay cronogramas sobre distintos escenarios, que ya están trabajados. No es que nosotros no estemos actuando bajo un cronograma de actuaciones. Sí hemos fijado unas fechas para nuestro trabajo, ahorita estamos trabajando en las juntas regionales, próximamente vencerá el plazo de esas postulaciones. No estamos cruzados de brazos, porque estamos trabajando intensamente para construir las condiciones para poder anunciar una fecha y poder manejar elementos del cronograma que se puedan hacer públicos.

–¿Cuál sería el siguiente paso?

-Tenemos que recibir las postulaciones (a las juntas regionales), que se ha presentado de sectores diversos de la Plataforma Unitaria, de los partidos externos de la Plataforma, y las organizaciones sociales, todo de acuerdo a un perfil que se ha diseñado.  En paralelo, estamos trabajando en las normas para la recolección de fondos para la elección primaria. Ya hay un proyecto y se quiere conformar un equipo que ayude en las tareas de promoción y financiamiento para la primaria, tanto en Venezuela como en el exterior, bajo todas las cautelas legales correspondientes y esa es otra tarea que se viene desarrollando. Además, en la víspera de navidad, enviamos comunicación a los actores políticos que respaldan la primaria para que cada uno designe un experto en temas electorales para avanzar en los demás aspectos por definir y una de las próximas iniciativas es reunir en enero a todos esos expertos. No se trata solo de expertos de la Plataforma Unitaria, sino designados por cada factor, en ese sentido enviamos la comunicación a César Pérez Vivas, a Vente Venezuela y María Corina Machado, Nicmer Evans, UPP89, Futuro y al señor Bernabé Castillo, quien es precandidato. Ya hemos recibido de varios la respuesta de cuál es su experto. Entonces tendríamos una instancia para debatir los temas técnicos-electorales. Para enero se espera una respuesta del Consejo Nacional Electoral, ya que le hicimos una solicitud relacionada con la realización de operativos especiales de inscripción y actualización del registro (…) además de la solicitud de los centros de votación y la  conformación de una comisión técnica de ambas instituciones para dar curso a esos planteamientos. En el proceso de consulta surgió también la idea de la creación de comités de apoyo la primaria y ya hay una semilla, en relación con los estudiantes, a raíz de un encuentro con la Federación de Centros Universitarios y centros de estudiantes de universidades privadas que han solicitado incorporarse y esperan ser recibidos en la Comisión. Gremios profesionales, sindicatos y frentes de mujeres, también están interesados.

 

–Hay temas álgidos surgidos del debate público, como el voto en el exterior o los límites de participación del CNE. ¿Quién tomará estas decisiones, ante las opiniones divergentes?

 

–La decisión la toma la Comisión Nacional de Primaria, pero escuchamos muy atentamente a todos. El proceso seguirá siendo ese para identificar puntos de encuentro, pensando siempre en los ciudadanos, en los derechos de las personas.  Después de las consultas hay que ir tomando las decisiones y eso siempre lo haremos en interlocución.

 

-Con respecto al cronograma, habría que tomar unas decisiones previas, por ejemplo, en materia de voto en el exterior. No es lo mismo un cronograma solo para el voto nacional que establecer todos los comités necesarios para que los venezolanos en el exterior voten ¿Cuándo piensan que se puede tomar una decisión sobre estos temas?

 

-Ese es uno de los temas en el que hemos avanzado y está muy presente en la consulta. Se ha recibido propuestas muy diferentes. En este momento tomamos como un precedente importante para nuestro trabajo la primaria de 2012, en el sentido que en aquella elección hubo voto en el exterior. Ya hay una experiencia. En ese momento el voto en el exterior fue coordinado por la Comisión Electoral de Primaria, donde tuve la oportunidad de trabajar como asesor jurídico, con la doctora Teresa Albanes (…) Fue la Comisión la que identificó los lugares, con la cooperación de los venezolanos que estaban afuera, para que se pudiera emitir el voto. 

El contexto actual es diverso, porque hay un porcentaje altísimo de venezolanos en el exterior, incluso millones que están en el registro electoral y que todavía no han podido actualizarse, es decir están en el exterior pero siguen apareciendo en su centro natural.

 

Hay una situación mucho más compleja y en ese gran desafío estamos trabajando con los distintos actores y se está definiendo el alcance y las características del procedimiento de participación…

 

-¿Hay un perfil de quién puede ser candidato? porque hay unos sectores que dicen ser de la oposición, pero hay denuncias de nexos con elementos del Gobierno.

 

-En el reglamento hay una regulación muy amplia, se exige solo los requisitos constitucionales para postularse a la Presidencia, pero sí hay una cláusula de consistencia o compromiso democrático, que pudiéramos vincular a que esta primaria es para todo aquel que quiere el cambio político en Venezuela, los que quieren lucha para la democratización en Venezuela. Si alguien tiene ese compromiso con el cambio político, puede tener un cauce, si alguien considera que la actual situación es aceptable en términos democráticos y estado de derecho, no le correspondería tocar la puerta (…) No hay un perfil de los candidatos, es bueno que haya diversidad de visiones de cómo lograr el cambio político, hay posturas que pueden ser más críticas o contestatarias o los que apuestan a la reconciliación. Hay diversidad de visiones y para nosotros es muy importante que esa diversidad de visiones esté dentro del proceso, para que los electores puedan escoger.

 

-¿Se han reunido con los sectores de la llamada Alianza Democrática?

–En el proceso de consultas solicitó ser recibido el señor (José) Brito (diputado por Primero Venezuela y expulsado de Primero Justicia). Fue recibido y expuso sus puntos de vista al respecto, fue la única solicitud de alguna persona ligada a ese sector.

 

Diosdado Cabello semanas atrás planteó la posibilidad de adelanto de elecciones para mayo del año que viene. ¿Cuánto es lo mínimo de tiempo que se necesita para hacer una primaria?

 

–Es muy difícil darte un mínimo de tiempo, porque forma parte de los debates que tenemos dentro de la Comisión, de esos temas que estamos trabajando para anunciar una fecha, pero sí te puedo decir que nosotros estamos conscientes que debemos trabajar con distintos escenarios, hay uno de una primaria normal, con los plazos adecuados para dar todas las garantías, porque los plazos indican más garantías, para postulaciones, y así como trabajamos con el escenario normal, también  trabajamos en escenarios especiales donde haya que actuar con más rapidez y hay un equipo con esa responsabilidad. 

Estamos conscientes que tenemos que hacer una primaria buena, no debemos apartarnos de ese norte, porque algún actor del oficialismo quiera asustarnos o generarnos zozobra anunciando que tal vez haya un adelanto de elecciones. No sería la primera vez que se hace anuncios para desconcertar o confundir.

No vamos a ignorar eso, pero seguimos bajo el objetivo de hacer una buena primaria.

 

-¿Cómo se está trabajando el tema del funcionamiento y los recursos para poder trabajar?

-Se está terminando de editar las normas y también vamos a formar un equipo que ayude a la recaudación de fondos tanto en Venezuela, como en el exterior.

-Pero, ¿No han manejado algún tipo de recurso que les permita trabajar?

–No. Como integrantes de la Comisión definimos desde el principio que trabajaríamos ad honorem. Tenemos un equipo muy pequeño, que son de colaboradores directos que nos están apoyando. Con esas iniciativas de recaudación de fondos procuraremos poder tener algunos aportes para elementos mínimos de organización del trabajo, de traslados al interior, para definir o instalar las juntas regionales. Esperemos que para el arranque del año podamos contar con algún apoyo que nos permita avanzar sin exponer el propio patrimonio personal, pero somos optimistas, porque hay mucho voluntariado, el tema es cómo canalizarlo. Se prevé en el reglamento que los precandidatos den contribuciones voluntarias estimadas en función del presupuesto de la primaria, esa es una fase posterior relacionada al costo de la primaria, pero en este momento, que aún no hemos llegado a las postulaciones, sí hay que lograr algunos fondos mínimos y el equipo mínimo para nuestro trabajo.

 

-¿Ante la fragmentación y pugnacidad de la oposición, ustedes aspiran que este sea el evento aglutinador?

 

-Esperamos que la primaria contribuya a esa gran unidad de los sectores democráticos y queremos que eso ocurra en los demás espacios. Captamos que hay una corriente que viene de la gente que quiere dejar atrás muchas cosas, hay un pasado de abuso gubernamental, de desconcierto y temores que la gente quiere dejar atrás y levantar la mirada para un futuro común, y eso pensamos que va a beneficiar la primaria. Hay que estar atento a otros procesos, que vienen de la propia dinámica política, de buscar un interés superior que nos aglutine, hacemos un llamado a que con el nuevo año gestemos una esperanza nueva capaz de aglutinar. Que no estemos tanto viendo hacia atrás, de lo que pudo ser de otra forma o viendo nuestros propios errores, sin perjuicio de que cada quien alguna vez en la vida debe hacer un análisis, una evaluación o una rectificación, pero rápidamente hay que seguir adelante. En esa esperanza nueva e incorporando nuevas fuerza y nuevas ilusiones, pensamos que viene un período importante para Venezuela, que se va reflejar en distintos espacios políticos. A nosotros nos toca dar nuestra contribución en el ámbito de la primaria.

Ayala Corao: Es importante demostrar unidad nacional en el juicio sobre el Esequibo
Héctor Faúndez destaca la necesidad de cambiar de estrategia y de abogados
Los expertos consultados consideran que hay argumentos para demostrar la nulidad del Laudo Arbitral de 1899

Por: @reyestheis

 

La fase previa del juicio para evaluar la validez del Laudo Arbitral de 1899 que fijó los límites entre Venezuela y Guyana sigue su curso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y para el experto venezolano Carlos Ayala Corao, es necesario dar demostraciones de unidad nacional en ese escenario.

Durante dos semanas, la sede de la Corte en La Haya, Países Bajos, fue escenario de la presentación de los argumentos de Venezuela y la respuesta de Guyana sobre una objeción preliminar de inadmisibilidad de la demanda presentada por la parte venezolana y que encabezó la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez.

Según Ayala, exfacilitador en el proceso de los Buenos Oficios en representación de Venezuela sobre el tema Esequibo, la presencia de altas autoridades no necesariamente es buena, sino se cumplen dos condiciones: “Que sean expresión de una unidad nacional comprobada, y no aparente” y que se expresen “argumentos sólidos”.

Guyana acreditó como parte de su representación ante la CIJ a Ronald Austin, asesor del Líder de la Oposición en Asuntos Fronterizos, mientras del lado venezolano no hubo representación de los sectores políticos que adversan al gobierno, a pesar que las partes firmaron en septiembre de 2021 un “Acuerdo para la Ratificación y Defensa de la Soberanía de Venezuela sobre la Guayana Esequiba”, en el marco de las negociaciones en México.

Pero frente a la Corte, ese supuesto espíritu unitario no ha tenido una expresión concreta.

Ayala Corao y el abogado Héctor Faúndez, ambos individuos de número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, coinciden en que Venezuela cuenta con elementos suficientes para comprobar la nulidad del Laudo Arbitral, que despojó al país de los más de 159 mil kilómetros cuadrados del territorio Esequibo.

“Venezuela tiene muy buenos argumentos sobre la nulidad del Laudo”, sostiene Ayala Corao. Entre ellos señaló que la sentencia dictada a finales del siglo XIX carece de motivación.

Aquella decisión estuvo en manos de un tribunal compuesto por dos representantes de Gran Bretaña, dos de Estados Unidos que representaban a Venezuela y uno de Rusia, cuyo voto era decisivo.

Ayala explica que para llegar a la sentencia se llevó a cabo un abordaje con argumentos y uso de mapas, pero por disposición del árbitro ruso, Federico de Martens, este arbitraje no tuvo motivación de los hechos ni de derecho.

“Soltó una hojita y dijo ‘esta es la decisión’”, aunque “objetivamente, la tendencia aceptada por el derecho internacional es que los laudos deben ser motivados”, explicó.

El abogado Héctor Faúndez, coincide en las posibilidades de éxito: “Las raíces de la nulidad es por lo menos un decena, sostenerlo para Venezuela es fácil, pero no con ese equipo de abogados”, sostiene.

Asevera que hay que cambiar de estrategia y cambiar de abogados. «Con esos, no vamos a ganar”, sostiene. 

Los argumentos para inadmisibilidad

Tras varios años deshojando la margarita entre participar o no en el juicio ante la CIJ, la representación venezolana hizo su primer movimiento concreto: presentó una objeción preliminar de inadmisibilidad de la demanda. Venezuela expuso su argumento al sostener que debido a que el Laudo Arbitral fue producto de un fraude propiciado por el Reino Unido (Guyana era una colonia de esa nación), la representación británica debía formar parte del proceso.

El abogado Christian Tams, uno de los representantes de Venezuela, alegó que el Reino Unido es una parte indispensable. “No es un tercero realmente, es el otro Estado. El único otro Estado”, señaló y agregó “que este caso no puede seguir adelante sin la presencia del Reino Unido”.

La posición del abogado fue previamente esgrimida en esa instancia por Delcy Rodríguez y por el embajador ante la ONU, Samuel Moncada.

Del lado de Guyana ripostaron. Carl Greendige, excanciller guyanés y hombre familiarizado desde hace décadas con la reclamación venezolana sobre el Esequibo, destacó lo que consideró «inconsistencias» entre el discurso oficial venezolano contra el colonialismo y la pretensión de hacer al Reino Unido parte del proceso.

Apuntó además que el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966, no permitió ningún avance, por lo que respaldó la decisión del secretario general de la ONU de llevar el caso ante la CIJ.

Ayala Corao sostiene que Venezuela ha debido trabajar muy duro en la década pasada, como no lo hizo, para evitar que el caso llegara a la Corte Internacional de Justicia.

“Como lo dijo la Academia en un comunicado, han debido llevarse a cabo las acciones diplomáticas, políticas y jurídicas correspondientes, porque este juicio, irónicamente un siglo después del Laudo, toma al país en un momento de debilidad, no solo interna, sino internacional”, consideró.

¿La CIJ rechazará la excepción preliminar¿

Por su parte, Faúndez es crítico sobre el recurso de inadmisibilidad que intentó Venezuela. “Supongamos que la tesis venezolana triunfara en este momento y que le diga a Inglaterra ‘vaya y siéntese ahí¡. ¿En qué forma beneficia eso a Inglaterra? Y ¿qué gana Venezuela en litigar con el formidable equipo de abogados de Guyana y además contra otro formidable equipo como el de Inglaterra, que fueron quienes inventaron la rueda en materia de derecho internacional?”

Considera que en uno o dos meses,  la CIJ va rechazar la excepción preliminar que planteó Venezuela.

«¿Esto es fatal para Venezuela? No, porque lo que interesa no es eso. El problema es que no se debía plantear nunca. El tema es que nos deja muy mal ante la Corte, demuestra que no tenemos confianza en los argumentos y que tenemos un grupo jurídico pésimo para defender los argumentos de Venezuela”, asevera.

Opinó que si la representación de Venezuela lo que pretendía era ganar tiempo para preparar la defensa sobre el fondo de asunto, que es la validez o nulidad del Laudo Arbitral, debió preparar un documento bien hilvanado, pues la demanda se presentó hace más de 4 años y medio.

A su juicio, si se presentan los hechos y se determina el derecho aplicable, y además, el país presenta argumentos en función de esos hechos y ese derecho «de manera coherente y bien hilvanada», sería «extremadamente difícil» que la Corte diga que ese Laudo es válido. 

Asimismo, recalca que Venezuela debe prepararse en caso que la CIJ decida la nulidad del Laudo, porque se entraría en otra fase.

“Sería terrible que venga un equipo de abogados que ponga como punto central la nulidad del Laudo, que logremos que la Corte diga que el Laudo es nulo, pero como no nos hemos preparado en el otro tema, que es la cuestión de los títulos territoriales, la Corte diga, ‘el Laudo es nulo, pero el territorio es de Guyana’”.

La validez del Laudo: el fondo del asunto

Por su parte, Ayala Corao sostiene que “después de la sentencia de 2020 sobre la afirmación de la competencia de la Corte», Venezuela debió haber estado preparando no solo su contestación, «sino la posibilidad de contrademandar»,  para no tener que depender «exclusivamente», de la demanda del equipo de Guyana.

El paso siguiente en la disputa judicial es que la Corte decida sobre la medida de inadmisibilidad presentada por Venezuela.

Ayala considera que en esta instancia, la CIJ va a tener que entrar en un elemento de fondo relacionado con la sucesión de los derechos de estado, es decir, si Guyana heredó de Gran Bretaña tales derechos.

Una vez resuelta la excepción preliminar, hay que entrar en el fondo del asunto, la evaluación de la validez del Laudo, un proceso que es largo y que podría durar más de un año. Guyana solicitó que Venezuela presente su contra memoria en un plazo no mayor de 9 meses.

Reyes Theis Oct 20, 2022 | Actualizado hace 4 meses
Erdoğan mantiene en espera a Maduro
Expertos analizan la alianza entre Turquía y Venezuela, en la que coinciden intereses económicos y políticos

Por: @ReyesTheis

 

La visita a Venezuela del presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, no se ha podido concretar. El 11 de julio pasado,  el jefe del régimen venezolano, Nicolás Maduro ,había anunciado que próximamente recibiría a Erdoğan”.

Sin embargo, diversas circunstancias lo han impedido. Imdat Oner, exdiplomático turco, explicó que, en primera instancia, la visita a Caracas fue postergada para aprovechar que en septiembre el mandatario tenía previsto venir a América para participar en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. Pero algo no salió como se esperaba.

El 20 de septiembre, Erdoğan emitió su discurso en esa instancia y enfatizó que su país continuará sus esfuerzos para poner fin a la guerra entre Rusia y Ucrania con un acuerdo «basado en la integridad e independencia territorial de Ucrania». Y añadió que, «juntos», necesitaban «encontrar una solución diplomática razonable, justa y viable que le dé a ambas partes una salida honorable de la crisis».

Tras su visita a Nueva York, Erdoğan mantuvo una intensa agenda diplomática, intentando jugar un papel de equilibrio para acercar posiciones en el conflicto armado, pero Venezuela no estuvo en sus planes.

Luego de la Asamblea, el mandatario visitó la República Checa, y a Kazajistán, naciones dentro del área de influencia rusa. Tampoco es secreto que ha mantenido contacto directo con el presidente ruso, Vladimir Putin y recibió la visita del emir de Catar, Emir Sheik. En Miraflores, siguen esperando un espacio en la agenda del turco, para que realice la visita, ya que esta nación tiene importancia estratégica para los intereses económicos y políticos de Nicolás Maduro.

La alianza

¿Por qué es importante para Turquía y Venezuela esta alianza estrecha? La internacionalista Adriana Boersner explica a Runrun.es que, para entender los intereses entre estas naciones, hay que conocer cómo se generaron las afinidades entre los líderes de ambos países.

“Las relaciones culturales, políticas, y económicas entre Turquía y Venezuela no eran particularmente relevantes hasta 2015. Sin embargo, eso cambió luego de que Recep Tayyip Erdoğan sufriera un atentado. Nicolás Maduro rápidamente condenó el atentado y, desde entonces, ambos líderes han buscado afianzar lazos, particularmente en lo político y económico”, explica.

Comenta que el primer interés mutuo, además compartido, se deriva de esta relación que se empieza a fortalecer luego del año 2016 y que tiene que ver con el componente antiamericano.

“Aunque Turquía forma parte de la OTAN junto con los Estados Unidos, eso no ha sido impedimento para que Turquía estreche lazos políticos y diplomáticos con el gobierno de Nicolás Maduro. Más bien, lo que se ha visto es que ambos países han rechazado la política estadounidense implementada hacia Venezuela”, explica.

Destaca Boernser que desde el 2017, cuando Estados Unidos empezó a reforzar y a diversificar la cantidad de sanciones económicas contra Venezuela, Erdoğan criticó estas sanciones, al tiempo que cultivó un mayor intercambio de acuerdos bilaterales y varias visitas oficiales entre ambos países.

“El segundo interés tiene que ver con lo comercial”, dice la experta. Señala que Turquía «tiene ventaja para posicionarse comercialmente en varios países, algo que Venezuela no puede hacer debido a su debilitada economía”.

Añade también que ese país ha buscado desde mediados de los años 2000 posicionarse más allá del ámbito euroasiático, y América Latina y el Caribe han sido regiones abiertas a que Turquía logre invertir en varios sectores claves.

“Particularmente, con Venezuela se han firmado varios acuerdos comerciales. Sin embargo, al igual que ocurre con otros acuerdos y asociaciones estratégicas internacionales, se sabe poco del progreso de esos acuerdos, los términos de esos acuerdos, qué se ha logrado concretamente con esos acuerdos, y cuántos millones de dólares se han invertido realmente. Lo único que es público son los titulares y las notas de prensa oficiales que son rápidamente replicadas por otros medios de comunicación, sin que exista transparencia y rendición de cuentas sobre los acuerdos firmados”, abunda. 

Con motivo del fin de su misión diplomática, el embajador de Turquía en Venezuela, Şevki Mütevellioğlu, dio en julio pasado algunas luces del alcance de los nexos. Aseguró que “Turquía es el primer destino para las exportaciones venezolanas”, y cifró el intercambio comercial binacional entre 2020 y 2021 en unos 800 millones de dólares.

Oro venezolano en Turquía

Imdat Oner era oficial político acreditado en la embajada en Caracas entre 2014 y 2016 cuando se produjo el intento de golpe de Estado contra Erdoğan. “El gobierno purgó a miles de empleados públicos como parte de una represión posterior al golpe”, argumenta.

Oner dice que Turquía espera un acceso preferencial al mercado interno de Venezuela, especialmente en áreas valiosas como la minería del oro y el sector energético.

“El gobierno de Erdoğan ha negociado y obtenido empresas y contratos de inversión favorables en Venezuela. Los funcionarios venezolanos indicaron que Venezuela otorgaría concesiones, incluidas exenciones de impuestos para los productos turcos. De manera similar, Turquía está otorgando exenciones de impuestos para los productos venezolanos. Pero hay poca información sobre la naturaleza de las relaciones bilaterales. Este comercio opaco también provocó algunos rumores sobre el tráfico de drogas entre los cárteles de Venezuela y Turquía”, indicó.

Sobre el tema del oro, Oner comenta que aunque el alcance y contenido del comercio aún no está bien documentado, se sabe que los dos países han establecido el llamado mecanismo de oro por alimentos. Indica que el Tesoro de EEUU ya ha publicado información sobre los opacos tratos financieros entre Ankara y Caracas en 2019 y que según los funcionarios estadounidenses, las empresas turcas importaron oro de Venezuela y depositaron dinero en cuentas en bancos turcos, que luego se transfirió a una cuenta del Banco Central de Venezuela en Turquía.

“El oro venezolano se ha enviado a Turquía para su refinación desde 2018, con un valor de unos 900 millones de dólares en oro enviado ese año. A cambio, Turquía se convirtió en un importante proveedor de productos básicos de consumo como pasta, aceite de girasol, harina de trigo, lentejas rojas y leche en polvo para Venezuela”, indica el exdiplomático.

Por su parte, Adriana Boersner destaca que la venta de este oro es controversial. “Como lo han demostrado tanto organizaciones locales como internacionales, la extracción de la mayor parte de ese oro venezolano que se le ha vendido a Turquía (y a otros países) no ha sido legal, acarreando problemas medioambientales y de seguridad para las poblaciones locales del sur de Venezuela. De igual forma, el oro que se ha sacado del país sin ser reportado ha generado una baja considerable en cuanto a las reservas del país”.

La conexión Saab

El nombre de una compañía destaca en esta relación turco-venezolana: Mulberry Proje Yatirim, establecida en Estambul en 2017 por los socios de Alex Saab.

Imdat Oner señala que esta empresa supuestamente se ha convertido en el intermediario en las importaciones de alimentos al comprar productos de Turquía en nombre de clientes venezolanos y venderlos en Venezuela.

Recuerda que en julio de 2019, el Tesoro de Estados Unidos, impuso sanciones a Mulberry por su participación en la sofisticada red de Saab que supuestamente blanqueó millones de dólares en ganancias de contratos sobrevaluados vinculados al programa de subsidio de alimentos de Venezuela.

Saab parece estar detrás de las empresas conjuntas, que se establecieron en 2018 entre Venezuela y Turquía”, dice el exdiplomático y acota que después de 2019, las autoridades turcas anunciaron que no hay comercio de oro entre los dos países. “No sabemos si el comercio de oro ha continuado después de 2019”, declaró.

Otra área de interés comercial para Venezuela es la venta de chatarra a Turquía. Oner informa que algunas empresas turcas compraron chatarra de la empresa estatal venezolana Corpovex y que, al menos, cuatro cargamentos de chatarra de acero ha comprado Turquía en los últimos cuatro años a Venezuela.

Informe OCDE: oro de Turquía y de más de 10 países es «Hecho en Venezuela»

Intereses comunes

Los intereses que se mueven son económicos, pero también políticos. Adriana Boersner indica que desde que Maduro llegó al poder en 2013, ha sido notorio el cambio en la política exterior venezolana y uno de los cambios es la reducida exposición internacional que ha tenido Maduro con respecto a su predecesor.

“Esto se debe a varias razones, como por ejemplo, las sanciones económicas aplicadas por Canadá, Estados Unidos, la Unión Europea, Suiza; el poco carisma de Maduro; una producción petrolera que ya no puede financiar proyectos internacionales como solían financiarse cuando Hugo Chávez estaba en el poder, entre otros”, indica.

Otro cambio –comenta- ha sido la relación estrecha que existe entre la política exterior y la política interna.

“Muchas veces olvidamos que la política exterior es reflejo de lo que ocurre internamente en un país y en los deseos de sus gobernantes. En el caso de Venezuela, y en el contexto de una crisis humanitaria, baja producción petrolera, e hiperinflación, el gobierno ha tenido poca capacidad de continuar con proyectos que buscaban fortalecer la presencia de Venezuela a nivel regional e internacional”, indica

Debido a estos y otros cambios, Boersner piensa que Maduro ha tenido que ampararse en alianzas, particularmente con líderes autoritarios, y Erdoğan ha sido uno de ellos. “De esa relación, Maduro ha logrado beneficiarse de su asociación con Turquía en varios aspectos, como la venta del oro y lograr que Turquía abriera vuelos con Venezuela en un momento en que varias aerolíneas internacionales decidieron o debieron cancelar rutas hacia Venezuela.

Para Imdat Oner, “Erdoğan y Maduro tienen muchas cosas en común, incluidas tendencias autoritarias, permanecer en el poder a toda costa y una narrativa populista”.

La geopolítica turca Turquía es uno de los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y, a pesar de ello, mantiene una relación distante con el mundo occidental. Boersner explica que aunque es un aliado importante de la OTAN, no es un socio confiable para los Estados Unidos.

“Estas dos cuestiones son distintas en naturaleza y conducen a distintas formas a través de las cuales la relación entre Turquía y Estados Unidos se hace cada vez más compleja. El problema que enfrenta la OTAN en este momento es que necesita de Turquía, y francamente, la OTAN no puede hacer nada para expulsar a Turquía de la organización. La salida de Turquía de la OTAN sólo sería posible si el gobierno de Turquía así lo deseara. Turquía se ha aprovechado de esto para poner en clara su posición, mientras incomoda a la mayor parte de los miembros de la organización, sin que estos otros miembros puedan hacer algo en contra de la línea divergente de Turquía”, comenta la internacionalista.

En ese escenario, surge entonces un interés inusitado de Turquía por América Latina. Boersner explica que estos lazos no han sido particularmente fuertes como sí lo han sido, por ejemplo, los vínculos entre Estados Unidos y América Latina.

“La clara razón de esta diferencia es la proximidad geográfica y vínculos históricos. Sin embargo, Turquía ha buscado fortalecer relaciones con países y líderes en América Latina en aras de proyectase fuera del ámbito euroasiático”, señala.

Dice que esto es evidente a partir de mediados de los años 2000, cuando se empieza a mencionar a América Latina y El Caribe como regiones en donde Turquía podría expandir su presencia global.

Brasil, por ejemplo, se convirtió en un socio estratégico, al igual que México. “Esto se concretó vía algunos acuerdos bilaterales y viajes oficiales entre los líderes de estas naciones”.

Afirma la experta que la política exterior turca ha sido pragmática. “Al igual que ha fortalecido relaciones con líderes con afinidades políticas y con discursos antiestadounidenses, también lo ha hecho con líderes en países que son más cercanos a los Estados Unidos”, agrega.

Aclara que la pretensión turca no está en afianzarse como un eje de poder dentro de América Latina, como si es el caso de China. “La intención de Turquía es mucho más modesta. La intención actual de Erdoğan es encontrar y fortalecer relaciones con socios que comparten afinidades políticas, al tiempo que cultiva intercambios comerciales bilaterales provechosos para Turquía”.

Se necesita seguridad jurídica

Nico Bora es un turco, proveniente de la minoría kurda, radicado en Venezuela y es fundador de la Cámara de Empresarios Turcos de Latinoamérica.

Explica que su iniciativa empresarial en el país se inició cuando montó un carrito de venta de shawarma en Altamira en 2008. Luego, lo que ha hecho es crecer: abrió un local en un centro comercial, luego otro local y un restaurante en el Centro San Ignacio de Caracas.

Explica que en 2010 trabajó en forma estrecha con el embajador turco en Venezuela para revisar los mecanismos para que se concretaran negocios entre Venezuela y Turquía. La intención era presentar a los empresarios venezolanos las posibilidades de negocios que ofrecía Turquía y a los empresarios turcos las posibilidades en Venezuela.

Comenta que en 2011 se plantearon darle una forma más oficial a la cámara de comercio y que no solo fuera venezolana, sino latinoamericana. Bora explica que se propusieron hacer una Expo Turquía en Panamá, para lo que trabajaron por 5 años.

«Faltando una semana para firmar el documento, porque el Estado turco patrocinaba un porcentaje importante, llegó el golpe de estado en Turquía en 2016 y toda la inversión y gastos de la Expo, que era mi inversión, se perdió porque no se dio”, lamenta.

Indica que tenía planes de reactivar nuevamente la Cámara en 2019 y esta vez llegó la pandemia del covid-19. A juicio de Bora, Venezuela podría ser un enlace importante de Turquía para el resto de la región, así como Turquía puede ser enlace para Venezuela en Eurasia.

Considera que los dos países pueden ser «grandes aliados”. No obstante, ve un factor limitante: “Los acuerdos entre los dos países no son transparentes y no están distribuidos en todos los sectores empresariales”.

Concluye afirmando que hay oportunidades y que el  capital turco que se puede invertir en Venezuela, “pero la falta seguridad jurídica, y el que los acuerdos no sean conocidos, frenan esa inversión”.

 

Rafael Ramírez: “Quienes estuvieron ahí, agachan la cabeza y guardan silencio”
El exministro de Energía señala que el presidente Chávez conocía los mecanismos de financiamiento de Pdvsa por los que hoy se solicita su extradición.
Argumenta que era la única forma de mantener a flote a la petrolera, ya que el control cambiario tenía un impacto negativo, por una política económica “que en 2011 y 2012 ya hacía aguas”
Esta entrevista se realizó días antes de que la fiscalía venezolana confirmara la detención de Fidel Darío Ramírez, hermano de Rafael Ramírez. Justificaron que ya estaba sometido a un proceso judicial por una investigación en torno a la «corrupción en un banco de Andorra»,

 

Por: @ReyesTheis

 

 

Rafael Ramírez Carreño (Pampán, estado Trujillo, 1963) se defiende de los señalamientos del fiscal general designado por la llamada Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab y del actual ministro de Energía, Tarek El Aissami.

La imputación contra el exministro de Petróleo (2002-2013) y expresidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) (2004-2013) tiene que ver con una línea de crédito que la petrolera venezolana contrató con la empresa Administradora Atlantic 17107 en marzo de 2012.

El negoció consistió en que dicha empresa le entregaba a Pdvsa Bs 17.490 millones, pero Pdvsa pagaba ese crédito en dólares. Según el fiscal, Atlantic vendía esos dólares en el mercado paralelo, con lo que recuperaba el monto entregado a Pdvsa, quedándose con una buena tajada.  Según Tarek William Saab, esta operación generó una pérdida patrimonial de 4.800 millones de dólares.

En entrevista exclusiva para Runrunes, Ramírez dice que este mecanismo de operaciones era conocido por el presidente Chávez y que era la única vía para mantener a Pdvsa a flote, en medio de una política económica “que en 2011 y 2012 ya hacía aguas”.

Asegura que cuando él salió del gobierno, Pdvsa, con Erick Malpica Flores como vicepresidente de Finanzas, realizó varias operaciones similares y desliza los nombres de los presuntos beneficiarios.

También, dice desconocer una investigación de la policía española, reseñada por el portal Armando.info, que sostiene que Nervis Villalobos, quien fue directivo de Pdvsa, podría haber recibido 63 millones de dólares por esta operación, bajo la figura de asesoría.

Señala que, cuando estuvo a cargo del área económica, propuso acabar con el control de cambio, “pero ellos estaban haciendo sus negocios”.

Además, agregó que cuando se fue como representante de Venezuela a la Organización de las Naciones Unidas, “todavía creía que había posibilidad de enmendar algo”. Pero cuando vio la “carnicería en las calles del país en 2016”, se dijo a sí mismo que no podía ser parte de eso.

Y esto porque consideró que Chávez «también enfrentó guarimbas», pero “no sacó gente armada a matar muchachos con escudos de cartón”.

Rafel Ramírez ocupó brevemente la Cancillería y ha sido objeto de señalamientos por presunta corrupción, mientras exmiembros de su directiva en Pdvsa han sido encauzados en Venezuela, Europa y Estados Unidos.

El exministro sostiene que las denuncias en su contra forman parte de un “linchamiento político” y reclama que  excompañeros, que son testigos de su inocencia, hoy “agachan la cabeza” y guardan silencio. Por otra parte, reiteró que quiere ser Presidente de la República.

Cabe destacar que esta entrevista se realizó días antes de que el gobierno de Venezuela confirmara la detención del hermano de Rafael Ramírez, Fidel Darío Ramírez.

El fiscal Tarek William Saab alegó ante la agencia AP que al hermano del exministro lo detuvieron porque ya estaba sometido a un proceso judicial «por una investigación en torno a la corrupción en un banco de Andorra».

­–¿Cuál es su versión de los hechos sobre estas denuncias en su contra?

–Yo he respondido desde el mismo momento que el Gobierno reinició este ataque en contra mía y lo he hecho con los argumentos, que todas mis operaciones financieras están registradas por los organismos de control y las auditorías externas, sobre todos las auditadas por la KPMG, que es la segunda empresa internacional más importante en el sector de auditorías. Entonces, cuando se aparece Tarek El Aissami con una cartulina gigantesca diciendo que tiene la prueba en su mano de que se hicieron unas operaciones en bolívares que nunca se hicieron, y después, unos pagos que nunca se recibieron, y monta un falso positivo, entonces yo le respondí directamente con los estados financieros de Pdvsa auditados por la KPMG.

Efectivamente, las operaciones en bolívares se hicieron e ingresaron a Pdvsa. Operaciones aprobadas por la junta directiva de Pdvsa en la cual estaba Asdrúbal Chávez, actual presidente de la petrolera y Nicolás Maduro, actual presidente de la República. Y no solamente están debidamente registradas las operaciones, sino que entraron para resolver las necesidades de la industria y además, el acuerdo de pago, que se hizo en dólares, nos permitió disminuir esa deuda en 50%. En consecuencia, tal como está registrada por la KPMG, no solamente no hubo ningún daño para la empresa, sino que hubo una ganancia. Eso lo dice la KPMG, después el fiscal dice que a él no le sirve la KPMG. Ahora están destruyendo las pruebas de hace 10 años y ponen a Víctor Aular, que fue vicepresidente de Finanzas de Pdvsa, con una braga anaranjada. Una persona que está aterrorizada, leyendo, diciendo lo que a ellos les da la gana. De acuerdo a nuestra Constitución no puede haber confesiones obligadas, eso no tiene ninguna validez legal, pero al gobierno no le interesa nada que tenga sentido legal. A ellos los que le interesa es el titular y cifras, y formaron un escándalo, que es a los que están acostumbrados (…)

–Usted comentaba en su rueda de prensa que Pdvsa captaba por bolívares por política del Gobierno. Lo que uno entiende y causa suspicacia, es que se le dé un crédito en bolívares a una empresa, que se le paga en dólares, y evidentemente para esa empresa era muy fácil ir al paralelo cambiar esos dólares, recuperar sus bolívares y quedarse con una buena tajada, sin necesidad de hacer ninguna otra cosa. Coméntenos esa política.

–Estábamos con una política económica que ya en 2011 y 2012 hacía aguas. Era algo que era insostenible. Ese año 2012, Pdvsa generó 134 mil millones de dólares. Nosotros teníamos dólares. Al entregar esos dólares al Banco Central, el BCV los daba a un cambio de 4,10 o 4,50 (Bs por dólar), algo así. Esos bolívares no eran suficientes para enfrentar nuestros costos y gastos, porque todo se calculaba al paralelo, que en ese momento estaba en 50 bolívares por dólar. Entonces, yo planteaba en el Consejo de Ministros, y en el equipo económico donde estaba Giordani y Merentes, que Pdvsa estaba asumiendo un costo cambiario que no le corresponde. Por cada dólar que yo vendo asumo una pérdida de 46 Bs, pero Pdvsa era el que tenía capacidad para asumir eso.

En consecuencia, se autorizó a que se hicieran operaciones en bolívares con todas las instituciones financieras que tuviera la capacidad de prestarnos ese dinero. Se hicieron muchas operaciones con el Banco Central, con el Banco Industrial de Venezuela, con la ONT (Oficina Nacional del Tesoro), el Banco de Venezuela, pero no era suficiente, porque necesitábamos bolívares. Teníamos que pagar una deuda en bolívares grandísima con nuestros proveedores y teníamos que atender las necesidades de nuestros trabajadores. Lo que nosotros como administradores no íbamos a hacer era permitir que por una política específica, que se iba a cambiar, porque ya habíamos hablado con el presidente Chávez de cambiar esa política en el próximo periodo (presidencial), se detuvieran las operaciones de Pdvsa. Yo no iba a cometer esa irresponsabilidad. Yo no iba hacer lo que hicieron estos, de dejar a Pdvsa sin dinero, y dejar que se viniera abajo como ocurrió con Maduro, entonces estábamos obligados a hacer esas operaciones en bolívares, canje por dólar. Pero es que nuestra moneda funcional es el dólar. Todas mis operaciones eran dólares.

Tú dices que esta gente cogió los dólares y luego fue al paralelo, pero toda la gente cogió los dólares del Estado, porque Pdvsa representaba el 96% de los aportes en divisas. Si un privado agarra dólares y los pasa al paralelo, eso es problema del privado. Que, por cierto, a ninguna de esa gente (los involucrados en la operación denunciada) la conozco. Yo te puedo decir todas las fortunas que se han hecho con dólares del Estado y que las pasaron al paralelo. Banqueros que han hecho grandes fortunas. Importadores que hicieron grandes fortunas. El problema del modelo económico que es que Pdvsa generaba 96% de esos dólares, y al ser tan baratos todo el mundo comenzó a trabajar en el paralelo.

«Pdvsa, combustible de la corrupción»: Transparencia Venezuela pide que se rindan cuentas sobre el «saqueo» a la estatal petrolera

–Llama la atención que Pdvsa estaba tratando de eludir el control cambiario

–El dólar paralelo fue consecuencia de una política que era insostenible, porque no siempre tuvo esos niveles. Tuvo una justificación en un momento determinado. Estaba fuera de mis manos cambiar eso. Tenía que buscar la manera de obtener bolívares para mis operaciones. Nosotros antes de hacer esas operaciones le consultamos a la propia KPMG, a nuestra Consultoría Jurídica y teníamos las opiniones legales externas. Algo perfectamente legal. Yo tenía que mantener a la empresa funcionando y fue lo que hicimos.

–Usted comentaba en la rueda de prensa que el presidente Chávez conocía las operaciones de Pdvsa a través de unos puntos de cuenta. ¿El presidente Chávez conocía de esta operación en particular?

–No, yo no puedo decir que el presidente Chávez tomaba decisiones operativas sobre Pdvsa, porque para eso estaba la junta directiva. Lo que sí, es que el presidente Chávez estaba al tanto del problema que teníamos con el manejo los bolívares, que no teníamos suficientes y él aprobó en los puntos de cuenta hacer operaciones para obtener bolívares. Por eso, si buscas en la KPMG, están todas las operaciones que se hicieron con todas las demás instituciones, porque parece que se hizo una operación solo con una persona X, pero no, se hicieron con muchas, con la banca del país, era con quien tuviera esa capacidad de darnos bolívares. De ahí para adelante, era asunto de cada privado, podía cambiarlo en el mercado oficial. Si se va al paralelo, son ellos los que están una desviación del tipo de cambio. Lamentablemente, eso lo estaba haciendo todo el empresariado venezolano. No hay uno que se haya salvado. Yo cuando llegue a vicepresidente de la parte económica en apenas 6 meses le entregué a Maduro la lista de todos los que recibieron dólares de Cadivi. ¿Qué hicieron todas esas compañías con esos dólares? Era consecuencia de una política que era insostenible.

–¿En Pdvsa quién tomaba la decisión de a qué privado se le entregaba un contrato de financiamiento?

–En Pdvsa existen distintas organizaciones. La parte operacional y producción viene de parte de la Vicepresidencia de Producción, lo que tiene que ver con flota de transporte, suministros, viene de la Vicepresidencia de Comercio y Suministros y todo lo que tiene que ver con la parte financiera, venía de la Vicepresidencia de Finanzas. Eso es toda una estructura. Cuando viene una operación financiera, viene con todas las recomendaciones. Esta empresa sí o no. Tiene o no solvencia. Eso llega a la junta directiva, pero ya trabajado previamente por los organismos técnicos Yo no soy especialista en finanzas ni los que están en la junta directiva lo son, así como no somos especialistas en el manejo de una plataforma petrolera. La junta directiva es un órgano colegiado que en base a la información que llega al tope de la organización, después de pasar por todos los mecanismos de verificación, toma decisiones y eso es permanente. Hay gente que pone las cosas de Pdvsa como si fuera algo que uno trae en el bolsillo un nombre y se aprobaba. Tal vez sea así en este momento, no lo sé, pero en ese momento era un trabajo de todos los comités de la industria petrolera que llega a la junta directiva y se tomaban decisiones.

El portal Armando info publicó que la Unidad Central de Derechos Económicos y Fiscales de la Policía española había señalado que las empresas Violet Advisors S.A. y Welka Holding Limited, que son las que recibieron los derechos de cobro de ese crédito, luego le asignaron y firmaron un contrato de asesoría para Nervis Villalobos (exdirectivo de Pdvsa en la gestión de Ramírez) de 63 millones de dólares. Señalan que supuestamente era la comisión por esta operación. ¿Usted conocía esta situación?

–No. No tengo ni idea de eso que estás diciendo. Ese es el problema cuando unos periodistas creen que son jueces u organismos de investigación. No tengo idea, ni tengo idea de qué hacen los privados, no conocía a los Oberto (supuestos propietarios de la Administradora Atlantic 17107) ni tuve relación con ellos. Todo el país contrataba con Pdvsa, ahora, qué hacen después, cuál es su vida económica, quiénes son sus asesores y cuáles son sus tratos, eso es un problema de ellos. Habría que preguntarles a ellos directamente. De allí a decir que eso es una vinculación conmigo, bueno, tienen que demostrarlo.

En Venezuela está consagrado por la Constitución la presunción de inocencia. No puede salir un portal a decir que eso es tal o cual operación que hizo un ministro o gerente. Yo estoy indignado con la última rueda de prensa del fiscal, es un señor que no solo tiene un problema conductual, sino psicológico, un odio en contra mía, agrediendo a mi familia, a mi esposa y eso lo pueden hacer ellos porque no le rinden cuentas a nadie. En cualquier país ese fiscal es interpelado por el Congreso. Poner a un hombre con una braga anaranjada a decir lo que sea es tan fantasioso como aquella computadora de (Raúl) Reyes (exjefe de la guerrilla de las Farc). Estamos embromados porque si yo quiero ir a Venezuela a decir que necesito un abogado para tener un proceso y demostrar que eso es mentira, no puedo, porque si pongo un pie en Venezuela me meten preso.

–¿En la junta directiva quiénes firmaron la aprobación de esta operación?

–Toda la junta directiva estuvo al tanto. Allí no hay votos salvados. Si alguien rechaza una decisión, se echaba para atrás. No es como un tribunal que hay votos salvados. Allí todo el mundo vio la operación y decía que era correcto hacerlo.

–¿Nicolás Maduro pertenecía en ese momento a la directiva?

–Ah, sí.

–¿Él firmó el acta de aprobación de esta operación?

–Lo que pasa es que estas operaciones, por su celeridad, se aprueban en la junta directiva y después firma el comité ejecutivo, donde estaba Asdrúbal (Chávez) y Eulogio (del Pino), pero en cada caso que se discute allí están las actas de la junta directiva. Ahora, anda tú a pedir el acta de la junta directiva a ver si te la van a dar. No te la van a dar. Es lo que ellos digan y ya.

–¿Y usted no tiene esa acta en su poder?

–Esa no. Bueno, no la tengo aquí en este momento. Yo soy un perseguido, ando con mis papales para arriba y para abajo. En estos momentos no, pero si es necesario buscarla, la buscaré. Yo estoy tranquilo con mi conciencia porque hicimos todo lo que teníamos que hacer y en ese momento teníamos todas las aprobaciones necesarias y como he dicho, el presidente Chávez sabía que teníamos que hacer esas operaciones. Esta gente está poniendo como si Chávez fuera un desordenado, un loco, tal vez están pensando como es Maduro.

Chávez estaba todos los días sobre la industria petrolera, todas las semanas había que rendirles cuentas de todas las operaciones, fueran en bolívares o dólares. Tenía su famosa tabla donde iba registrando todo. Todas esas rendiciones de cuentas semanales están ahí en Miraflores y Pdvsa. Lo que pasa es que ninguno de los que estuvo ahí quiere meterse en problemas. Otros están presos y otros están en el gobierno. La gente agacha la cabeza porque el tema es con Ramírez.  Eso es lo que yo reclamo, quienes estuvieron ahí, guardan silencio y más bien se han dedicado a participar del linchamiento político en mi contra.

–Usted ha hecho algunas denuncias sobre los hijos de Cilia Flores y ha dicho que las operaciones de este tipo no terminaron con su gestión. Explíquenos.

–Como estas operaciones que ellos cuestionan bajo mi gestión, hicieron ellos al menos 9 o 10 igualitas, bajo la gestión de Erick Malpica como vicepresidente. Lo que digo es que es absurdo, de lo que me culpan es tan falso que ellos mismos las hicieron y allí están los documentos. Yo no soy investigador secreto, pero los documentos han estado circulando en las redes. Están las cartas firmadas por Erick Malpìca a favor de una empresa Rantor, que tiene vinculaciones con este sector que es del magnate de los medios ahora, Gorrín, y lo ha hecho una y otra vez. 

Lo contradictorio es que la Fiscalía hizo una indagatoria por la denuncia de unos diputados, un caso igualito, préstamos en bolívares, pagaderos en dólares descuento del 50% de la deuda y fueron absueltos. Es que no hay delito para Pdvsa. Yo tengo los testimonios, el que hizo Víctor Aular de manera voluntaria y luego los testimonios del fiscal Karin, mano derecha del fiscal sicario, diciendo que no hubo delito y luego hubo la decisión de un tribunal diciendo que no hubo delito, perc, ¿Cómo es que allí no hubo delito y de mi lado sí lo hubo?  Si esos dólares llegan a manos de una persona vinculada a Pdvsa es otra cosa, si esos dólares llegaran a mis manos sí hay delito, porque hay un conflicto de intereses.

Lo que se está investigando en los EEUU es si esos dólares que llegaron a manos de Gorrín fueron para los hijos de Cilia Flores. Eso no lo digo yo. Hay un caso en Florida de un banquero alemán (Matthias Krull), que decidió colaborar con los americanos y pasó dos años infiltrado, moviendo esa plata poniéndola a favor de los hijos de Cilia flores, y está en los expedientes.  Estamos hablando de un caso que está sustentando por la Fiscalía de Florida donde no aparece mi nombre, sino el de los hijos de Cilia Flores, pero esa es la misma información que a mí me dieron los muchachos de Finanzas de Pdvsa, que ese dinero era para los hijos de Cilia, tanto así que la instrucción directa para esa operación fue de Nicolás Maduro. Ahora, eso se lo tienen que preguntar a Eulogio del Pino, que lo tienen preso y a Víctor Aular, que está diciendo lo que la Fiscalía quiere.

Es decir, ese es el problema, no hay posibilidad de hacer un proceso, una investigación trasparente y esas operaciones no están reflejadas en ningún sitio, porque dejaron de publicar los estados financieros desde 2016 y lo continuaron haciendo (este tipo de operaciones) hasta 2018.  Creo que con esta denuncia se metieron un tiro en el pie, porque se les ha revertido. Allí hay distintos grupos de poder.  Tarek El Aissami está tratando de salvar su cabeza porque no ha podido con Pdvsa y él es un tipo peligroso, especialista en montar falsos positivos. Luego salió el fiscal sicario, pero con cada paso que dan se hunden más.

–Usted ha manifestado su interés de aspirar a la Presidencia de la República ¿Cómo ser candidato desde el exterior, con esta situación judicial?

–Yo pongo mi nombre, mi esfuerzo, mi prestigio, mi tiempo y mi tranquilidad, porque todo esto para mi tiene un alto costo. Ellos me han quitado mi casa, nos han perseguido, se han gastado millones de dólares en distintas acusaciones en el exterior. No es divertido. Dices que te vas a lanzar de candidato y empieza la persecución y el odio. Pareciera que serán candidatos los que quieran Diosdado o Nicolás Maduro. Lo que he dicho en las reuniones con el chavismo y otros sectores es que hay que romper ese miedo, seguir adelante, exigir condiciones políticas para una participación justa en las próximas elecciones, sino eso va a ser una patraña. ¿Cómo se hace esto? Haciéndolo. Poniendo una opción en la calle.

Hicimos una propuesta chavista, bolivariana. A eso le teme el madurismo. El país va a cambiar cuando las bases del chavismo se le impongan al madurismo. ¿No ves que ellos son súper agresivos contra los chavistas que dicen algo? Dejaron morir a Baduel, tienen enterrado en vida a Rodríguez Torres, hay más de 24.000 medidas cautelares contra dirigentes sociales y políticos, y el que levante la voz, como mi caso, me utilizan como chivo expiatorio para que a más nadie se le ocurra hacerlo. (…) Aquí lo que va pasar es que va haber una explosión social o una rebelión militar, porque si trancas las puertas constitucionales, no hay otra salida. Ellos creen que tienen la fuerza necesaria para mantener el país así, pero es insostenible. Ese supuesto milagro madurista es un bluff, una fantasía que se vive en Las Mercedes o montados en un tepuy para una élite, en un país que cada vez es muy injusto, pero la gran mayoría de los venezolanos estamos muy mal.

–¿Tiene partido político o lo está organizando?

–El llamado es a que todas las organizaciones políticas y sociales se unan en torno a una propuesta. Yo sé que tan pronto como yo mencione un partido o una gente, se la van a llevar presa. Ellos están en una arremetida contra la izquierda, aunque yo no soy comunista, pero tampoco soy anticomunista, entonces arremeten contra el PCV, pero también lo hicieron contra el PPT, Tupamaro y contra cualquiera que no puedan tener bajo su control. Hay que buscar que se unan los que estamos de acuerdo con un plan mínimo (…): Restituir la Constitución, recuperar el petróleo, atender la emergencia humanitaria que hay, y restablecer la institucionalidad. Estamos en un país que cualquiera te friega la vida. Conozco a cientos de trabajadores petroleros que les arruinaron la vida, la casa, su nombre y su reputación y están sepultados como delincuentes comunes y ¿A dónde vas a ir? ¿A la Fiscalía, al Poder Judicial? Es terrible, asfixiante.

–¿La solicitud de extradición anunciada por el fiscal le trae algunos inconvenientes?

–Yo estoy en Italia y tengo el estatus de refugiado político. Ellos creen que están hablando de Venezuela, donde hacen los que ellos quieren. Aquí hay mecanismos de justicia. La única solicitud de extradición que llegó fue rechazada en la máxima instancia de la justicia italiana, que es la sala de Casación del Tribunal Supremo. Yo puedo andar por el mundo, no como ellos dicen, con una vida dispendiosa. Yo puedo andar por el mundo porque no tengo una causa en mi contra. Ellos no pueden poner un pie fuera del país. Tendrán que ir a Rusia, Bielorrusia, Corea, Cuba, pero no pueden ir a ningún sitio, tienen orden de captura, tienen precio sus cabezas. Todo tiene su tiempo, todo pasará. Las sociedades no se suicidan, el pueblo venezolano en algún momento le pondrá fin a esta tragedia.

–¿Cómo se siente en lo personal?

–Bueno chico, yo soy un militante revolucionario desde los 15 años. Mi padre fue comandante guerrillero, estuvo contra la dictadura de Pérez Jiménez. Toda la vida he luchado, nunca he optado por la vida fácil. Cuando iba a renunciar al Consejo de Seguridad (de la ONU), Tareck El Aissami me propuso que me fuera de embajador en Ginebra. Su argumento es que ahí iba a estar tranquilo. Le dije que yo no he servido al estado para ningún beneficio personal, ni para tener una vida tranquila. No me voy a quedar callado, porque lo que ha sucedido con el país lo vengo denunciando desde 2014. Renuncié al PSUV, por eso salí de la parte económica.

Yo propuse acabar con el control de cambio, pero ellos estaban haciendo sus negocios, me sacaron de la parte económica, de Pdvsa y la destrozaron y cuando me fui a las Naciones Unidas, todavía creía que había posibilidad  de enmendar algo en el país, pero cuando vi esa matanza, esa carnicería en las calles del país en 2016, dije no puedo participar de esto, porque dicen que las guarimbas son violentas, pero nosotros también con Chávez tuvimos guarimbas violentas, y Chávez no sacó gente armada a matar muchachos con escudos de cartón. No quería participar del desfalco y la destrucción del país.

Maduro está diciéndoles a los americanos que vengan, pero a qué, si la industria petrolera está destrozada. Entregué una empresa petrolera con 3 millones de barriles de producción y están produciendo 600 mil, mezclados con crudo iraní. ¿Es que creen que los gringos son tontos?  No necesitan nuestra producción, porque son el primer país productor del mundo, segundo, si la Chevron quiere hacer uso de dólares manchados de sangre, será problema de la Chevron, pero máximo, podrán producir 200 mil barriles, si es que llegan a eso. El problema de la industria petrolera no es técnico, es político. Se repartieron la industria entre los políticos, amigos, Alex Saab el otro y el otro, acabaron con la empresa, pero es recuperable.

Rafael Ramírez: Petro debe mediar ante Maduro para que deje de perseguir chavistas

 

Almagro abandona postura radical y apuesta al pacto con Maduro
Luis Vicente León considera que el cambio de postura del diplomático uruguayo ocurre al entender que “la posición de no reconocimiento del Gobierno simplemente ha sido inútil, porque el resultado, creo que fue, un fracaso rotundo”.

 

@reyestheis

 

Un artículo de opinión reciente se convirtió en movimiento telúrico en los sectores más radicales de la oposición venezolana. El uruguayo Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aliado de la causa democrática venezolana, firme defensor del no reconocimiento de Nicolás Maduro como Presidente y uno de los ejes fundamentales de la estrategia de aislamiento internacional al régimen venezolano, propone ahora la cohabitación opositora con el madurismo.

En su análisis titulado: El infierno del sendero que jamás se bifurca, publicado en el portal uruguayo Crónicas.com, Almagro hace un análisis autocrítico. Cuestiona que los pasados procesos de negociación se hayan enfocado en la salida de Maduro “lo cual como objetivo estratégico probablemente no fuera el más viable, ni realizable, ni realista”. Añade que el jefe del régimen venezolano: “fue subestimado en muchos casos respecto a sus capacidades de supervivencia, de manejo político y de habilidades diplomáticas, y fue consolidando su fuerza”.

Entonces plantea su propuesta: “La cohabitación es un ejercicio para el cual no he visto prácticamente a nadie preparado en Venezuela. Pero eso lo hace aún más necesario, en el sentido de que implica un ejercicio de diálogo político real, de institucionalidad compartida, de poderes del Estado compartidos”.

Añade que “Compartir es contrapesar. La cohabitación sin contrapesos puede transformarse en complicidad. El esquema de cohabitación a discutir en un proceso de diálogo debe dar garantías de contrapesos para quienes cohabitan. En caso contrario será una frustración más”.

La cohabitación como problema

Para el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, el uso del término ya luce inconveniente. “Cohabitación tiene una connotación negativa y cuando la usas, indirectamente estás criticando la posibilidad de un acuerdo de gobernabilidad, en un país en el que las partes tienen que entenderse. Si lo vendes como un proceso de cohabitación, parece que tienes que aliarte con el enemigo y casi que enredarte con él”.

Indica que Almagro ha tenido “una posición dura desde el principio, similar a la de los sectores más radicales de Venezuela, al señalar que no se podía reconocer al Gobierno, que había que luchar contra él. Entonces, cuando ahora lo oyes hablar sobre la necesidad de cohabitar, choca”.

León considera que el cambio de postura del diplomático uruguayo ocurre al entender que “la posición de no reconocimiento del Gobierno simplemente ha sido inútil, porque el resultado, creo que fue, un fracaso rotundo”.

Luis Daniel Álvarez es el director de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela y preside la Asociación Latinoamericana de Comunicación y Análisis Político (Alcap). Considera que Luis Almagro entiende que ese camino de soluciones mágicas que salen del sombrero, con unos escenarios que son grandes fantasías, que se convierten en grandes frustraciones, no tiene ningún sentido”.

Sostiene además, que el cambio en la composición del poder en la región es un elemento importante para el viraje del secretario general de la OEA. “Ha entendido que los actores han cambiado, y quienes ofrecían esa soluciones mágicas ya no están en los gobiernos. Y que con los actores que están, más bien se puede buscar que haya una presión importante para solventar la crisis”.

¿Compartir el poder?

El eje de la propuesta está en la posibilidad que a través de la negociación la oposición pueda conseguir espacios de poder que permita el contrapeso institucional y se avance en la recuperación de la democracia. Al respecto, Luis Daniel Álvarez señala: “Más allá de llamarlo cohabitación, Almagro parte de la necesidad de una negociación. Que haya un gran acuerdo nacional con una adecuación de los poderes, una salida electoral con supervisión que permita una elección presidencial y parlamentaria, donde se tenga un CNE producto de un acuerdo entre las partes y un Tribunal Supremo de Justicia bien constituido. Eso es lo que pareciera llevar la propuesta”.

Reconoce que unos poderes institucionalizados “no representan una salida mágica, como si todo se arreglara al día siguiente”, pero sí podría ser “ese elemento necesario que se requiere para una salida electoral”.  Acota que a esa reinstitucionalización se llega a través de una negociación.

Álvarez considera que el actual proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición tiene más fuerza, porque se está realizando afuera, con actores internacionales.  Considera que todos los actores en la región esperan que el problema venezolano pueda resolverse pronto.

Luis Vicente León es enfático en el tema. Asegura que: “No va haber cohabitación porque el Gobierno no está en riesgo que le obligue a cohabitar con la oposición”, no obstante cree que sí hay espacios para otros tipo de acuerdos: “Para soluciones humanitarias y sociales, habilitación de candidatos, participación de gobernadores opositores en comisiones de trabajo conjunto con el Gobierno”, entre otros aspectos.

Dice que es impensable que el Gobierno ofrezca ministerios a la oposición o que este sector acepte participar en la Administración de Maduro, pero sí deberían estar en los poderes públicos, porque allí está la posibilidad de defender sus derechos.

El presidente de Datanálisis plantea el dilema opositor: ·”Yo negocio para buscar mecanismos para rescatar derechos políticos, electorales, que me permitan avanzar o tengo que plantear una lucha, prácticamente armada, que por cierto, la oposición no está en capacidad de ejecutar”.

Agrega que “Lo que no pueden es plantear que no vas a negociar nada con un hampón, sino que solo estás aquí para esperar cuando él se vaya. Entonces tienes 4 años perdidos, sin ningún avance, sin ninguna posibilidad de rescatar la participación. Así pulverizas la esperanza de cambio y lo que has hecho es debilitarte”.

León concuerda con Almagro en que no hay forma de avanzar sin Maduro y debe hacerse con una negociación que no plantee los extremos.  “Si la única negociación es que Maduro se vaya, pues no tienes la fuerza para negociar su salida, por lo tanto cuando lo planteas como objetivo es una negociación que no puede ocurrir”.

Sostiene que Nicolás Maduro tampoco puede conseguir reconocimiento, legitimidad internacional y la eliminación de las sanciones, porque el mundo no lo va hacer. “Entonces los 2 extremos no van a ocurrir”. En ese sentido, apunta que los temas a negociar están en el medio, con asuntos que ambas partes puedan acordar. “Si en ese camino, la oposición gana espacios electorales y se logra concretar la participación de actores internacionales, se podría buscar mecanismos de participación conjunta, que yo rechazo llamar cohabitación, porque el hecho que tu trabajes en forma conjunta para resolver los problemas, no es una cohabitación con el enemigo”.

Pacto de repartición

Héctor Alejo Rodríguez es miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV) y a nombre del partido del gallo muestras sus diferencias con respecto al análisis y la propuesta de Luis Almagro.

Señala que el secretario general de la OEA hace una serie de señalamientos sobre las causas de la crisis con la cual no coinciden: “Es parte de esa visión de los grandes bloques enfrentados: por parte del gobierno responsabilizar de la crisis a lo que ellos llaman la guerra económica, y posteriormente a las sanciones. Aunque no negamos el impacto negativo de las sanciones contra el país. El otro extremo es ver la causa de la crisis en los excesivos controles, políticas de estatización o los que ellos llaman el fracaso del socialismo del siglo XXI, cuando aquí nunca hubo un proceso de construcción socialista y los que ellos llaman excesivos controles, en algún momento beneficiaron al gran sector privado que por esa vía tuvo acceso a divisas preferenciales, y fue uno de los mecanismos para que se fugaran más de 400.000 millones de dólares”

Critica que el uruguayo eluda sus responsabilidades, ya que “La OEA y Almagro como uno de los voceros del organismo, estuvo al frente de una política que le hizo mucho daño a la economía, que fue esto de justificar las acciones contra el país y la aplicación de una serie de medidas coercitivas unilaterales que terminaron agravando los problemas humanitarios y la inflación, que a la larga la pagaron los trabajadores”.

Rodríguez piensa que lo que se plantea con la cohabitación es que “unos dicen no pudimos lograr el cambio de Gobierno, los otros dicen no pudimos liquidar por completo a la oposición, entonces vamos a estrecharnos la mano, para salir de la crisis y beneficiar principalmente a los intereses de los capitales que representamos”.

“Son dos facciones que se enfrentaron brutalmente a nivel político y que generaron este daño sobre la economía y ahora dicen que hay que ponerse de acuerdo para enfrentar la crisis, pero la factura la van pagar los trabajadores, que van seguir sin salario, con unas zonas económicas especiales donde ambos sectores coinciden y tienen como finalidad la reprivatización de empresas públicas, formalizar la pérdida de derechos de los trabajadores y una serie de condiciones que son beneficiosas para el empresariado, pero para nada para la población”, asevera el vocero comunista.

Opina que lo que se plantea con la cohabitación es que el pacto económico, “que ya se ha construido”, tenga una expresión política.

¿Hacia dónde vamos? –Se pregunta Rodríguez- ¿Hacia nuevo bipartidismo? Esta es la cohabitación que está en desarrollo: Un nuevo bipartidismo con otras fuerzas excluidas. No compartimos estos planteamientos. El país debe enrumbarse hacia un proceso de redemocratización, restauración de libertades democráticas donde todos los actores, los que representan a las clases populares, tengan la posibilidad de presentar sus propuestas o candidaturas, elegir representación, no que las fuerzas mayoritarias secuestren esto”.

Entretanto, desde ya se anuncia una nueva ronda de negociaciones. El dirigente de Un Nuevo Tiempo, Stalin González, aseguró en una entrevista en Venevisión que pronto retomarán el proceso de diálogo con el régimen “para lograr acuerdos mínimos para la gente, acuerdos políticos de reinstitucionalización”.

Aseguró que “Estamos enfocados en buscar acuerdos que fortalezcan y que mejoren la calidad de vida de los venezolanos y que podamos resolver los problemas de fondo, logrando para ello que haya elecciones libres, justas y transparentes”.

Cambios de timón en Latinoamérica acercan la región a la izquierda
Gustavo Petro en Colombia y Luiz Inacio “Lula” da Silva en Brasil tienen las primeras opciones para convertirse en presidentes. ¿Qué factores han permitido su encumbramiento? ¿Tienen sus triunfos garantizados? ¿Qué esperar de ellos con Venezuela? Cuatros expertos de 3 países responden estas interrogantes

Por: @reyestheis

 

Latinoamérica históricamente ha sido un escenario político y socialmente complejo. Las ideas de la izquierda marxista y castrista no podían tener un campo más fértil que esta zona fundamentalmente rural y llena de desigualdades económicas. 

La hegemonía democrática en Latinoamérica y la suplantación de dictaduras o autoritarismos de derecha y de izquierda abrieron nuevos espacios y formas de lucha distinta al empleo del fusil. Durante la primera parte del siglo XXI, la región se tiñe ideológicamente de rojo: Hugo Chávez en Venezuela, Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Daniel Ortega en Nicaragua, Fernando Lugo en Paraguay, José “Pepe” Mujica y Tabaré Vásquez en Uruguay, Luiz Inacio “Lula” da Silva y Dilma Rousseff en Brasil y José Manuel Zelaya en Guatemala, copan la escena y llegan al poder con el “arma” de la democracia: El discurso para convencer a la mayoría. En Cuba, Fidel Castro aspiraba un tabaco y soltaba una sonrisa.

Una diversidad de factores propios de cada país, escándalos de corrupción, golpes de estado, malas gestiones o sencillamente desgaste político, hicieron que el péndulo político se moviera a la derecha, pero hoy parece retornar. Quizás el caso más llamativo es el de Colombia, que por primera vez puede elegir un mandatario de una tendencia izquierdista.

 

“Aureliano”. Ese es el alias con que era conocido el guerrillero Gustavo Petro cuando integraba el grupo subversivo M-19 a finales de los años 70.  Hoy, este economista tiene la primera opción de triunfo para las elecciones presidenciales en Colombia que se llevarán a cabo el domingo 19 de junio ¿Cuánto de Aureliano quedará en el ADN de Petro para influir en un posible gobierno suyo?

 

“Es complicado tener una afirmación positiva sobre este personaje”, destaca Leandro Area, diplomático retirado venezolano y experto en las relaciones binacionales colombo-venezolanas. “La campaña que se ha hecho en contra de Petro tiene razones fundamentales y de experiencia latinoamericana muy cercana. Porque está en su biografía haber sido amigo de Fidel Castro, de Hugo Chávez y porque ha demostrado consistentemente que no cree en las instituciones”, asevera.

 

Todos contra Petro

Los resultados electorales en Colombia le dan a Petro la primera opción de llegar la Presidencia, pero su triunfo no es inminente en segunda vuelta. Su adversario será Rodolfo Hernández, un empresario señalado por corrupción, que obtuvo 27,93% de la votación, por 40,52% de Petro.

Esto abre las puertas a que se consolide un frente contra el candidato de la izquierda. Para ello, es importante el apoyo de Federico Gutiérrez (23,87%) y de Sergio Fajardo (4,20%). Las encuestas, antes de la primera vuelta, reflejaban que Hernández tenía más opción de ganarle a Petro que Gutiérrez en una segunda ronda.

 Ya Gutiérrez, que representaba al uribismo, anunció su respaldo a Hernández. Por su parte, Fajardo  adelantó: “Del lado de Petro, nadie”.

La posibilidad que un ex guerrillero habite la Casa de Nariño ha ocasionado una gran expectación en los ciudadanos colombianos. Eugenie Richard, politóloga francesa, experta en comunicación y marketing político y profesora de la Universidad Externado de Colombia, señala al respecto: “Estamos en una sociedad que tradicionalmente está más a la derecha que los otros países de la región. La sociedad se derechizó mucho con los dos gobiernos de Álvaro Uribe. Todavía existe mucha tensión con la posibilidad que un hombre de izquierda llegue a la Presidencia”, explica.

En cuanto a los factores que han permitido este encumbramiento de una opción de izquierda, Richard destaca elementos coyunturales y estructurales: “En los coyunturales está el desgaste del gobierno Duque: Petro ha sabido cosechar muy bien el descontento popular evidenciado en marchas y en el paro nacional en 2019 y 2021”, indica.

 

La erosión de la probabilidad electoral de Fajardo es otra de las razones coyunturales, lo que ha ocasionado que Petro se posicione como el hombre número uno de la oposición contra el gobierno Duque. “La población ve en él el antiDuque y como Duque no tiene popularidad, Petro se presenta como la alternativa”, acota.

Por otra parte, Petro se ha sabido posicionar con su discurso contra la compleja realidad social de esa nación. “Colombia es uno de los países de la región con más desigualdad social. Petro se ha apropiado de esta temática de gran relevancia”, dice la politóloga.

Eugenie Richard sostiene que existen “dos Colombia”, y la que coloca a Petro con la primera opción está integrada por los electores más jóvenes entre 18 y 40 años, y residentes de Bogotá y las costas. “Tenemos una doble fractura: La generacional y la geográfica”, sostiene.

El retorno de Lula

Hace 5 años, la izquierda en Brasil parecía sin rumbo. Lula da Silva, el emblemático líder del Partido de los Trabajadores (PT), quien ocupó la Presidencia de la República entre 2003 y 2010, había sido sentenciado a 9 años y seis meses de prisión por casos de corrupción. 

Hoy, Lula ha renacido como el Ave Fénix, sus procesos judiciales han sido desestimados y tiene, según las encuestas de opinión, la primera opción de ganar las elecciones presidenciales del domingo 2 de octubre de 2022. Pero no tiene un rival sencillo: Del otro lado está el actual y polémico presidente de derecha, Jair Bolsonaro. Ambos copan las preferencias.

Un estudio de opinión de Datafolha, cuyo trabajo de campo se realizó entre el 22 y el 23 de marzo pasado, atribuía a Lula el 43% de la intención de voto de los encuestados, por 26% de Bolsonaro. El exjuez Sergio Moro (ya retirado de la contienda) obtuvo el 8%

Una encuesta más reciente, realizada en abril pasado, de la firma PoderData, ubica la diferencia en cinco puntos: 36% del actual presidente, contra 41% de Lula.

Luciana Santana es politóloga de la Universidad Federal de Alagoas, en Brasil y sostiene que la fotografía actual dice que Lula va a obtener el triunfo, «pero eso puede cambiar, dependiendo de la campaña”.

Considera que, para que se concrete la victoria del PT, “es necesario que la gente que lo apoya lo respalde de forma más sustantiva, porque Bolsonaro tiene la maquinaria política de su lado y no se puede desestimar este poder”.

Consultada sobre por qué los casos de corrupción en contra de Lula ya no hacen mella a su aspiración, la experta señala: “Hoy la disputa política en Brasil está mirando a otro lado y lo principal es la permanencia de la democracia y la estabilidad en las instituciones”.

 

Añade que la corrupción también está presente en el gobierno de Bolsonaro, por lo que en esa materia, no hay un desequilibrio. “Hoy la gente está más preocupada por la economía y en eso el gobierno de Bolsonaro ha sido un gran desastre. La gente va a votar pensando en cuál de las alternativas sirve para mejorar sus condiciones de vida”.

En ese sentido, añade que se evidencia una nostalgia en la población por algunos de los programas emblemáticos que Lula da Silva implementó en su gestión, como la de “Hambre Cero” y  “Bolsa Familia”, que permitió, según las estadísticas de la FAO, una reducción del hambre en esa nación del 10,6% de la población a 2,5% entre 2008 y 2010.

Líderes y pueblos pobres

El diplomático venezolano Leandro Area, observa que hay actualmente en Latinoamérica una oleada muy a favor del socialismo.  Al hacer el análisis de las razones por las que el péndulo político se está moviendo a la izquierda, señala que hay una combinación de pobreza en los liderazgos democráticos y en la cultura de los pueblos.

Explica que quienes están llamados a defender los preceptos de la democracia están pulverizados, como en Venezuela. Esta atomización también permitiría –según su opinión- el triunfo de Gustavo Petro en Colombia.

Para Area, parece inevitable hacer la comparación del proceso político colombiano con el venezolano. Cree que lo que se vive en la nación neogranadina es similar a la situación cuando hubo una alianza de distintos factores que impulsaron la destitución del presidente Carlos Andrés Pérez a inicios de los años 90s en Venezuela.

“Los ataques a las instituciones, la corrupción gigantesca, los problemas que no se le resuelven a la gente y el descreimiento en las instituciones y los valores”, son algunos de los elementos con los que establece semejanzas.

 

En este plano, resalta que la izquierda ha alcanzado convertirse “en un imán, en una solución mágica, a pesar de los malos ejemplos como Venezuela y los 6 millones de personas que han tenido que emigrar”.

Los riesgos y temores han quedado expresamente de manifiesto en la campaña electoral por parte de quienes adversan a Petro. La profesora Eugenie Richard, destaca: “La derecha tiene miedo del tema de la expropiación, que ha sido el argumento contra Petro, pero no sabemos de qué expropiación están hablando”. Añade que también hay temores de que Colombia quede aislada del mundo, por una política que no favorezca el comercio exterior, que caiga el valor de la moneda y que se acaben las empresas y las libertades.

Indica Richard que “la derecha está retomando viejas narrativas y viejos fantasmas que se le atribuyen generalmente a Venezuela”, y que aunque ya no se habla de castrochavismo, “refieren que Colombia se podría convertir en Nicaragua o Perú, con su inestabilidad política”.

Area cree que solo un candidato puede ganar a Petro: “El señor miedo”. Es decir, el temor que despierta este aspirante en una parte importante de la sociedad. Considera además que los pueblos de Latinoamérica son incultos «y se dejan llevar por la mitología de los líderes a caballo, de tirar la mano para que le lleven una caja de comida. Se combina entonces la pobreza de los liderazgos con la de los pueblos. Es una condición de la que no hemos podido salir”.

Pero, ¿cómo podría ser un potencial gobierno de Petro en Colombia y Lula en Brasil? ¿Es solo mala prensa lo que hay en contra de estos actores de izquierda?

Area destaca que Lula no es el mismo de hace 10 años, ni Petro el mismo del M-19.  “Puede que hagan unos gobiernos distintos a lo que uno supone. Probablemente, ya no podrán ser de esa izquierda como el primitivo de Chávez”, señala, pero muestra sus reservas con el candidato colombiano: “Lo que pasa es que Petro no está solo. Está rodeado de una serie de personas que quieren llegar a poner en marcha planes lo más cercanos posible a la guerrilla, como las expropiaciones, la toma del poder y de las instituciones. Van a llegar con unas frustraciones que tienen de por vida”.

Pero el caso de Lula podría ser distinto. La politóloga Luciana Santana sostiene al respecto: “Creo que Lula va intentar hacer lo que hizo en 2003 cuando comenzó su Gobierno, que buscó una alianza más a la derecha, tanto así que su vicecandidato es Geraldo Alckmin -cofundador del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) de Fernando Henrique Cardoso, gobernador de San Pablo entre 2001-2006 y 2011-2018 y  enfrentó a Lula en las elecciones de 2006-“.

Considera que Da Silva va a estar más al centro y abierto a un diálogo, como al inicio de su gestión cuando buscó hacer una coalición parlamentaria. Según la experta, en las encuestas la gente percibe que el liderazgo de Lula es más interesante que el de Bolsonaro, por la defensa de la democracia y respeto a las instituciones demostrado en su período gubernamental.

Por su parte, Area coincide en que probablemente “Lula II será mejor que Lula I” pero considera que “Petro I es una interrogación muy grande, porque aunque Colombia es el dique de la democracia de América Latina, Petro tiene una herencia de frustración importante”. 

Impacto en Venezuela

El  resurgir de la izquierda es una tendencia que tiene un par de años. En Bolivia, el MAS de Evo Morales volvió al poder en 2020 a través de la figura de Luis Arce, tras un breve período de Gobierno de derecha con Jeanine Añez al frente, quien permanece tras las rejas señalada de sedición, terrorismo y conspiración.

En Argentina, el Peronismo con Alberto Fernández en alianza con Cristina Fernández de Kirchner, desbancaron en diciembre de 2019 al derechista Mauricio Macri, golpeado políticamente por su fracaso en la política económica.

En Perú, el izquierdista Pedro Castillo ejerce la Presidencia desde julio de 2021, en un ambiente de mucha inestabilidad, en la que ha tenido que renovar varias veces su gabinete, por las renuncias en masa de sus ministros.

En Chile, desde marzo de 2022 el socialista Gabriel Boric sustituyó en la Presidencia a Sebastián Piñera, de derecha, luego de varios meses de protestas violentas antigubernamentales.

Estas cuatro naciones jugaron un papel muy importante para la conformación del llamado Grupo de Lima, que respaldó el gobierno interino de Juan Guaidó y mostraron su rechazo al régimen de Nicolás Maduro.

A esta Suramérica roja, podría incorporarse próximamente Brasil y Colombia. Kenneth Ramírez, presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI), señala que si esto ocurre “cambiaría la foto ideológica de la región, y eso le permitiría a Maduro terminar de romper el aislamiento que ha tenido desde 2019”.

 

En el caso de Lula Da Silva, ha sido claro que su intención es reconocer a Maduro como Presidente. Para el actual Gobierno de Jair Bolsonaro el presidente interino es Guaidó y su embajadora, María Teresa Belandria, es la jefa de la misión diplomática en ese país. Ella y su equipo eventualmente tendrían que salir del país si Lula resulta triunfador. Algo similar podría ocurrir con la representación venezolana actual ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

«El pueblo de Venezuela, y solamente él, puede juzgar al Gobierno venezolano. Y todos aquellos que reconocieron a un impostor como presidente tienen que tener ahora la misma grandeza que el señor (Maduro) tuvo en relación a Brasil y reconocer a vuestra excelencia como único y legítimo presidente de Venezuela», aseguró el exmandatario brasileño en una carta pública en enero pasado, al agradecer a Maduro el envío de una carga de oxígeno a Manaos.

Petro y Maduro han mostrado algunas diferencias, aunque podría ser solo una posición estratégica, ya que el mandatario venezolano tiene grandes niveles de rechazo en Colombia. 

Kenneth Ramírez destaca que la oposición venezolana ha venido perdiendo apoyo a nivel internacional, y los países que hoy reconocen a Guaidó ya no son 60, sino menos de 15, y en ese grupo “el triángulo EEUU, Brasil y Colombia es muy importante para la oposición”.  

En ese sentido, reitera que, si se concreta el cambio de gobierno en estos dos países, sería un varapalo importante para la oposición. Recordó que Maduro ha brindado apoyo político a Lula durante su proceso judicial por corrupción.  “Hay un agradecimiento hacia Maduro y eso se traduce en una política de mayor comprensión al proceso interno de Venezuela”, comenta.

En caso de concretarse la victoria de la izquierda en estos países, Ramírez prevé el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con y el relanzamiento de Unasur y la Celac como ejes de integración regional.

A la vez, el tema de las sanciones económicas contra Venezuela generaría un rechazo mayoritario en la región y le agregaría presión a EEUU a favor de un levantamiento de las mismas.

De lado de Petro se esperaría –de acuerdo a Ramírez- una relación pragmática, centrada en aspectos fundamentales, como el intercambio comercial y la migración. Y en el caso de Lula, podría haber algunos acuerdos en materia energética, aunque no considera que Brasil esté muy dispuesto a invertir fondos en territorio venezolano.

 

Gobernadores opositores están atados al visto bueno de Miraflores
Manuel Rosales, Morel Rodríguez, Sergio Garrido y Alberto Galíndez reconocen a Nicolás Maduro como Presidente de la República, se reúnen con él y sus ministros y se muestran contrarios a las sanciones de EEUU
Analistas creen que es la única forma de desarrollar gestión, mientras la diputada Dignora Hernández (Vente Venezuela) denuncia un esquema “normalizador”

@Reyestheis

 

La imagen de Laidy Gómez, Alberto Barreto Sira, Ramón Guevara y Alfredo Díaz siendo juramentados ante la Asamblea Nacional Constituyente como gobernadores en 2017 mientras Juan Pablo Guanipa era defenestrado por no hacerlo, ha debido ser emblemática para los opositores que aspiraban ser electos como mandatarios regionales en los comicios pasados en Venezuela.

En las últimas elecciones, Morel Rodríguez, Alberto Galíndez, Manuel Rosales y Sergio Garrido fueron escogidos por votación popular como gobernadores de los estados Nueva Esparta, Cojedes, Zulia y Barinas, respectivamente, y no han tenido inconvenientes en reconocer a Nicolás Maduro como Presidente de la República, a pesar que algunos de ellos, anteriormente, pregonaban que ese era el cargo de Juan Guaidó.

“No se puede desconocer a Nicolás Maduro. Es una realidad, está allí, es el presidente. Lo queramos o no, es la realidad”, declaró Garrido, en enero pasado en Globovisión, tras ser electo y mientras esperaba su toma de posesión.

Por su parte, Morel Rodríguez, tras la realización de un Consejo Federal de Gobierno, también en enero, destacaba la “receptividad de los ministros para resolver los problemas”. Y señaló que “No podemos tener dos gobiernos: Uno de Maduro y uno de Guaidó”.

Más o menos en el mismo tono, Alberto Galíndez, gobernador de Cojedes, señaló en Globovisión que en el Consejo de Gobierno los trataron «con mucho respeto” y añadió respecto a los funcionarios de Maduro: “Siento que tienen la buena voluntad que podamos trabajar juntos”.

Manuel Rosales, al igual que los otros gobernadores opositores, acudió al Consejo Federal y se ha reunido con Nicolás Maduro. Junto a Garrido y Galíndez firmó una carta dirigida al embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, abogando por el diálogo.

En la misiva, propusieron a Washington que revisara la situación legal actual, para facilitar el arribo de inversiones.

¿Qué dice la gente?

Mariana Bacalao es investigadora en opinión pública y accedió a comentar para Runrun.es los principales hallazgos de algunas de las últimas investigaciones cualitativas que ha dirigido recientemente.

Explica que la evaluación del liderazgo actual es negativa y que la gente exige de los políticos acuerdos, pero sobre todo en la agenda social.

“Están muy decepcionados porque sienten que ninguna de las partes está pendiente de resolver los problemas que los afectan”, explica.

Añade que “quienes se definían como opositores o integrantes de las fuerzas democráticas, entendían que la manera de que llegaran cambios positivos era a través del cambio de gobierno, pero con todo el desgaste (opositor), la gente ha llegado a la conclusión que lo que hay arriba es una pelea de poder”.

Dice que los entrevistados piensan que a través de la protestas no van a ser escuchados, saben que todo es complejo y por eso piden al liderazgo político, tanto el que está en funciones como el que aspira a estarlo, que los escuche.

Bacalao observa que el ciudadano no percibe que la salida de Nicolás Maduro de la Presidencia esté cerca, lo que reorienta su forma de pensar. En ese sentido, sostiene que en las elecciones regionales pasadas la gente buscaba personas que llegaran como servidores públicos para tener la mejor calidad de vida posible y “ya no están viendo si es opositor o no”, explica.

Considera que los gobernadores y alcaldes opositores están tratando de sintonizarse desde allí, lo que quedó marcado en las elecciones, mientras la gente “está esperando a ver quién tiene interés en resolverles algo”.

Los retos de los funcionarios opositores

Ser gobernador opositor probablemente es caminar en una cuerda muy delgada. Cristabel Cartaya, socióloga y analista política, argumenta que los líderes de rango medio tienen una tesitura complicada de sortear: “Por un lado, tienen este compromiso de ser y hacer oposición al régimen de Nicolás Maduro y, por otro, hacer una gestión para comprobar que tienen talento y compromiso con sus votantes. Es un desafío que suele ser contradictorio”.

Opina que hacer gestión “en oportunidades, significa que tienen que sentarse, negociar y convivir con el régimen de Maduro. Es un fenómeno complicado de sortear y que no puede deshacerse tan rápido”.

Agrega que, en estos términos, hay algunos líderes que han sacrificado la lucha por la libertad del país, es decir, objetivo a largo plazo para cumplir objetivos políticos o personales a corto.

No obstante, se pregunta: “¿Los ciudadanos se van a quedar sin ningún gestor público hasta que saquemos a Nicolás Maduro? Y entonces, ¿qué hacemos con el problema del agua, desechos, tráfico, etc.? La gente sigue viviendo en Venezuela con o sin régimen, y necesita a un gestor público. A ello es lo que están llamados estos liderazgos ejecutivos regionales o locales”.

Cartaya dice que hay que tomar en cuenta el contexto, pues estamos hablando de un “régimen dictatorial” y, por lo tanto, nuestros derechos políticos están cercenados y ellos (los gobernadores y alcaldes) no son la excepción.

Opina que la lógica del régimen respecto a estos funcionarios opositores es que “puedes hacer gestión local entre tanto no te me conviertas en una voz peligrosa. Ellos están conscientes de eso”.

Cartaya, quien vive en Perú, recordó que durante los primeros 10 años del régimen los liderazgos fueron más atrevidos de hablar sobre la dictadura, pero “todos los perseguidos o autoexiliados somos la demostración de que eso sale caro”.

Entre alacranes y arañas

Sobre el rol de los gobernadores de oposición, la diputada (electa en 2015) de Vente Venezuela, Dignora Hernández, hace una salvedad: “Ni son gobernadores y tampoco son de oposición”.

Denuncia la existencia de un esquema “normalizador”. Agrega que el único que ganó con la «estrategia electorera» fue «el régimen».

«Estos falsos adalides de la oposición, que no son opositores, están formando parte de este esquema y su aporte es de estabilidad para lavarle la cara al sistema”, asegura.

Considera que los gobernadores forman parte del grupo que llama “arañas”, porque según la parlamentaria “tienen una pata en cada tablero”. Dice que estas personas “llegaron con los votos de la oposición, la traicionaron, se quitan la máscara y van a darle estabilidad al régimen de Maduro”.

No se explica cómo es que ahora hay quienes señalan que los gobernadores deben optar por acomodarse al régimen para hacer gestión, como si eso no lo sabían antes del proceso electoral. «Si lo sabían, ¿por qué se inscribieron?», pregunta.

“Sinvergüenzas todos los que se metieron en este concepto de mafia, sabiendo que no los iban a dejar gobernar sino se plegaban. Pero también, sinvergüenzas quienes están apoyando conductas como estas. Hay que denunciar ese esquema normalizador de los seudo alcaldes, gobernadores y concejales”; asevera.

El aporte al cambio

Si es correcta la hipótesis de que los gobernadores de oposición están imposibilitados de empujar en forma abierta el cambio de régimen en Venezuela, la pregunta es ¿cómo su gestión puede brindar un aporte para la redemocratización del país?

Cristabel Cartaya sostiene que se puede hacer democracia desde los espacios locales, como cultura política y no solo como gesta electoral. “Desde una mirada más democrática, participativa, donde rescatemos cosas que se han perdido con el chavismo, por ejemplo, el respeto por las instituciones y la norma, la transparencia, el acuerdo con el disenso, respetar a las minorías, como el chavismo, en nuestros espacios de poder”.

También, indica: “Cuando yo soy gobernador de oposición tengo el compromiso de mostrar que sí podemos hacer una gestión diferente, transparente, ética, que cumple lo que prometió. No solo es luchar contra el régimen para sacarlo, sino es demostrar que somos capaces de ejercer un liderazgo distinto”.

Señala que cuando se votó por Hugo Chávez debido al hastío de los ciudadanos “por el ejercicio político clasista e irresponsable”, eso hizo que la gente votara por el cambio y que hoy persiste “el llamado de la ciudadanía favor de un liderazgo inspirador, que tenemos el desafío de hacerlo cumplir”.

Por los momentos, los gobernadores opositores no han tenido mayores complicaciones para el ejercicio de sus funciones. Manuel Rosales ha sido el más afectado, pues tras ser electo en noviembre de 2021, la Gobernación zuliana fue despojada de competencias en peajes, aeropuerto y puente sobre el Lago.

Además, desde Miraflores -en términos de fútbol- ya le sacaron tarjeta amarilla: El 26 de abril el jefe del régimen recordó que parte de las condiciones en las pasadas elecciones del 21 de noviembre era que, donde ganara la oposición, él no asignaría un «protector del estado» y que tras la situación generada por las intensas lluvias en Zulia, ha intentado comunicarse infructuosamente con Rosales, por lo que lamentó que ahora no tienen «un protector del pueblo del Zulia a quien llamar, para decirle váyase para allá».

Del grupo de gobernadores, Rosales es quien ha sido más cauteloso en sus declaraciones respecto a Maduro y sus funcionarios. Además, no ha dejado de lado sus aspiraciones de cara a las Presidenciales de 2024.