Venirauto archivos - Runrun

Venirauto

Ensambladoras de vehículos deberán generar sus propias divisas

Ensambladoras

Firman plan nacional de reactivación del sector automotriz. Mientras la producción en el sector privado cayó a niveles de hace 60 años al cierre de 2015,  Venirauto -que tenía como meta ensamblar 5.725 carros- solo sacó al mercado 947 vehículos. MazVen, fábrica de camiones, cumplió apenas 13% de la meta y la fábrica de tractores Veneminsk redujo su meta respecto a 2014

@lmaracara

El gobierno firmó un acuerdo con las principales empresas ensambladoras de vehículos del país, para tratar de reactivar a un sector que está deprimido desde hace una década. El acuerdo prevé que cada ensambladora produzca un carro familiar y “generar sus propias divisas, a través de la exportación de automóviles y otros mecanismo”, que no fueron precisados.

El plan nacional de reactivación del sector firmado en Miraflores por el presidente Nicolás Maduro y el vicepresidente para área económica, Miguel Pérez Abad, fue suscrito por Ford Motors de Venezuela, MMC, General Motors, Toyota de Venezuela, Chery, Iveco, Venirauto, Mack de Venezuela y algunos fabricantes de autopartes y motos.

La industria enfrenta su peor recesión y el año pasado registró los niveles más críticos de producción en 60 años, cuando apenas ensamblaron 18.300 unidades.

Aunque “los otros mecanismos para producir divisas” no fueron explicados en la cadena de radio y televisión, se estableció un acuerdo similar al que le fue autorizado a Ford Motors de Venezuela el año pasado y que le permite, en el mercado local,  vender sus carros en dólares.

En 2015 las ensambladoras privadas estuvieron prácticamente paralizadas por la falta de autopartes e insumos para producir.

Generando sus propias divisas y arrancando de un producción privada por debajo de las 20 mil unidades, el Gobierno prevé una oferta exportable de 559.750 unidades (entre carros, autobuses, camiones, tractores y motos)  entre los años 2016 y 2021. El acuerdo establece que ensambladoras exportarán 20% de su producción.

Con el motor fundido

Mientras el sector privado estuvo casi totalmente paralizado en 2015, las empresas del sector público tuvieron un desempeño más que vergonzoso, según consta en la Memoria y Cuenta del Ministerio para Industrias. Venirauto apenas produjo 947 vehículos (34% de la meta). MazVen ensambló únicamente 325 camiones de carga media y la meta era 2.500 unidades, es decir un cumplimiento de 13%. La fábrica de tractores Veneminsk, que tuvo un mejor resultado, disminuyó sus metas de producción sustancialmente respecto al año 2014 y Venezuela Productiva estuvo 90%  por debajo de la meta en comercialización de automóviles.

En el documento entregado a la Asamblea Nacional no aparece el desempeño de Chery.

La memoria y cuenta de la cartera para Industrias, que al frente tiene a al vicepresidente para el área económica Miguel Pérez Abad, pero que hasta enero tenía a José David Cabello, muestra el pobre resultado de las empresas automotrices creadas con base en los acuerdos con Bielorrusia e Irán.

Producción de vehículos

 

Venirauto no termina de arrancar

Venirauto Industrias, C.A. es una de las tres empresas automotrices adscrita al Ministerio de Industrias, y fue  creada en el marco de los acuerdos con Irán  a través de Venezuela Industrial S.A. (Veninsa) y Toseyeh Sanayeh Khodro Company (Aido).

El año pasado en su plan operativo Venirauto se fijó como meta producir 5.725 automóviles, de los que solo ensambló 1.947 vehículos; 921 carros modelo Centauro y 1.026 modelo Turpial. Un cumplimiento de 34% de la meta.

En junio de 2010, el expresidente Hugo Chávez, en una visita a la planta, invitó a los trabajadores  “(…) a apoderarse no sólo de los galpones, sino de la empresa, de la producción y así comenzar a pensar en otra planta hasta que podamos no sólo alcanzar la meta de 16 mil carros por año, sino que pensemos hasta en exportarlo”

Sin embargo, desde  2011 la empresa automotriz ha estado muy debajo de las metas establecidas siendo su pico más alto de producción en 2012 cuando sacó al mercado un total de 3.595 carros para un cumplimento de 43% de la meta fijada en 8.390. El año de peor producción respecto a la meta fue 2014 con un cumplimiento de solo 21%. Tenían planificado sacar al mercado 8.580 unidades y solo ensamblaron 1.844 carros.

 

Capacidad instalada por línea de producción

 

Este desempeño en la producción genera que el uso de la capacidad instalada de la ensambladora entre 2011 y 2015 nunca haya estado por encima de 35%.

Tampoco en servicios postventa Venirauto pudo cumplir con la meta. Aunque habían previsto que iban a atender 25 mil clientes y pudieron dar respuesta a 19.163 solicitudes de repuestos y servicios.  

Ante los pobres resultados la automotriz alega que “hubo demoras de los despachos de materia prima correspondientes al tercer y cuarto trimestre de 2015, motivado a las dificultades en el pago al proveedor internacional, disminuyendo la ejecución presupuestaria a manera de equipar los costos con los gastos (sic)”.

También señalan que “hubo dificultades en la reposición de las partes y piezas defectuosas recibidas de los proveedores iraníes, generando costos adicionales y lucro cesante a la empresa y falta de certificación de calidad de todas las partes y piezas recibidas por parte de los proveedores iraníes”.

Camiones son una carga pesada

En 2007 mediante un convenio con Bielorrusia fue creada la empresa mixta MazVen que tiene por objetivo la producción, ensamblaje, distribución y comercialización de camiones con capacidad para transportar cargas consideradas media-pesada que van desde 10 a 27 toneladas.

La fábrica fue creada con el objetivo de fortalecer la Misión Vivienda Venezuela, y debería servir de apoyo para resolver la falta de transporte de carga mediana y pesada en los diferentes proyectos de vivienda, sin embargo de acuerdo a los resultados es muy poco lo que ha aportado a este objetivo.

En la memoria y cuenta de 2015 del despacho de Industria destaca que “se programó el ensamblaje de 2.500 camiones de carga media-pesada, lográndose una ejecución de 325 unidades, lo que representó un 13% sobre lo estaba programado”.

Aseguran que “la disminución en el cumplimiento de las metas de ensamblaje, ocurrió debido a la caída de los precios del petróleo y a la baja disponibilidad de las divisas, ocasionando incumplimiento de cronograma de pago (65.987.589,47 dólares) con la empresa Fábrica de Automóviles de Minsk (Maz), correspondiente a la deuda que se tiene con los aliados bielorrusos”.

Esto, según el documento consignado ante la AN, ocasionó faltantes de inventarios de repuestos para el ensamblaje de los camiones, así como fue una limitante en cuanto a recepción de materia prima y demora de los convenios para la entrega de los kits-semi-ensamblados (SKD)”.

El agro espera por Veneminsk Tractores

Veneminsk Tractores también fue creada  en 2007 en el marco de los acuerdo con Bielorrusia y su objetivo era “producir tractores de alta calidad de forma eficiente, confiable y rentable a precios competitivos, destinados a satisfacer las necesidades de las comunidades agrícolas a nivel nacional, así como para la exportación a los países pertenecientes a la Alternativa Bolivariana para las América (Alba)”.

Durante su inauguración en mayo de 2012, el ex presidente Chávez estuvo acompañado entre otros por su hermano, el gobernador de Barinas, Adán Chávez, quien señaló, al recorrer las instalaciones de la fábrica, que “la meta establecida para este año es ensamblar 1.500 tractores y se prevé aumentar la producción hasta llegar a los 10 mil tractores por año, en cuatro o cinco años”.

Sin embargo, en año 2015 la empresa cumplió con 41% de la meta al lograr ensamblar 705 tractores de uso agrícola, de los modelos Lancero VM62, VM89 y VM130. Esa cifra ubica muy cuesta arriba lo que plantearon hace tres años.

La capacidad instalada de la empresa es 8.000 unidades por año y solo produjeron 705 tractores, es decir solo usaron 8,81% de la capacidad instalada.

A este empresa estatal alega que le afectó  el “alto índice de ausentismo laboral en la durante el tercer trimestre del año 2015 y tuvo dificultades para la adquisición de insumos nacionales para la producción”

En la memoria y cuenta indica que el resultado que obtuvieron que fue producto del  “retardo en la llegada de las partes y piezas faltantes en los SKD (materia prima) adquiridos para el ensamblaje de los tractores”.

Venezuela Productiva

Venezuela Productiva, empresa dedicada  a la distribución de productos e insumos tiene varias líneas de acción, entre ellas la referida al área automotriz. En esa área, el objetivo principal del programa era  “la adquisición de vehículos ensamblados por empresas bajo la dirección del Ministerio del Poder Popular para Industrias, para su justa distribución a través del Programa Venezuela Productiva Automotriz”. La intención era “adquirir 151.673 vehículos y se alcanzó la cantidad de 15.42”, es decir apenas 10% de los previsto en el año.

Deshecho en Socialismo: Se derrumba la producción de carros iraníes, chinos y bielorrusos

venirauto

La incursión del Estado en la economía no se limitó a áreas prioritarias como la alimentación o la vivienda. El ex presidente de la República, Hugo Chávez, también creyó que el Estado podía ensamblar vehículos para competir con las multinacionales del sector.

Carros a precios económicos y accesibles para toda la población fue la promesa. Venirauto, surgida en 2006, fue la primera gran apuesta. Luego vinieron Veneminsk y Mazven, producto de acuerdos con Bielorrusia, Chery, Civetchi y JAC, tras convenios con empresarios venezolanos para producir carros de marcas chinas.

Según la Memoria y Cuenta del ministerio de Industrias, en 2014 las ensambladoras estatales cerraron con una producción de 36.196 autos, 12% menos que en 2013 cuando se armaron 41.255 carros. Algunas compañías ni siquiera han podido despegar, a algunas les faltan las divisas y otras han recibido piezas “defectuosas”  de los proveedores. Los carros iraníes, bielorrusos y chinos no aparecen.

Empresas en “rojo-rojito”

Venirauto Industrias

La compañía fue inaugurada por Hugo Chávez en 2006. El Estado, a través de Corpivensa, posee 64% de las acciones, mientras que el socio iraní Toseyeh Sanayeh Khodro Company (Aidco) es propietario del 35,9% restante.

El año pasado la compañía apenas ensambló 1.844 automóviles, el peor rendimiento desde su nacimiento. En sus orígenes, el ministerio de Industrias informó que el potencial de la planta, ubicada en el estado Aragua, era de 16 mil carros, pero nunca ha sobrepasado los 4.000 anuales.

Las cifras indican que la empresa se va quedando sin gasolina. Entre 2011 y 2014 la producción descendió 50,6%. Al cierre de 2014 la capacidad instalada era de 10.848 carros, 32,2% menos de la capacidad instalada que tenía cuando se inauguró.

captura venirauto

Entre los obstáculos que enfrentó la compañía destaca que el proveedor iraní envió piezas “defectuosas” para el ensamblaje de los carros.  “El número de partes y piezas defectuosas recibidas generan hasta la fecha costos adicionales y lucro cesante en transporte y nacionalización, por lo cual requiere exigir a los proveedores iraníes la reposición de las mismas, dado que el proveedor debe garantizar la certificación de calidad de todas las partes y piezas”, reconoce la Memoria y Cuenta.

La compañía también reconoce que requiere obras de “adecuación” para los “talleres de mantenimiento y su equipamiento,  “reemplazo de cubiertas de techos de la planta”, “un sistema de ventilación adecuado en el galpón principal” y la ampliación de “la capacidad de almacenamiento del almacén que obliga al alquiler de terceros”, entre otras.

Veneminsk Tractores

Esta compañía nació con el decreto presidencial 5.713 del 7 de diciembre de 2007. Está ubicada en el complejo agroindustrial Batalla de Santa Inés en el estado Barinas. Venezuela es propietaria del 80% de las acciones y Bielorrusia domina el 20% restante.

En 2014 dispuso de un presupuesto de 605.309.784 bolívares para ensamblar 3.017 tractores de uso agrícola, pero apenas se armaron 620 unidades. Ese resultado significó una caída de 35,1% con respecto al registrado en 2013 y apenas representó 6% de la capacidad instalada de la empresa, estimada en 10 mil tractores anuales.

captura venemisk

De acuerdo con la Memoria y Cuenta del ministerio de Industrias, el bajo rendimiento se explica por la falta de divisas. “La limitante que más ha afectado el cumplimiento de las metas para el período 2014 ha sido la demora de adquisición de divisas para la cancelación de los compromisos pendientes con la República de Belarús, y por ende el suministro oportuno de los SKD para ensamblaje, así como las partes y piezas para la venta a los agroproductores”.

En el informe de gestión de 2013 Veneminsk había reportado, al igual que ahora Venirauto, “defectos de fábrica” en las piezas que suministraba el proveedor desde Bielorrusia.

Chery y Civetchi

En la Memoria y Cuenta del ministerio de Industrias no hay información sobre el rendimiento de Chery, Civetchi, Mazven y JAC. Sin embargo, algunos datos divulgados por las autoridades e informaciones periodísticas también revelan una mala gestión.

La ensambladora Chery es la que mejores números exhibe. La empresa surgió producto del convenio entre el Gobierno nacional y el grupo venezolano Corporación ZGT. La operaciones de ensamblaje comenzaron en agosto de 2011 en una planta ubicada en Las Tejerías, estado Aragua. Esa instalación posee capacidad para producir 18.800  carros anuales, pero esa meta no se ha cumplido. Según el ministerio de Industrias, entre agosto de 2011 y febrero de 2015, la compañía ensambló 40.000 automóviles, esto es, un promedio de unos 12 mil carros por año. Esa cifra además incluye las cifras de producción de la segunda planta que posee la compañía en el estado Carabobo.

Los resultados del Consorcio Industrial Venezolano de Tecnología China (Civetchi) son peores. Esta ensambladora es producto del convenio suscrito en 2011 entre el grupo venezolano Falsiroli y el Estado para la conformación de una empresa mixta destinada al ensamblaje de los carros de la marca Dong Feng. El pasado 30 de marzo los trabajadores de la planta, ubicada en la zona industrial de Valencia, realizaron una protesta para exigir al presidente de la República que pusiera fin a una intervención que realizó el propio Gobierno en febrero. Ese día los trabajadores denunciaron que la deuda por concepto de importaciones no liquidadas era de 300 millones de dólares y que aún desconocía el plan de divisas para 2015.

En 2013 Civetchi comercializó 8.831 carros, entre los ensamblados en Valencia y otros importados. Un año después la cifra descendió a 3.357 unidades, un 62% menos. En los dos primeros meses de este año apenas había vendido 38 carros, de acuerdo con las cifras de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez).

Mazven y JAC

Mazven, al igual que Veneminsk, surge de los acuerdos entre Venezuela y Bielorrusia. En 2012 inició el ensamblaje de camiones en el complejo agroindustrial Batalla de Santa Inés en el estado Barinas. De esa instalación se producirían 5 mil camiones por año, pero el Gobierno nacional no ha suministrado recientemente datos de producción. Sobre el rendimiento de JAC, una ensambladora de camiones chinos surgida del convenio con el grupo venezolano Autopartes Lara, tampoco hay detalles. Esa planta opera desde 2012 y según el plan inicial tendría una capacidad para producir 15.500 unidades anuales.

Venirauto produjo 1.844 autos y trabaja a 7% de su capacidad

venirauto

 

Las intenciones de Venirauto de convertirse en una próspera industria ensambladora y, posteriormente, productora de vehículos, luce cada vez más lejana. Al menos eso puede colegirse de los magros resultados obtenidos en 2014, cuando la empresa apenas alcanzó 21% de la meta propuesta y promedió una capacidad ociosa superior a 90%.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta 2014 del Ministerio de Industria, la empresa iraní-venezolana ensambló el año pasado 1.844 unidades de los dos modelos que produce (Centauro y Turpial), lo que se traduce en un cumplimiento de 17% del plan previsto (10.848 unidades) y en la utilización de apenas 93% de su capacidad instalada, que según los datos aportados por el propio presidente Hugo Chávez al momento de la inauguración de la planta, es de 26.000 unidades al año.

Este sería el peor resultado de la productora desde 2008, año en el que produjo unas 500 unidades pues aún se encontraba en plena fase de adecuación de su estructura operativa.

Es oportuno señalar que la ensambladora nunca ha podido fijar en su meta de producción más allá de 62% de su capacidad instalada (16.000 unidades), cota fijada en 2011 como objetivo estratégico y que solo fue cumplido en 23% con la salida de líneas de apenas 3.733 unidades

El informe de gestión de la empresa señala que entre los obstáculos que impidieron cumplir los planes previstos para 2014 estuvo la falta de inversión que permita habilitar y adecuar la infraestructura física y operativa.

Entre las necesidad de inversión que menciona el informe están la adecuación de instalaciones para talleres de mantenimiento y su equipamiento, reemplazo de cubiertas de techos de la planta, al igual que los canales y bajantes de aguas de lluvia que ameritan el cambio total de las láminas translúcidas y parcialmente las láminas opacas, instalar un sistema de ventilación adecuado en el galpón principal, adquirir una planta eléctrica de mayor capacidad, adecuar un sistema de incendios para salvaguardar bienes e inmuebles de la planta.

También señala la necesidad de ampliar la capacidad del almacén principal, cuyo reducido tamaño obliga el alquiler de espacios a terceros.

Otro de los grandes problemas que según el informe enfrenta la ensambladora, es la gran cantidad de partes y piezas defectuosas recibidas desde la casa matriz iraní, lo que genera “costos adicionales y lucro cesante en transporte y nacionalización, por lo cual se requiere exigir a los proveedores iraníes la reposición de las mismas, dado que el proveedor debe garantizar la certificación de calidad de todas las partes y piezas”.

Esta situación se relaciona con las constantes quejas de los propietarios de autos de la marca, quienes reclaman no solo por defectos de fábrica en sus vehículos sino por las dificultades que enfrentan a la hora de solicitar piezas de recambio y servicio de mantenimiento.

Más datos

Al desagregar el informe ministerial, se tiene que si bien la empresa apenas logró 21% de la meta prevista en cuanto a producción, la ejecución presupuestaria ascendió a 28% tras erogarse Bs. 383,5 millones, lo que a simple vista habla de un gasto superior a los logros.

Por otra parte, la productividad por trabajador cayó a la mitad en los últimos tres años, al pasar de ocho unidades por trabajador al año en 2011, a cuatro unidades por trabajador/año en 2014.

En cuanto a los planes para 2015, la memoria y cuenta destaca que la meta es producir 9.702 unidades, así como atender 25.000 solicitudes de clientes en servicio postventa.

Comisión de Contraloría frena casos de corrupción por falta de respuesta

diputado

Los diputados afirman que algunas investigaciones se frenan por falta de respuesta de entes del Estado

Entre 2011 y 2014 la oposición presentó a consideración de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional más de 20 denuncias de presunta corrupción en órganos del Estado o por parte de funcionarios. “Solo tres han sido admitidas y procesadas: Venirauto, Cerro Azul y Bandes, pero ninguno tiene informe conclusivo”, denunció el diputado opositor Rodolfo Rodríguez (AD).

En el caso de Venirauto, más de 4.000 personas se han visto afectadas por mafias surgidas en torno a la asignación de vehículos por parte del Plan Venezuela Automotriz. Venirauto es una empresa mixta venezolana iraní, que entró en operaciones en 2007 con la promesa de ensamblar 8.000 vehículos ese año y luego pasar a 25.000 unidades anuales.

En 2011 Rodríguez denunció ante la comisión parlamentaria la existencia de 1.000 carrocerías abandonadas en los patios de Venirauto en Aragua, así como irregularidades en el proceso de solicitud y entrega de los vehículos.

“El gobierno ofreció que Venirauto fabricaría más de 20.000 vehículos anuales a bajo costo y no llegaron ni a 800 anuales, mientras las carrocerías se perdían. Mucha gente pagó la inicial, se anotó en listas y nunca les dieron los carros. La comisión hizo las interpelaciones, se removió a la junta directiva, el expediente está completo pero la subcomisión no lo presenta a la comisión y por tanto no llega a plenaria”, explicó.

Si el lector está en lista de espera de esta empresa, tenga en cuenta que en una nota de prensa de mayo pasado Venirauto admitió que entre 2007 y 2014 solo ha ensamblado 16.740 unidades y que la meta de este año es 6.777 vehículos.

Cerro Azul. Hoy en día el saco de cemento de 42 kilos es un bien escaso, y aunque está regulado por debajo de 100 bolívares, en el mercado puede costar hasta 500 bolívares. La cementera estatal Cerro Azul, asentada en Monagas, comenzó a construirse en 2006 con la promesa de abastecer 12% de la demanda interna y palear la especulación. La obra debió inaugurarse en 2008.

La fecha de apertura se ha pospuesto desde entonces para el primer trimestre de 2012, para mediados de 2013, para junio y septiembre de este año. Finalmente, el ministro de Industrias, José Cabello, dijo hace tres meses: “La empresa estará operativa el 15 de octubre y podrá inaugurarse a fin de año”.

En 2011 la Comisión de Contraloría inició una investigación. Al día de hoy la cementera no ha sido inaugurada y tampoco hay informe final de parte de la Asamblea. La más reciente inspección de la comisión parlamentaria, pautada para octubre, fue suspendida por falta de pasajes aéreos, denunció la diputada Deyalitza Aray (Prove).

Sin respuesta. En mayo de 2013 la Comisión de Valores de Estados Unidos detectó un plan de sobornos por 66 millones de dólares a través del Bandes.

En noviembre de ese año la vicepresidenta de finanzas del banco estatal, María de los Ángeles González, se declaró culpable.

“Nosotros presentamos el caso Bandes y la comisión lo admitió para investigación en junio de 2013. El presidente de la comisión, Pedro Carreño, ofició al BCV, el Bandes y la Superintendencia de Bancos para solicitar detalles del caso, pero estos entes no respondieron”, señaló Rodríguez.

Percepción desfavorable
En 2014 Venezuela figuró como el país más corrupto de América Latina en el Índice de Percepción de Corrupción presentado por Transparencia Internacional. La nación apareció en el puesto número 161 de 175, con 19 puntos sobre 100.

La percepción ciudadana sobre los riesgos de corrupción interna no ha mejorado en los últimos ocho años, la puntuación ha fluctuado entre 19 y 20, refirió la ONG Transparencia Venezuela. La organización cree que la lucha anticorrupción anunciada por el presidente Nicolás Maduro “limita la transparencia, concentra su poder en el Ejecutivo, quien maneja la mayor cantidad de recursos, concentra mayores de riesgos de corrupción y fortalece la discrecionalidad”.

El presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz, advirtió sobre los riesgos de impunidad “cuando el sistema político y legal no actúa con la suficiente rapidez y eficacia como para poner atajo a los comportamientos corruptos, sancionarlos y establecer precedentes legales”. El informe fue rechazado por la contralora general (e), Adelina González.

Las cifras
175.000
carros debió producir Venirauto desde 2008; han producido 16.740
6
veces se ha pospuesto la inauguración de Cerro Azul