Venirauto produjo 1.844 autos y trabaja a 7% de su capacidad

Venirauto produjo 1.844 autos y trabaja a 7% de su capacidad

venirauto.jpg

venirauto

 

Las intenciones de Venirauto de convertirse en una próspera industria ensambladora y, posteriormente, productora de vehículos, luce cada vez más lejana. Al menos eso puede colegirse de los magros resultados obtenidos en 2014, cuando la empresa apenas alcanzó 21% de la meta propuesta y promedió una capacidad ociosa superior a 90%.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta 2014 del Ministerio de Industria, la empresa iraní-venezolana ensambló el año pasado 1.844 unidades de los dos modelos que produce (Centauro y Turpial), lo que se traduce en un cumplimiento de 17% del plan previsto (10.848 unidades) y en la utilización de apenas 93% de su capacidad instalada, que según los datos aportados por el propio presidente Hugo Chávez al momento de la inauguración de la planta, es de 26.000 unidades al año.

Este sería el peor resultado de la productora desde 2008, año en el que produjo unas 500 unidades pues aún se encontraba en plena fase de adecuación de su estructura operativa.

Es oportuno señalar que la ensambladora nunca ha podido fijar en su meta de producción más allá de 62% de su capacidad instalada (16.000 unidades), cota fijada en 2011 como objetivo estratégico y que solo fue cumplido en 23% con la salida de líneas de apenas 3.733 unidades

El informe de gestión de la empresa señala que entre los obstáculos que impidieron cumplir los planes previstos para 2014 estuvo la falta de inversión que permita habilitar y adecuar la infraestructura física y operativa.

Entre las necesidad de inversión que menciona el informe están la adecuación de instalaciones para talleres de mantenimiento y su equipamiento, reemplazo de cubiertas de techos de la planta, al igual que los canales y bajantes de aguas de lluvia que ameritan el cambio total de las láminas translúcidas y parcialmente las láminas opacas, instalar un sistema de ventilación adecuado en el galpón principal, adquirir una planta eléctrica de mayor capacidad, adecuar un sistema de incendios para salvaguardar bienes e inmuebles de la planta.

También señala la necesidad de ampliar la capacidad del almacén principal, cuyo reducido tamaño obliga el alquiler de espacios a terceros.

Otro de los grandes problemas que según el informe enfrenta la ensambladora, es la gran cantidad de partes y piezas defectuosas recibidas desde la casa matriz iraní, lo que genera “costos adicionales y lucro cesante en transporte y nacionalización, por lo cual se requiere exigir a los proveedores iraníes la reposición de las mismas, dado que el proveedor debe garantizar la certificación de calidad de todas las partes y piezas”.

Esta situación se relaciona con las constantes quejas de los propietarios de autos de la marca, quienes reclaman no solo por defectos de fábrica en sus vehículos sino por las dificultades que enfrentan a la hora de solicitar piezas de recambio y servicio de mantenimiento.

Más datos

Al desagregar el informe ministerial, se tiene que si bien la empresa apenas logró 21% de la meta prevista en cuanto a producción, la ejecución presupuestaria ascendió a 28% tras erogarse Bs. 383,5 millones, lo que a simple vista habla de un gasto superior a los logros.

Por otra parte, la productividad por trabajador cayó a la mitad en los últimos tres años, al pasar de ocho unidades por trabajador al año en 2011, a cuatro unidades por trabajador/año en 2014.

En cuanto a los planes para 2015, la memoria y cuenta destaca que la meta es producir 9.702 unidades, así como atender 25.000 solicitudes de clientes en servicio postventa.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios