Venezolanos archivos - Runrun

Venezolanos

UE donó €7 millones a ACNUR para apoyar a migrantes venezolanos
Este dinero será utilizado para fortalecer los mecanismos de «protección comunitaria» y promover las políticas inclusivas para los migrantes venezolanos en situación de riesgo

El departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea donó 7 millones de euros al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados con la finalidad de mitigar el impacto del covid-19 en los refugiados y migrantes venezolanos y sus comunidades de acogida en América Latina y el Caribe.

“La nueva contribución se utilizará para el fortalecimiento de los mecanismos de protección comunitaria y la intensificación de los esfuerzos de incidencia para políticas inclusivas. Además, se proporcionará información y orientación sobre el proceso de asilo, la regularización y la documentación necesaria para facilitar el registro”, dijo ACNUR.

El éxodo de los venezolanos representa la mayor crisis de desplazamiento de la historia de la región y la segunda mayor crisis de desplazamiento del mundo. Así lo aseguró la agencia, que precisó que hay más de 5 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela. 4,3 millones han buscado protección en América Latina y el Caribe.

América Latina se está convirtiendo en el nuevo epicentro de la pandemia, y las personas refugiadas y migrantes de Venezuela se están viendo afectadas. 

“Muchas personas se están viendo afectadas por los efectos devastadores del covid-19 en la economía y los sistemas de salud pública”, declaró la directora del Bureau de Acnur para las Américas, Renata Dubini.

*Con información del CCN

Venezolanos en Chile viven en refugios esperando un vuelo humanitario
Mientras están a la expectativa muchos se han contagiado de COVID-19

@gchenriquez1 // Imagen: Abrahan Moncada. 

Junior Rojas, un padre de familia de 41 años, emigró de Venezuela hacia Chile en diciembre de 2019. Su objetivo era llevar a su esposa e hija de 13 años al país sudamericano, luego de conseguir trabajo. Pero con las protestas iniciadas a mediados de octubre de 2019, que se extendieron hasta febrero de 2020, y la posterior llegada de la pandemia del coronavirus al continente en marzo, sus planes se cayeron. 

No pudo tramitarle la visa a sus familiares y tampoco conseguir trabajo en medio de la golpeada economía mundial. “Decidí venirme para buscarle un mejor futuro a mi hija, una niña de 13 años. Quería darle mejor calidad de vida, mostrarle cosas diferentes ya que con la situación de Venezuela no se podían hacer muchas cosas y decidí venirme pero bueno, tuve mala suerte”, dijo Rojas en una entrevista a RunRun.es. 

Desde el 16 de mayo vivió junto a otros  600 venezolanos a las afueras de la embajada del país en Santiago, Chile. La solicitud que todos hacían al gobierno de Nicolás Maduro era la habilitación de vuelos humanitarios o del Plan Vuelta a la Patria, para así retornar a Venezuela. 

El venezolano durmió en carpas y recibió donaciones -como todos- de comida, agua, productos de higiene, ropa y abrigo. Al llegar el invierno al país y aumentar el riesgo de contraer coronavirus, fueron trasladados a refugios. 

Rojas, junto a 59 personas más, fue ubicado en el Colegio Arturo Alessandri, una instalación que sirve como albergue. A los dos días de haber llegado, las autoridades sanitarias realizaron pruebas de detección de coronavirus y 53 de 60 personas -Rojas incluido- resultaron positivos. 

Esto hizo que el venezolano de 41 años fuera desplazado, otra vez, a un hotel llamado Residencias Sanitarias para ser atendido durante una semana y cumplir la cuarentena en aislamiento. “Ahí tuvimos las tres comidas igual, una habitación y baño para cada uno y médicos que nos revisaban dos veces al día. Lo único incómodo fue el encierro, pero de resto, todo bien”, dijo. 

De vuelta en el colegio, cuenta a RunRun.es que la atención en el refugio también es muy buena. Duerme en un salón de clases con al menos dos personas más y recibe comidas a partir de donaciones que personas hacen en un centro de acopio. Sin embargo, a pesar de que ahora se encuentra más cómodo y seguro que cuando se vio obligado a vivir a la intemperie, asegura que solo quiere volver a Venezuela. 

Explica que cuando vivía en su país natal tenía un puesto de ventas de periódicos en la estación de metro Propatria. Al regresar, planea buscar algún empleo u oficio que le permita capitalizar dinero para emigrar a otro país con su familia; algo que se ha visto obligado a hacer incluso antes de haberse mudado a Chile. 

Rojas había emigrado antes a Barranquilla, Colombia, pero luego de un mes decidió devolverse a Venezuela para armar un nuevo plan de emigrar hacia Chile, un país que prometía mucho. 

Ahora, luego de ocho meses en el extranjero y en medio de un invierno con temperaturas de entre 0 y 9 grados para el que no se había preparado, Rojas explica que la Municipalidad de Providencia está tratando de coordinar un autobús que lleve a los 30 venezolanos que aún quedan en el refugio hasta Cúcuta, Colombia. 

“Unos se han ido a casa de familiares, otros se han ido a las fronteras a riesgo propio, pidiendo colas, pagando pasajes o haciendo lo que pueden. Ya algunos llegaron a la frontera y supuestamente los han devuelto porque todas las fronteras están cerradas”, dijo. 

Además de tratar de coordinar una salida por vía terrestre, los venezolanos varados han tratado de contactar a las autoridades por medio de la municipalidad para coordinar un vuelo que los traiga a casa, pero el gobierno de Venezuela no responde. A la fecha, aún quedan más de 540 venezolanos en Chile esperando regresar al país.

 

   

Migración Colombia se prepara con sistema biométrico ante retorno de venezolanos
En entrevista para el diario El Tiempo de Colombia, Espinoza afirmó que la última cifra de venezolanos en Colombia era de 1’788.380. De ellos, un poco más de un millón están en condición de irregulares.

 

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, dijo que cerca de 80.000 venezolanos han salido de Colombia para retornar a su país, en medio de la pandemia. Sin embargo, al terminar la emergencia, asegura que muy probablemente regresarán, por lo cual el país se está preparando con tecnología biométrica para identificarlos.

Espinosa explicó que los ciudadanos venezolanos deberán descargar una aplicación en el celular que diligenciará un formulario para conocer a qué se dedica, dónde está ubicado, núcleo familiar y nivel de escolaridad, entre otros. Además, deberán montar una fotografía con la cual la aplicación hará un reconocimiento biométrico de la persona y un reconocimiento dactilar.

Terminado ese proceso, la aplicación emitirá un documento electrónico que le llegará al teléfono con un código de barras y otros elementos de seguridad para que no se pueda falsificar en línea. Y ese será su documento de identificación. “En Migración Colombia vamos a tener unos elementos especiales para identificar si es una identificación original o falsa”, dijo.

Asimismo aseguró que identificación biométrica les permitirá, entre otros, mayores oportunidades de acceso al sector financiero, al sistema de seguridad social y va a fortalecer una base de datos que permita un mejor trabajo de las autoridades del orden nacional.

Cambios en la migración venezolana 

Por primera vez, en cinco años, en este 2020 se empieza a ver el inicio de una tendencia decreciente de la población migrante en Colombia. En febrero eran 1’825.000; en marzo pasaron a 1’809.000, y en abril el dato es de 1’788.380, es decir, inicia un proceso de disminución.

Espinosa aclaró que el 36 por ciento de los migrantes son personas entre los 18 y los 29 años (la mayor fuerza productiva) lo que sugiere que en Venezuela puede estar produciendo un envejecimiento poblacional, porque los jóvenes han ido migrando no solamente hacia Colombia, el Cono Sur, Europa y Estados Unidos y los ciudadanos de mayor edad se estarían quedando en Venezuela.

El director de Migración Colombia afirmó varios estudios señalan que después que pase la pandemia por el coronavirus,  el 80 por ciento de los venezolanos que regresaron volverán a Colombia con al menos tres personas más. 

“Nosotros nos inclinamos en creer que regresaran con un solo acompañante, lo que nos genera un nuevo fenómeno migratorio para el cual ya nos venimos preparando”, dijo.

*Con información de El Tiempo

Por segundo mes consecutivo disminuyó la cifra de venezolanos radicados en Colombia
A la fecha han retornado a Venezuela más de 81 mil migrantes venezolanos y cerca de 30 mil más estarían a la espera de poderlo hacer
4% del total de venezolanos que se encontraba en Colombia al inicio de las medidas de aislamiento han regresado a su país

 

Por segundo mes consecutivo la cifra de venezolanos radicados en Colombia disminuyó con respecto al mes anterior, informó el Director General de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa Palacios.

Según el jefe de la autoridad migratoria colombiana, al 30 de abril de 2020, la cifra de ciudadanos venezolanos radicados en Colombia sería de un millón setecientos ochenta y ocho mil trescientos ochenta (1.780.380). Un uno por ciento menos que los que se encontraban a finales del mes de marzo.

El Director General de Migración Colombia aclaró que el temor a la actual pandemia, sumado a factores como el desempleo, la falta de acceso al sistema de salud y el desalojo de viviendas, ha ocasionado que a la fecha más de 81 mil ciudadanos venezolanos hayan regresado a su país.

Espinosa aprovechó la oportunidad para informar que la entidad viene trabajando en un sistema de identificación para los ciudadanos venezolanos, teniendo en cuenta que según las proyecciones que se tienen, se calcula que cerca del 80% de los venezolanos que han retornado a su país, regresarán a Colombia en los próximos meses, en compañía de una persona más.

El jefe de la autoridad migratoria colombiana indicó que Bogotá, Cúcuta, Barranquilla, Medellín y Cali, son las ciudades que mayor número de venezolanos radicados registran y que en la actualidad, respecto a las salidas de estos nacionales hacia su país, las mismas siguen sujetas a la capacidad que tiene Venezuela para recibir a sus connacionales.

COVID-19: Historias de migrantes venezolanos que fallecieron por el virus en Perú
El portal Convoca.pe relata la historia de ciudadanos venezolanos que huyeron de la crisis y se encontraron con un virus que los llevó a la muerte

La Embajada de Venezuela en Perú, designada por el presidente encargado Juan Guaidó, calcula que al menos 40 ciudadanos venezolanos han fallecido en este país, por la COVID-19. 

La organización de periodismo de investigación Convoca.pe cuenta la historia de estos ciudadanos que llegaron huyendo de la crisis y se encontraron con un virus que los llevó a la muerte. 

Los relatos de sus deudos hablan de las deficiencias del sistema de salud en el Perú, la falta de apoyo del gobierno, el miedo a ser discriminados y el deseo póstumo de llevar las cenizas hasta su tierra natal.

Por: Mirelis Morales Tovar/Foto: Convoca

José no tiene claro dónde se contagió. Cree que pudo haber sido en el mercado Virgen del Carmen, en la avenida Bocanegra, en el Callao —región colindante a Lima—, a donde iba cada quince días. Era el único sitio al que salía desde que empezó la crisis sanitaria. Había quedado desempleado mucho antes de la cuarentena y era él quien se encargaba de hacer las compras, mientras su esposa hacía teletrabajo desde casa y su hija de 11 años seguía con sus clases virtuales.

Él tenía un año de haber llegado al Perú, proveniente de la ciudad de Mérida, ubicada al oeste del territorio venezolano, en la cordillera andina de esta nación. Su pareja había salido seis meses antes y esperaba en Lima a que su situación económica mejorara para reencontrarse. Sin embargo, la crisis de servicios públicos en Venezuela que culminó con un gran apagón eléctrico lo impulsó a salir con su hija antes de tiempo. 

En la segunda semana de abril, José empezó a presentar dolor de cabeza, fiebre y malestar general. Algo le hacía presagiar que tenía el coronavirus. Llamó al 113, el número habilitado por el Ministerio de Salud para atender los casos de COVID-19. Le dijeron que no podían atenderlo porque no tenía dolor de garganta ni dificultad para respirar.

Entonces, decidió automedicarse: comenzó a tomar paracetamol y otros remedios que le recomendaban. “Gracias a Dios me recuperé”, cuenta con el tono pausado que caracteriza a quienes vienen de los estados andinos de Venezuela. “Lo malo fue que, a los días, mi esposa comenzó a sentirse mal”, agrega.

Ella manifestó todos los síntomas. Así que volvieron a llamar al 113 y, de nuevo, les negaron la atención, esta vez con el argumento de que la paciente no había tenido contacto con algún extranjero. 

“Lo que hice fue tratarla con paracetamol de la misma manera que había hecho conmigo. Pero tenía mucho dolor en el pecho. La llevé a una clínica donde le sacaron una placa del tórax y le dijeron que tenía bronquitis. La prueba del COVID-19 no se la hicieron porque no la tenían. La nebulizaron y le mandaron tratamiento para la casa”, cuenta.

José recuerda que no hubo mejoría. La mujer de 34 años –cuya identidad se reserva a petición de su esposo– se quejaba de malestar en la espalda y se mareaba cuando intentaba levantarse. A los dos días, él volvió a la clínica para pedir un médico a domicilio. Le dijeron que no tenían a nadie disponible para ese servicio. Se acercó a una posta de salud en el Callao y allí le informaron que sólo atendían a pacientes COVID-19 confirmados. Entonces, con ayuda de un amigo, bajó a su esposa por las escaleras desde el cuarto piso en el que vivían y la llevaron hasta la clínica.

“Ese 27 de abril a las 10 y 30 de la mañana le dio un derrame cerebral. Su cara se paralizó”, cuenta José y hace una pausa para respirar. “En la clínica la estabilizaron y me dieron una orden para hacerle una tomografía, allí no tenían tomógrafo y no podían saber qué tan grave era el daño que le había causado el derrame”.

Hizo un recorrido por varios hospitales, pero ninguno tenía tomógrafo. Hasta que llegaron al Arzobispo Loayza a eso de las tres de la tarde. Para ese entonces, ella ya estaba inconsciente. La subieron en una silla de ruedas y la dejaron esperando. Cuando finalmente iban a realizarle la tomografía, ordenaron hacerle la prueba de COVID-19 y el resultado fue positivo. De inmediato, le informaron que no podían hacerle el examen porque contaminaría el tomógrafo.

Puede seguir leyendo la historia en Convoca.pe

Sirios y venezolanos encabezan solicitudes de asilo en la Unión Europea
En 2019 ha destacado el aumento de solicitudes de asilo de venezolanos y su tasa de aceptación, que ha sido de 96%, frente a 29% de 2018

 

Las solicitudes de asilo en países de la Unión Europea aumentaron 11% en 2019, respecto al año anterior. Según el informe anual de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés) se realizaron 738.425 peticiones, un tercio del total a nivel global. La mayoría de los solicitantes 80.205 eran ciudadanos sirios (8,2% del total) y venezolanos (45.645 solicitantes,  6,2%).

El documento señala que 2019 ha sido el primer año desde 2015 en el que se registra un aumento del número de peticiones de asilo en el conjunto de países de la Unión Europea, en parte provocado por el claro incremento de solicitudes de ciudadanos venezolanos, con 103% más de peticiones, y Colombia, con aumento de 214% respecto al año anterior.

En respuesta a esta situación, los países que han recibido mayor número de solicitudes de asilo han aumentado los esfuerzos para afrontar el flujo de migrantes y acelerar la tramitación de peticiones atrasadas.

En 2019, la mayoría de las solicitudes de asilo se presentaron en Alemania (165.615 peticiones, un 22 por ciento del total), Francia (128.940 solicitudes, un 17 por ciento) y España (117.795 solicitudes, un 16 por ciento). Los países que recibieron menos solicitudes han sido Estonia (105) y Letonia (195). 

El número de solicitudes pendientes de resolución a finales de 2019 se situó en cerca de 912.000 peticiones, una cifra mucho mayor comparada con el nivel previo a la crisis migratoria de 2015, lo que, a juicio de EASO, denota la presión que están recibiendo los sistemas de asilo de países europeos.

La tasa de aceptación de solicitudes de asilo en países europeos se ha mantenido en 2019 en niveles similares a los de 2018, con 40% de aceptación de solicitudes. La tasa varía entre el 10% de República Checa y el 88% de Suiza.

*Con información de Europa Press

Acnur: 60% de los migrantes venezolanos en Colombia no tienen ingresos
Jozef Merkx, representante de Acnur en Colombia, en entrevista con la VOA, describió la situación que viven los venezolanos, quienes han perdido su fuente de ingresos y calidad de vida, en medio de la pandemia

 

El impacto de la pandemia no tiene nacionalidad ni fronteras. Una situación que bien reflejan los migrantes venezolanos que, en los últimos años, se han asentado en Colombia, en la búsqueda de ingresos y una mejor calidad de vida.

Sin embargo, muchos o ninguno de ellos contaban con una situación que los dejaría en la calle o, mucho peor, los obligaría a retornar a su país aún en crisis: la pandemia por la COVID-19.

A propósito, la Voz de América conversó con Jozef Merkx, representante de ´la Agencia para Refugiados de la ONU (ACNUR), en Colombia, sobre cómo durante la pandemia se ha visto agravada la situación económica de migrantes venezolanos que, en su mayoría, viven de labores informales. Por esta y otras razonos han debido buscar refugios improvisados, caminar a la frontera o viajar en buses ilegales para poder regresar a su país.

-VOA: ¿Cuál es el diagnóstico actual de la situación de migrantes y refugiados venezolanos en Colombia?

-En Colombia, estamos hablando de más de 1.8 millones de refugiados y migrantes de Venezuela. En muchos años ya habían llegado personas de ese país, pero ahora estamos obviamente con la crisis de covid-19 y muchos refugiados y migrantes han perdido sus trabajos, ya no tienen ingresos, están sin medios de vida y eso ha causado una situación muy crítica para la gran parte de la población migrante y refugiada, hasta el punto que algunos han decidido también retornar a Venezuela.

Según las cifras de Migración Colombia, estamos hablando de 75.000 venezolanos que ya han retornado a Venezuela en los últimos dos, tres meses. Pero comparado con el gran número que ya están aquí, es un porcentaje relativamente pequeño. Son 4 o 5% por ciento y justamente estamos, entre varias agencias, trabajando aquí también para abordar las necesidades que tiene el otro 95%.

-Este retorno voluntario de venezolanos hacia sus país, ¿representa otra fase de la migración?

-Muchos quieren volver porque están justo en esta situación de desesperación. Muchos venezolanos en Colombia estaban enviando remesas a Venezuela, a sus familiares, por la crisis que vive el país vecino y tampoco lo pueden hacer en este momento. Entonces, los que ya perdieron su trabajo, que ya no tiene ingresos, varias familias venezolanas han sufrido desalojos porque no podían pagar sus alquileres. Ellos no ven otra opción que retornar.

Pero, de nuevo, es un grupo relativamente pequeño. Está continuando el retorno, pero desde la semana pasada también hay más restricciones para cruzar la frontera a Venezuela y eso también afecta todo el flujo de retorno.

-Por un lado, los migrantes perdieron sus empleos en Colombia y, por el otro, regresar a su país se ha convertido en un calvario. ¿Se puede decir que están en un callejón sin salida?

-Es cierto que la gente está en una situación muy, muy complicada, muy crítica. Lamentablemente, hemos visto desalojos en Colombia, aunque hay un decreto prohibiendo estos desalojos, y justo es eso lo que también estamos trabajando con la defensoría del pueblo, con la procuraduría, para apoyar a las personas para que puedan quedarse en sus habitaciones, sus apartamentos, hasta el final de la cuarentena. Pero, es cierto que mucha gente no puede pagar el alquiler, no tiene ingresos mínimos para comprar sus bienes, sus necesidades, sin comida.

 

 

*Vea la entrevista completa en La Voz de América

Venezolanos varados en España piden a Maduro un vuelo de repatriación
Algunos venezolanos han tenido que pernoctar en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez porque no tienen donde quedarse

 

Este lunes 22 de junio, un grupo de venezolanos varados en España volvieron a protestar para exigir un vuelo humanitario que los traiga al país. Esto, luego que se reabriera parcialmente la terminal aérea como parte de las medidas que la nación ibérica está aplicando por el desconfinamiento.

Alrededor de 600 venezolanos, que aseguran estar varados en España desde que empezó la cuarentena y la crisis por el coronavirus, denuncian que no tienen respuesta de las líneas aéreas para organizar un vuelo que los traiga de regreso al país. Según Eleazar Sequeira, uno de los venezolanos que está en Madrid, hizo un llamado a Nicolás Maduro para que organice un vuelo humanitario que permita su repatriación o en su defecto, que reabra el espacio aéreo para regresar.

Denuncia que ese número de personas, atraviesan por “situaciones vulnerables”, como por ejemplo muchos compatriotas en situaciones de calle o refugio, así como quebrantamiento de su salud física y mental.

“El gran grueso de los venezolanos que estamos varados acá con pasajes de regreso. Vinimos por poco tiempo y ya llevamos casi 100 días acá y los recursos que trajimos están acabados”.

Al parecer, los manifestantes tienen previsto dormir en el Aeropuerto de Barajas y advierten que al menos tres vuelos han salido desde España sin nadie a bordo para buscar a sus nacionales y repatriarlos.

Desde que comenzó la pandemia por el coronavirus cientos de venezolanos han exigido ayuda para regresar al país. Esto ha ocurrido, además de España, en Chile y Argentina.

*Con información de TalCual y El Nacional