Rusia 2018 archivos - Página 2 de 13 - Runrun

Rusia 2018

Jul 10, 2018 | Actualizado hace 2 años
San Petersburgo, la verdadera ciudad mundialista

@LaPizarraDelDT_

 

El Mundial de Rusia 2018 está por llegar a su final. Tan solo 3 partidos restan en el repertorio y solo dos ciudades que los albergarán: Moscú y San Petersburgo. Una Cosmopolitan y la otra turística.

La capital rusa mantiene su ritmo del día a día. La Copa del Mundo llegó a ellos, pero durante un mes parece que muchos aún no se han enterado. Lejos de las camisetas esporádicas post finalización de la fase de grupos o carteles de Zabivaka, resulta casi impensado que allí se está jugando la competición más importante a nivel deportivo del mundo.

A final del siglo XXV, Pedro “el grande”, se trasladó a San Petersburgo con la misión de occidentalizar Rusia. Lograr reformas y avances para su país. Y vaya que lo consiguió. Actualmente ese legado parece mantenerse. No por lo tecnológico, sino por lo globalizado. A diferencia de Moscú, en St Pt muchas personas hablan inglés. En restaurantes, bares o cafeterías parece ser un requisito indispensable para los mesoneros, por ejemplo.

Además, al ser una ciudad más pequeña (tiene 5 millones de habitantes) y por la conformación de la misma, hace que todo esté más cerca. Sea más compacto. Eso facilita que los turistas y fanáticos de equipos puedan aglomerarse en puntos céntricos, cercanos al museo del Hermitage, plaza del Palacio o la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada. Todos estos puntos quedan muy cerca caminando, facilitando que, en zonas céntricas de la ciudad, se respire todavía el Mundial.

Así también, las tiendas han ejercido un marketing más que interesante. Muchas de ellas, a pesar de no contar con relación de algún tipo con el fútbol, diseñaron vitrinas con similitudes a campos de fútbol, con grama o con balones para captar la atención del turista. Los restaurantes aprovecharon para ubicar a las afueras, carteles de “mira fútbol mientras comes”, o las tiendas de souvenirs incorporar todo tipo de llaveros, cuadernos o peluches relacionados al Mundial.

Es otra cosa. Es el verdadero clima de la Copa del Mundo. Turismo, fanáticos, inglés como idioma universal y mezcla de culturas. Eso sí. A tan solo días para terminar la cita, hay que agradecerles a una selección en particular: México. La globalización no se entendería si no fuese por ellos. Los hay en todos lados. Con mis disculpas para los chinos, que son los más fervientes turistas y pobladores globales, los mexicanos han logrado situarse en todos los lugares turísticos existentes en este Mundial. Y vaya que se agradece.

El “no mames” y el “wey”, se escuchan en estadios, museos, bares y discotecas. Los hay de Guadalajara, León, DF… Y siempre con su camiseta verde y el águila en el pecho. Sin exagerar.

También resulta agradable la comunicación en español y siempre se podrá hacer. Gracias a ellos siempre parece haber un pedacito de Latinoamérica en Rusia. Aunque ya no queden representantes de Conmebol y Concacaf, en las gradas siguen habiéndolos, porque franceses, belgas y croatas… Poco de qué hablar. No se ven, ni se sienten en las calles del Mundial.

Francia, finalista en un Mundial por 3ra vez, tras vencer a Bélgica

 

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — Un cabezazo letal de Samuel Umtiti en los albores del segundo tiempo bastó para sellar el pasaporte de Francia a la tercera final de su historia en la Copa del Mundo, al imponerse el martes 1-0 a Bélgica.

En un saque de esquina ejecutado por Antoine Griezmann a los 51 minutos, Umtiti consiguió anticiparse a Marouane Fellaini, custodio del primer palo. El zaguero del Barcelona saltó y le remató en las narices al arquero Thibaut Courtois, quien simplemente levantó las manos en un intento infructuoso por impedir que el balón entrara a las redes.

“Estoy enormemente orgulloso”, expresó el jubiloso Umtiti en la cancha del estadio de San Petersburgo. “Trabajamos muy duro, unidos. Fui yo quien anotó pero todos hemos dado un gran partido”.

Y por enésima vez en este Mundial, una jugada a pelota detenida resultó crucial. Esta vez definió a un finalista, y Francia chocará el domingo por el título en Moscú con Inglaterra o Croacia, que se medían en la otra semifinal, este miércoles y también en la capital rusa.

“Fue una cuestión de detalles”, valoró el estratega de Bélgica, Roberto Martínez. “Desafortunadamente para nosotros, nos pegaron en una situación con pelota parada”.

Además, después de tanto que se habló de la mina de talento del que dispone Francia adelante, fue un defensa el héroe. En 1998, tres zagueros franceses anotaron en el Mundial: Bixente Lizarazu, Laurent Blanc y Lillian Thuram. En una coincidencia auspiciosa, ahora han marcado Benjamin Pavard, Raphael Varane y Umtiti.

“Ha sido un defensa quien ha anotado el gol, y eso que hemos tenido mucho trabajo a la defensiva”, resaltó el técnico francés Didier Deschamps. “Me quito el sombrero ante mis jugadores y mi cuerpo técnico”.

En busca de instalar a los belgas en la primera final mundialista de su historia, Martínez tomó la arriesgada decisión de colocar de inicio una línea de tres defensores para enfrentar a uno de los equipos con más talentos individuales en este certamen. Y los Diablos Rojos generaron peligro en la primera mitad con dos disparos de Eden Hazard y un zurdazo de Toby Alderweireld desde las inmediaciones del área, que el arquero francés Hugo Lloris desvió de manera providencial con las dos manos.

Francia apostó más de inicio a la contra y amenazó con disparos de Griezmann y escapadas de Kylian Mbappé, la sensación francesa de 19 años.

El tanto francés no hizo sino radicalizar las respectivas estrategias. Abofeteados, los Diablos Rojos se lanzaron en forma desbocada en busca del empate. Les Bleus, se organizaron mejor atrás y apostaron a alguna transición rápida que les permitiera ampliar el marcador.

Pero quizás por la desesperación o tal vez por el cansancio que derivó de un encuentro disputado a un ritmo muy dinámico, las aproximaciones belgas fueron generando cada vez menos peligro.

“Es algo excepcional… estoy muy contento por mis jugadores, que son jóvenes pero tienen un gran carácter”, destacó Deschamps.

En la primera final de su historia, Francia se coronó como anfitriona en 1998, merced a una goleada por 3-0 sobre Brasil, en aquella noche en que Ronaldo perdió misteriosamente sus superpoderes. En Alemania 2006, sucumbió por penales ante Italia, tras el infame cabezazo que recibió Marco Materazzi y que significó la expulsión de Zinedine Zidane y su despedida de los mundiales.

Habrá por lo tanto cierto deseo de reivindicación en la selección francesa. Deschamps fue parte del plantel campeón en 1998, y ahora está a las puertas de dos logros significativos.

El primero es de índole individual. Podría ser apenas la tercera persona en coronarse en la Copa del Mundo como jugador y técnico, algo que sólo consiguieron Mario “Lobo” Zagallo con Brasil (1958 y 1962 jugando y 1970 dirigeindo) y Franz Beckenbauer con Alemania (1974 y 1990). Además, Rudi Voller fue jugador y entrenador: ganó como delantero en 1990 y perdió como estratega en 2002.

Francia quedó a un paso de alcanzar a Uruguay y Argentina con dos títulos en su haber. Se sumaría así al exclusivo club de los multicampeones, al que pertenecen también Brasil (5), Italia (4) y Alemania (4).

Bélgica está lejos de esa cúpula y se quedó a la orilla de lo que hubiera sido un papel histórico. Disputó la segunda semifinal mundialista en su historia y cayó como le había ocurrido en México 1986 ante Argentina y un Diego Maradona en pleno esplendor.

Los belgas no ostentan un solo título de relevancia en sus vitrinas, y seguirán esperándolo pese a mostrar tal vez el fútbol más vistoso de este Mundial, en el que habían ganado todos sus partidos. Al menos podrían mejorar la ubicación que tuvieron en aquel Mundial de 1986, cuando la propia Francia los superó 4-2 en tiempo extra durante el partido por el tercer lugar. Buscarán ese tercer sitio en el duelo de consolación que se efectuará el sábado, también en San Petersburgo.

Jul 09, 2018 | Actualizado hace 2 años
Las redes sociales entre jugadores: ¿Permitirlas o no?

 

Edinson Cavani publicó una carta a su “yo de 9 años”, contándole cómo sería su vida. Ángel Di María también hizo algo similar. Los jugadores franceses postean muchos videos amateurs de ocurrencias y bailes en Rusia. Futbolistas que no juegan el mundial, como Aleksandr Kokorin por lesión, comentan e interactúan en redes. Zlatan Ibrahimovic y David Beckham apostaron para el partido entre Suecia e Inglaterra a través de unos posts en Instagram… Y así.

Pero, ¿Es correcto usarlas en un evento tan grande como la Copa del Mundo?

La selección de Argentina es una de las que más sufrieron a través de las redes sociales. Insultos, críticas y ofensas a través de los medios web. Desde insultos a familiares, hasta algunos, con algo de gracia. A Jorge Sampaoli le llamaron “calvo tobogán de piojos” y se hizo viral a través de Twitter. Pero, se dimensionó.

Los jugadores Mateus Uribe y Carlos Bacca, jugadores que fallaron sus penales con Colombia fueron amenazados de muerte por redes. Situación muy grave, a sabiendas que hace 24 años, Andrés Escobar, defensor colombiano, fue asesinado luego de un autogol que los dejó fuera del Mundial de 1994.

Los jugadores, de manera diaria reciben innumerables mensajes. Después de la final de Champions League, Karius, guardameta del Liverpool que cometió dos errores que les costaron el título, ganó más de 1 millón y medio de seguidores.

Ahora bien, conversando con Jorge Luis Pinto, ex entrenador de la selección de Costa Rica que llegó a cuartos de final en Brasil 2014, comentó sobre el tema: “Me parece que lo que hay que hacer es orientarlos. Prohibirlo es imposible”. Desde el inicio hay que tocar ese tema, porque hoy en día es importante: “Lo primero que yo hago es reunirme y decirles que digan todo lo que quieran, tienen libertad, pero sepan lo que dicen. Lean todo lo que quieran, pero sepan que reciclan para ustedes”, relata.

Muchos equipos trabajan con sus jugadores a través de sus teléfonos móviles. Uruguay, por ejemplo, recibe cada mañana compactos de video de los partidos anteriores y tablas de estadísticas para poder ver sus fallos. Es decir, existe una comunicación vía whatsapp que es importante.

Pinto, hizo referencia también a que existen momentos de momentos. Es decir, hay ocasiones que está bien empleado su uso y en otras hay que eliminar el teléfono: “Yo no encuentro la forma de prohibirlo. Mis jugadores no podían utilizar el celular en reuniones de video, de equipo… Nunca antes del partido. Después, sin problema”, contó.

La dificultad a la hora de poder filtrar informaciones también hace que los equipos cada vez estén más profesionalizados. Los psicólogos deportivos son parte activa de los planteles y viajan con ellos siempre. Un personal que es clave en eventos de tan alta envergadura.

No es prohibirlo, sino limitarlo en ciertas ocasiones y trabajarlo para que haya un correcto filtro de la información. ¿Tú qué harías?  

El Mundial regresa a sus orígenes: las mejores selecciones en las semifinales

 

Jesús Zambrano

@LaPizarraDelDT_

 

Se agotan los partidos en el Mundial Rusia 2018. Finalizados los cuartos de final conocemos los cruces que deparan encuentros de primer nivel, Bélgica contra Francia y Croacia frente a Inglaterra, permaneciendo selecciones que generan un juego vistoso, con jugadores top y con un camino casi perfecto a lo largo de la competencia.

Sudamérica se quedó sin representante tras la eliminación de Brasil y Uruguay, únicas selecciones presentes por el continente entre los mejores 8, dando así por determinado un nuevo triunfo para Europa, quién tiene a cuatro de sus equipos en las semifinales.

Apasionantes compromisos dejaron los Cuartos de Final, desde la victoria de Francia sobre Uruguay hasta la eliminación de la anfitriona frente a Croacia en la tanda de penales. No continuó la constante durante el torneo, las selecciones denominadas favoritas en cada una de las llaves se impusieron y lograron avanzar a la semifinal.

Los dirigidos por Oscar Washington Tábarez tuvieron su primera mala salida en la copa, con el agregado de la baja de Cavani por molestias musculares y la escasez de generación de juego ofensivo hizo que quedara eliminado por una Francia compacta, ordenada y desequilibrante en zona de ataque. La jornada del viernes continuaba con el choque quizás más atractivo de esta fase, Brasil frente a Bélgica, imponiéndose la representante por Europa por marcador de 2×1, dejando por fuera a la pentacampeona del mundo que luchó hasta el final por su pase a la siguiente fase. El sábado comenzaba la jornada con el partido Suecia frente a Inglaterra donde con goles de Harry Maguire y Dele Alli ganaran ‘Los tres leones’, en un partido con grandes llegadas en ambos marcos pero con un determinante Jordan Pickford, guardameta inglés que ahogaba todas las posibilidades del descuento sueco. Por último, los Cuartos cerraban con Rusia frente a Croacia, imponiéndose los croatas en la tanda de penales en un agónico partido digno de esta fase.

Así, Uruguay, Brasil, Suecia y Rusia se despiden del Mundial, ejecutando a cabalidad sus planes de juego, vendiendo cara la derrota y dejando todo por sus países, en los minutos finales poco se cumplen roles tácticos, cada segundo importa y es allí donde el corazón y el empuje ejercen un rol protagónico, estas selecciones lo tuvieron pero no le bastó, siendo superados por sus rivales.

Semifinales

Solo cuatro selecciones buscan su clasificación a la final del Mundial, este lunes arranca la semana definitiva para conocer al campeón del Mundo en Rusia 2018, cada selección comienza de cero y se reparten por igual el favoritismo, el juego empleado sumado al presente en la competición así lo respalda.

Francia-Bélgica. El próximo martes 10 en el estadio Zenit Arena de San Petesburgo, Francia y Bélgica chocan en busca del primer cupo a la final. Será un partido interesante por el presente de cada selección, Bélgica llega invicta ganando sus cinco partidos jugados y con el orgullo de haber dejado en camino a la selección con más títulos a nivel mundial –Brasil-, por su parte, Francia, ha ganado cuatro de sus cinco partidos, siendo considerada la ‘devoradora de Sudamericanos’, tras haber eliminado a Perú, Argentina y Uruguay.

‘Le Blues’ han demostrado un estilo de juego fiel a los trabajos realizados por el entrenador Didier Deschamps, contando con figuras de primer nivel como Umtiti. Kante, Pogba, Griezmann y Mbappé, esta última siendo una grata revelación, ya se conocía su talento pero con tan corta edad se ha hecho un pilar en el sistema de juego de su selección, respondiendo en momentos claves. A su vez, Bélgica demostró ante ‘la canarinha’ que con tan solo tres jugadores (Hazard, De Bruyne y Lukaku) por delante de la línea de volantes puede generar juego y definir un partido complicado, teniendo futbolistas de gran envergadura, ordenados y responsables en sus roles en el esquema del entrenador, rescatando el sacrificio de los ‘obreros’ y la determinación de sus jugadores en ataque.

Si nos basamos en el último partido entre ambas, nos esperaría un duelo con festival de goles, el 7 de junio del 2015 se cruzaron en partido amistoso en París, terminando con victoria para los belgas por 3-4, en una excelente noche para Marouane Fellaini quién realizaría par de anotaciones y se adjudicaría una asistencia.

Croacia-Inglaterra. El miércoles se conocerá el segundo finalista cuando en el estadio Luzhinski de Moscú, se enfrenten croatas e ingleses. Croacia marcha con paso casi perfecto, en la fase de grupos venció a sus tres rivales de manera categórica y, en la fase de eliminación directa ha conseguido en par de ocasiones, seguir en camino venciendo por tanda de penales a Dinamarca y Rusia, por su parte, Inglaterra ya conoce el sabor de la derrota cuando cayó el pasado 28 de junio frente a Bélgica, venciendo a Colombia en penales y goleando escandalosamente a Panamá en su primera participación en la historia de los mundiales FIFA.

Las estrellas croatas Subasic, Vida, Rakitic, Modric y Mandzukic, han respondido de manera que la selección ha dependido de ellos en momentos claves, tanto para defender como para atacar, siendo un equipo muy sólido, fuerte y de buen pie, la rotación de algunos de sus jugadores en la última jornada de la fase de grupos parece que cortó un excelente inicio de torneo, a ese juego quieren regresar los croatas que buscan mejorar su desempeño en Copas del Mundo. Inglaterra renace tras varios años sin una generación tan joven y con minutos de experiencia en torneos de clubes y competiciones internacionales, la grata sorpresa en el arco la protagoniza Jordan Pickford, más adelante John Stones, Kieran Trippier, se suman Dele Alli, Harry Kane y Raheem Sterling, jugadores de una camada joven que busca volver al cuadro inglés al lugar que nunca debió irse, entre las candidatas a pelear el mayor título a nivel de selecciones.

El último encuentro entre ambas selecciones no quisiera ser recordado por los croatas, el 9 de agosto del 2009 en Wembley los ingleses humillaban a los croatas venciéndolos con goleada 5×1 con par de goles de Lampard y Gerrard para dejar a sus rivales fuera de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, sacándose una espinita guardada años atrás, cuando Croacia los dejara sin la posibilidad de disputar la Eurocopa.

Francia supera 2-0 a Uruguay y avanza a semifinales

Raphael Varane, de la selección de FRancia, salta para festejar su gol ante Uruguay en un encuentro de cuartos de final, disputado el viernes 6 de julio de 2018 en Nizhny Nóvgorod, Rusia, y correspondiente a la Copa del Mundo (AP Foto/Ricardo Mazalán)

 

Un gol de cabeza de Raphal Varane y un error monumental del arquero Fernando Muslera dieron el viernes a Francia una victoria 2-0 sobre Uruguay y el pase a las semifinales de la Copa Mundial.Varane abrió la cuenta a los 40 minutos y Antoine Griezmann aumentó a los 61, cuando Muslera, que está en su tercer Mundial, se distrajo y dejó que se le escurriese un remate que no llevaba peligro.

Francia quedó así a la espera del ganador del choque entre Brasil y Bélgica, que jugaban más tarde en Kazán.

Jugando sin el delantero Edinson Cavani, descartado por un problema en el gemelo izquierdo, Uruguay cedió la iniciativa a los franceses y plantó una muralla defensiva, con marcas escalonadas, que frustraron la mayoría de los ataques “bleus”.

El primer gol llegó en una jugada con pelota detenida, cuando Varane cabeceó un tiro libre de Griezmann, metiendo la pelota bajo, junto al segundo palo.

Tres minutos después, el arquero francés Hugo Lloris evitó el empate al atajar en forma espectacular un cabezazo de Martín Cáceres en una jugada calcada a la del gol francés. La pelota quedó cerca del arco y Diego Godín remató afuera.

Lloris ya se había lucido al tirarse hacia adelante y despejar un balón que no había podido despejar la zaga francesa, cuando Matías Vecino se aprestaba a rematar.

Kylian Mbappé se hizo notar con varias jugadas en las que desairó a sus marcadores, pero casi siempre lejos del área. Desaprovechó una buena ocasión a los 15 minutos, cuando Oliver Giroud le bajó un balón de cabeza y él cabeceó afuera desde cerca.

En el segundo tiempo se hizo amonestar por exagerar un roce con Christian Rodríguez.

La victoria francesa fue incuestionable. Manejó todo el partido con Paul Pogba y Ngolo Kanté bien parados en el mediocampo, la amenaza constante de Mbappé y un Griezmann muy activo. Griezmann, que le tiene un gran cariño a Uruguay por su contacto con muchos jugadores uruguayos, no festejó su gol.

Oscar Tabárez trató de darle más fuerza ofensiva a Uruguay haciendo entrar al “Cebolla” Rodríguez, Jonathan Urretaviscaya y Maximiliano Gómez, pero los cambios no torcieron el rumbo del partido.

Inglaterra vence por penales a Colombia y pasa a cuartos #Rusia2018

 

MOSCÚ (AP) — Los penales volvieron a amargar a José Pekerman en un Mundial y frenaron la ambición de Colombia.

Los colombianos cayeron el martes 4-3 ante Inglaterra en la definición desde el punto de penal por los octavos de final del Mundial de Rusia, justo 12 años después que por esa misma vía el técnico quedó eliminado en la fase de cuartos al mando de su natal Argentina ante la anfitriona Alemania en 2006.

El guardameta Jordan Pickford le tapó el remate a Carlos Bacca y Eric Dier sentenció la serie a favor de los ingleses, que rompieron una maldición al ganar una definición por penales por primera vez en un cuarto intento. También se impusieron en un partido de la fase de eliminación directa de un gran torneo por primera vez desde 2006.

Desde los 12 pasos, el colombiano Mateus Uribe también estrelló su remate en el travesaño justo después que su compatriota David Ospina le contuviera el disparo al medio de Jordan Henderson.

“Nos vamos con la conciencia tranquila… Hay que sentirse orgulloso”, reflexionó Ospina todavía en el campo de juego.

El partido en el estadio Spartak de Moscú se definió en los penales luego del empate 1-1 en los 90 minutos reglamentarios y los 30 de prórroga.

El capitán inglés Harry Kane había puesto en ventaja a Inglaterra de penal a los 57 minutos, pero por tercer partido seguido en Rusia 2018, el central colombiano Yerry Mina definió de cabeza en el tercer minuto adicionado para el empate de Colombia.

“Peleamos con todas nuestras fuerzas. En los penales pudo haber sido para nosotros o para ellos”, señaló el capitán y delantero colombiano Radamel Falcao.

Colombia cumplió ante Inglaterra con muchos de los elementos de un equipo con aspiraciones en un Mundial: una defensa sólida y temple para sobreponerse a la adversidad. Pero en la lotería de los penales, que el argentino Pekerman no miró al taparse los ojos con las manos, no sacó el número ganador.

De esta forma, los colombianos no pudieron igualar su mejor resultado en un Mundial: los cuartos de final en Brasil 2014.

“Los estudiamos bastante. Si íbamos a penales, sabíamos que podíamos ganar”, destacó el arquero del Everton inglés.

Con su figura James Rodríguez sentado en la tribuna por una lesión muscular, Pekerman plantó un equipo para dar batalla en el medio, con Wilmar Barrios y Jefferson Lerma escoltando al mediocentro Carlos Sánchez. Y en ofensiva el creativo Juan Quintero y Juan Guillermo Cuadrado para abastecer al capitán Radamel Falcao, único hombre en punta.

Con Mina y Sánchez en modo frontón para devolver lo que llegara desde el aire, Inglaterra nunca tomó por sorpresa en la primera parte a los sudamericanos en las jugadas de pelota parada, uno de los recursos más trabajados por su entrenador Gareth Southgate, quien adapta jugadas de NBA y la NFL en Estados Unidos.

Si bien Colombia pudo neutralizar desde la presión los circuitos de juego de los ingleses, fue a precio de dejar a su suerte a Falcao.

Pero al inicio del complemento, el capitán inglés recibió una falta de Santiago Arias cerca del área. Si bien los colombianos repelieron el riesgo, la pelota se fue al tiro de esquina. En la jugada siguiente, Carlos Sánchez derribó en el área del delantero inglés y el árbitro estadounidense Mark Geiger señaló penal sin titubeos. Fue la segunda jugada fatídica de la “Roca” Sánchez en el certamen tras su expulsión en el debut con derrota ante Japón.

Kane no se inmutó ante los murmullos al oído de los rivales y ejecutó la pena con un derechazo al medio que Ospina no alcanzó a despejar con la punta de su botín. Fue el sexto gol del máximo artillero del certamen.

“Sí, se puede”, bajaba desde las tribunas el grito de los hinchas colombianos, mayoría entre los 44.200 asistentes en el Spartak. Y pudo con el cabezazo de Mina con la misma fórmula que inventaron los ingleses.

En Alemania 2006, Pekerman sufría desde la banca los penales atajados por el alemán Jens Lehmann, que llevaba un papelito escondido con los detalles de los ejecutantes argentinos. Doce años después, Pickford fue su verdugo.

“Fuimos valientes y equilibrados pero nos faltó un poco de profundidad”, destacó Pekerman. “Ambicionábamos más llegada pero fue difícil entrar en un partido en el que no teníamos tranquilidad.

Inglaterra chocará ahora con Suecia, que se impuso 1-0 ante Suiza más temprano en San Petersburgo. Ese duelo se escenificará el sábado en Samara.

Suecia superó a Suiza por la mínima y avanzó a cuartos de final #Rusia2018

El sueco Emil Forsberg (derecha) festeja tras anotar el primer gol de Suecia ante Suiza en el partido por los octavos de final del Mundial en San Petersburgo, Rusia, el martes 3 de julio de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — En un encuentro en que abundaron las precauciones, fue un infortunio el que decantó la balanza. Suecia vuelve a los cuartos de final y Suiza seguirá esperando.

Un disparo de Emil Forsberg, desviado por un rival hacia las redes, catapultó el martes a la selección sueca a los cuartos de final de la Copa del Mundo, tras vencer 1-0 a Suiza.

Dos selecciones que acumulaban 88 años en forma combinada sin avanzar a la ronda de los ocho mejores extremaron los cuidados durante el primer tiempo y casi la mitad del complemento. Hizo falta el tiro de Forsberg y el desvío para destrabar un encuentro que se sumergía en el sopor.

El volante del Leipzig de Alemania tiró la pared con Ola Toivonen, y se atrevió a disparar desde las inmediaciones del área a los 66 minutos. Manuel Akanji desvió el balón, que parecía ir directo a los guantes del arquero Yann Sommer y en vez de ello terminó incrustándose cerca del ángulo izquierdo.

“Este gol significó mucho para mí, estoy contento por haber ayudado a que el equipo ganara de una forma extraordinaria, en un partido en que no tuvimos muchas oportunidades”, dijo Forsberg.

No obstante, el gol se acreditó a Forsberg, de 26 años, quien a partir de que el astro Zlatan Ibrahimovic dejó de jugar con la selección, ha asumido la responsabilidad ofensiva de la selección sueca.

“Yo no creo que Emil haya jugado desde el comienzo pensando que estaba obligado a sustituir a alguien más, sino buscando participar de la reconstrucción de un equipo, generando acciones decisivas, y creo que ha hecho un tremendo trabajo”, valoró el estratega sueco Janne Andersson, en la conferencia posterior al partido. “Él hace que sucedan las cosas y hoy volvió a hacerlo”.

Sí, lo hicieron Forsberg y un desaguisado, que sin embargo favoreció al equipo que había adelantado un poco más sus líneas, y que se medirá en Samara, por el pase a semifinales, al ganador del cotejo que Colombia e Inglaterra disputaban más tarde en Moscú.

Cualquiera que sea el rival, deberá cuidarse de las armas, escasas pero efectivas, mostradas hasta ahora por Suecia en Rusia: solidez defensiva y largos balones en profundidad. Fue con esos recursos que los escandinavos vencieron a Corea del Sur, empataron con Alemania y golearon a México en la fase de grupos.

“Hay muchos buenos equipos, y en cada partido hay mucho en riesgo, pero es importante creer en lo que hacemos, eso es lo que nos hace fuertes”, advirtió Forsberg. “Podemos ser muy buenos en defensa y en ataque. Estamos ahora en los cuartos de final y estamos listos para enfrentar a cualquier equipo”.

Al compromiso de cuartos de final, Suecia llegará sin Mikael Lustig, lateral derecho, quien recibió su segunda tarjeta amarilla por una falta sobre Josip Drmic.

Suecia no había ganado un solo encuentro de eliminación directa desde Estados Unidos 1994, cuando sorprendió con el cuarto puesto. Su mejor papel histórico fue la final que perdió como anfitriona en 1958, frente a Brasil y un adolescente llamado Pelé.

Tras el despertar sobresaltado que le significó el gol, Suiza realizó un par de sustituciones: el atacante Haris Seferovic por el contención Bierim Dzemaili y el delantero Breel Embolo por otro centrocampista, Steven Zuber. Ciertamente jugó más cerca del arco de Robin Olsen, pero sin claridad.

No fue el desempeño esperado por parte de una selección ubicada en el sexto puesto del ranking de la FIFA y que le había empatado a Brasil en la primera fase. Su participación en el certamen se recordará más por los festejos con tintes políticos en la victoria ante Serbia que por haber trascendido.

“Es decepcionante que no hayamos podido hacer más, de verdad lo queríamos”, manifestó el técnico suizo Vladimir Petkovic “Pero los suecos capitalizaron sus oportunidades, con una jugada afortunada, y eso bastó para vencernos. Hoy no fuimos lo suficientemente buenos para ganar el partido”.

En los descuentos, Seferovic remató de cabeza cerca del área chica pero Olsen atajó. Y acto seguido, el árbitro esloveno Damir Skomina sancionó un penal en favor de Suecia, por una falta de Michael Langen que frustró un último contragolpe sueco por parte de Martin Olsson, quien se enfilaba ya hacia el arco.

El videoarbitraje mostró que la falta fue fuera del área. Se marcó tiro libre y tarjeta roja para Langen, poco antes del pitazo final.

La última vez que Suiza avanzó a cuartos en un Mundial fue como anfitriona, en 1954.

Las noches mundialistas se viven con intensidad en #Rusia2018

 

Víctor Grao

@VictorGrao

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

 

El cielo continúa azul. Pero claro. No son siquiera las 9 de la noche cuando las calles moscovitas están llenas de gente. Bueno, siempre lo están. Pero esta vez la vestimenta es diferente. Es ropa de fiesta, nocturna. Son pocos los grupos de muchas personas. Generalmente, se ven de a dos o tres jóvenes caminando por la calle.

Moscú se ve tan segura que se puede sentir inseguridad. Por el centro, cerca de la Plaza Roja hay muchos controles de seguridad. Como entrada y salida a la calle Nikolskaya o mejor conocida como la “calle de las luces”. Se deben pasar dispositivos de detector de metales. Un poco alejados, se ven guardias de seguridad a toda hora. Sin importar el color del cielo.

La cantidad de personas transitando las calles hacen que se pueda sentir un grandioso clima nocturno. No hace calor, ni frío. 20-22 grados. Temperatura ideal para poder ir sin abrigo, pero con atuendo elegante sin necesidad de sudar.

Los latinos son los que incrementan el índice per cápita en los bares y discotecas. Brasileños, colombianos, mexicanos, argentinos y peruanos (todavía), se sienten dueños de Moscú. Hacen ruido, buscan hablar con cualquier rusa que les pase a su lado y beben. Para los dueños de los recintos, los sudamericanos son un manjar.

El hecho de contar con otra nacionalidad también parece atraer a las mujeres rusas. En casi todos los grupos de camisas de Neymar o Messi, hay grupos de rubias ojos verdes conversando. Bien sea en bares o en las calles. Por cierto, sin ánimos de machismo, son pocas las mujeres latinas que se pueden ver con grupos de jóvenes rusos. También afecta el hecho de que hay muchos más hombres que viajaron a Rusia, que mujeres.

El clima mundialista atrapa y seduce. Parece ser más fácil de comunicarse en otro idioma o de abrir tema de conversación con desconocidos. A ver, es más sencillo saludar a un mexicano hablándole de Chicharito en Moscú, que hacerlo en el DF. Creo que la afirmación es hasta lógica. De igual manera parece suceder con personas del sexo opuesto. La facilidad para comenzar una charla resulta increíblemente sencilla.

Al parecer los moscovitas poco le prestaron atención a la ministra rusa. Pidió a sus compatriotas que no se juntaran con extranjeros para conservar mejor la raza. Obviamente, requerimiento difícil de satisfacer.

Sobre las 11 de la noche, ya está oscuro. Las noches en Moscú son claras. Además de las muchas luces, no se ve un cielo negro. Al comenzar la fiesta tan temprano, en algunos locales el clima se va agotando sobre las 3 am. En otros, la fiesta continúa. La gente no se queda solo en un sitio.

En las calles también se ven carros con maletas abiertas y música a todo volumen. Generalmente en ruso. Grupos de jóvenes bailando al ritmo de las canciones. Y con vodka en las manos.

Extrañamente, en los bares se bebe mucha cerveza, a pesar de lo común que puede resultar el vodka entre los rusos.

Existen todo tipo de lugares nocturnos, desde algunos con tecno, hasta algunos latinos, si, latinos. Para bailar bachata, salsa o reguetón. Y los rusos van, extrañamente.

A partir de las 2 am comienzan a funcionar mucho los taxis. El metro cierra entre la 1 am y las 5.30 am, por lo que durante 4 horas es el momento de aprovechamiento de los vehículos amarillos. Obviamente, Uber también resulta una opción de transporte. Los buses hacen recorridos, pero su llegada es limitada a cualquier punto de la ciudad.

Las fiestas terminan alargándose o situándose a las afueras de los bares y discotecas. La razón principal es la espera de apertura del metro, que hace que el primer tren vaya completamente lleno de gente, se vean personas borrachas y otros tantos cabeceando, con ganas de dormir.

Es interesante y gustoso. Una cultura diferente que une, en un claro cielo, cientos de nacionalidades al ritmo de bailes rusos y latinos.