new york times archivos - Runrun

new york times

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 09.10.2019: MEDIO: JORGE CASTAÑEDA
MEDIO 

JORGE CASTAÑEDA: 

Quien fuera canciller mexicano en un artículo publicado hace dos días en el New York Times titulado: “John Bolton intentó deponer a un dictador y falló” señala responsabilizando a Bolton de las fallas en el tratamiento del caso Venezuela: “Ahora sabemos que la caída del Sr. Maduro no fue inminente. En cambio, el Sr. Bolton faroleó a los oficiales militares de alto rango que estaban a punto de traicionar al Sr. Maduro; hizo un farol sobre la cantidad de personas que saldrían a las calles en abril para tratar de derrocar al régimen de Maduro; y también parecía creer que las sanciones funcionarían muy rápidamente. Sin embargo, lo más importante es que su mayor error fue continuar en esa línea sin ningún Plan B en caso de que ese Plan A no funcionara. Al final, solo ha logrado fortalecer al Sr. Maduro”. Dice también “si una vez más las graves dificultades económicas asedian a Cuba, un país del que depende por completo la supervivencia del Sr. Maduro, por razones de seguridad e inteligencia, La Habana debe ser atraída o presionada para que comprenda que debe irse. Probablemente nunca acepte algún tipo de quid pro quo, pero no se pierde nada al intentarlo. El Sr. Bolton olvidó este detalle “menor”: sin un enfoque de zanahoria y palo para Cuba, no hay razón para que La Habana sea útil. Raúl Castro, quien todavía es el primer secretario del Partido Comunista de Cuba y el hombre fuerte de la isla, sabe que Maduro no durará para siempre. La pregunta es cuándo está dispuesto a saltar de un iceberg derritiéndose a otro”. Todo ello funcionó para que la remoción del “halcón” gringo se acelerara tras varios traspiés en sus anuncios sobre la caótica situación venezolana sustentada en amenazas diarias que solo alimentaban las expectativas de los mas radicales en ambos países… 

EL TRIO:

La presencia por varias semanas en Venezuela del expresidente ecuatoriano Rafael Correa -donde fue paseado por varias zonas turísticas de la mano de funcionarios de alto nivel del gobierno, entre ellos Diosdado Cabello con quien disfrutó de las bellezas de Canaima- disparó las suspicacias del gobierno ecuatoriano desde días antes de que se presentaran las protestas en Quito. La celebración del Foro de Sao Paulo en Caracas donde Maduro habría auspiciado la presencia de miembros de las FARC, el ELN y otros grupos irregulares se añadió a esa preocupación. Si por casualidad detienen a un solo venezolano en mas violentas manifestaciones ecuatorianas podríamos estar ante una posible aplicación del TIAR en alguna de sus formas, no de intervención militar pero si de sanciones mas directas a la cúpula gobernante. Si acaso hay espacio entre tantas sanciones ya aplicadas. La situación es crítica. Hoy día se dan cuenta del daño que hace una propaganda permanente a través del canal chavista, Telesur, con presencia en varios países convulsionados. Es la voz de quienes siguen los lineamientos que se escuchan en los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela. 

 

 

 

The New York Times: Maduro reprime a fuerzas de seguridad para mantener control

EL GOBIERNO DE NICOLÁS MADURO ha usado el aparato represivo del Estado contra sus propias fuerzas de seguridad para mantener el control sobre estas, apuntó este martes un artículo del New York Times que cita varios casos, entre ellos la reciente muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo.

“El abuso contra los oficiales ha crecido porque representan una amenaza real para el gobierno de Maduro”, indicó el general Manuel Cristopher Figuera, exdirector de Inteligencia de Venezuela, quien desertó en abril y vive en EE.UU., en un artículo publicado este martes por el New York Times.

Indica además el rotativo que de acuerdo con denuncias de varias organizaciones, como la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, que señala que hay 117 oficiales, entre activos y retirados, detenidos en cárceles venezolanas.

El artículo subraya el caso de Acosta Arévalo, que murió a finales de junio bajo custodia del Estado venezolano por su supuesta implicación en una conspiración para dar un golpe de Estado, lo que fue condenado por EE.UU.

El Gobierno de EE.UU. culpó al presidente Maduro y sus “asesores cubanos” por la muerte, a la vez que reiteró el apoyo al pueblo venezolano, según un mensaje publicado el pasado 1 de julio por la secretaria adjunta de Estado de EE.UU. para Latinoamérica, Kimberly Breier, en su cuenta de Twitter.

El Times recuerda que el militar fue sepultado el 10 de julio, en contra de los deseos de su esposa y rodeado de guardias de seguridad en una operación controlada por el Gobierno.

También de que los cinco familiares a los que se les permitió asistir no pudieron verlo porque su cuerpo estaba envuelto en un plástico marrón.

De acuerdo con el rotativo neoyorquino, algunas secciones del informe de su autopsia, que fueron filtradas, señalan que Acosta sufrió un traumatismo por fuerza contundente y electrocución, y que las autoridades han admitido el uso de fuerza excesiva en su caso.

El gobierno venezolano detuvo a dos militares en relación con su muerte y señaló que los oficiales usaron fueron excesiva cuando el capitán se resistió al arresto, recuerda el Times.

Igualmente cita en el artículo los casos de otros militares que fueron torturados como el de Juan Carlos Caguaripano, un capitán de la Guardia Nacional que en 2017 dirigió un asalto fallido en una base militar, quien sufrió lesiones en los testículos debido a los golpes que recibió en la cárcel.

El artículo asegura que en los últimos dos años, a medida que se agrava la escasez de alimentos por el derrumbe de la economía petrolera, las fuerzas de seguridad del Estado han llevado a cabo por lo menos cinco operaciones para derrocar o asesinar a Maduro.

El gobierno asegura que ha frustrado al menos una docena más de complots, incluido el plan con el que se vinculó a Acosta y otros cinco detenidos, lo que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la organización política de Maduro, utiliza para justificar la vigilancia constante, detenciones arbitrarias y las torturas a los que considera sus enemigos.

Entre los vigilados, los 160.000 soldados que conforman las Fuerzas Armadas de Venezuela, señala además al Times al citar denuncias de Naciones Unidas.

Destaca también que la Coalición por los Derechos Humanos, con sede en Caracas y que representa a varios de los militares arrestados, ha documentado 250 casos de tortura cometidos por las fuerzas de seguridad venezolanas contra oficiales militares, sus familiares y activistas de la oposición desde el 2017.

Estos abusos fueron dados a conocer el pasado mes en un informe publicado por Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

Asimismo, el artículo apunta que aunque Maduro ha tratado de garantizar la lealtad de los altos mandos militares con promociones y contratos lucrativos, los oficiales de rango medio y bajo y sus familias se ven cada vez más afectados por la crisis.

“El hambre llegó a los cuarteles y se infectaron con disidencia”, dijo al diario Ana Leonor Acosta, abogada de la Coalición, quien asegura también que las Fuerzas Armadas están llenas de paranoia, desconfianza y división.

New York Times: Violación a derechos humanos es parte de la normalidad oficial en Venezuela

HACE DOS días se supo que el diputado Gilber Caro se encuentra en una prisión. Llevaba 35 días desaparecido. Un grupo de hombres no identificados llegaron al local de comida donde se encontraba y se lo llevaron detenido en la madrugada del viernes 26 de abril. Desde entonces, y a pesar de muchas denuncias y de grandes esfuerzos de sus familiares y abogados, no se sabía nada sobre él.

Parece una escena de las dictaduras militares que azotaron el sur del continente a mediados del siglo XX. Pero no. Por desgracia, es una situación bastante frecuente en la Venezuela actual. No en balde, Amnistía Internacional (AI) acaba de publicar un informe sobre los crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Es la primera vez en la historia de América Latina que esta organización realiza un señalamiento de este tipo antes de que alguna corte haya dado un dictamen. Nicolás Maduro y su gobierno han transformado al Estado en un fábrica de abusos, torturas y muertes.

Hace unos días, en una entrevista televisiva, el fiscal general nombrado por el chavismo reconoció que Gilber Caro “está siendo investigado”. De esta manera, evidenció que el diputado había sido secuestrado y permanecía, de forma arbitraria y clandestina, retenido por algún organismo de seguridad policial o militar. Algo similar ocurre con Édgar Zambrano, a quien el gobierno acusa de haber participado en la fallida rebelión del 30 de abril. El parlamentario fue detenido hace veinticinco días y, hasta la fecha, nadie sabe dónde está, en qué lugar y en qué condiciones se encuentra. Ningún organismo ni ninguna institución se sienten en la obligación de informar o de ofrecer alguna explicación. La violación a los derechos humanos ya es parte de la normalidad oficial en Venezuela. El gobierno asume que su violencia es consustancial a su ejercicio del poder.

Los casos de persecución a la dirigencia política son cada vez más frecuentes y abarcan un amplio espectro de posibilidades, donde se puede incluir la extraña muerte del concejal Fernando Albán, cuyo cuerpo cayó desde el décimo piso de una cárcel del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). En general, en estos momentos, gran parte de la dirigencia opositora del país está inhabilitada o o encarcelada, asilada en alguna embajada, tratando de escapar o exiliada en un país extranjero. Quienes, adentro y afuera, pretenden legitimar las acciones del gobierno y acusan de golpismo y terrorismo a estos líderes tan solo repiten el ejemplo señalado: en el fondo, se trata del mismo argumento que usaron Pinochet, Videla o Stroessner para reprimir y aniquilar ferozmente a quienes los adversaban.

Lo alarmante y aterrador es constatar que no se trata de casos aislados o de una práctica que se circunscribe únicamente al ámbito del liderazgo político. A medida que el gobierno de Nicolás Maduro se ha ido haciendo más frágil, se ha vuelto más paranoico, ha extendido sus sospechas, multiplicando sus arbitrariedades. No solo se acosa, se detiene o se encarcela a militares, a estudiantes, a líderes comunitarios, a periodistas, a médicos, a dirigentes sindicales que han aceptado donaciones o que han denunciado irregularidades en el servicio de salud pública… Hay también otros casos. Como forma de chantaje o extorsión, se procede contra familiares de personas buscadas por los aparatos de inteligencia chavista para obligarlas a entregarse. Desde hace un año está detenido un ciudadano que publicó la ruta aérea de un viaje que realizaría Nicolás Maduro dentro del país. También pasó por la cárcel, y por un largo proceso judicial, un joven que se burló en una red social del hijo de Maduro. Dos jóvenes se encuentran detenidos en celdas de la policía política por haber tenido un confuso altercado con el hijo del presidente del Tribunal Supremo de Justicia. Estamos ante una élite que solo se rige por la ley del más fuerte y que ya se ha acostumbrado a decidir fácilmente sobre la vida y la muerte de los otros.

Es imprescindible destacar en este contexto la actuación de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), adscritas a la policía nacional, que desde el año 2016 se han visto comprometidas en múltiples acciones violentas, muchas de ellas en los barrios populares, con terribles saldos de personas heridas y asesinadas. Es un comando que ha sido catalogado como “grupo de exterminio” por algunas organizaciones de la sociedad civil y que, de manera permanente, aparece nombrado en los numerosos testimonios recogidos en el informe de Amnistía Internacional.

La conclusión de la investigación no deja lugar a dudas: “Las ejecuciones extrajudiciales selectivas, las muertes por uso excesivo de la fuerza, las detenciones arbitrarias y masivas, los posibles actos de encubrimiento, así como la falta de investigación de estos en enero de 2019, no fueron hechos azarosos. Por el contrario, formaron parte de un ataque conformado por múltiples actos de violencia, que estuvo previamente planeado y dirigido contra una población distinguible: aquellas personas opositoras o percibidas como tal por el gobierno”.

Amnistía Internacional establece que se trata de un patrón similar al que se puso en práctica contra de las protestas ciudadanas en 2014 y en 2017. La autoproclamada Revolución bolivariana se ha convertido en una máquina de matar. Frente a esto, AI propone la creación de una comisión internacional que investigue, con absoluta imparcialidad y transparencia, la situación de los derechos humanos en el país. Cualquier esfuerzo de cualquier nación extranjera destinado a lograr un acuerdo político y pacífico, no puede dejar de lado esta realidad. No puede haber diálogo o negociación mientras haya presos políticos, mientras se mantenga la persecución y la violencia en el país. Antes de iniciar una negociación, el gobierno de Maduro debe detener esta cotidiana y sostenida matanza en Venezuela.

Informe de la OMS: En Venezuela se disparan las tasas de infección por paludismo

a

 

En todo el mundo, el impulso contra la malaria o paludismo se ha estancado. Los casos de malaria aumentaron en cinco millones entre 2015 y 2016, ascendiendo a 216 millones de 211 millones, según el “Malaria World Report 2017” de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Nueve países de las Américas informaron un aumento de al menos un 20 por ciento en los casos de malaria durante ese período, mayor que en cualquier otra región del planeta.

“Esta es una de las enfermedades que se cierne con fuerza”, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, que financia grandes esfuerzos contra la malaria en las Américas, reseña el New York Times

“Si no mantienes el acelerador al máximo, y permaneces intensamente concentrado en el tema, la malaria va a regresar”.

La malaria (o paludismo), una enfermedad sanguínea contraída por la picadura de un mosquito infectado, mata a unas 445,000 personas cada año, en su mayoría niños, según la OMS. Sin embargo, las herramientas y los tratamientos de prevención efectivos son bien conocidos.

 

Las cifras en Venezuela

 

Históricamente, Venezuela sirvió como modelo para la erradicación del paludismo en América, con su región norte declarada libre de paludismo (o malaria) por la OMS en 1961. En aquel momento considerada una hazaña de salud pública.

Por la crisis política y económica que el socialismo trajo a Venezuela, los casos de paludismo ha ido en aumento anual desde 2008. Entre 2015 y 2016, los casos notificados aumentaron en más del 76% (de 136.402 a 240.613), superando a Brasil como el mayor contribuyente a la carga de la malaria en América. Los casos informados en 2016 fueron los más altos en la historia del país, según la OMS.

El Estado Bolívar concentra el 74% de los  casos de paludismo reportados. Y en él, el Municipio Sifontes, fronterizo con Guyana, reportó el el 46% de todos los casos reportados en Venezuela en el año 2016.

Los lugares con mayor afectación son las zonas de minería de oro. donde la presencia de mineros ilegales se ha incrementado notablemente. Casi el 40% de los casos de paludismo reportados son en personas que ejercen la minería ilegal. El paludismo se está expandiendo a otras regiones del país, incluso a aquellas declaradas libre de paludismo previamente.

Por sus altos ingresos petroleros, Venezuela no califica para recibir contribuciones del Fondo Mundial contra la malaria, y tampoco recibe ayudas de otros fondos internacionales.

Desde 2010 el gasto del gobierno socialista para combatir el paludismo ha variado. En 2015 alcanzó la cifra de 10 millones de dólares, cayendo a apenas 2,2 millones de dólares en 2016, un quinto de la cifra de 2015, a pesar que los casos se duplicaron en 2016, según las cifras de la OMS.

 

*Traducción de La Patilla

Las 10 noticias económicas más importantes de hoy #21A

Hiperinflacion-1

 

Sundde fiscalizó panaderías de la parroquia La Candelaria en Caracas

El Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), Willian Contreras, encabezó una nueva jornada de fiscalización de las panaderías de Caracas, específicamente en la parroquia La Candelaria.

 

Durante la jornada de fiscalización se desplegaron más de 1.100 funcionarios entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la Sundde, La Unión Nacional de Mujeres (Unamujer), entre otros, en las que se fiscalizaron 223 panaderías.

 

En transmisión de VTV, Contreras informó que durante la fiscalización se notificó multas a panaderías que incurrieron en faltas por insalubridad, especulación y mala atención a los usuarios.

 

“Estamos notificando las multa a aquellas panaderías que ya habían sido inspeccionadas. La multa va entre 10 mil y 50 mil unidades tributarias. Por haber reincidencia en alguna de ellas, se están cerrando porque persisten las condiciones de insalubridad, especulación y mala atención a los usuarios”, señaló.

 

Contreras agregó que durante la jornada también se inspeccionó el proceso de elaboración del pan, debido a situaciones que atentan contra el mecanismo de atención que también conlleva a sanciones.

 

“Estamos sistematizando el proceso de elaboración del pan. Hemos visto de que tenemos situaciones en el proceso productivo que atenta contra el mecanismo de atención. Estamos verificando eso porque también es objeto de sanción”, sostuvo.

 

Asimismo, indicó que han encontrado procesos irregulares en la distribución del pan en La Candelaria. Explicó que se han distribuido de forma desigual el saco de harina de trigo panadero perjudicando a los sectores más vulnerables de la población.

 

En ese sentido, acotó que continuarán desplegados “para que las panaderías sepan que aquí hay un gobierno comprometido a garantizar los derechos de los venezolanos.(El Mundo)

 

Afirman que precios se estabilizaron con apertura de frontera

El Gobernador del estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora, afirmó ayer que luego de la apertura progresiva de la frontera colombo-venezolana, “hay una estabilización de los precios”.

 

Durante su intervención en la sesión N° 33 del Consejo Nacional de Economía Productiva, indicó que rubros como cambur,  melón, arroz,  harina de maíz y yuca son mas económicos en Venezuela que en Colombia.

 

Manifestó que se encuentran abasteciendo fórmulas infantiles, pañales, cremas, colonia, champú y otros productos, de acuerdo a las declaraciones citadas en la cuenta de Twitter de la Vicepresidencia de la República. (El Mundo)

 

Preparan nuevo convenio cambiario dirigido a exportadores

El ministro para el Comercio Exterior e Inversión Internacional, Jesús Faría, informó este martes que preparan un nuevo convenio cambiario dirigido a exportadores que incluye nuevos estimulos para el sector.

 

“Aquella empresa que tenga divisas fuera del país y no quiera traerlas, les crearemos condiciones de confianza, lo suficientemente transparentess, para que puedan traerlas a este país y con el esfuerzo de sus exportaciones ellos puedan recuperar esas divisas invertidas”, dijo Faría en entrevista concedida a Globovisión.

 

El ministro indicó que quien traslade sus divisas podrá retener 100% del producto de sus exportaciones sin atender al esquema actual, que establece que el 60% le corresponde al exportador mientras que el 40% restante debe reportarse al Banco Central de Venezuela.

 

Además, Faría explicó que el nuevo convenio cambiario plantea que el 60% que retiene la empresa puede ser utilizado para atender cualquier necesidad de la empresa, lo cual anteriormente estaba restringido.

 

Aseguró que las empresas que no cuenten con divisas podrán acudir al Estado. “Estamos estudiando un conjunto de opciones que van desde títulos, pasando por bonos y otras figuras, pero tabién nosotros estamos orientando a nuestros nversionistas a que los exporten y como resultado obtengan las divisas para poder atender esas necesidades”, señaló.(El Mundo)

 

Cartera de créditos de la banca nacional creció 64,5% en lo que va de año

Según un informe presentado por ICG Consultores, la cartera de créditos del sistema bancario nacional creció nominalmente 64,5% en lo que del año.

 

En los primeros ocho meses de 2016, la banca otorgó a sus clientes 4,055 billones de bolívares, un alza con respecto a los 2,464 billones de bolívares que experimentó en diciembre del año pasado.

 

En cuanto a la participación, el Banco de Venezuela se mantuvo como líder crediticio del sistema bancario con 19,48%, finalizando con un monto de 790.153,3 millones de bolívares.(El Mundo)

 

Simadi sube Bs. 1,38 y cierra en Bs. 653,15

El organismo emisor informó que se atendió 8,02% de las liquidaciones de divisas procesadas en el día

La tasa del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) cerró este martes en Bs. 653,15 por dólar, un alza de Bs. 1,38 con respecto al pasado lunes, informó el Banco Central de Venezuela (BCV).

 

El organismo emisor también informó que por este mercado oficial se atendió 8,02% de las liquidaciones de divisas procesadas en el día, quedando el 91,98% restante en manos de los sistemas administrados.

 

El BCV también informó que el precio de compra es de Bs. 651,51 por dólar.

 

Con la cotización de este martes el Simadi promedia en los últimos cinco días un tasa de Bs. 651,96 por dólar y Bs. 624,28 por dólar desde su creación.(El Mundo)

 

Bonos soberanos cierran la jornada con ganancias

Los bonos soberanos se recuperan al final de la jornada. En promedio los títulos emitidos por la República suben 1,16 puntos, mientras que los bonos de Pdvsa se aprecian en promedio 1,20 puntos.

 

El comportamiento de los títulos globales fue positivo ante la recuperación del crudo, bonos como el Venz 2018 y 2019 suben más de punto y medio en su cotización, mientras que los títulos de mediano plazo se aprecian con mayor fuerza. Los bonos de largo plazo también se recuperaron, el Venz 2028 y 2031 suben 1 punto en su cotización.

 

En cuanto a la curva de Pdvsa, los bonos relacionados al SWAP son los más demandados.

 

El Pdvsa 2017 cupón 5,25% sube 2 puntos en su cotización, acumulando a lo largo de la última semana una apreciación de 3 puntos, siendo esta la mayor en toda la curva.

 

El Pdvsa 2017 cupón 8,5% se acerca al 80% de su cotización, mientras que el Pdvsa 2022 se posiciona en el orden del 60% de su valor facial.

 

El resto de los movimientos en la curva fueron menores a un punto.

 

Leer más en: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/mercados/bonos-soberanos-cierran-la-jornada-con-gananci–4-.aspx#ixzz4KtPObc37(El Mundo)

 

Se requieren $ 17 millardos para rescatar el agro

Si el sector contara con suficientes recursos podría recuperarse en dos años, dijo Carlos Albornoz presidente de Fedenaga

Al igual que el resto de la economía del país, la producción agrícola se ha visto afectada por la crisis. Durante los últimos meses el problema se ha profundizado por la falta de semillas, de repuestos para las maquinarias, y la inseguridad.

 

“Para recuperarse, el sector agroalimentario necesita 9 millardos de dólares para la siembra de alimentos; 1,3 millardos de dólares para producir una sobreoferta que mitigue la angustia de los venezolanos por no conseguir comida en los anaqueles; 3,3 millardos para solventar la deuda con proveedores de la agroindustria; 11,3 millardos para recuperar la maquinaria y 3 o 4 millardos de dólares para semillas, capacitación, fertilizantes, entre otros. En total serían 17 millardos de dólares”, informó Carlos Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, en el encuentro Nuevo rol del sector agroalimentario en el desarrollo del país. “Los secuestros en el sur de Aragua y Guárico aumentaron 170%. En Sucre subieron más de 170%. Tampoco nos han llegado repuestos desde 2014”, agregó.

 

Aquiles Hopkins, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios, coincidió: “Ha habido ocho secuestros en menos de un mes. No hay seguridad en el campo”.

 

Albornoz también afirmó que si contaran con los recursos, en dos años y medio pueden resolver la situación de las hortalizas, la leche, el café y la carne; además de generar más de 2 millones de empleos directos a corto plazo. “El campo es la solución”, expresó.

 

Hopkins aseveró que la caída de la producción agropecuaria será aún más drástica que en 2015, y advirtió que si no se soluciona el ambiente económico, no podrán recuperarse. “El ingreso real del productor es un cuarto de lo que era hace 30 años”.

 

Recordó que hace 10 años la producción nacional cubría 80% del abastecimiento de café, mientras que hoy tan solo alcanza para 35%. Igual ocurre con la caña de azúcar: Si antes se producía 70% del total del consumo, ahora llega a 30%.

 

“Lo que se ha hecho con nuestro sector y con nuestro país es un pecado. Vamos a reconstruir”, expresó. Albornoz dio cifras semejantes referidas a la ganadería. En 1980 Venezuela llegó a ser el décimo productor de carne en el mundo y que, aunque no producía suficiente para exportar, abastecía el mercado a 100%, señaló. “Se producía 65% de la leche que tomaban los niños”.(El Nacional)

 

Trabajadores de Empresas Polar exigen el cese de atropellos

Más de 1.000 trabajadores de Empresas Polar se reunieron ayer en Caracas y en otras 7 ciudades del país para rechazar los atropellos, las amenazas y las detenciones de las que han sido víctimas recientemente, y para exigir el cese inmediato de lo que aseguran es una persecución de las autoridades.

 

“No somos delincuentes, somos trabajadores, exigimos respeto. Somos personas honestas, lo que hacemos es salir a la calle día a día a aportar granos de arena para mejorar. Basta de atropellos”, demandó Maigre Atienza, gerente de Operaciones Comerciales, territorio centro occidente.

 

Atienza es una de los 23 trabajadores de Empresas Polar que han sido detenidos por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, de la Guardia Nacional Bolivariana y de otras instituciones del gobierno en diferentes procedimientos, en lo que va de año.

 

“A nosotros nos detuvieron el martes 13 de septiembre. Había un procedimiento con el Ministerio del Trabajo en la agencia de Acarigua, Portuguesa, de pronto nos señalaron, nos agarraron. No sabíamos qué pasaba, ni de qué nos acusaban porque no presentaron órdenes ni nada. Entramos en pánico, nuestros compañeros lloraban. Nos llevaron al comando de la Guardia Nacional y luego de 32 horas nos soltaron”, contó.

 

Hasta la fecha, la única trabajadora que permanece detenida es Layra Parra, gerente del Centro de Distribución de Yaracuy. Se la llevaron luego de que se negó a entregar a autoridades de la entidad 259 toneladas de harina de maíz.

 

“Layra no cometió ningún delito. Lo que hizo fue defender la distribución extensiva de los 259.000 kilos de harina que estaban exigiendo que se despacharan en Yaracuy. Nosotros atendemos a 11 estados, 75 municipios, 3.000 clientes y más de 12 millones de consumidores. Se la llevaron injustamente. Está en la sede de la GNB en Yaracuy. Tiene 13 días detenida, sin poder atender a sus dos hijos ni ir al trabajo. Estamos exigiendo su liberación inmediata”, dijo Victoria Marsden, supervisora del centro de distribución.

 

A la Defensoría. El caso de Parra es una muestra de que los están deteniendo sin motivos, aseguró Marsden. Precisó que la jueza que lleva el caso de su compañera sentenció que no se había cometido delito y que debía dársele libertad plena. Sin embargo, el lunes 12 de septiembre se emitió una boleta de excarcelación, pero pagando una fianza. Aun así sigue detenida.

 

Los trabajadores afirmaron que próximamente presentarán una solicitud formal ante la Defensoría del Pueblo para que abra una investigación sobre lo ocurrido con las detenciones. Además, pidieron al gobierno agilizar la asignación de divisas a la empresa, para poder reactivar todas las líneas de producción.(El Nacional)

 

Inflación de más de 500%, caída del crédito y mayor morosidad marcarán 2017

Contrario a lo que ha asegurado el gobierno, la economía venezolana no se recuperará en 2017. Expertos como Ricardo Villasmil, Leonardo Buniak y Luis Vicente León, que participaron en el foro ¿Cómo presupuestar en 2017? organizado por Venamcham, pronostican que la inflación pasará de 500%, lo que provocará una caída en el salario –pues el sector privado no podrá incrementarlo al mismo ritmo que el alza de los precios–, continuará la disminución del crédito bancario, se profundizará la morosidad, el precio del barril de petróleo no se recuperará y aumentará el endeudamiento, publica El Nacional.

 

BLANCA VERA AZAF

[email protected]

 

El economista Ricardo Villasmil aseguró que Venezuela fue el séptimo país con menor crecimiento en América Latina y el Caribe entre 1999 y 2015, pues en ese período el PIB de la nación creció 30% al igual que la población: “Esto quiere decir que no avanzamos nada y deja mucho que desear en términos de la bonanza… Todo se perdió y lo que nos queda es el legado de la deuda que se tiene que pagar de 11,5 millardos de dólares entre la República y Petróleos de Venezuela. El gobierno ha dilapidado los activos y las reservas internacionales a raíz de la crisis. Esto complica el próximo año”.

 

El analista Leonardo Buniak coincide con Villasmil en que el panorama económico no es bueno. “Se esperan momentos difíciles al cierre de 2016 y para todo el año próximo”. Afirmó que 30% de la cartera total del sistema financiero es la de consumo (tarjeta de crédito) y ha llegado a su tope. “Lo que indica que el crédito está financiando la compra de alimentos”.

 

Villasmil considera que la transición es urgente debido a los problemas nutricionales, la escasez, la fuga de talentos y al deterioro del sistema educativo, entre otros. “Hay que corregirlo pronto. Debe haber una transición en materia económica”. La transición, explicó, demanda atender la crisis humanitaria, buscar la estabilización, reducir los desequilibrios y atender las principales restricciones de la oferta de productos.

 

El politólogo Michael Penfold aseguró que para llevar a cabo un cambio económico y político hace falta un consenso nacional que incluya el respeto a la propiedad privada, la recuperación de los sectores productivos y la creación de un clima de confianza que sea impulsado por todos los actores de la sociedad, incluidos gobierno y oposición. “Hace falta la recuperación de la confianza en la institucionalidad del país”.

 

Elevada escasez Uno de los síntomas de la crisis es precisamente la escasez de alimentos a precios regulados. Según Luis Vicente León, director de Datanálisis, en el sector formal y los buhoneros se ubicó en 77,6%. Destacó que ese porcentaje es la razón por la cual en el más reciente estudio de la firma, 96% de los consultados afirmó que el abastecimiento es regular a malo; 93% indicó que encuentra más productos de empresas privadas que de estatales; 81% señaló que consigue colas y 50% aseguró que hace 6,36 horas de cola a la semana.

 

Añadió que la potencia de las marcas y la fidelidad de los consumidores ya no existen, y que los estratos más afectados son el C y el D.  Sin embargo, apuntó que aun en estos sectores existen mecanismos de compensación como la reventa de productos regulados, algo que no sucede con los estratos de menores ingresos como el E”.

 

Gerencia. Pedro Pacheco, director de PWC de Venezuela, aseguró que  2017 requiere de habilidades y actitud positiva para que se multiplique y potencie una gestión eficiente. “En estas circunstancias hay muchas personas con herramientas y conocimientos, pero la actitud afecta su actividad. Debemos tomar conciencia del entorno. No cabe la improvisación”.

 

El industriólogo Iván Acosta dijo que las empresas deben prepararse porque si hay revocatorio el aumento salarial podría ser de 30%, pero si no hay consulta ese incremento puede llegar a 200%.(La Patilla)

 

New York Times: Venezuela en una crisis compleja y su industria petrolera en el caos

Una plataforma petrolera estuvo inactiva durante semanas debido a que le faltaba una sola pieza al equipo. Otra fue atracada por bandas armadas que tomaron todo lo que se pudieran llevar. Muchos trabajadores petroleros dicen que se les paga tan poco que apenas comen y tienen que vigilarse mutuamente en caso de desmayo mientras están en lo alto de las torres.

La industria petrolera venezolana cuyos enormes ingresos alimentó una revolución de inspiración socialista en el país, tomándolo todo, desde las viviendas hasta la educación, es una espiral hacia el caos

 

Para colmo de males, el gobierno venezolano se ha visto obligado a recurrir a su “enemigo”, los Estados Unidos, en busca de ayuda.

 

“Usted los llama el imperio“, dijo Luis Centeno, dirigente sindical de los trabajadores petroleros, en referencia a cómo los funcionarios llaman a los Estados Unidos “y sin embargo, usted va y compra su petróleo“.

 

El declive de la industria petrolera es quizás el capítulo más urgente de la crisis económica de Venezuela . El petróleo representa la mitad de los ingresos del gobierno de Venezuela, lo que el ex presidente Hugo Chávez llamó una vez el “instrumento de desarrollo nacional“. La petrolera estatal vertió sus ganancias, más de USD 250 mil millones de 2001 a 2015, en los programas sociales del país, incluyendo la importación de alimentos.

 

Pero esos beneficios se han evaporado por la mala administración y la caída de los precios del petróleo en los últimos dos años. Ahora, incluso los envíos de petróleo subvencionado de Venezuela a su vital aliado Cuba se están retirando lentamente, según sostienen ejecutivos petroleros con operaciones en Venezuela, obligando a La Habana a mirar a Rusia para obtener petróleo barato.

 

Para el Sr. Chávez y su sucesor elegido, el presidente Nicolás Maduro , la riqueza petrolera de Venezuela ha sido esencial para la identidad y la soberanía de la nación, para el poder financiero detrás de sus ambiciones regionales y para sus ruidosos desafíos a los Estados Unidos.

 

Los Estados Unidos siempre ha sido un enorme mercado para el petróleo de Venezuela. Pero con la petrolera estatal de Venezuela cojeando, se ha visto obligada a iniciar la importación de petróleo de los Estados Unidos.

 

A principios de este año, Estados Unidos comenzó a enviar más de 50.000 barriles por día de crudo liviano que Venezuela necesita para preparar su propia mezcla de petróleo para la exportación, uniéndose a un puñado de proveedores que se han vuelto vitales para mantener la industria petrolera del país a flote.

Incluso esa línea de vida es tenue. La petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, está sudando para pagar el petróleo extranjero. Algunos tanqueros petroleros esperan en el puerto tanto como dos semanas para obtener el pago, y a veces salen debido a la falta de pago, dijo un ejecutivo de petróleo que pidió el anonimato para evitar represalias del gobierno.

 

Los problemas son sólo algunas de las razones por las que la producción petrolera de Venezuela ha caído a 2,4 millones de barriles diarios, una baja de 350.000 barriles desde hace un año. Eso es casi un millón de barriles por debajo de lo que era en 1998, cuando Chávez asumió el poder.

 

Venezuela está agobiada por la escasez de alimentos como el maíz y el arroz, que fueron fácilmente importados usando los enormes ingresos en moneda extranjera de la compañía. Los medicamentos esenciales como los antibióticos han desaparecido. La economía se contraerá en un 10 por ciento a finales de año y ya ha visto la inflación de tres dígitos.

 

El precio del pan, por ejemplo, se ha duplicado de un mes a otro, ahora cuesta alrededor de 50 centavos de dólar la barra en muchos lugares, en un momento en que los trabajadores petroleros aquí dicen que están ganando menos de un dólar al día a causa de la inflación.

 

“Estamos trabajando prácticamente de forma gratuita“, dijo Pedro Velásquez, un supervisor en un yacimiento de petróleo en la localidad de Punta de Mata.

 

Todo el dinero que el gobierno pudo reunir para realizar reparaciones improvisadas en sus campos de petróleo y plantas de procesamiento ahora se está secando.

 

Con la petrolera estatal en problemas por deudas, dos tercios de sus exportaciones van para pagar a los prestamistas chinos y otros. La empresa se está quedando sin recursos para pagar a los técnicos internacionales, o incluso a sus propios trabajadores.

 

“El declive se está acelerando y va a seguir ocurriendo“, dijo Lisa Viscidi, una experta en energía de América Latina del Diálogo Interamericano, un instituto de investigación de Washington. “Las condiciones son cada vez peores; hay menos y menos dinero para invertir“.

 

Venezuela representa menos en el mercado internacional del petróleo hoy en día, pero sus exportaciones todavía representan aproximadamente el 2 por ciento de la producción mundial. Esto significa que una grave disminución de las exportaciones de Venezuela, sobre todo si se acompaña de una crisis en Nigeria o Irak, podría apretar el mercado suficiente para enviar los precios del petróleo hacia arriba de nuevo.

 

“Un colapso en Venezuela sería un acelerador para los precios del petróleo“, dijo Helima Croft, estrategista de materias primas para el Royal Bank of Canada. “Ese país está literalmente haciendo implosión“.

 

En este momento, agregó, “No hay ningún productor de petróleo que se está cayendo a pedazos tans rápido o tan dramáticamente como Venezuela.“

 

Ni PDVSA ni su filial estadounidense Citgo accedieron a las solicitudes de entrevistas.

 

Los retos del futuro están siempre presentes aquí en los vastos campos petroleros de El Furrial, en el noreste de Venezuela. Por debajo de las planas extensiones cubiertas de hierba se encuentra el tipo de petróleo que Venezuela ahora debe importar para mezclarlo con sus grandes reservas de petróleo pesado para enviarlo al extranjero.

 

En su pico, El Furrial produjo 453.000 barriles por día, lo que equivale a aproximadamente al 80 por ciento de la producción nacional de Ecuador. Pero en 2009, Chávez nacionalizó Wilpro, un consorcio estadounidense que manejaba un complejo de inyección de gas natural en el sitio diseñado para obtener más petróleo de la tierra. La producción desde entonces ha disminuido en más de la mitad.

 

Los trabajadores de El Furrial cuentan hoy la historia de la decadencia y la mala administración. Ni siquiera hay suficiente lodo de perforación – el fluido básico que se requiere para refrescar las brocas de perforación y el pozo despejado – y para mantener los taladros operando

 

En un pozo de PDVSA aquí, la China National Petroleum Corporation ahora llena el vacío dejado por Wilpro. Sin embargo, el sitio no había estado funcionando durante varias semanas porque PDVSA no había entregado una pieza vital del equipo que suspende la tubería en el pozo.

 

Una vez completado, el pozo podría producir 3.500 barriles de petróleo por día, pero no estaba claro cuándo ocurriría eso.

 

“Es la primera vez que nos hemos pasado tres semanas esperando de esta manera“, dijo Nelson Ruiz, un gerente. “Lo normal era el inicio del proyecto después de una firma, y el taladro estaría en el terreno“

 

Pero es el tema de la alimentación el que está desmoralizando más a los trabajadores.

 

Los trabajadores de un pozo de producción describen cómo comen tan poca comida ahora, que están pendientes de sus compañeros de trabajo en el caso de que se desmayen. Claudio Lezama, que ha pasado los últimos ocho años en el sitio, dijo que pesaba alrededor de 200 libras (91 kilos) hace varios años. Entre su trabajo manual y ser capaz de pagar sólo una comida al día, su peso ahora es de 145 libras (66 kilos).

 

Sentado en un remolque donde los trabajadores toman sus descansos, dijo que trabajaba como albañil para poder alimentarse por sí mismo durante su tiempo libre. Un compañero dijo que revendía alimentos como yuca, queso y huevos.

“Eres un vendedor en el mercado negro”, dijo Lezama, reprendiendo a su compañero por subir los precios cuando el alimento está escaso en Venezuela.

 

En una demanda presentada en julio por un grupo de trabajadores de la empresa petrolera estatal, los trabajadores detallan la historia de extensas fugas de petróleo desde 2012 en El Furrial debido a la falta de mantenimiento y a una infraestructura costosa que fue dejada abandonada.

 

En la demanda también afirman que los problemas plantean un riesgo de salud para las comunidades aledañas.

 

“Todo esto se ha escondido a la vista, lo que genera pérdidas de millones de dólares“, dice la demanda. “Nosotros los trabajadores estamos muy molestos porque nadie ha hecho nada para poner fin a este desastre“.

 

En estos días, algunos trabajadores petroleros temen que simplemente ir a trabajar los pone en riesgo. Carlos Robles, dirigente sindical, pasó una tarde reciente con los supervisores de un pozo hablando sobre una serie de ataques de bandas armadas que robaron esa instalación,  y que se llevaron los ordenadores portátiles, equipos de aire acondicionado y equipos de metal.

 

Estábamos llegando a la 6 pm, hora que los trabajadores advirtieron que las bandas comienzan a rondar y las calles de El Furrial estaban vacías, pareciendo como si hubiera un toque de queda en el lugar.

 

“La única cosa entre nosotros y ser robado es Dios y la Virgen“, dijo Juan Díaz, un supervisor del pozo, cuyo turno continuaba durante la noche.

 

Las empresas de internacionales de servicios, como Halliburton y Schlumberger están reduciendo sus operaciones mientras la petrolera estatal de Venezuela lucha para pagar sus deudas con ellos – hasta $ 25 millardos de dólares – con una ráfaga de bonos y pagarés. Y a medida que la producción de El Furrial y otros campos cae en picada, la empresa petrolera estatal tiene que apoyarse cada vez en mayor medida en Citgo, que está siendo exprimida al máximo.

 

El año pasado, Citgo obtuvo un préstamo de $ 2,5 mil millones de dólares para mantener a flote PDVSA. Y ahora planea pedir prestado un adicional de $ 800 millones de dólares para actualizar una refinería en la isla de Aruba para producir petróleo ligero sintético, de acuerdo con ejecutivos que han sido informados sobre esos planes.

 

El Sr. Centeno, un dirigente sindical, dijo que la petrolera estatal de Venezuela, está tan atada que ha dejado de proporcionar a sus trabajadores botas nuevas, cascos y guantes.

 

“PDVSA ahora está en el piso“, dijo.(La Patilla)

 

Aumento presidencial es responsable de la alta inflación

El aumento de salario que entró en vigencia el 1 de septiembre de este año, cuando el cestaticket paso de 18.585 bolívares a 42.480, significó, supuestamente, para el presidente Nicolás Maduro “un elemento clave para la defensa de la familia”, reseñó El Impulso.

 

No obstante, un grupo de periodistas del diario EL IMPULSO se dirigió a los establecimientos de alimentos para conocer de primera mano si los usuarios consideran que aquella cifra representa una ayuda para que las familias venezolanas adquieran mayor cantidad de productos.

 

Deivis Acosta es encargado de un abasto ubicado en el centro de la ciudad. En aquel espacio comercializa verduras y víveres. Informó que el precio de las verduras por los momentos se ha mantenido ya que los productores se encuentran en tiempo de cosechas, sin embargo, varios le han asegurado que tienen problemas por la falta de importación de semillas y fertilizantes, por dicha razón no saben por cuánto tiempo durarán los costos actuales.

 

En el caso de los víveres, Acosta reiteró que todos los productos manufacturados por empresas e industrias están en constante alza. Como ejemplo, el mes pasado el precio de un refresco era de 1.000 bolívares y para este mes se situó en 1.500; un enlatado de atún estaba en 640 bolívares, actualmente oscila en los 900. El chocolate en polvo pasó de 870 bolívares a 1.350, el cereal en bolsa anteriormente costaba 700 bolívares y ya se ubica en el mercado en los 1.540 bolívares.

 

De esa manera, señaló un sinfín de ejemplos que demuestran que los costos de los alimentos continúan en aumento. Uno de los cambios más alarmantes es el nuevo precio al cual llegarán las bebidas en base a cereal, las cuales pasarán de 3.000 bolívares a 8.000.

 

“Esta semana nos llego café en 2.900 bolívares y ni siquiera sabemos si nos volverá a llegar luego”, expresó Acosta.

 

Manual Araujo se encontraba realizando sus compras y manifestó que “el dinero no alcanza para nada. Hasta que no se regularice la economía no podemos hacer nada. Todos hacemos magia para comer, incluso es necesario visitar lugar tras lugar porque cada establecimiento maneja el precio que se le antoje. En una misma cuadra conseguí pollo en 1.600 bolívares y al lado en 3.000. En una economía donde todos hacen y deshacen los sueldos no nos servirán jamás”, expresó Luzbil Rivero.

 

Gregoria Barreto coincide en que ese dinero extra significó una pérdida. “Seguimos comprando lo mismo porque todo está más caro y seguirá incrementando”.(La Patilla)

 

Luis Vicente León: La inflación alcanza 800%, es la más alta en toda la historia de Venezuela

El director de Datanálisis, Luis Vicente León, dijo este martes que la la inflación en Venezuela ha alcanzado 800%. Además, resaltó que, existe un 70% de desabastecimiento de productos alimenticios en Caracas.

 

Ronal Labrador Gelvis / Panorama

 

“La inflación en Venezuela no es sólo la más alta en el mundo, es la más alta de nuestra historia como país (…) Básicamente está alcanzando niveles que eran absolutamente impredecibles (…) La inflación tanto explícita como implícita que tiene que ver con el crecimiento de los bienes que se venden fuera del mercado regulado con los bienes que están en el mercado negro, en el bachaqueo”, añadió.

 

Afirmó que la inflación alcanza 800 % en el uso de productos provenientes del mercado negro. “Deberíamos estar esperando en el último trimestre del año un incremento mayor si consideramos que es el momento más fuerte de presión de demanda en Venezuela”, explicó.

 

Señaló que el impacto de la inflación ha recaído sobre la capacidad de compra de los venezolanos.(La Patilla)

Roberto Deniz Ago 16, 2016 | Actualizado hace 1 año
Entendiendo la Guerra Económica

@robertodeniz 

VENEZUELA ESTÁ ATRAPADA EN LA MAYOR CRISIS económica de su historia. Lejos de mostrar una salida, las señales anuncian que al cierre de este año la inflación de 180,9%, registrada en 2015 por el Banco Central de Venezuela, palidecerá, y que la escasez se profundizará debido al severo recorte de las importaciones aplicado por el Gobierno.

El año 2016 será también el tercer ejercicio consecutivo de contracción del Producto Interno Bruto (PIB), tras los desplomes de 2014 y 2015. Desde el Gobierno la explicación es la misma desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de la República, en abril de 2013: la “guerra económica”.

En el discurso oficial se trata de un plan orquestado por Estados Unidos, los empresarios y la oposición venezolana. “El Gobierno de Estados Unidos está al frente de la guerra económica contra Venezuela, pero no pueden ni podrán con nosotros”, manifestó recientemente el mandatario nacional.

Economistas y organizaciones empresariales coinciden en que la crisis que se vive sólo responde a las políticas aplicadas por el Gobierno de Hugo Chávez y su sucesor. “Los problemas económicos que sufren los venezolanos son consecuencia de una serie de políticas económicas y reguladoras que fueron implementadas por el presidente Hugo Chávez y continuadas por Nicolás Maduro. Se trata de políticas que constituyen la esencia del modelo intervencionista implementado bajo el nombre de Socialismo del siglo XXI, como el control de precios, las estatizaciones y el control de cambios”, escribió el economista, Ángel Alayón, en un artículo de opinión para el New York Times.

(http://www.nytimes.com/es/2016/08/09/chaveznomics-el-verdadero-enemigo-de-venezuela/?smid=tw-share-es).

Antonio Pestana, presidente de la Confederación Nacional de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), se muestra igual de tajante. “La famosa guerra económica no existe en la producción de alimentos (…) Ningún agricultor ha jugado a no sembrar”.

Una mirada a los datos y a los resultados de las medidas promovidas por el Gobierno durante los últimos años confirma que detrás del ardid de la “guerra económica” se esconde un recetario de medidas que allí donde se han aplicado han conducido al fracaso.

La “guerra económica” al desnudo

Expropiación de Tierras

Expropiacion

Hugo Chávez impulsó una política dirigida a expropiar e intervenir tierras agrícolas. Al menos 1.200 “unidades productivas” que suman poco más de 5 millones de hectáreas fueron asumidas por el Estado para ensayar distintos esquemas de producción, pero los resultados revelan el fracaso. “Evidentemente tenemos que revertir esto (…) Hoy en día no producen lo que sus dueños originales podían producir porque no hay sentido de pertenencia”, sostiene el presidente de Fedeagro.

Las cifras de esa organización, basadas en las del Ministerio de Agricultura y Tierras, muestran que al cierre de 2015 la producción de rubros como el maíz, arroz, caña de azúcar, sorgo y café es menor a la registrada en 2008. Asimismo, indican que prácticamente en ninguno de los principales rubros agrícolas hay “autoabastecimiento”, a pesar de que en casos como los del café y el arroz Venezuela tuvo una oferta exportable.

fedeagro

Carlos Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), también asegura que las expropiaciones en el campo impactaron negativamente la producción agropecuaria. “Las confiscaciones de tierras causaron un daño impresionante que ha venido a parar en lo que vemos hoy en día”, manifiesta Albornoz. Los datos de Fedenaga indican que hoy sólo se produce entre 35% y 38% de la carne que se debería producir, pero la caída del consumo en las familias venezolanas impide ver ese grave déficit de producción. “Con esa tercera parte estamos abasteciendo todo el mercado por la caída del consumo”, apunta el directivo.

De Agroisleña a Agropatria

Agropatria

La expropiación de Agroisleña en 2010 marcó un punto de inflexión para la producción agrícola. Las consecuencias de esa medida se ven hoy en los productores de diversas regiones que no pueden sembrar ante la falta de insumos como semillas y agroquímicos para los cultivos. La empresa, rebautizada por el Gobierno como Agropatria, es incapaz de atender oportunamente la demanda de los productores. “El monopolio que significa Agropatria es una gran desgracia para los productores venezolanos. Hay que permitir que el resto de empresas privadas que importaban insumos o los producían aquí puedan trabajar”, opina el presidente de Fedeagro.

La incapacidad de Agropatria es tal que en zonas como Los Andes el 75% del área de siembra no se está aprovechando por falta de insumos, mientras que en rubros como arroz este año apenas se sembrarán 110 mil hectáreas de arroz, menos de un tercio de las 360 mil hectáreas que se requieren anualmente. En el café el resultado es peor y la producción apenas llega al 25% de las necesidades del país porque los productores no tienen insumos para combatir la plaga de “la roya”. “Mientras no llegan los insumos no podemos hacer el milagro de convertir tierra en alimentos”, insiste el presidente de Fedeagro.

El Estado empresario

Estado Empresario

El Estado también se convirtió en un gran industrial a punta de expropiaciones e intervenciones de empresas en los últimos años. Cifras de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) señalan que entre 2002 y 2015 se expropiaron 1.322 empresas, siendo los años 2009, 2010 y 2011 en los que hubo el mayor número de intervenciones.

De acuerdo a ese conteo, casi un tercio de las expropiaciones ocurrió en el sector industrial y afectó particularmente operaciones agrícolas y plantas agroindustriales. Sólo el ministerio de Alimentación administra alrededor de 300 empresas agrupadas en varios “conglomerados”: el de aceites y grasas con 9 empresas, el de arroz con 17 empresas, el cárnico con 29 empresas, el avícola con 8 empresas, el de los silos con 46 empresas y el de harina de maíz con 15 empresas, entre los más importantes.

Pero en compañías emblemáticas que fueron expropiadas la producción va en picada. En Industrias Diana, por ejemplo, entre 2013 y 2015 la producción se redujo 55% al pasar de 164.904 toneladas de aceites y grasas a tan sólo 73.406, según la Memoria y Cuenta de 2015 del Ministerio de Alimentación. En Lácteos Los Andes se repite la historia y en ese mismo período de dos años el rendimiento de la empresa cayó 12% al pasar de las 298.045 toneladas de 2013 a sólo 263.094 toneladas el año pasado.

Empresarios han planteado al Ejecutivo nacional la necesidad de que esas instalaciones vuelvan a manos privadas, pero el diputado Diosdado Cabello le ha cerrado la puerta a esa posibilidad, pese a que el ex ministro de Industria y Comercio, Miguel Pérez Abad, y otros funcionarios llegaron a reconocer que estaban evaluando esa opción.

 

 

Control de cambio: corrupción, fuga de divisas y otros males 

Control Cambiario

Además de convertirse en una fuente de corrupción, el control de cambio vigente desde hace 13 años terminó siendo una medida perniciosa para la producción. El sostenimiento de tipos de cambio artificialmente bajos hizo más atractivo y rentable recurrir a las importaciones que producir en el país. “Las importaciones lamentablemente tuvieron un crecimiento desmedido”, cuestionó recientemente el presidente de Fedeagro.

Los datos del Banco Central de Venezuela (BCV) muestran que entre 2003 y 2014 –las cifras totales de 2015 no están disponibles- las compras al exterior de Venezuela pasaron de los 10.483 millones de dólares a 47.508 millones de dólares, esto es, un crecimiento de 353%. En ese auge destaca el salto de las importaciones públicas que brincaron de los 2.483 millones de dólares a los 23.445 millones de dólares, esto es, un alza de 844% en once años.

En paralelo al festín de importaciones el aparato productivo se fue desmantelando, situación que ha quedado al desnudo con la caída de los ingresos petroleros y la imposibilidad de mantener las importaciones. “Desde 1998 hasta 2015 la producción de Venezuela per cápita creció 0,03%, o sea, 0%. El consumo per cápita del Gobierno creció 2,3% cada año durante 18 años, el consumo privado per cápita creció 1,9% cada año durante 18 años. Tienes un país que se acostumbró a consumir bastante, basado en importaciones, y en paralelo fue destruyendo su capacidad productiva”, explicó recientemente el economista Miguel Ángel Santos en entrevista con el Circuito Éxtos.

Del control de precios a los bachaqueros

Bachaqueros

El Gobierno ha insistido en la política del control de precios para frenar el alza de los mismos. Los resultados han sido exactamente contrarios: Venezuela es el país con la inflación más alta del mundo y las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a que al cierre de 2016 la inflación será de 700%. Desde las organizaciones empresariales han cuestionado el control porque en la práctica se ha traducido en una “congelación” que obliga a las empresas a comercializar productos por debajo de sus costos de producción.

Un desabastecimiento crónico y la reducción de la diversidad de marcas y presentaciones de productos básicos han sido algunas de las consecuencias. En septiembre de 2014 la filial venezolana de Clorox, fabricante de marcas como Nevex y Mistolín, cesó sus operaciones en el país y atribuyó la decisión a los efectos que había ocasionado en la compañía el control de precios, ya que “durante casi tres años” se vio obligada a “vender más de dos tercios de sus productos a precios congelados por el Gobierno venezolano”, generando “constantes pérdidas operativas”. Este año se filtró a la prensa un comunicado interno de Colgate Palmolive en el que la empresa también advertía a sus trabajadores la imposibilidad de trabajar con precios que no reconocen los costos de producción. “Ninguna empresa puede sostener la producción con pérdidas permanentes”, decía el texto.

El contrabando de extracción, primero, y posteriormente la extensión del fenómeno del “bachaqueo” han sido otras de las consecuencias del control de precios. Hoy las distorsiones son tan amplias que en algunos productos la rentabilidad que se puede obtener en el mercado informal es tal que ni si quiera es necesario sacarlo de contrabando a Colombia para obtener ganancias. Cifras de Datanálisis revelan que dos de cada tres de personas que hacen colas están allí para comprar los productos con precios regulados y luego revenderlos.

Pese a los malos resultados, el Gobierno no parece dispuesto a cambiar su política. Recientemente las empresas de servicios de telecomunicaciones anunciaron ajustes de precios en las tarifas de telefonía celular, internet y televisión por cable. El alza se había discutido en las mesas de trabajo del “motor de telecomunicaciones” a raíz de que la estructura de costos del sector pasó a la tasa del Dicom, en casi 650 bolívares por dólar, pero aun así el presidente de la República ordenó revertir los aumentos de tarifa.

Control a la distribución o repartir lo que no existe

Pese a que todas las señalas apuntan a que el problema principal en la oferta de bienes es la caída de la producción, el Gobierno ha insistido en que la clave está en controlar la distribución. Así a los esquemas de control vigentes desde hace años como el “sistema de guías de movilización” instrumentado por la Sunagro, en el que obligan a las empresas a notificar el traslado de la mercancía, se han ido sumando mecanismos como el de las máquinas capta huellas en los supermercados, el cierre de la frontera con Colombia o los recientes Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

“Estamos enfrentado un monstruo de mil cabezas: la guerra económica, porque (actualmente) el sistema distributivo y el sistema comercializador de todo el país, en un 95%, está en mano de los distribuidores privados y son cuatro o cinco grupos distribuidores del país que controlan todo lo que es el metabolismo y el mecanismo de distribución”, ha denunciado Nicolás Maduro.

Sin embargo, desde la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) han insistido en que el problema principal es la caída de la producción por la imposibilidad para importar materia prima, la falta de insumos, el ausentismo laboral o la crisis eléctrica, entre otros obstáculos. “No es un problema de distribución, es un problema de producción (…) Concentrar la distribución en menos puntos de venta no resuelve el problema”, alertó en febrero pasado Manuel Felipe Larrazábal, presidente de Cavidea.

Aumentos salariales, una ilusión monetaria y más presión inflacionaria

El Gobierno nacional esgrime como una bandera los aumentos de salario. Ricardo Menéndez, Vicepresidente de Planificación, afirmó que el alza de 50% en el salario mínimo decretada recientemente por el presidente de la República forma parte de una política de “protección salarial” y “combate de manera frontal la inflación y la especulación de los precios”.

Sin embargo, para los economistas los cada vez más frecuentes ajustes salariales son una señal clara del deterior de la moneda y de la pérdida del poder adquisitivo. “Ello va a causar inflación. Todo aumento de salario superior al de la productividad causa siempre, por definición, inflación (…) La única forma que gane poder de compra el salario es cuando aumente la productividad”, declaró a Globovisión el economista y director de Econométrica, Ángel García Banchs.

Las cifras de Econométrica indicaban que en julio de este año –antes del aumento salarial- el poder adquisitivo del salario mínimo integral (incluye bono de alimentación) “es casi un tercio del que tenía en julio de 2007”, como consecuencia de la inflación registrada en ese período. En otras palabras, los venezolanos han ido teniendo cada vez más bolívares en sus bolsillos que compran menos.

Aunado al factor de la productividad está la política monetaria del Gobierno como causante de la inflación que evapora los salarios. Durante años el Gobierno ha apuntalado la expansión del gasto público a través del financiamiento del Banco Central de Venezuela (BCV) a Pdvsa, generando lo que los economistas llaman dinero “inorgánico”, que al entrar a la economía presiona más los precios de los productos que escasean en el mercado.

Los resultados indican que en los últimos diez años Venezuela ha figurado entre los diez países con mayor inflación del mundo y que desde 2013 la economía nacional ha registrado la tasa de inflación más alta del planeta.

Nicolás Maduro:

Maduro#17M

En rueda de prensa ante profesionales de medios nacionales e internacionales, el presidente de la República Nicolás Maduro, aseguró que: “La Asamblea Nacional perdió vigencia política, es cuestión de tiempo para que desaparezca. Pido disculpa para nuestros diputados que hacen esfuerzo dentro de la asamblea”.

El jefe de Estado ofreció esta declaración un día después de que se oficializara el decreto de “estado de excepción y emergencia económica”, dictada para hacer frente a supuestas amenazas de golpe de Estado a la Administración del líder chavista.

El mandatario nacional exhibió las primeras planas de los diarios españoles ABC, El Mundo, El País y de los estadounidenses New York Times, Washington Post y Wall Street Journal, y tras mencionar a periodistas con nombres y apellidos, dijo que estas son pruebas de la “campaña” contra Venezuela.

El primer mandatario aseguró que estos medios solo quieren crear el terreno para una intervención. Venezuela “quiere ser llevada por agentes externos, con factores políticos internos aliados, a una situación de violencia generalizada”.

Por otro lado, Maduro denunció que dos aviones Boing estadounidenses incursionaron en territorio venezolano. Un avión militar “con capacidades técnicas letales” de Estados Unidos ingresó ilegalmente en el espacio aéreo venezolano en dos ocasiones en la última semana, aseguró el presidente de Venezuela.

Este tipo de aviones son utilizados por Estados Unidos para comunicaciones de grupos armados en zonas de guerra o para inutilizar equipos del gobierno o de la Fuerza Armada. Son aviones con capacidades técnicas letales, recalcó el mandatario.

“Estoy plantado para la lucha. No es tiempo de traiciones ni traidores, es tiempo de lealtad por lo nuestro. Es tiempo de autoconstruirnos y cometer los errores como país libre y a rectificarlos. Construir nuestro propio sistema, no el que se nos impone.

 

 

 

VIDEO Así se vivía en el Internado de Margarita bajo el pranato de

EL DIARIO THE NEW YORK TIMES sacó en Junio de 2011 un reportaje en el que mostraba cómo era la vida dentro del internado de San Antonio, de la Isla de Margarita, cuando estaba bajo “el mando” de Teófilo Rodríguez Cazorla, conocido como “El Conejo”, asesinado a tiros el domingo 24 de enero en la madrugada. El periodista Simón Romero explica en el video que las rejas con alambres de púas, torres de vigilancias y guardias contrasta con “el oscuro país de las maravillas” de drogas, privilegios y sexo en que “El Conejo” convirtió la cárcel.