Marcelo Odebrecht archivos - Runrun

Marcelo Odebrecht

Ex presidentes de Odebrecht confirman financiamiento a obras de Lula

LOS EXPRESIDENTES DE ODEBRECHT, vinculados al mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, confirmaron a la justicia brasileña financiar obras en una casa de campo que la Fiscalía atribuye al encarcelado ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Las acusaciones fueron confirmadas en declaraciones este miércoles a la justicia por Marcelo y Emilio Odebrecht, y por Alexandrino Alencar, antiguo directivo de la constructora que fue vinculada por la Operación Lava Jato, quienes actualmente tienen acuerdos de colaboración con la justicia.

El caso, uno de los seis procesos que tiene la justicia contra Lula da Silva, se refiere a unas reformas realizadas por la constructora Odebrecht en una casa de campo en la ciudad de Atibaia, municipio del estado de Sao Paulo, cuya propiedad está a nombre de allegados de Lula, pero que era frecuentada exclusivamente por el ex presidente y su familia.

Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010 , fue condenado en segunda instancia a 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero, acusado de haber recibido a manera de soborno un apartamento en el balneario de Guarujá, en el estado de Sao Paulo.

En las nuevas declaraciones, los ex ejecutivos confirmaron haber financiado obras en la casa de campo por solicitud de la entonces primera dama, Marisa Leticia, esposa de Lula y quien falleció el año pasado.

Alencar reiteró a la juez que las obras en el “sitio de Atibaia” se realizaron a petición de la ex primera dama Marisa Leticia, quien no estaba contenta con unas reformas que venía adelantando otra empresa en la propiedad.

Emilio Odebrecht confirmó haber aprobado la petición hecha por la esposa de Lula para Alexandrino y también dijo que recomendó al entonces director de la constructora ser lo “más discreto posible” en la ejecución de las intervenciones”.

El hombre del año y el vicio de siempre, por Carlos Alberto Montaner

Odebrecht-

 

Marcelo Odebrecht es el hombre del año en América Latina. Este ingeniero brasileño nacido en 1968, nieto del fundador de un enorme conglomerado empresarial, es el príncipe de los coimeros del planeta. Para evitar la sentencia de 19 años de cárcel, algo que ha logrado hace solo unos días, ha delatado a sus cómplices en su condición de “colaborador eficaz de la justicia”, desestabilizando a muchos de nuestros países, mostrando (muy a su pesar) las miserias y cinismo de numerosos políticos y funcionarios.

La Organización Odebrecht era una enorme empresa de ingeniería civil, con casi 200.000 trabajadores y una facturación de más de 40.000 millones de dólares, de los cuales ya ha perdido una tercera parte. Operaba en una veintena de países, algunos de ellos con un PIB menor que los ingresos de la compañía, pero el grueso de su operación y de sus sobornos los llevaba a cabo en Brasil.

Repartió en total unos mil millones de dólares. En términos absolutos el país más corrupto fuera de Brasil fue Venezuela (98 millones de dólares), algo totalmente predecible, porque su gobierno es una especie de inodoro inmundo, pero las naciones latinoamericanas que más coimas per cápita recibieron fueron Panamá (59 millones de dólares) y República Dominicana (92 millones de dólares).

El modus operandi era sencillo. Los hombres de Odebrecht detectaban a un candidato con posibilidades y comenzaban a negociar. Podían hacerlo primero presidente y luego rico. Brasil tenía grandes publicitarios y magníficos gabinetes de campaña. Ese estupendo expertise se ponía al servicio de la persona elegida junto a cantidades importantes para sufragar el costo de la operación.

Todo lo que el candidato debía hacer, una vez elegido en las urnas, era aprobar los abultados presupuestos y confiarle a Odebrecht la ejecución de las obras públicas programadas. El enorme monto era sufragado por los impuestos pagados por los pueblos o mediante préstamos a los que habría que hacerle frente algún día. 

Los brasileños de Odebrecht, por su parte, hacían bien las carreteras, los túneles o lo que fuere, y se ocupaban de pagar seriamente lo pactado en Suiza, en Andorra o en algún otro paraíso fiscal, organizando minuciosamente la logística de la corrupción. Cumplían su palabra. Lo de ellos no era engañar a los políticos ni desvalijar a los ladrones, sino facilitarles la famosa consigna secreta de “robar, pero hacer”, mientras aumentaban la facturación año tras año.

Se podía confiar en sus palabras de mafiosos dotados de corbatas de seda y trajes de 5.000 dólares. Carecían de color ideológico. Sin el menor escrúpulo pactaban con el venezolano Nicolás Maduro o con el ecuatoriano Jorge Glas, el vicepresidente de Rafael Correa –apóstoles del socialismo del siglo XXI–, enemigos naturales de la economía privada de mercado, de la cual la empresa Odebrecht era la quintaesencia.

El problema, naturalmente, no es Odebrecht, sino la mentalidad que impera en América Latina. A otra escala más modesta, es así, mediante coimas, pequeñas o grandes, como han funcionado la mayor parte de nuestros gobiernos desde tiempos inmemoriales, con un agravante terrible: a nuestras sociedades no les preocupa. La corrupción comparece al final de la lista de los males que deben erradicarse en la mayor parte de las encuestas. En México llegan a afirmar, seriamente, que “la corrupción es solo otra forma de distribuir los ingresos”.

¿Por qué sucede esta ausencia de principios en nuestro mundillo?

Tal vez, porque la mayor parte de los iberoamericanos –incluyo a los brasileños– no perciben claramente que el dinero público es aportado por todos nosotros y la corrupción es como si nos metieran la mano en bolsillo y nos robaran la cartera. Lo que ocurre en el Estado no nos compete.

Acaso, porque el cinismo es total y damos por descontado que al gobierno se va a robar y no nos preocupa, siempre que sean “los nuestros” los que se enriquecen con los recursos ajenos. Somos víctimas de una clara anomia moral.

Sin duda, porque el clientelismo, esa pequeña coima otorgada por el gobierno, es una forma de corrupción en la que millones de iberoamericanos se adiestran en ese tipo de conducta nociva.

Por eso no es de extrañar que, pese a Lava Jato, como se llamó en Brasil a la operación judicial contra la corrupción, vuelvan a elegir a Lula da Silva, quien hoy encabeza las encuestas pese a sus sucios negocios. Hace años lo dijeron los peronistas en la vecina Argentina en un grafiti que el tiempo no ha borrado y revela el drama de fondo: “Puto o ladrón queremos a Perón”.

 

@CarlosAMontaner

El Nacional

Transparencia Venezuela: Odebrecht recibe beneficios en Brasil y venezolanos esperan justicia

MARCELO ODEBRECHT, PRESIDENTE DE LA MAYOR constructora de latinoamérica y conocido por muchos en su natal Brasil como “el príncipe”, recibió este martes 20 de diciembre el beneficio de casa por cárcel, con lo que abandona su celda de 12 metros cuadrados en el Complejo Médico Penal de Curitiba -donde pasó exactamente dos años y medio- y se muda a una mansión de 3.000 metros cuadrados en Sao Paulo, donde cumplirá el resto de la condena, ahora rebajada a 10 años.

Él y sus directores causaron daños irreparables a Venezuela y sus delitos tienen gran impacto en la vida de los venezolanos.  El magnate que hoy goza de casa por cárcel estuvo al frente del pago de sobornos mil millonarios, extendiendo su red de corrupción en nuestro territorio, sembrando su sistema de legitimación del dinero sucio y distorsionando al extremo el poder discrecional para entregar contratos, aprovechando que ya tenía suelo fértil en altas esferas de nuestro país.

La facturación con sobreprecios que aplicaban como modus operandi, fueron cancelados con fondos públicos que el Gobierno debió destinar para medicinas, equipos médicos e insumos necesarios para salvar la vida de miles de venezolanos.

Odebrecht dejó hidroeléctricas sin concluir, en un país con una cada vez mayor demanda de energía y donde hasta la capital tiene apagones diarios.

Los venezolanos no cuentan con la infraestructura vial adecuada que se prometió desde hace casi una década y ahora, en medio de la peor crisis económica de su historia, se reducen las posibilidades de que esas obras sean concluidas. Los ciudadanos de este país se quedaron sin puentes y sin sistema de metro en Bolívar, Zulia, Miranda, Carabobo y otros estados. 

En la Corte del Distrito Este de New York se dijo que en Venezuela se dieron “pagos corruptos” a funcionarios e intermediarios por orden de los $98 millones, pero esa cifra no se compagina con otros hechos confirmados: los contratos para Odebrecht en Venezuela al parecer oscilan entre $20.000 y $30.000 millones. Ni siquiera hay precisión sobre estas cifras porque el Gobierno ha escondido celosamente las condiciones de esos convenios.

Pero si en Venezuela se pagó el 3% de comisión, como ocurrió en Brasil y otros países,los sobornos a funcionarios venezolanos son muy superiores a los que se confesaron en la Corte. Las millonarias negociaciones con Odebrecht se manejaron con una total opacidad. ¿Cómo estimar la sanción que merecen los protagonistas de este desafuero?

Mientras Odebrecht no confiese cuánto pagaron y a quién, serán cómplices de la injusticia que significa que delincuentes estén libres y disfrutando de la corrupción que está destruyendo a Venezuela.

Los venezolanos necesitan justicia para los crímenes de Odebrecht. Y en Venezuela hay mucha gente que trabaja hasta lograr el castigo para estos delitos y todas sus consecuencias y lograr un mínimo de reparación.  

El príncipe Marcelo Odebrecht “preso” en su castillo

Obtuvo el beneficio de prisión domiciliaria y reducción de condena tras colaborar con la justicia bajo la figura de “delación premiada”, confesando el modus operandi que aplicaba a la hora de sobornar a connotados políticos, ejecutivos y funcionarios de Estado, en 11 países de América Latina, lista de la que no escapan emblemáticos representantes del chavismo.

El magnate de 49 años, nieto del fundador de la empresa en 1944, llevará una tobillera electrónica para evitar que escape del lujoso condominio, que, según despacho de BBC Mundo fechado el 20 de diciembre, cuenta con piscina, gimnasio, sauna, bodega y cine privado.

El príncipe ya no estará “tras las rejas” este diciembre, sino entre las paredes de su residencia, donde pasará la Noche Buena junto a sus familiares y podrá recibir visitas, mientras la mayoría de los venezolanos tendrán que sobrevivir en estas Navidades en un país arruinado, en buena parte, por la corrupción.

Captura de pantalla 2018-01-03 a la(s) 2.06.46 PM

Lula da Silva habría recibido 4,15 millones de dólares de Odebrecht

LuladaSilvaBrasil

 

El empresario brasileño Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht, declaró ante la Justicia haber pagado 13 millones de reales (unos 4,15 millones de dólares) en efectivo al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva entre 2012 y 2013, informaron este martes medios locales.

Marcelo Odebrecht, preso desde junio de 2015, declaró este lunes ante el juez federal Sérgio Moro, responsable de las investigaciones del gigantesco caso de corrupción en Petrobras, que Lula es en realidad el beneficiario de los pagos descubiertos en las libretas de contabilidad de la empresa bajo el nombre de amigo.

Se trata de la primera declaración del ejecutivo ante la Justicia tras haber llegado a un acuerdo para delatar la trama de corruptelas alrededor de la petrolera estatal Petrobras a cambio de tener una rebaja en la condena.

Aunque su testimonio está bajo sigilo, fue filtrada a los medios de comunicación.

Según las informaciones, Odebrecht aseguro haber entregado el dinero a Lula, presidente de Brasil entre 2003 y 2010, en pagos realizados entre 2012 y 2013.

El empresario también explicó que hizo varios pagos al Instituto Lula, que dirige el expresidente, para la compra de un terreno en el que debía construirse un edificio en el que la entidad tendría su sede.

Además, también habría entregado 50 millones de reales (cerca de 16 millones de dólares) para la campaña electoral en 2010 de Dilma Rousseff, ahijada política de Lula y sucesora suya en el cargo (2011-mayo de 2016), mediante el entonces ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Odebrecht declaró que otros nombres que aparecían en la libreta de contabilidad del grupo, como “post-italiano” e “italiano”, eran Guido Mantega y Antonio Palocci respectivamente.

Palocci, quien fue ministro con Lula y Rousseff, era el principal interlocutor del Gobierno con el grupo Odebrecht, según el empresario, y fue sustituido en la función por Mantega.

Odebrecht declaró hoy en un proceso contra Palocci, acusado de usar su influencia en el Gobierno para favorecer los intereses de la constructora Odebrecht, la mayor de Brasil, y de la que habría cobrado 128 millones de reales (40 millones de dólares).

Tras conocer las acusaciones, el Instituto Lula emitió un comunicado en el que rechazó las acusaciones y dijo que el exmandatario no comentaría ninguna declaración bajo sigilo en la Justicia “filtrada selectivamente y de forma ilegal”.

Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión en uno de los procesos vinculados a la gran red de corrupción en Petrobras, en la que la constructora que dirigía es una de las más salpicadas por los desvíos.

Según investigaciones policiales divulgadas hoy por la prensa, el grupo Odebrecht, causó daños por valor de 5.684 millones de reales (unos 1.810 millones de dólares) en 11 contratos inflados firmados con Petrobras entre 2003 y 2014.

La mayor constructora de Brasil participó de un “cartel” con otras 15 importantes constructoras del país para hacerse con las licitaciones de manera fraudulenta de Petrobras, según ha descubierto la investigación.

Las autoridades comprobaron que ese exclusivo grupo obtenía contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y repartían las diferencias entre directores de la petrolera estatal y partidos políticos que amparaban la práctica y legislaban a favor de estas empresas.

El caso Petrobras investiga el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil desde hace tres años y por la que han sido detenidos decenas de empresarios y políticos debido a su participación en la red de corrupción destapada en el seno de la petrolera estatal

Contraloría de la AN: Diosdado Cabello y Ricardo Molina habrían sido mencionado en Brasil por caso Odebrecht

JGuaido

 

El presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, diputado Juan Guaidó, presentó un balance de la investigación del caso Odebrecht que llega la comisión e informó sobre la presunta vinculación del parlamentario por el Gran Polo Patriótico, Diosdado Cabello y del ministro de transporte y obras públicas, Ricardo Molina, con la empresa Odebrecht.

“Hace tres semanas fuimos a reunirnos con el Parlamento y la Fiscalía de Brasil, en donde se comprometieron a compartir información con la Asamblea Nacional de Venezuela. La Fiscalía inicialmente hizo un acuerdo con los Parlamentos de la región para establecer una delación premiada con Marcelo Odebrecht. Es decir, al confesar Marcelo, se le dio un trato para zanjar la investigación. Durante la experticia policial se filtraron pruebas que señalan a Diosdado Cabello de mantener comunicación fluida con Marcelo Odebrecht y a Ricardo Molina de haber recibido sobornos por parte de dicha organización”.

El también dirigente nacional de Voluntad Popular informó que las investigaciones han determinado que la empresa tuvo un promedio de cinco a siete años de retraso en entrega y conclusión de las obras. “El único país que tiene el 90% de obras Odebrecht inconclusas es Venezuela. En toda la región las obras fueron concluidas, menos acá. De las 31 obras, casi 26 inconclusas y 2 por incluir.”

Precisó que desde Brasil se realizará una investigación para determinar la fuente de financiamiento de las distintas construcciones. “Al parecer dichas obras fueron financiadas por El Banco de Desarrollo de Brazil; entonces no solamente se robaron el dinero, sino que estamos endeudados con Brasil gracias a estas obras. Esta centrifuga de corrupción fue muy elevada”.

Acompañado por los diputados Ismael García, Stalin González, Guillermo Luces, Ramón Flores y concejales del municipio Baruta, reiteró que continuarán las pesquisas sobre este caso hasta determinar las responsabilidades políticas de cada uno de los implicados. “La Fiscalía de Brasil se comprometió a enviarnos todas las pruebas necesarias para establecer las responsabilidades desde el Parlamento venezolano. Sabemos que están implicados los Ministros de Infraestructura, los entes responsables de cada construcción y el Ejecutivo Nacional por haber firmado los contratos. Sobretodo el exministro de comunicaciones, exgobernador del estado Miranda y expresidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, quien debe explicar por qué mantenía comunicación continua con Marcos Odebrecht”.

En este sentido, resaltó que en toda Venezuela existen rastros de corrupción Odebrecht y asoció a esta empresa con el saqueo masivo que ha llevado a cabo el régimen en el país. “Hoy Venezuela atraviesa la crisis más grande. La pobreza no solo está asociada con el poder adquisitivo sino con el medio de transporte público servicios y bienes. Esto ha contribuido con que los venezolanos sigamos hundidos en la pobreza. Son 26 obras de cemento y cabilla muerta, cuando los venezolanos no tienen ni que comer. Nuestro pueblo ya no sueña, solo vive el presente”.

Guaidó denunció que las obras concluidas por la empresa Odebrech en Venezuela fueron pagadas con exceso de sobreprecio, en comparación al resto de los países. “El segundo puente sobre el Orinoco, el Orinoquia, le costó a los venezolanos, aproximadamente 400 millones de dólares por Km. Un puente de similar envergadura en Portugal costó 80 millones por Km. Hay entre 600% de sobreprecio en obras concluidas en el país por esta empresa. Hay miles de millones de dólares venezolanos invertidos en estas obras. Esa es la magnitud de la tragedia. Cada vez que vemos a estas obras recordemos a los venezolanos que comen en las calles. No debemos seguir tolerando la corrupción”, puntualizó.

 

Presidente de Perú y tres expresidentes podrían ser interrogados por caso Odebrecht

sede-odebrecht

La procuraduría anticorrupción de Perú confirmó que pedirá interrogar en la investigación por los sobornos pagados por Odebrecht en Perú a 75 personas, entre ellas el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, y sus predecesores Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

Además, también pidió interrogar a Marcelo Odebrecht, encarcelado en Brasil, en el marco de esta investigación.

Esta petición dirigida a la Fiscalía también solicitó investigar a Jorge Barata, exgerente de Odebrecht en Perú, y a Gonzalo Monteverde, presunto responsable de blanquear los sobornos, según explicaron hoy la presidenta del Consejo de Defensa Jurídica del Estado, Julia Príncipe, y el procurador anticorrupción, Amado Enco en rueda de prensa.

Entre la lista de funcionarios a interrogar también hay una serie de ministros de los Gobiernos de Toledo (2001-2006), García (2006-2011) y Humala (2011-2016), períodos en los que Odebrecht admitió haber pagado sobornos a cambio de adjudicarse millonarios proyectos.

En esa condición se encuentra la inclusión del actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski, quien fue ministro de Economía y posteriormente primer ministro del Ejecutivo de Toledo.

Enco detalló que la solicitud de ampliación de denuncia se basa en información y datos de diferentes fuentes, como el informe de una comisión parlamentaria que investigó las actuaciones de constructoras brasileñas en Perú, y en denuncias periodísticas publicadas en los últimos meses.

Odebrecht admitió haber pagado 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios peruanos entre 2005 y 2014, según se desprende del acuerdo firmado por la compañía con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Informe Otálvora: EEUU y Cuba hablan de Venezuela. Maduro calla

RodríguezyKerry3

 El secretario de Estado de EEUU John Kerry reunido con el canciller cubano Bruno Rodríguez el 20JUL15. Foto: State Department

 

Las operaciones de constructoras brasileñas en obras asignadas por los gobiernos de Venezuela y Cuba ya oficialmente son investigadas en Brasil, como parte de los procesos judiciales por corrupción.

El financiamiento por la banca estatal brasileña de obras públicas asignadas sin licitaciones por los gobiernos de los hermanos Castro y de Hugo Chávez a favor de la empresa Odebrecht, está siendo evaluado por la fiscalía brasileña como probables casos de tráfico de influencia por parte del expresidente Lula da Silva. Las conexiones políticas entre los Gobiernos de Brasil, Cuba y Venezuela habrían sido la base para beneficiar a Odebrecht, la cual junto a otras grandes empresas constructoras de Brasil inyectaban recursos a los partidos aliados de los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff.

*****

El viernes 24JUL15 el Ministerio Público Federal brasileño imputó a Marcelo Odebrecht (CEO y nieto del fundador del poderoso grupo) y a su homólogo de la empresa Andrade Gutierrez, por los delitos de organización criminal, corrupción activa y pasiva y, lavado de dinero. Las acusaciones se basan en los movimientos de millonarios depósitos en el extranjero realizados a favor de funcionarios de la petrolera Petrobras.

Las investigaciones que comenzaron alrededor de las asignaciones de contratos de Petrobras ahora incluye el favorecimiento que los gobiernos de Lula y Rousseff habrían brindado a empresas constructoras para obras fuera de Brasil, tales como el puerto de Mariel en Cuba o extensiones al metro de Caracas. El 23JUL15 el diario Folha de São Paulo reveló que el Ministerio Público de Brasilia solicitó a la cancillería brasileña (Itamaraty) copia de todos los documentos que reposen en sus archivos desde el año 2005, en los cuales se haga referencia a Venezuela y a la empresa Odebrecht.

 

Presidentes

 

Raúl Castro, Dilma Rousseff, el empresario brasileño Marcelo Odebrecht, Ramiro Valdés y Nicolás Maduro el 27ENE14 en el Puerto Mariel en Cuba. Foto:Cubadebate

 

*****

La situación política venezolana forma parte de la agenda de conversaciones entre los gobiernos de EEUU y Cuba. Lo que era un secreto a voces, quedó confirmado tras la reunión de más de una hora el 20JUL15 en Washington entre el secretario de Estado de EEUU John Kerry y el canciller cubano Bruno Rodríguez. Si bien Kerry y Rodríguez ya habían sostenido una larga conversación de trabajo en Panamá, el 09ABR15, el encuentro en Washington adquirió especial relevancia al producirse con motivo de la reapertura ese día de relaciones diplomáticas entre los dos gobiernos y por ser una visita formal del canciller cubano al Departamento de Estado.

El 13JUL15, el vocero del Departamento de Estado, John Kirby, había asegurado que las recientes aproximaciones entre su Gobierno y el régimen venezolano no están vinculadas a las conversaciones con Cuba. Sin embargo, el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba y el cambio en su enfoque hacia el régimen castrista, ha sido presentado por el Gobierno Obama como un nuevo escenario que debería permitir mejores relaciones con la región. Esa es, al menos, la versión oficial y dentro de ella ahora queda palpable que Washington enfoca sus relaciones con el chavismo gobernante en Venezuela.

*****

Sin que el canciller cubano lo desmintiera, Kerry hizo público que en su reunión con Rodríguez se había tratado el tema “Venezuela”. Una semana después, la cancillería de Maduro no había hecho comentario alguno sobre lo ocurrido en Washington, pese a siempre estar presta a emitir declaraciones y notas de protesta contra cualquier Gobierno que opine sobre Venezuela.

“Hablamos específicamente de Venezuela con la esperanza de encontrar una mejor manera para salir adelante, ya que se beneficiaría toda la región, si ningún país como chivo expiatorio”, dijo Kerry a los periodistas presentes en el Salón Benjamín Franklin, tras hacer alusión a las reuniones de su asesor Tom Shannon con el Gobierno Maduro. En la última década los puentes de Washington con los Gobiernos de Chávez y Maduro habían sido los gobiernos de Brasil y Colombia de forma privilegiada. Pareciera que EEUU asumirá ahora a Cuba como interlocutor ante el chavismo, tema al cual la Casa Blanca, en todo caso, no tiene como prioritario.

*****

La posición del Gobierno Obama, según lo expresado a este Informe por actores del mundo diplomático latinoamericano con acceso directo a Kerry, es que EEUU no promueve acciones que puedan crear inestabilidad en Venezuela. EEUU sigue respaldando iniciativas regionales que faciliten diálogo político interno en Venezuela entre un gobierno débil y una oposición sin un liderazgo fuerte. Para Washington, el Gobierno venezolano no representa un foco de preocupación dada su menguada capacidad de influencia internacional. Maduro es evaluado por la élite diplomática de EEUU como un hombre que carece personalmente de interlocutores extranjeros de su confianza, aseguran fuentes consultadas. Reiteradamente, el Departamento de Estado ha dejado saber que las conversaciones del enviado especial Shannon a Venezuela y una reunión celebrada en Haití para acordar apoyo conjunto a ese país (en la cual participó Diosdado Cabello) han sido a solicitud de Maduro que se muestra ansioso de contar con un embajador en Washington.

*****

El presidente boliviano Evo Morales también muestra crecientes deseos de contar nuevamente con un Embajador de EEUU en La Paz, tras expulsarlo en 2008. Tanto Venezuela como Bolivia mantienen relaciones diplomáticas con EEUU pero las misiones diplomáticas no cuentan con embajadores y la cancillería boliviana está desde el 2014 enviando mensajes a Washington para “normalizar” las relaciones. La cancillería boliviana, como lo hiciera el gobierno Maduro durante 2014, ha solicitado en reiteradas ocasiones al Departamento de Estado, la planificación de un encuentro entre Morales y Barack Obama, a lo cual Washington no ha prestado mayor atención hasta la fecha.

*****

Luis Almagro quien ejerce como Secretario General de la OEA desde el 26MAY15, y quien fuera canciller de Uruguay durante todo el Gobierno del izquierdista Pepe Mujica, ha sido el encargado de puntualizar las expectativas internacionales sobre las próximas elecciones en Venezuela. Quien fuera un cercano aliado de la política exterior chavista, ahora en su condición de operador ejecutivo de la OEA, estaría a punto de caer en desgracia ante el régimen venezolano. Tras dos meses de gestiones, Almagro no ha logrado concretar una invitación del Gobierno Maduro para visitar Venezuela, pese a que el Secretario de la OEA ha manifestado que se trata de una gestión urgente.

En largas declaraciones a CNN el 15JUL15, Almagro aseguró que ya la OEA presentó a Venezuela una propuesta para la observación de las elecciones parlamentarias del 06DIC15. “Hemos ofrecido una misión para participar en el proceso electoral, que dé las máximas garantías, que sirva para que los venezolanos estén tranquilos después de la elección”. Esa misión tendría como objeto “generar condiciones de diálogo previos, durante y posteriores a la elección, que el conteo de votos sea el que todo el mundo reconoce, y que tengan el aval internacional”. La propuesta de la OEA significa presencia de su personal durante la campaña electoral y conteo de votos, dos elementos que rechaza el régimen chavista mediante sus operadores electorales. Almagro aclaró que “tendremos que ajustar algunas pautas en función de la normativa venezolana que no habla de observación sino de acompañamiento”, pero fue categórico que la OEA propone aportar “un conocimiento técnico muy fuerte” y no meros turistas electorales el día de los comicios.

Tocará a Almagro, quien cuenta con un importante respaldo incluso de EEUU, negociar los términos en los cuales podría eventualmente la OEA estar presente en las elecciones legislativas venezolanas.

 

Edgar C. Otálvora

@ecotalvora

Diario Las Amércias

La Fiscalía de Brasil investiga a Lula por tráfico de influencias

LuladaSilva

 

El Ministerio Público Federal de Brasil abrió una investigación penal al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para averiguar si incurrió en el delito de tráfico de influencias para favorecer a una constructora, informaron hoy fuentes oficiales.

Una funcionaria de la fiscalía federal informó que se ha reunido suficiente evidencia para ordenar una investigación completa a los supuestos esfuerzos de cabildeo hechos por Lula da Silva en el extranjero a favor de la mayor empresa constructora de Brasil. La funcionaria no dio su nombre en cumplimiento con las normas internas.

Lula es investigado por supuestamente haber influido en el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), después de haber concluido su mandato, para que le concediera créditos a la constructora Odebrecht destinados a la financiación de obras en otros países latinoamericanos, como Panamá y Venezuela, y africanos en los que trabaja.

La policía de Brasil arrestó el pasado mes de junio a Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora, y acusó al conglomerado administrado por su familia de liderar un esquema de sobornos por 2.100 millones de dólares en Petrobras.

El Instituto Lula, con sede en Sao Paulo, informó que el exmandatario niega haber procedido mal y que la investigación lo tomó por sorpresa.

Odebrecht, de 46 años, tiene vínculos personales con Lula da Silva, por lo que ahora la investigación llega hacia el corazón político del gobernante Partido de los Trabajadores (PT),  y para la sucesora de Lula, la presidenta Dilma Rousseff. La mandataria enfrenta problemas políticos y económicos por la revelación de sobornos en la compañía petrolera Petrobras.

Ni Lula ni Rousseff han sido implicados en el escándalo de Petrobras, en el que presuntamente Odebrecht y otras compañías de construcción pagaron sobornos a ejecutivos de la petrolera a cambio de recibir contratos inflados.

Los fiscales alegan que parte del dinero se canalizó a los fondos de campaña del Partido de los Trabajadores y sus aliados. Más de 50 figuras políticas, incluidos 33 legisladores, son investigadas por el caso Petrobras.

 

 

*Con información de ABC y The Associated Press