funerarias archivos - Runrun

funerarias

Máximo dos horas velan a muertos en funerarias
Permiten grupos de diez o menos personas con tapabocas y guantes 

@franzambranor

El tío de Alonso tenía dos días que no levantaba el teléfono de su casa. Vivía solo en Caracas, por lo que Alonso decidió ir a visitarlo. No contestó el timbre y Alonso optó por solicitar la ayuda de Protección Civil para abrir la puerta del apartamento. Una vez adentro la sospecha que poseía Alonso se convirtió en certidumbre, su tío tenía varios días muerto.

Debido a la pandemia del Coronavirus y al estado de alarma decretado por Nicolás Maduro, la familia decidió cremarlo y no velar el cadáver. “Pensamos que no eran las condiciones adecuadas, cuando esto pase le haremos un Novenario, porque ni misas se pueden efectuar”, dijo Alonso.

En su cuenta de Twitter, Yulianna Uzcategui escribió que su padre había fallecido en Mérida y ella estaba en cuarentena en Portuguesa por lo que no podía asistir al sepelio. De la misma manera Miliber Mancilla colocó en la red social que los padres de una amiga no podían venir a Venezuela al entierro de su hija.

Despedida con restricciones

En época de COVID-19, los funerales se hacen con máximas restricciones y algunos incluso no llegan a efectuarse.

Freddy Méndez de la funeraria Virgen Morena en el centro de Caracas explicó que en medio de la cuarentena solo se está permitiendo dos horas de velación y máximo 10 personas en la capilla con sus respectivos tapabocas y guantes.

Aunque la Cámara Nacional de Empresas Funerarias y Afines (Canadefu) no ha emitido un comunicado oficial, se estima que si hay sospecha de fallecimiento a causa de Coronavirus, el cadáver debe pasar directo al crematorio.

Canadefu está integrada por 220 afiliados a nivel nacional, 85% son funerarias y 15% fabricantes de ataúdes. 

“Las autoridades todavía no nos han dicho como es el protocolo a seguir. La situación es muy compleja. Estamos teniendo la máxima cautela y exigiendo actas de defunción con motivos de muerte antes de prestar el servicio”, dijo Méndez.

Héctor Bastidas de la Funeraria Previsabel XXI en San Martín sentenció que no están llevando a cabo actos velatorios desde hace poco más de una semana.

“Solo preparamos los cadáveres y los llevamos al cementerio”, indicó Bastidas.

Aseveró que dejaron de hacer funerales porque en un par de ocasiones oficiales de policías se acercaron a deshacer las reuniones, asegurando que estaban prohibidas por el decreto de estado de alarma.

Tanto Méndez como Bastidas temen por la posibilidad de que en Venezuela se presente una situación similar a la de Europa con una cifra de fallecidos que supere la oferta funeraria. De la misma manera les preocupa la salud de quienes trabajan en este gremio.

“No sabemos qué pueda pasar con este negocio ante esta amenaza de la pandemia”, manifestó Bastidas.

De acuerdo con el especial de IAM Venezuela, 297 toneladas de bronce han sido robadas de Venezuela. Estatuas, lápidas y campanas son despedazadas por una mafia que trafica este material y arrasa con el patrimonio cultural del país.

 

UN ESCRITOR SIN BRAZOS, un prócer sin cabeza, una diosa mutilada, son algunas de las 6.812 piezas vandalizadas en el territorio venezolano. Se trata de 297 toneladas de bronce patrimonial hurtadas en 12 estados el país, según ha registrado el equipo de IAM Venezuela (Institutional Assets and Monuments). La investigación, iniciada en enero de 2017, se encuentra reunida en el especial multimedia El robo del bronce publicado a finales de 2018.

Según las cifras arrojadas por la investigación, hasta noviembre de 2018, los 297.000 kilos de bronce conmemorativo venezolano se traducen en un millón setecientos ochenta y dos mil ciento ochenta dólares de ganancias para los delincuentes, tomando como referencia el precio promedio de 6 dólares por kilo de bronce fundido que se paga en Cúcuta (Colombia).

Gracias al constante monitoreo sobre patrimonio cultural, IAM Venezuela encontró un patrón de saqueos en el país. Entre los delitos se incluyen el robo de bustos, estatuas de cuerpo completo, campanarios, accesorios, placas de identificación y robos masivos de lápidas funerarias.

El saqueo sistemático, que apunta hacia la destrucción de la memoria colectiva del país, parece responder a mafias organizadas, según afirma IAM Venezuela en su trabajo especial de investigación El robo del bronce.

¿Por qué se ha desatado en los últimos años la mafia del bronce?, ¿qué rutas toman los traficantes?, ¿cuáles son las ciudades más afectadas? y ¿a dónde van a parar las piezas patrimoniales del país?, son interrogantes que se abordan en este especial.

Entre los hallazgos están que las lápidas funerarias y los bustos son las piezas más robadas, y Mérida el estado que más ha sufrido el saqueo de su patrimonio.

En cuanto al destino de las piezas robadas, se afirma que salen del país por los cuatro puntos cardinales para ser vendidas en Colombia, Trinidad y Tobago, Curazao, y en el mercado asiático.

IAM Venezuela es una plataforma sin fines de lucro de la fundación Arts Connection, creada Andreína Fuentes, artista y curadora que trabaja por la difusión y preservación del patrimonio cultural.

El especial El robo del bronce (robodebronce.com) fue coordinado por Ana María Carrano, Milagros González y Nilda Silva, quienes junto a una red de colaboradores y fotógrafos han registrado y documentado por todo el país el robo y  la destrucción del patrimonio artístico.

Los vecinos hicieron una colecta para tratar de cubrir los gastos del velorio.                        Cortesía

Una familia residenciada en el Camino de los Españoles, sector Quenepe, de Maiquetía, en el estado Vargas, se vio en la obligación de velar a un familiar en un colchón colocado en la sala de su casa, debido a que no cuentan con los recursos para pagar la urna, los gastos del velorio.ni el sepelio.

Según un reporte publicado en el diario La Verdad del estadoVargas, la señora Yolanda Morales murió de manera natural este lunes en su casa, a pesar de que los llamaron, ninguna institución o encargados de hacer el levantamiento del cadáver se presentó al lugar, por lo que entre todos se organizaron e hicieron una colecta para pagar a un empleado de la funeraria a fin de que la preparara en su propia vivienda.

Familiares y vecinos aseguran que mantendrán el cuerpo en el lugar, hasta que completen el dinero. “Pero no es fácil, porque viven en pobreza extrema y ni pidiendo a vecinos de otros sectores podremos completar el monto”, que asciende a 17 millones de bolívares, manifiestó Oscar Angará, vecino de la familia afectada.

“Decidimos pedir una colaboración entre todos los habitantes del barrio para por lo menos enterrarla. Ahorita la tenemos en un colchón en la sala de su casa. La Gobernación nos apoyó con cinco millones de bolívares, pero el presupuesto es de 17 millones 584 mil y la familia no tiene de dónde sacar ese dinero”, dijo otra vecina conmovida por la situación.