elecciones municipales archivos - Runrun

elecciones municipales

Derrotemos al gobierno en las elecciones municipales, por Luis Fuenmayor Toro

NADIE DEBE TENER NINGUNA DUDA de que el gobierno de Nicolás Maduro no está interesado en la afluencia masiva de votantes en las elecciones de concejales del 9 de diciembre. Quiere que exista una alta abstención, para poder ganar sin mayores esfuerzos y dificultades. La actitud del CNE corrobora lo señalado. No hay propaganda televisiva que llame a votar, cuando en comicios muy anteriores sí la hubo y muchas veces exagerada y atosigante. Tampoco la hay en la red de radioemisoras venezolanas, la mayoría de las cuales está en manos de Estado. No se ve ninguna publicidad en portales electrónicos periodísticos o de otra naturaleza y mucho menos en la escasísima prensa escrita que sobrevive. El organismo que por ley está obligado a garantizar la realización cabal de las elecciones, y por lo tanto la participación mayoritaria de los votantes, trabaja precisamente para lo contrario, para que haya una gran abstención, incluso mayor que la habida en las elecciones presidenciales de mayo pasado.

Otro elemento que soporta lo que afirmamos es que, a un mes de los comicios, el PSUV no ha desplegado ninguna campaña publicitaria en prácticamente ningún sitio, ni a través de ningún medio. Sus dirigentes están preocupados por otros asuntos, hablan y declaran de cualquier cosa menos de los comicios, mientras la alta dirigencia del régimen coloca en escena cualquier cosa menos la cuestión electoral. Lo que sea es bueno, sin importar su nimiedad, con tal de que distraiga a la gente y le haga no prestar caso a unos comicios que, por demás, siempre, han despertado poca motivación en la población, incluso cuando han incorporado la elección de los alcaldes. Siempre han sido poco motivadoras, incluso menos que la de los gobernadores. Y estamos hablando de cuando la descentralización estaba en su apogeo propagandístico; imaginémonos ahora con un gobierno centralizador de todo y que ha despojado a los municipios de muchas de sus atribuciones, inclusive las constitucionales.

Este hecho debería de llamar la atención de quienes quieren abstenerse por la razón que sea. Si el gobierno puede ganar las elecciones con trampas, debería buscar que hubiere una asistencia masiva de la población y, de esa manera, legitimarse más fácilmente ante los organismos internacionales y países que lo adversan. Pero no. No lo hace. ¿Será porque sabe que una asistencia importante de votantes lo coloca en grave riesgo de perder? No pudo el régimen hacer que votara más del 50 por ciento del padrón electoral en las presidenciales, lo cual lo hubiera dejado en mejor posición interna y externa. Sabe muy bien que no puede, ni siquiera frente a esos observadores complacientes, que usualmente trae y paga para el llamado “acompañamiento”, voltear fraudulentamente una votación aplastantemente contraria. Y es que aplastante sería su derrota en las condiciones actuales de miseria, desabastecimiento, hiperinflación, insalubridad y desesperanza. Por eso no se arriesgan y juegan a la abstención de sus opositores.

¿Es esto muy difícil de comprender? ¿Cómo se abandona el voto en el peor momento para el gobierno? Nada cuesta votar el 9 de diciembre. Nada cuesta darle una pela al gobierno votando por los partidos de la Concertación por el Cambio o por cualquier otro, pues mayoritariamente van en distintas alianzas en todos los 335 municipios del país. Digan lo que digan, no ir a votar es permitirle al gobierno que se alce con un triunfo que lo oxigenará quiérase o no. Ese es el verdadero colaboracionismo. El año nuevo puede recibir a un Maduro victorioso porque la gente no votó o a un Maduro derrotado y puesto en evidencia ante el mundo entero. ¿Qué creen los lectores que es mejor? Por algo, gente abstencionista muy radical ha comenzado a echar marcha atrás. Démosle una sorpresa al gobierno derrotándolo en votos el 9 de diciembre y tengamos ese elemento para pasar la mejor navidad de los últimos años.

CNE publica tarjetón para elecciones municipales del 9D

La rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tania D’amelio, dio a conocer la boleta electoral para las elecciones municipales de concejalas y concejales 2018 con las posiciones de las organizaciones con fines políticos nacionales y de las organizaciones indígenas nacionales.

D’amelio explicó que las 11 organizaciones políticas regionales postulantes de candidatos por estado son las siguientes: TUPAZ por el estado Amazonas, NP y US por Anzoátegui, RENA por el estado Aragua, M-100 y ProGuayana por Bolívar, POR MI PUEBLO por Carabobo, PMI por Mérida, PAP por Miranda, PLRAS por Monagas y  MRA por Nueva Esparta.

En el caso de la representación indígena, las 12 organizaciones indígenas regionales son: FEDECAYAURIMA por Anzoátegui; ASOPPIA  y  ORPIA por Amazonas; FUNDACIDI por Apure; FIEB por Bolívar; ACICHILSO, AMANITA, FCIKNSCMSES, MARAIZA, KOJOTUKA por Sucre; APRISAL, FUNDAPAEZ y GUAJIRAVEN por Zulia.

Las elecciones municipales de Venezuela de 2018 se llevarán a cabo el domingo 9 de diciembre de 2018 para elegir a los 2459 concejales a los concejos municipales de Venezuela

Partidos que no participaron el 20M no podrán postularse a las elecciones municipales

 

Tania D’Amelio, rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE) informó este viernes 13 de julio que los partidos políticos que no participaron en el proceso electoral del pasado 20 de mayo, no podrán postularse para las elecciones municipales del próximo 9 de diciembre.

Según comunicó la rectora a través de su cuenta en Twitter, que el impedimento para postular en las elecciones municipales, radica en lo señalado en el Decreto Constituyente para la Participación en Procesos Electorales, publicado el 27 de diciembre de 2017 en la Gaceta Oficial N° 41.308.

 

Según este decreto, los partidos políticos que se abstuvieron de postular candidaturas para los comicios nacionales, regionales o municipales inmediatamente anteriores al nuevo proceso electoral, deben ir a un proceso de renovación, según lo contemplado en la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral Tibisay Lucena informó que las elecciones para escoger a los representantes a los concejos municipales se realizará el 9 de diciembre, luego de que fueran pospuestas al no poder llevarse a cabo en mayo.

En una rueda de prensa, la rectora del CNE indicó que en este proceso se tendrán al menos cuatro mil cargos, entre principales y suplentes, a escogencia en todo el país.

Lucena destacó que 15 partidos nacionales y 19 organizaciones regionales que participaron en el cuestionado proceso electoral del 20 de mayo estarán habilitadas para estos comicios. Además, las toldas políticas que participarán en el proceso de constitución, de lograr cumplir los requisitos, pueden postular en las elecciones municipales.

Entre las organizaciones que estaban habilitadas para postular en las elecciones del 20 de mayo y que deberán realizar el proceso están Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Nuvipa.

 

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela convocó hoy a elecciones de 4.900 cargos municipales para el 9 de diciembre, así como de representaciones indígenas.

“Convocamos la elección de concejos municipales para el domingo 9 de diciembre”, dijo en rueda de prensa la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, que explicó que se elegirá a 685 concejales, suplentes y principales, a través de listas y 1.703, suplentes y principales, a través del voto nominal.

Otros 69 representantes indígenas también serán escogidos en esta contienda con sus respectivos suplentes.

Lucena explicó que el censo de votantes se abrirá durante un mes desde el 23 de julio para inscripciones y cambios, mientras que la postulación de candidatos a través de internet se llevará a cabo entre el 10 y el 19 de septiembre.

Asimismo, el CNE organizará un simulacro electoral para el 11 de noviembre en tanto que la campaña política comenzará el 22 de noviembre y se extenderá hasta el 7 de diciembre.

La presidenta del Poder Electoral informó además que 15 organizaciones políticas nacionales que participaron en las elecciones presidenciales del 20 de mayo están habilitados para inscribir aspirantes, al igual que 19 partidos regionales.

“Aquellas (organizaciones) que no participaron en elección presidencial deben ir a la renovación de nóminas”, señaló. Esta medida afecta a grandes partidos de la oposición que no compitieron en la elección presidencial por considerar que no estaban dadas las garantías de transparencia y equidad en el proceso.

Desde julio pasado el CNE ha organizado cuatro procesos electorales, tres de ellos fuertemente criticados por los detractores del presidente Nicolás Maduro y por numerosos Gobiernos que han cuestionado también la imparcialidad del ente electoral venezolano.

 

El directorio del Consejo Nacional Electoral (CNE), tiene previsto evaluar este miércoles 11 de julio la realización de las elecciones a las cámaras municipales. Según una nota de prensa emitida por el organismo comicial la Junta Nacional Electoral ha propuesto como fecha el 9 de diciembre.

En la agenda de esta reunión también está contemplado debatir los lapsos para la actualización del Registro Electoral y el estado de las organizaciones con fines políticos registradas ante el Poder Electoral, además del resto del cronograma necesario para la celebración de una jornada comicial.

Los actuales concejales de las cámaras municipales tienen sus periodos vencidos desde diciembre del 2017. Aunque estaba previsto realizar las elecciones el pasado 20 de mayo junto con las presidenciales y la elección de los diputados, esto no fue posible debido a consideraciones técnicas.

Las últimas elecciones de concejales fueron realizadas el 8 de diciembre del año 2013. La actuación del Consejo Nacional Electoral (CNE), ha sido cuestionada por la dirigencia opositora y buena parte de la comunidad internacional, tras considerar que el arbitro actúa de manera parcializada.

Frente a este escenario la Mesa de la Unidad Democrática y otros voceros opositores han pedido elecciones justas y transparentes y un cambio en los rectores que están al frente del organismo comicial.

Elecciones municipales: fraude anunciado

LOS RESULTADOS ELECTORALES OBTENIDOS por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones municipales del 10 de diciembre, en la que arrasó con más de 300 alcaldías de las 335 que se disputaban en la contienda, además de la gobernación del Zulia, para nada sorprendieron a los venezolanos, tomando en cuenta los abusos, las irregularidades y el ventajismo oficial con la ubicación de los llamados “puntos rojos”, más el uso del Carnet de la Patria.

Por si fuera poco, a raíz de las cuestionadas elecciones de gobernadores celebradas el 15 de octubre, los principales partidos políticos de la oposición que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunciaron que no participarían en los comicios municipales.

Es en ese contexto, es decir, sin oposición ni garantías electorales, que el partido de gobierno se adjudicó casi la totalidad de las jefaturas locales del país.

Incumplimiento de las normas

Para la ONG Acceso a la Justicia resulta imprescindible comenzar por recordar cómo se llevó a cabo esta “carrera electoral”, pues desde su inicio estuvo atestada de irregularidades que la dejaron al margen del texto constitucional y de la legislación electoral vigente.

En primer lugar, fue convocada por la asamblea nacional constituyente con la plena anuencia del Consejo Nacional Electoral, pese a la usurpación de esta función electoral (artículo 293.5). En segundo, esta “carrera” de elecciones municipales quedó reducida sólo a la escogencia de los alcaldes, separando y difiriéndose ilegalmente los comicios para elegir a los concejales municipales.

Adicionalmente, fueron sacados de la “carrera electoral” los titulares de la Alcaldía Metropolitana de Caracas y del Alto Apure, elecciones que también debían celebrarse el 10 de diciembre, pero se postergaron hasta nuevo aviso.

Al respecto, la Ley de Regularización de los Períodos Constitucionales y Legales de los Poderes Públicos Estadales y Municipales establece (artículo 2.2) que las elecciones de alcaldes, concejales, concejos municipales, distritales y metropolitanos deben realizarse de forma conjunta para garantizar la uniformidad en el inicio y culminación de sus mandatos y evitar que se altere o modifique la periodicidad de los cargos –ejecutivos y legislativos– que ocupan las autoridades pertenecientes al poder público municipal.

A esto hay que agregar el incumplimiento de los seis meses que como mínimo exige el constituyente para celebrar los procesos electorales en el país (artículo 298 de la Constitución). Apenas transcurrió un mes y veinticinco días entre las regionales y las municipales.

Al igual que en la pasada contienda regional, las actividades electorales apenas se llevaron a cabo entre cinco a seis semanas, acortando o suprimiendo algunos actos o actividades electorales que constituyen garantías del proceso, en aras de una mayor transparencia.

Sobre este último punto hay que destacar la eliminación de la inscripción de nuevos votantes dado que el CNE acordó que el registro electoral que serviría de base a esas elecciones municipales sería el corte del 15 de julio de 2017, dejando por fuera a los jóvenes que cumplirían la mayoría de edad hasta el 10 de diciembre. Vale recordar que esta era la fecha en la cual inicialmente se celebrarían las elecciones regionales posteriormente adelantadas por la fraudulenta ANC.

Es de destacar igualmente la reducción ilegal de lapsos de fases importantes del cronograma electoral, por ejemplo, el plazo para la modificación de las postulaciones bajó sólo a dos días, violando con ello las estipulaciones previstas en el artículo 63 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE), que establece el derecho que tienen las organizaciones políticas de modificar las postulaciones hasta diez días antes de ocurrir el acto electoral. Vale recordar que dicha arbitrariedad fue avalada por el TSJ.

Otras acciones que fueron omitidas por las autoridades también incluyen la eliminación del uso de la tinta indeleble y la etapa de la estación de información al elector durante el acto de votación.

Irregularidades

Durante la celebración del acto de votación de la contienda electoral las irregularidades y violaciones se vieron multiplicadas por primera vez en muchos años, especialmente por las siguientes circunstancias que estuvieron a la orden del día:

  1. El incremento alarmante de denuncias por la imposición del llamado “voto asistido”, que implica una grave violación de los principios constitucionales del secreto y libertad del voto (artículo 63 constitucional) pues configura una clarísima coacción para que la persona ejerza su voto por un candidato u opción electoral, como lo denunció el rector Luis Emilio Rondón.
  1. El notorio uso ilegal del Carnet de la Patria como mecanismo de intimidación y de control, más allá del carácter discriminatorio que políticamente posee este instrumento implementado por el Gobierno nacional para la distribución de alimentos y medicinas en la población venezolana.

El uso de este carnet en las municipales sirvió para chantajear o sobornar a los electores para que sufragaran con este instrumento, como si se tratara de un documento de identidad, tal como quedó evidenciado cuando el 10 de diciembre Nicolás Maduro anunciara que pensaría en un premio para quienes hubieran sufragado con el Carnet de la Patria.

Esta arbitrariedad se convirtió en una constante que reinó durante toda la jornada y que se traduce para Acceso a la justicia en una conducta ilegal sujeta a sanciones administrativas y penales que dispone la LOPRE, especialmente porque también viola el carácter libre y voluntario del voto, más aún cuando el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez subrayara ese día que era muy importante que se leyera en las afueras de los centros de votación el código QR que posee el documento.

Con información de Acceso a la Justicia 

¿Fue una elección?, por Pedro Méndez Dager

EleccionesMunicipales_2017

 

El evento de antier 10 de diciembre no fue una elección. La tiranía no ganó una competencia electoral. Simplemente se oficializó lo que era de esperarse en un proceso en el que los principales partidos de la oposición decidieron, con sobradas razones, no participar.

¿Sobradas razones por qué? Pues porque ganamos la asamblea y le quitaron las competencias, con las gobernaciones que ganamos, ejecutaron el fraude más grande de nuestra historia (después de la constituyente) y obligaron a los pocos adjudicados a juramentarse ante una asamblea constituyente inexistente y fraudulenta. Sobradas razones porque, además, no se ha actualizado el REP, seguimos teniendo decenas de políticos injustamente inhabilitados, porque no hay observación internacional, porque no se han eliminado los puntos rojos en las afueras de los centros de votación, porque no ha habido una auditoría de los procesos, porque el partido-estado utiliza los recursos de todos los venezolanos para hacer campaña, porque eliminaron la tinta indeleble, porque cambiaron la ubicación de los centros y porque el voto asistido sigue siendo la norma.  Es por esto que lo que vivimos este domingo no fue una elección, fue un gran acto de violencia y amedrentamiento. Como si todo lo anterior fuese poco, tenemos varios alcaldes perseguidos y exilados y el uso criminal del carnet de la patria y de los CLAP para la compra de votos es cada vez más grosero e inhumano en un país sumergido en una tragedia alimentaria de dimensiones africanas.

Pero, principalmente, no fue una elección porque todo lo anterior no es otra cosa que el reflejo de una tiranía que entregó el país a los hermanos Castro, que persigue, encarcela, tortura y aplasta a sus rivales y que mata de hambre y violencia a los ciudadanos.

Ante este escenario Primero Justicia, Voluntad Popular y otros partidos plantearon no participar y la enorme mayoría de los votantes respondieron a este llamado. Por lo tanto, lo de ayer domingo no puede ser llamado una elección democrática y de hecho no es una victoria para el gobierno y mucho menos una derrota de la alternativa democrática. Es un delito consumado, un fraude descarado montado entre la tragedia y el ridículo. Este domingo la tiranía siguió ejecutando el gran fraude que se ha hecho norma desde que apareció en el escenario político venezolano. Mucho menos puede culparse a la clase media por abstenerse, todo aquel que se abstuvo hizo lo que se suponía debíamos hacer (porque esa fue la decisión de nuestra dirigencia política), no participar, no votar. Quien culpa a la clase media simplifica gravemente la situación y, sobre todo, omite lo evidente: estamos en el proceso de ser sometidos por una tiranía totalitaria asociada con el narcotráfico y el terrorismo mundial.

Ahora bien, abstenerse y no participar es una cara de la moneda que debió ser acompañada de una estrategia por parte de quienes no participamos. Y es en este punto en donde, quien escribe estas líneas, asume su cuota de responsabilidad. No participar sin una alternativa de lucha está siendo un error que nos impide cantar la victoria de antier. Y digo está siendo porque aún hay tiempo de enmendar el error y asumir juntos una gran cruzada nacional de rescate de la democracia como la que ha emprendido Juan Pablo Guanipa.

Los políticos que luchamos por la libertad de Venezuela debemos impulsar un planteamiento unitario vigoroso y salir de nuevo a acompañar a la gente, a explicar por qué estamos en la situación en la que estamos, a no abandonar a quienes más lo necesitan. Pero, sobre todo, debemos ser capaces de hilvanar una estrategia que pueda alinear a los esfuerzos que se están haciendo en la mesa de diálogo con la protesta institucional, la presión internacional, la calle y posibles escenarios electorales futuros.

Por último, no olvidemos ni dejemos de señalar en ningún momento, que, a partir de ahora, con todos los ministerios, institutos, empresas del Estado, gobernaciones y alcaldías, los socialistas están al mando de todo en el país, son responsables de todas las instancias, ahora, sin duda alguna, no hay excusas para el colosal fracaso que ya se hace más que evidente después de 18 años de destrucción física, moral e institucional de nuestra Venezuela.

@pedro_mendez_d

Dic 12, 2017 | Actualizado hace 2 años
308 ¿y qué?, por Edward Rodriguez

EleccionesMunicipales2017_

 

Que hoy el país tenga 308 alcaldes “rojos rojitos” no es una buena noticia. En el olvido quedará aquello de que el alcalde es el nivel de gobierno más cercano al pueblo para atenderlo y resolverle de manera más directa sus problemas; pues ahora la función de esos burgomaestres del buró de la revolución se convertirán en pagadores de nóminas y despachadores de las cajas Clap.

El régimen en su afán de controlar todo, se apodera de todo, y las 308 alcaldías que obtuvieron, para no decir que compraron, el pasado domingo no serán la excepción; estarán manejadas, a conveniencia y discreción puntual, desde una en oficina en Caracas por un grupo no mayor de 10 “camarados y camaradas” peso pesados del Gobierno.

La compra de esos 308 títeres rojos rojitos le costó al régimen un talonario con diez tickets de 50 mil bolívares cada uno, para un total de 500 mil bolívares; que le daban al mejor postor de su conciencia; también lo pagaron a crédito a través del fulano carnet de la Patria, es decir, a los carnetizados prometieron depositarles los mismos 500 mil bolívares por el voto.

Como vemos, el proceso electoral del pasado 10 de diciembre se convirtió en una subasta que ganó el que tenía más dinero para comprar. Quedó en evidencia que la oposición, en eso de la “adquisición” de votos no tiene las de ganar y sus candidatos menos que menos, si acaso pueden resolver la movilización del día D, que ya es mucho cuento.

Ahora bien, que hoy tengamos 308 alcaldías en manos del régimen, no es responsabilidad completa de los abstencionistas, ellos tienen una posición que respeto pero no comparto, sin embargo, considero que la MUD como plataforma unitaria de partidos debe replantearse urgentemente y tomar una sola ruta para presentarle al pueblo una sola posición.

En el caso del Zulia Manuel Rosales salió a dar la pelea ante la decisión de Juan Pablo Guanipa de no juramentarse como gobernador; válido lo que hizo Rosales pues el poder se hizo para aspirar y asumir. Tendrá también que hacer una reflexión por la brecha tan abierta en números entre el candidato oficialista y él; la diferencia fue de 193.898 votos.

Igual reflexión deberán hacer los gobernadores que se juramentaron ante la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente y los cientos de candidatos como Kiko Bautista, Yon Goicochea y Carlos Alaimo que sabiendo que no tenían la primera opción se postularon y pusieron en peligro al candidato con mayor posibilidad de triunfo.

La pelota está en la cancha del régimen, cuentan con 20 gobernaciones de 23; y 308 alcaldías de 335, tienen el control “por ahora”, se acabaron las excusas y los cuentos de “sabotaje” para gobernar como Dios manda.

 

@edwardr74