Codehciu archivos - Runrun

Codehciu

Codehciu alerta sobre nuevas cifras de muertes potencialmente ilícitas y hace un llamado de atención al Estado ante la falta de garantía de los derechos humanos  a la vida y a la integridad física

 

En el último reporte de la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu), ONG defensora de derechos humanos, se evidencia que el año 2019 registró más de doscientas víctimas de presuntas ejecuciones extrajudiciales o muertes potencialmente ilícitas en el estado Bolívar.

El mes con más asesinatos en manos de funcionarios del Estado fue marzo, con 35 muertes, le siguen agosto con 31, abril con 24 y julio con 22. Mientras que el mes con menos víctimas fue junio con 9.

Este Monitoreo de Ejecuciones Extrajudiciales de Codehciu adopta elementos importantes de los principios del Protocolo de Minnesota, documento internacional que tiene el objetivo de proteger el derecho a la vida y la promoción de la justicia e investigación eficaz de toda muerte potencialmente ilícita.

El año pasado, cuando el monitoreo cumplió 12 meses en ejecución, entre abril de 2018 y abril de 2019 Codehciu registró 140 víctimas. Pero desde enero 2019 a diciembre del mismo año, se han registrado 218.

En el contexto violento del Estado Bolívar también abunda la impunidad y la negligencia ante estos hechos. Durante el segundo semestre del 2019, Codehciu registró 113 muertes potencialmente ilícitas, en manos de cuerpos policiales que usan la fuerza de manera desproporcionada, e incumplen las normas que establecen los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley.

Durante el mismo semestre, 5 personas murieron estando bajo la protección del Estado, hombres que se encontraban recluidos en centros penitenciarios; 4 de estos en los Calabozos del Centro de Coordinación Policial de Guaiparo, y el quinto en los Calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Ciudad Bolívar.

Estas muertes, según lo indicado en el Protocolo de Minnesota, también se consideran como potencialmente ilícitas porque:

La muerte sobrevino cuando la persona estaba detenida, o se encontraba bajo la custodia del Estado, sus órganos o agentes. Incluye este supuesto, por ejemplo, todas las muertes de personas detenidas en prisiones, en otros lugares de reclusión (oficiales y de otro tipo) y en otras instalaciones donde el Estado ejerce un mayor control sobre su vida”.

 

 

*Prensa Codehciu

Ovaceg: Siete femicidios han enlutado a Bolívar y Monagas durante junio y julio

EL OBSERVATORIO DE VIOLENCIA ARMADA con Enfoque de Género (Ovaceg) que dirige la ONG Comisión para los Derechos Humanos y Ciudadanía (Codehciu), ha contabilizado siete femicidios entre los estados Monagas y Bolívar, solo entre los meses junio y julio de 2018.

En Bolívar ocurrieron cinco de los crímenes, dos de ellos femicidios activos –perpetrados por las parejas de las víctimas- y los otros tres femicidios pasivos. Dos femicidios pasivos en Monagas completan la cuenta de siete crímenes en contra de mujeres en las dos entidades venezolanas.

Con estos datos, de acuerdo al registro que lleva el Ovaceg, en Bolívar se totalizan 17 femicidios en lo que va de 2018. De los cinco crímenes de julio, tres fueron en el municipio Caroní, uno en el municipio Piar y otro en el municipio El Callao.

Dos femicidios activos en Bolívar

El 2 de julio fue encontrado el cadáver de Marisol del Valle Blanco, de 38 años. La mujer fue desmembrada por su pareja, quien padecía esquizofrenia, y en una discusión la mató. Escondió su cadáver en varias bolsas, que distribuyó en distintos lugares de El Llanito, en Puerto Ordaz. Marisol estaba desaparecida desde el 20 de mayo, pero fue en julio que las autoridades hallaron las partes del cadáver.

El otro femicidio activo ocurrió a mediados del mes de julio. El Ovaceg pudo confirmar que un funcionario activo de la Guardia Nacional Bolivariana asesinó a su pareja con un tiro en la frente. Sobre este crimen no hay reporte oficial, y la fuente que reveló la información pidió reservar el nombre de las víctimas, por razones de seguridad.

El Ovaceg insiste en la importancia de sustituir el término “crimen pasional” por femicidio activo, pues es este el término correcto legal y comunicacionalmente. En este sentido, extiende la recomendación tanto a los oficiales en el reporte de los crímenes como a los medios de comunicación especializados en sucesos.

“Decir ‘crimen pasional’ de alguna manera minimiza la gravedad del crimen, involucra la pasión, es decir, había tanto amor que por eso la mató. No podemos reproducir ese tipo de vocabulario cuando en realidad estamos ante un crimen por violencia de género que probablemente no fue atacado a tiempo”, explican los expertos de Codehciu que coordinan el Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género (Ovaceg) en Bolívar y Monagas.

Los otros tres crímenes ocurridos en Bolívar fueron el asesinato de Ariannys Cristal Villamizar Godoy, de 18 años, quien fue baleada en la carrera España del sector Los Olivos, en el municipio Caroní; el homicidio de la profesora Gyone Arnod, de 39 años, a quien asesinaron en su casa en medio de un robo; y el asesinato de Eliadis Del Valle Gutiérrez Contreras, de 34 años, que murió de varios disparos en medio de un enfrentamiento entre civiles y la Guardia Nacional en El Callao. En este suceso fueron heridas otros 13 civiles, seis de ellos mujeres.

En Monagas

Ovaceg también monitorea la violencia de género en el estado Monagas. Durante el chequeo de los meses junio y julio se observaron dos femicidios pasivos, una mujer herida por su hijo a machetazos y una bebé de cinco meses víctima de trata.

El primer crimen fue el de Felicia Arzolay, quien fue asesinada el 6 de junio junto con otros tres hombres, en un presunto intento de robo en el municipio Piar de Monagas. El 18 de junio, Karen Carolina Gómez Guerra fue asesinada por una presunta venganza contra la banda armada a la que ella pertenecía, llamada “Los cumaneses”, de acuerdo a la reseña policial.

El 19 de junio, una pequeña de 5 meses fue rescatada por las autoridades luego de ser vendida por su madre y su abuela a otra familia, lo cual califica en delito de trata de menores.

El mes siguiente, una mujer de 43 años fue atacada por su hijo quien la hirió con varios machetazos. Su estado de salud es reservado.

Con estas cifras se totalizan siete femicidios entre Monagas y Bolívar, dos de ellos activos y cinco pasivos. De todos los casos, solo dos han sido resueltos por las autoridades, por lo que la tasa de impunidad sigue sobrepasando el 70 %.

Las armas homicidas fueron arma de fuego en cinco de los casos y arma blanca en otros dos.

Por otra parte, el total de mujeres heridas por violencia armada asciende también a siete, seis en Bolívar (heridas por arma de fuego en un enfrentamiento con la Guardia Nacional) y una en Monagas (herida por arma blanca).

Exigen investigación diferenciada

Codehciu, a través del Ovaceg, insisten en la importancia de que las autoridades emprendan la investigación diferenciada en los crímenes calificados como femicidios pasivos, para determinar si hay razones de género en el asesinato de estas cinco mujeres, sobre todo porque solo en uno de los femicidios pasivos está contemplado el robo como móvil del crimen. En los demás, hay circunstancias sospechosas en las que el móvil no está claro, y que involucran bandas criminales.

La ONG reitera el llamado al gobierno regional y nacional a profundizar en políticas de educación y control de la violencia de género, y una de estas aristas es hacer justicia en estos crímenes; así como también promover desde sus reseñas oficiales la palabra “femicidio” y omitir el mal uso del término “crimen pasional”. (Prensa Codehciu)