Alberto Barrera Tyszka archivos - Runrun

Alberto Barrera Tyszka

Latin American Studies Association ofrece estudios en la Sala Cabrujas

salacabrujas

 

En el marco de las IV Jornadas de la Sección de Estudios Venezolanos de Latin American Studies Association, LASA, se desarrollará una agenda de actividades en la Sala Cabrujas de Cultura Chacao, que tendrán lugar los días martes 15, miércoles 16 y jueves 17 de noviembre a las 5 p.m., con entrada libre.

El martes 15 de noviembre se realizará la proyección del documental El ocaso del socialismo mágico, de Michele Calabresi, seguida de un cine foro con la participación del director del filme, acompañado de Margarita López Maya y Mireya Lozada. En este documental, el cineasta italiano Michele Calabresi aborda el fenómeno político venezolano a través de una serie de entrevistas a importantes personalidades, entre las cuales figuran Teodoro Petkoff, Margarita López Maya, Manuel Caballero, Leopoldo López, Freddy Guevara, Carlos Hermoso, Froilán Barrios, Orlando Chirino, Rubén González, Maryclen Stelling, Javier Biardeau y Douglas Bravo.

El miércoles 16 de noviembre se ofrecerán dos lecturas: una a cargo de la novelista y ensayista Ana Teresa Torres, y la otra a cargo del escritor y profesor titular de Literatura de la University of Connecticut, Miguel Gomes.

 

 

El jueves 17 de noviembre cerrará la agenda en la Sala Cabrujas, con una lectura que ofrecerá el escritor Alberto Barrera Tyszka, seguida de la entrega del 1er Premio de Cuentos Santiago Anzola Omaña.

El público podrá asistir a la programación de las IV Jornadas de la Sección de Estudios Venezolanos de Latin American Studies Association, LASA, que tendrá lugar los días 15, 16 y 17 de noviembre a las 5 p.m., en la Sala Cabrujas de Cultura Chacao, ubicada en la 3º avenida de los Palos Grandes, CC. El Parque, Nivel C-1. La entrada es gratis.

 

Jornadas en el CIAP

 

Las IV Jornadas de la Sección de Estudios Venezolanos de Latin American Studies Association, LASA, un evento que cuenta con el apoyo de la UCAB, se llevará a cabo del 15 al 17 de noviembre en el Centro Internacional de Actualización Profesional CIAP de la UCAB, en La Castellana, y tiene como propósito abrir canales de reflexión y contribuir con la recuperación del tejido intelectual venezolano, mediante el libre intercambio de ideas entre la comunidad académica y el país.

Durante estas reuniones se presentarán ponencias que ya fueron leídas en los Congresos de LASA de Chicago 2014, San Juan 2015 y New York City 2016, así como algunos trabajos que por primera vez se discuten en público.

Las conferencias centrales estarán a cargo de los invitados internacionales Julie Skurski, del Gaduate Center de CUNY; Isabel Arredondo, de Plattsburgh University SUNY; Jennifer McCoy, de Georgia State University; Miguel Gomes, de University of Connecticut; y de Margarita López Maya de la UCV y Javier Lasarte de la USB.

Ataques de pánico, por Alberto Barrera Tyszka

NICOLAS-MADURO5-630x378

Están muy asustados. Le tienen miedo a los votos, le tienen miedo a las manifestaciones, le tienen miedo al parlamento, le tienen miedo al dólar paralelo, le tienen miedo a las redes sociales y al precio de las cebollas. Es una alarma difícil de controlar, un temblor en el ánimo y en las certezas. La histeria se contagia más rápido que el zica. Y ahora el poder está histérico. No confía ni en sí mismo. Ingenua y lamentablemente, cree que su única seguridad está en la violencia.

El chavismo ya no sabe cómo congelar al pueblo. El gobierno, como en otras ocasiones, apostó por el desgaste. Sin en el menor escrúpulo. Decidió usar la pobreza de los venezolanos, sus necesidades y carencias, con tal de no negociar nada. Prefirió sacrificar a la gente antes que renunciar a su control absoluto del poder. Pero ahora la realidad ha cambiado. La crisis económica es un vértigo fulminante. La política de la parálisis ya no parece ser tan eficaz. El discurso encendido y vehemente tiene menos seguidores. La iglesia que promovía el culto a San Hugo no está de moda…Hace rato que la revolución cambió las promesas por las amenazas. Ahora, el socialismo del siglo XXI solo es un exceso de generales.

Un ataque de pánico es un rapto, un viaje hacia la irracionalidad. Así parece estar el gobierno. Su capacidad de discernimiento se ha evaporado velozmente. Sus reacciones frente a la marcha propuesta para el 1 de septiembre son destempladas, erráticas, miserables. Hunden aun más su imagen en la violencia. Frente a los venezolanos, y también frente a la comunidad internacional, el gobierno de Maduro solo parece capaz de conjugar tres verbos: prohibir, censurar, reprimir.

La detención de Daniel Ceballos ofrece una narrativa digna de cualquier dictadura de la segunda mitad del siglo pasado en Latinoamérica. Una madrugada, una ambulancia, una orden de traslado clandestina…Hay en esa secuencia una construcción épica que solo alimenta a la oposición. Lo mismo puede decirse del traslado, sin aviso y sin justificación, de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel a la cárcel de Tocuyito, dos jóvenes sometidos a un proceso judicial totalmente viciado, cuyo relato solo logra hacer crecer la temperatura heroica de quienes adversan al gobierno. Lo mismo, también, vale por supuesto para los demás detenidos por causas políticas. Se trata ya de una práctica continua y generalizada. Como la suspensión de sueldos para los parlamentarios. Como la prohibición de entrada al municipio libertador a la manifestación del próximo jueves. Como la absurda medida que oficializa en el Estado Barinas la imposibilidad de ejercer un periodismo independiente y crítico. Estamos asistiendo a un espectáculo patético y terrible: un poder desesperado y sin tino, entregado a su propia ceguera.

Este es un contenido exclusivo de Prodavinci. Siga leyéndolo aquí

Dulce de lechosa por Alberto Barrera Tyszka

Maduro y Rodriguez

Combatiente Nicolás, camarada Diosdado, compañerito Jorge… sin rencor ahora les digo que la vaina terminó. De pana. Bájenle dos, dejen ya la pataleta. No le hace bien a nadie, mucho menos a ustedes mismos y a su partido. Están dando un espectáculo que bien podría llamarse “Los desenchufados histéricos”. Es una puesta en escena que se acerca demasiado a una secuencia de gritos y de pastelazo, a un homenaje a Los Tres Chiflados. Yo creo que todos, dentro y fuera del país, esperábamos otra reacción. Deténganse un momento. Respiren hondo. También debe haber dignidad en las derrotas.

Chávez supo convertir algunos fracasos en victorias. Pero jamás hizo lo que ustedes están haciendo. Esto de aparecer públicamente castigando a los votantes, esto de tratar de chantajear descaradamente al pueblo, es algo imperdonable. Están negociando con la soberanía de cada ciudadano. Están proponiendo una nueva y grosera forma de servidumbre. Han convertido la revolución en una experiencia humillante. ¿Y en serio creen que, de esta manera, tendrán éxito? ¿En serio piensan que golpeando y amenazando a la gente conseguirán más amor y más lealtad?

Ahora resulta que todo lo que anunciaron que haría la oposición, en el caso de perder las elecciones, lo están haciendo ustedes. Tanto que Nicolás exigió respetar los resultados y, sin ningún pudor, ahora está hablando de un “golpe electoral”. Se trata de uno de los absurdos más descomunales de todos estos años. Con un par de palabras pretende descalificar todo el proceso de las elecciones, quiere convertir el ejercicio de la voluntad popular en un acto de traición a la patria. Tanto que Jorge Rodríguez defendió al CNE. Tanto que, con su natural talento para la sorna, se burló de aquellos que cuestionaban el sistema electoral venezolano, para terminar ahora desacreditando lo ocurrido el 6-D y tratando de deslegitimar una diferencia de ¡casi 2 millones de votos! ¿Miente el CNE? ¿Tibisay Lucena es una infiltrada de Álvaro Uribe? ¿Cómo puede aparecer ahora Rodríguez afirmando que esto “es cualquier cosa menos una democracia”? Tanto que Diosdado Cabello defendió la honorabilidad de la Asamblea Nacional, tanto que aseguró que había que respetar la conciencia del pueblo y que ellos ganarían por paliza y, sin embargo, hoy ya no recuerda nada y solo quiere hablar y promover el “parlamento comunal”. Ya no saben qué fantasía ofrecer para proteger sus intereses particulares. Perdieron por paliza y entonces, de manera instantánea, ahora la democracia les parece una farsa.

De nuevo: respiren hondo. Cuenten hasta diez. Piensen un poquito.

Así no se puede. Están equivocándose de manera estrepitosa y, encima, lo peor, creen que nadie se da cuenta. No están poniendo la torta con disimulo y con discreción. Con elegancia. Para nada. Todo lo contrario. Desde Alaska, se les ve el bojote. Cada día resultan más patéticos, más vulgares. Como no aceptan que el pueblo no votó por ustedes, han terminado creando un pueblo de ficción, que no necesita elegir representantes porque es un pueblo rojo rojito, un espejismo mediático que no apareció en las urnas el pasado 6 de diciembre.

Lanzan acusaciones sin demostrar nada, gritan, denuncian, chillan… Ahora la democracia les duele. No quieren perder sus privilegios. No quieren que nadie investigue su gestión. Están desesperados y se les nota. Están haciendo lo peor que podían hacer: inventar un pueblo. Tratar de ganar con la televisión y con la radio lo que no pudieron ganar con los votos. Están creando un pueblo de mentira que pueda justificar su irrespeto a la decisión del pueblo real, a los ciudadanos de este país.

Pero todos los estamos viendo. Les va a costar engañarnos. Combatiente Nicolás, camarada Diosdado, compañerito Jorge… Si quieren buscar culpables, vayan y siéntense frente a un espejo. En silencio. Calladitos. Y dejen quieto a quien está quieto. Dejen tranquilo al pueblo. La mayoría de los venezolanos, este diciembre, queremos comer dulce de lechosa en paz.

@BarreraTyska

Publicado en El Nacional

 

Barrera Tyszka sube al diván a la sociedad venezolana en <i>Patria o muerte</i>

barrera tyszka

El narrador, poeta, columnista y guionista venezolano Alberto Barrera Tyszka  que ya se atrevió, junto con Cristina Marcano, a tejer la biografía de Hugo Chávez, ha querido meter ahora el bisturí a la sociedad venezolana que se “enganchó”, desde la filia o la fobia, al expresidente venezolano, en “Patria o muerte”.

Una obra coral con la que ha conseguido el premio Tusquets de Novela 2015 y que acaba de ser publicada en España y en América Latina simultáneamente.

Además este libro ha despertado tanto interés, que, incluso antes de ser publicado, se han vendido sus derechos de traducción a las principales editoriales de Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda, y Portugal.

“Patria o muerte”, publicada por Tusquets, reúne una amalgama de historias entretejidas que transcurren con el telón de fondo de la agonía de Hugo Chávez, y donde el miedo, la violencia la angustia o el dolor están muy presentes.

“Nunca pensé que iba a escribir sobre una realidad tan cercana, pero es que la realidad del Gobierno de Chávez fue muy fuerte y en verdad ha sido una realidad larga de 17 ó 18 años”, explica a Efe Alberto Barrera Tyszka (Caracas, 1960).

“Chávez tuvo una presencia protagónica y organizó a toda la sociedad a su alrededor, ya fuera a favor o en contra, todo el mundo estaba pendiente de él, y yo no quería hablar del líder carismático sino de toda esa sociedad que está polarizada, de esa sociedad que está viviendo las consecuencias del régimen”, subraya.

En el libro, escrito con una prosa que vuela, el autor, que vive entre México y Venezuela, cuenta la intrahistoria de la realidad venezolana, la vida de varios personajes, como un médico jubilado que siente como la situación política ha emponzoñado a su país y a su vida, dirimida por su mujer, una antichavista furibunda o el radicalismo bolivariano de su hermano.

A estos personajes se suman el sobrino del médico, Vladimir, quien pide a su tío que le esconda un móvil con unas grabaciones comprometidas sobre Chávez, y un periodista que pierde su empleo, Fredy Lacuna, que decide investigar la enfermedad del expresidente en un momento que ya está avanzado su mal.

Además se suma la historia de una mujer que regresa de Miami a su casa, en Venezuela, y necesita su piso antiguo ahora ocupado y la dura historia de María, una niña de nueve años a la que su madre saca del colegio por miedo a que le pase algo en la calle y que vive encerrada en casa con el uso de internet como única ventana al mundo.

“En Venezuela se vive con miedo y está instaurada la desconfianza en el otro -argumenta el autor-, siempre piensas que te puede pasar algo malo. Lo que define al país es la sociedad polarizada, la división de las familias. Todo está politizado, fruto del trabajo de Chávez quien afectivizó a toda la sociedad a su favor o en contra”.

El autor de “La enfermedad”, premio Herralde de Novela en 2006, asegura que muerto Chávez la herencia del componente militar existe y Maduro ha despilfarrado, sin embargo, la herencia de la popularidad.

“Chávez creó el espejismo de que vivíamos en una revolución, con Maduro eso se acabó. Ahora más bien parece que el gobierno está más relacionado con las denuncias por narcotráfico de mafias o corrupción”, señala.

Una situación que se verá si cambia con las elecciones del próximo seis de diciembre, añade. “Ya veremos -dice- porque la alternancia democrática es un delito para el chavismo, es una forma de traición; pero, a pesar de todo, yo soy optimista”, espeta.

Y ante la pregunta de quién fue Chávez y si hizo algo bueno, Barrera explica que “fue el síntoma de una sociedad que tenía problemas, como los de una elite que no veían bien lo que ocurría en un continente donde la desigualdad es nuestra principal tragedia y él produjo un cambio: dio conciencia a los sectores populares de su propia importancia”, precisa.

“Esas fueron buenas intenciones, aunque luego él tenía un proyecto militar desde el principio y agitó los peores fantasmas de la tradición venezolana, pero una cosa esta clara -advierte- todo el que venga tiene que entender que la pobreza es un asunto clave de la agenda política”.

Los Runrunes de Bocaranda hoy 17.11.2015
ALTO
FRANCIA:

Lo acontecido allí es la mejor prueba que la barbarie actualizada quiere acabar con la democracia y sobretodo con la civilización. Solidaridad total…

MEDIO:
VOCES&TEXTOS:

Lapicero

Considero oportuno, a tres semanas de las elecciones parlamentarias mas importantes para Venezuela, reproducir segmentos escritos por importantes escritores y periodistas en los que desde su mirada muy personal abordan la gravedad de la actual situación del país y ponen énfasis en distintos temas que quizás por el diario trapiche de acontecimientos -sucediéndose a tal velocidad -unos tras otros- bien sea en nuestra patria, en Haití o Nueva York o Paris o Siria- que se nos pueden pasar desapercibidos-. Distracciones deliberadas o no. Trapos rojos para desviar nuestra atención. Bolserías repetitivas hasta el cansancio. Cadenas abusivas para invisibilizar a la oposición democrática y luego acusarla de “no hacer campaña pues buscan un golpe” son parte de las escaramuzas que un gobierno inservible, corrupto y lleno de disfraces en cargos que antes, en otros gobiernos, fueron ocupados por figuras honorables, honestas y de prestigio mas allá de nuestras fronteras. Vale la pena en este punto destacar la ingente campaña pagada con el dinero de todos los venezolanos –no solo de los rojos rojitos uniformados y civiles- que hace bastante falta para medicinas y comida, por solo mencionar dos rubros, en arteros ataques a empresarios, economistas y a todo quien sugiera soluciones para la peor crisis en nuestra historia:

FAUSTO MASÓ:

Masó

“Este es el peor gobierno de la historia venezolana, y probablemente uno de los peores que haya conocido América Latina. El chavismo no piensa en el mañana, sino en gastar y sobrevivir; en el pasado los partidos, tan criticados injustamente, contaban con economistas y técnicos con una visión sobre el futuro. Con la palabra revolución Chávez ocultó su ignorancia, su profundo desconocimiento de los procesos revolucionarios mundiales, su pretensión infantil de confundir la Venezuela de 1998 con la Cuba de 1958. Maduro heredó esa pesadilla y ha sido fiel a su concepción ideológica, a pesar de que al principio de tomar el poder algunos pocos chavistas intentaron un viraje. Maduro lo rechazó y ordenó avanzar a toda máquina hacia la nada. Chávez poseía una personalidad carismática, aunque su habilidad de poco le hubiera servido en estos meses, como todo despilfarrador al que le tocan la puerta para cobrar las cuentas pendientes”.

BARRERA TYSZKA:

BarreraTyzska

 

“Los líderes del poschavismo van de mal en peor. Cada vez con más frecuencia, hasta la izquierda internacional se muda a la oposición. La carta de Luis Almagro los ha dejado sin otra posibilidad que farfullar insultos. Son los peores herederos de la historia. En dos años ya han dilapidado la popularidad que les dejó Chávez. Ante los ojos del mundo, la fantasía publicitaria de la revolución está dando paso a un relato siniestro donde hay más corrupción, autoritarismo y narcotráfico que democracia”. Confiesa Alberto que mientras escribía el jueves, los medios oficiales escondían, igual que muchos medios privados “cómplices de la hegemonía oficial”, las informaciones de Haití y de la fiscalía neoyorquina pues eran informaciones “que la mayoría de los venezolanos no debe saber. De un dato que no necesita respuesta. La nueva oligarquía sigue intentando desesperadamente prohibir la realidad”…
“La relación entre la producción de verdad y la imposición de silencio va adquiriendo en nuestro país una dimensión trágica. Es uno de los procedimientos más perversos de las tiranías modernas”. Hay palabras que sirven para unos pero no para otros. Hay palabras que el pueblo no debe escuchar. Hay palabras que jamás se pronuncian. Hay palabras que se repiten hasta que no signifiquen nada. El poder también ha instalado su delirio en el lenguaje. (NB: Ayer mientras escribía esta líneas Diosdado aseguró por Globovision que los sobrinos presidenciales, presos en NYC, habían “sido secuestrados”).”Nadie puede venir a enarbolar un sistema político, económico, de pensamiento único para imponérselo a otros”, dice ahora Maduro en la ONU. “Nos defendemos con la única arma que tenemos: la verdad”, repite. Como si él no fuera presidente. Como si no viviera en Venezuela. Como si no se llamara Nicolás Maduro”.

TULIO HERNÁNDEZ:

CONVERSATORIO CON TULIO HERNANDEZFECHA: 01-08-12FOTO: DEDWISON ALVAREZ

Bajo el título “La soledad del socialismo del siglo XXI” este sociólogo analizó como los otrora apologistas del régimen militar-cívico de Chávez y de Maduro han ido no solo separándose del mismo sino convirtiéndose en feroces críticos del ineficiente y corrupto modelo de gobierno etiquetado como socialismo del siglo XXI. Explica Tulio: “Para compensar el déficit de pensamiento a su alrededor, el teniente coronel Hugo Chávez optó desde el comienzo de su gobierno por importar intelectuales extranjeros intentando dotar de cierta aureola académica a su improvisado proyecto político. Cuando no podía traerlos por largas temporadas, pagado con el dinero de todos los venezolanos, se apropiaba del nombre de autores de prestigio como Noam Chomsky, los citaba públicamente con obsesiva frecuencia, o como lo hizo con “Las venas abiertas de América Latina”, de Eduardo Galeano, se convertía en publicista oficial de sus obras…Para que la operación pareciese transparente, el jefe militar creó oficialmente un “think tank”, entre otras razones, suponemos, para facilitar el circular de los honorarios”… “Monedero… terminó renunciando públicamente al partido Podemos, luego que la prensa española promoviera un escándalo en torno a los 1,5 millones de euros que el asesor habría cobrado de manera aparentemente ilegal por asesorías al gobierno venezolano, evadiendo además el pago de impuestos en su país”…“ la larga luna de miel se fue acabando y, como sucede hoy con millones de sus electores venezolanos, en las filas de los importados también se comenzó a abrir una grieta cuando algunos decidieron decir adiós al proyecto rojo … Ahora Noam Chomsky es quien dice adiós. Ha señalado el profundo daño causado por la descomunal corrupción que tanto el chavismo, como el PT y el kichnerismo han permitido. Agregando en el caso venezolano que por “la corrupción y la incompetencia (del chavismo) nunca lograron liberar al país de la dependencia casi total de una exportación única, el petróleo”…

HENRY RAMOS ALLUP:

RamosAllup2

 

En este diario: “la Asamblea Nacional que será electa el 6D: va a estar más allá de la duración constitucional de este Gobierno que, máximo, dura tres años más. Esa será una AN para este Gobierno y para el que viene”…

“Quienes allí estemos tenemos que coexistir. Nosotros, que vamos a tener mayoría, respetaremos los derechos de la minoría y vamos a darles todos los derechos de los que carecimos los de la oposición. Ahí nadie va a ser irrespetado ni vejado”.

 

El silencio oficial por Alberto Barrera Tyszka

frontera181015_tyszka

Dice Jorge Arreaza que en la ONU no entienden lo que pasa en Venezuela en materia de derechos humanos. Lo dice seriamente. Con una tranquilidad casi pomposa. Así suele analizar lo que ocurre el vicepresidente. Si no estás de acuerdo con lo que dice el gobierno, eres un bruto o eres un enemigo. No hay más posibilidades. Ese mismo día, en su cuenta de redes sociales, explicó nuestra compleja realidad en estos términos: “El capitalismo contra el socialismo. La burguesía vs el pueblo. El imperialismo contra la patria libre. Las élites vs el poder popular”. Es un tipo de razonamiento que está a nivel de agugú gagá, una simpleza infantil que siempre resulta muy conveniente: Arreaza se autoproclama como pueblo, como la patria libre. La élite dice que no es élite sino poder popular. Casi nada.

Pero el problema de los derechos humanos no se resuelve tan fácilmente, con esa escueta ecuación. Tal vez, ese maniqueísmo les sirva para explicar por qué todas las organizaciones no oficialistas, dedicadas al tema, han sido o son descalificadas, satanizadas, a veces incluso acosadas, por el gobierno. Quizás pueden seguir tratando de convencernos de que los defensores independientes de los derechos humanos son agentes encubiertos de la CIA, terroristas disfrazados, saboteadores que solo tratan de destruir este fabuloso paraíso. Sin embargo, la realidad no siempre se puede tapar con un tweet.

Es difícil que los venezolanos olvidemos lo que vivimos y vimos en 2014. Y estoy pensando justamente en la represión, en el uso de fuerza, en la violencia ejercida desde el Estado. Ni siquiera la hipótesis –no comprobada– de un supuesto intento de golpe de Estado puede justificar la manera como se agredió a la población civil durante gran parte del año pasado. De eso no habla Arreaza. De los más de 3.000 jóvenes que fueron detenidos arbitrariamente por protestar o manifestarse. De los casi 2.000 que están ya en libertad pero sometidos a medidas cautelares. ¿A ellos el Estado les ha consultado qué piensan sobre los derechos humanos?

¿Y a los deportados a Colombia? A ellos tampoco los menciona el vicepresidente. Ellos no entran en su esquema. No los considera pueblo. Tampoco son imperialistas. Solo son unos pobres en la frontera. Y con ellos no tuvieron piedad: fueron expulsados, en algunos casos de manera salvaje, del territorio nacional. ¿Y las acciones de las llamadas OLP? Ahí los altos funcionarios bajan la cabeza, miran hacia otro lado, quieren pasar agachaditos. Saben perfectamente que es una acción indefendible. Es violencia institucional especializada. Pero de eso no quiere hablar Arreaza. El gobierno que presenta un Plan Nacional de Derechos Humanos, tiene también un plan nacional de violación de derechos humanos. Legal, legítimo. Con balas incuestionables.

Todo esto sin mencionar el contexto global, que tanto le gusta citar al oficialismo por cierto, de los derechos sociales y políticos que de manera permanente son vulnerados en el país. Nada de eso pasea por la mente del vicepresidente. Nunca menciona la crisis de la salud pública, por ejemplo. No da ruedas de prensa desde el pasillo de un hospital. O desde la cola, a las afueras de un mercado Bicentenario. ¿Por qué no organiza unas solmenes declaraciones desde ahí? ¿Por qué no habla de los derechos humanos junto a la máquina captahuellas de un supermercado?

El discurso oficial también se está quedando solo con su eco. Su fórmula retórica se va achicando. Cada vez cabe menos gente en sus palabras. Al gobierno le parece muy derecho y muy humano grabar la conversación privada de cualquier ciudadano y difundirla luego, públicamente, en algún canal del Estado. De eso tampoco habla Arreaza.

En realidad, ya todos sabemos lo que dice. Repite siempre más o menos lo mismo. Lo realmente noticioso es lo que no dice el oficialismo. Ahí quizás esté la verdad sobre los derechos humanos en el país. En el silencio oficial. En aquello que el poder nunca menciona. En lo que no se atreve a pronunciar.

Alberto Barrera Tyszka ganó el premio Tusquets Editores de Novela 2015

barrera tyszka

El escritor Alberto Barrera Tyzka ganó hoy el XI Premio Tusquets Editores de Novela por su novela “Patria o muerte”, una obra que en la que el jurado valoró por “la valentía” de contar la realidad venezolana.

La editorial Tusquets informó a Efe de que el jurado de este galardón, presidido por Juan Marsé e integrado por Almudena Grandes, Juan Gabriel Vásquez y Juan Trejo decidió premiar a “Patria o muerte” por la “valentía de contar, desde las vivencias cotidianas de un grupo de personajes, la realidad venezolana de un modo poco complaciente”.

Además, el jurado ha destacado la “habilidad” del autor para hacerlo con un “absorbente ritmo narrativo”, que refleja las “angustias y complicaciones” de unas vidas condicionadas por la histeria y las tensiones de un “país pendiente de un líder carismático”.

El premio por “Patria o muerte” (que se publicará en la Colección Andanzas el próximo mes de noviembre) consiste en una estatuilla de bronce diseñada por Joaquín Camps y en un anticipo sobre derechos de autor de 18.000 Euros, informó la editorial Tusquets.

Nacido en Caracas en 1960, Alberto Barrera Tyszka es autor de las novelas “También el corazón es un descuido” (2001), “La enfermedad” (Premio Herralde, 2006) y “Rating” (2011); y de los libros de cuentos “Edición de lujo” (1990), “Perros” (2006) y “Crímenes” (2009), así como de los poemarios “Coyote de ventanas” (1993) y “Tal vez el frío” (2000).

Además, en colaboración con la periodista venezolana Cristina Marcano publicó la primera biografía documentada del presidente de Venezuela: “Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal” (2005).

Barrera es licenciado por la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, donde en la actualidad imparte clases en la cátedra de Crónicas.

Durante años también ha ejercido de guionista para telenovelas de Venezuela, Argentina, Colombia y México; y también colabora habitualmente con medios venezolanos y extranjeros como El País, Letras Libres, Etiqueta Negra y Gatopardo, entre otros. Desde 1996 es columnista dominical del periódico El Nacional.

Entre los ganadores del Premio Tusquets Editores de Novela se encuentran “La máquina del porvenir”, de Juan Trejo (2014), “Los gatos pardos”, de Ginés Sánchez (2013) o “Las poseídas”, de Betina González (2012).