Runrunes de Bocaranda: BAJO – EL MIEDO DEL PODER - Runrun
Runrunes de Bocaranda: BAJO – EL MIEDO DEL PODER

 EL MIEDO DEL PODER

Al recibir esta semana el Premio Mariano de Cavia 2020 el periodista y escritor español Arturo Pérez-Reverte se lanzó un pequeño discurso que aquí reproduzco por la importancia y actualidad que tiene frente a gobiernos como el venezolano y a los censores de esta y otras dictaduras que aún padece el mundo libre. Los que están en el poder y los que en algunos medios ejercen de obsecuentes policías del pensamiento libre y de la opinión oportuna para agradar al régimen de turno.

Tras agradecer el galardón, entre sus palabras emergieron estos conceptos que no podemos olvidar los que ejercemos el periodismo a diario y en todas partes: “En mi opinión, el único freno que conocen el político, el financiero o el notable, cuando alcanzan cotas perversas de poder, es el miedo a la prensa libre. Hay quien prefiere llamarlo respeto, pero prefiero la otra palabra. Quizá porque, como me gusta mucho leer a Suetonio, recuerdo siempre aquello de: «Oderint, dum metuant» (que me odien, pero que me teman).

Miedo, de quienes deben tenerlo, a perder la influencia, el poder, el dinero, el privilegio, la reputación, la impunidad. A sufrir las consecuencias de su ambición, sus mentiras, sus cobardías o sus delitos.

Sin ese miedo, todo poder se vuelve tiranía. Por muy disfrazada que esté. Tengo poco tiempo y quiero emplearlo en recordar un episodio que he contado muchas veces, pero que considero adecuado en los tiempos que corren. Yo tenía 16 años, quería ser reportero, y cada tarde, al salir del colegio, frecuentaba la redacción del diario «La Verdad». Estaba al frente de esta Pepe Monerri, un veterano periodista.

Empezó a encargarme cosas menudas, y un día me ordenó que entrevistase al alcalde de la ciudad. Y cuando, abrumado por la responsabilidad, respondí que entrevistar a un alcalde era demasiado para mí, y tenía miedo de hacerlo mal, el veterano me miró con mucha fijeza. Encendió uno de esos pitillos que antes fumaban los viejos periodistas, y dijo algo que no he olvidado nunca: «¿Miedo?… Mira, chaval. Cuando lleves un bloc y un bolígrafo en la mano, quien debe tenerte miedo es el alcalde a ti». Pienso en eso a menudo. Y últimamente, en España, más todavía. 

Me gusta que los alcaldes, incluso los buenos alcaldes, tengan miedo. Los alcaldes, y los ministros, y los presidentes de gobierno y los líderes de la oposición, y los obispos, y los reyes, y todos cuantos de una u otra forma condicionan nuestra vida. Me gusta que todos ellos tengan un saludable miedo a una prensa libre cuyo único límite sea el código penal. Miedo al titular en primera página, a la información veraz, a la columna explicativa, rigurosa, lúcida. Miedo a la voz de los periodistas libres y de los hombres y mujeres libres que los leen”.

¡Chapó!

 “DD. HH. ONU REITERA VIOLACIONES

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, manifestó ayer en su nuevo informe, “la utilización política de la justicia en Venezuela para perseguir a la disidencia y violar los DD. HH.”.

El informe documenta múltiples violaciones causadas por la falta de independencia del TSJ, los demás tribunales y los fiscales del Ministerio Público, con graves consecuencias para el Estado de derecho, la democracia y los derechos humanos.

“La ACNUDH sigue preocupada por la falta de independencia que padece el sistema judicial en la República Bolivariana de Venezuela, como fue manifestado en sus informes anteriores por los órganos de tratados y de los procedimientos especiales de las Naciones Unidas, así como durante el examen periódico universal de la República Bolivariana de Venezuela, y por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

El llamado Arco Minero también fue una dura referencia en cuanto a las violaciones: “Los trabajadores en el Arco Minero del Orinoco, una de las áreas más ricas en recursos minerales de Venezuela, están sometidos a graves abusos y violencia que han causado al menos 149 muertos desde 2016”, denuncia el informe.

La investigación, presentada por la alta comisionada de la ONU para los DD. HH., destaca que los mineros de la zona “están atrapados en un contexto generalizado de explotación laboral y altos niveles de violencia” por parte de grupos criminales que controlan las minas en el área, apodados como “sindicatos”.

“A pesar de la considerable presencia de fuerzas militares y de seguridad en la región, y de los esfuerzos realizados para abordar la actividad criminal, las autoridades no han podido investigar y llevar a juicio las violaciones de los derechos humanos, los abusos y los delitos relacionados con la minería”, subrayó Bachelet.

En un aparte se refiere el documento a lo que llaman: “Una tiranía en las minas”. Allí se indica que “esos ‘sindicatos’ aplican castigos crueles a quienes infringen las reglas que ellos imponen y sacan beneficios económicos de todas las actividades en las zonas mineras, incluso recurriendo a prácticas de extorsión a cambio de protección”.

Sin embargo, familiares de presos políticos recluidos en el DGCIM escribieron a la colega Sebastiana Barráez protestando dicho informe, pues no se refiere a sus casos. Alegan: “La tortura blanda y psicológica contra detenidos y familiares, la ausencia de chequeos médicos, el robo de los alimentos y agua potable, la ducha solo una vez a la semana, la prohibición de lecturas y actividades físicas, el encierro durante las 24 horas perdiendo la noción del día y la noche, con pérdida de memoria y de peso, sin ningún tipo de visitas de familias ni abogados. Así están los detenidos en los sótanos de la DGCIM. Es peor para quienes están en el subsótano en la llamada Casa de Los Sueños”.

Me pregunto: ¿No será la mano peluda del representante coordinador de la ONU en Venezuela, Peter Grossman, quien pudo haber maquillado las denuncias a presentar ante la alta comisionada? ¿No les extraña que estando tan clara Bachelet no se incorporen esos casos al arsenal de violaciones comprobadas del régimen militar-cívico venezolano?

De hecho, sobre Grossman pesan varios señalamientos de su nada neutral posición ente las violaciones rojas rojitas a los derechos humanos en Venezuela. Hace unas semanas les conté que sorpresivamente la ONU había colgado un aviso en las redes ofreciendo su cargo a los interesados en reemplazarlo y animándolos a que presenten sus currículos de vida cuanto antes. Atentos entonces en Ginebra…