Con los pulmones vueltos leña - Runrun
Francisco Zambrano Nov 24, 2020 | Actualizado hace 2 meses
Con los pulmones vueltos leña
Exponerse al humo de la madera puede ocasionar graves afecciones al sistema respiratorio que en poco tiempo pueden derivar en EPOC
Niños y ancianos son los más susceptibles a enfermarse 
Recomiendan hacerlo en espacios abiertos y ventilados 

@franzambranor

Antonio Perera vive en una población rural entre Mucuchíes y Tabay en el estado Mérida. Desde hace tres meses ha presenciado como sus vecinos han tenido que recurrir a la leña para cocinar en vista de la escasez de gas doméstico. Asegura que entre las funciones diarias que tienen los niños en sus respectivos hogares está la de ir a cortar leña con sus padres.  

Perera sostiene que 90% de la población recurre a la leña y que las familias han optado por improvisar fogones en sus casas.

“Pensé que por estar en época previa a elecciones iban a traer gas, pero la crisis es tan amplia que ni siquiera tienen para comprar el voto de la gente con una bombona de gas”, dijo Perera.

Según la empresa Gas Energy Latin America, 4,5 millones de familias en Venezuela están afectadas por la escasez de bombonas y de acuerdo al Observatorio Venezolano de Conflictividad Social en septiembre de 2020 se efectuaron 375 protestas por reclamos de gas doméstico.

La crisis del gas ha provocado que la gente emplee cocinas eléctricas o leña. A la primera opción hay que agregarle que los constantes cortes de energía, especialmente en el interior del país, impiden que se lleve a cabalidad esta estrategia, eso sumado al costo de un instrumento portátil a electricidad. “Me estaban vendiendo una cocina  eléctrica de una hornilla por 25 dólares, dije que no”, sentenció Perera. 

Cifras del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos indican que ante la escasez de gas doméstico, 39,3% de las familias en Venezuela emplean cocinas eléctricas, 33,2% cocinan con leña, 15,7% compran más cilindros o bombonas, 5,5% realizan comida sin cocción, 2,4% usan carbón y 1,7% acuden a casas de terceros. 

El diputado de la Asamblea Nacional, José Guerra, escribió en sus redes sociales que según la Canasta Alimentaria de Supervivencia una bombona de gas es vendida en el mercado negro por 20 dólares y un saco de leña por 3 $.  

De acuerdo a la Gaceta Oficial Nro. 41.648, hasta el año 2019 Venezuela era el octavo país con las mayores reservas probadas de gas natural por encima de Rusia e Irán con 201,5 billones de pies cúbicos.

No es el humo del cigarrillo que le hace llorar

Antonio Perera dijo que el humo que se desprende de la quema de leña le tiene afectado, desde hace días no puede respirar bien. Eso aunado con las lluvias que caen sobre Mérida en esta época del año le ha hecho recurrir a un nebulizador.

“Para acá vienen alrededor de sesenta niños de la comunidad a nebulizarse, muchos son asmáticos. Para alguien que sufre de asma ese humo es terrible”, dijo Perera.  

La neumonólogo Edelmira Zerpa sostuvo que la exposición al humo de leña genera problemas de salud a los seres humanos, especialmente a niños y ancianos.

Este humo es consecuencia de la combustión de masa biológica y gases inactivos que producen daño al aparato respiratorio conformado por mucosas. Inicialmente puede haber ardor en los ojos, goteo postnasal, tos, expectoración y sensación de asfixia”, dijo la doctora.

Zerpa indicó que las consecuencias pueden ir desde una simple infección hasta EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). 

“También puede ser aparición y empeoramiento de crisis de asma por producción de broncoespasmos, bronquitis por inflamación de la vía aérea, neumonías. Finalmente EPOC, que ocasiona daño de la estructura del tejido pulmonar con obstrucción crónica y limitación progresiva del flujo aéreo. El EPOC es una enfermedad tratable, pero incurable”, aseguró la especialista.

Zerpa manifestó que en 2020 y especialmente desde el inicio de la crisis sanitaria por pandemia del Covid-19, la frecuencia de pacientes en su consultorio ha aumentado debido a afecciones respiratorias.

“Las complicaciones por uso de leña van asociadas con hogares de escasos recursos y en donde hay mayor escasez de gas doméstico. Esto se observa especialmente en estados como Zulia y Táchira”. 

A juicio de Zerpa, la persona que se expone al humo de leña puede enfermar de manera inmediata. 

“Manifestando ardor en los ojos, ardor en la garganta, tos, expectoración y disnea. Empeorando sus episodios de alergia o exacerbando sus crisis de asma. Asimismo pueden aparecer episodios de bronquitis y neumonía”.