Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Opinión

¿Quién está en modo “triunfalista”?

El triunfalismo Quién está en modo “triunfalista”, por Alejandro Armas
Alejandro Armas
14/06/2024
Hay un patrón de críticas sobre un supuesto ‘triunfalismo’, por parte de individuos que se identifican como opositores, que hallo absurdo y posiblemente malintencionado

@AAAD25

Sin duda no exagero cuando digo que las elecciones presidenciales del 28 de julio serán el evento más importante en Venezuela en los últimos años. Eso si, y solo si, la candidatura opositora unitaria de Edmundo González Urrutia llega a aquella fecha. Es imposible prever que así será. La incredulidad colectiva es comprensible. Creo que ningún venezolano es inconsciente de la posibilidad de que un día de estos, cualquiera, incluso el 27 de julio, llegue el terriblemente hipotético “zarpazo” desde el poder. Al mismo tiempo, el hecho de que a unos dos meses de su nominación siga González Urrutia en la jugada permite concebir la posibilidad que millones de personas podrán votar por él, como debe ser.

Por supuesto, todos los esfuerzos de la oposición se están enfocando en lograr que los comicios sean una verdadera oportunidad para el cambio político que tanto le urge a Venezuela, y no una repetición de fiascos monumentales como el de 2018. ¡Vaya desafío! Es prepararse para elecciones como si estuviéramos en democracia y al mismo tiempo prepararse para elecciones sin democracia, que es lo que tenemos. Por un lado, hay que hacer el llamado a votar, informar a los ciudadanos sobre la candidatura ad hoc y formar equipos de testigos acreditados para las mesas de votación. Por el otro, es indispensable lidiar con los atropellos y abusos que han estado presentes y siguen presentes en un sistema electoral que el chavismo controla para así gozar de ventajas exclusivas. Lidiar incluso con el nefasto escenario descrito en el párrafo anterior.

La meta de la Plataforma Unitaria es lograr el 100 % de las mesas con testigos

La meta de la Plataforma Unitaria es lograr el 100 % de las mesas con testigos

Hay un patrón de críticas sobre un supuesto ‘triunfalismo’, por parte de individuos que se…

Todos los ciudadanos interesados (o, creo yo, al menos una inmensa mayoría) en la restauración de la democracia y el Estado de derecho en Venezuela estamos en una posición dual y que a primera vista pudiera verse contradictoria pero no lo es en absoluto. Apoyamos el esfuerzo de la dirigencia, pero al mismo tiempo tenemos que ser críticos del mismo. En ninguna situación debe uno ser un borrego incapaz de cuestionar. De hecho, el cuestionamiento puede hacer que los dirigentes, humanos imperfectos al fin, noten defectos y se apresten a corregirlos.

Hay, no obstante, un patrón de críticas, por parte de individuos que se identifican como opositores comprometidos con la causa rumbo al 28 de julio, que hallo absurdo y posiblemente malintencionado. Un montón de advertencias sobre un supuesto “triunfalismo”. El blanco es la emoción que producen a lo largo y ancho del país las visitas de campaña de María Corina Machado, quien se ha erigido como líder actual de la oposición y es por lo tanto la mayor promotora del voto por González Urrutia. Tienen una dedicación especial a desmeritar estos actos, alegando que son intrascendentes o, incluso, un desperdicio de tiempo y esfuerzo. Que “con actos de calle no se gana una elección” y que el foco debería estar en la formación de testigos y otros aspectos técnicos, así como en la preparación de una transición negociada con el chavismo.

Expertos recomiendan a la oposición no caer en triunfalismos 

Expertos recomiendan a la oposición no caer en triunfalismos 

Hay un patrón de críticas sobre un supuesto ‘triunfalismo’, por parte de individuos que se…

No sé en qué momento Machado y sus aliados cercanos han dado a entender que su capacidad para entusiasmar a las masas implica que la elección está ganada y que al cabo de unos meses la oposición estará ella sola en Miraflores haciendo todo lo quiere. ¿Acaso no es la misma Machado cuyo escepticismo sobre la capacidad de las elecciones para precipitar un cambio político siempre se le reprochó como motor del “abstencionismo”? ¿No es la misma Machado que desde el año pasado ha transmitido disposición negociar con la elite chavista una transición, pero solo si es de verdad? ¿En serio es verosímil que ella de la noche a la mañana se convirtió en la más grande fetichista electoral, en alguien que ignora los problemas de participar en elecciones no democráticas y que abrazó el “Si votamos, ganamos” sin ninguna otra consideración? No lo creo. Aunque ahora llame a votar, Machado ha de seguir siendo plenamente consciente de todos estos desafíos. No es “triunfalismo” engañoso promover el voto por la oposición y que dondequiera que vayas tengas muy buena acogida haciendo eso. Es al contrario una muy buena señal. No será la garantía del éxito, pero tampoco algo malo.

Por cierto, que estas advertencias sobre triunfalismo no son las primeras por parte de sus emisores. No, señor. Tienen una larga lista de antecesoras desde mediados del año pasado… Y da la casualidad que todas directa o indirectamente no pintan bien el liderazgo de Machado actual y potencial. Cuando ella encabezaba las encuestas de intención de voto para la primaria de octubre, hubo advertencias de que esos comicios internos opositores no serían factibles. Cuando a ella le confirmaron su inhabilitación arbitraria, hubo advertencias de que ella llamaría a la abstención. Cuando la oposición decidió buscar a un candidato sustituto, hubo advertencias de que ella no apoyaría a ninguna otra persona.

La paradoja de María Corina Machado

La paradoja de María Corina Machado

Hay un patrón de críticas sobre un supuesto ‘triunfalismo’, por parte de individuos que se…

Como sabemos, absolutamente todas estas advertencias resultaron ser infundadas. Los que se empeñaron en gritarlas a los cuatro vientos deberían ser más humildes. Me parece que no lo son porque, como el patrón de advertencias permite cuanto menos sospechar, las motivaciones nunca fueron políticas sino personales. De rechazo a Machado. Lo he dicho antes y lo repito: qué motivación tan infantil y mezquina. Sobre todo, viniendo de una gente que se la pasa clamando por la unidad opositora y que hasta hace nada reaccionaba a cualquier comentario de que tal vez el voto no baste con gritos histéricos de “¡Abstencionista!”. Por años exigieron que la oposición en pleno volviera a la “ruta electoral” porque así no había fallo posible. Cuando eso ocurre, se vuelven de pronto hiperpesimistas.

Sí, es posible que la Plataforma Unitaria tenga que esforzarse más para asegurarse de que haya testigos en todas las mesas electorales. Pero eso no significa que Machado no debería promocionar a González Urrutia desde Zulia hasta Delta Amacuro como lo ha venido haciendo. Hay algo que se llama delegar. Corresponde al personal técnico de la oposición organizada encargarse de aspectos técnicos, como el de los testigos.

Nadie está obligado a simpatizar con Machado. Creo que hay inquietudes perfectamente legítimas sobre la causa que ella dirige. ¿Tiene, por ejemplo, la oposición un plan de reacción a un hipotético desconocimiento de una derrota comicial por parte del gobierno? ¿La estrategia contempla qué hacer si la candidatura González Urrutia es eliminada? Pero estas son inquietudes políticas. No aversiones personales. Las aversiones personales son sesgos y quien deja que sus sesgos lo dominen cuando opina sobre política no está haciendo un buen trabajo. Así de simple.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES