Enfermedades y hambre, el balance carcelario del 2020, por Carlos Nieto Palma - Runrun
Enfermedades y hambre, el balance carcelario del 2020, por Carlos Nieto Palma

@cnietopalma

Una Ventana a la Libertad (UVL), organización que dirijo desde su creación, presentó ayer jueves 25 de febrero su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en los Centros de Detención Preventiva (CDP) de Venezuela durante el año 2020.

UVL tiene ya más de cinco años monitoreando la situación de los CDP en 19 estados del país por la inquietud que tenía, desde hace varios años, de la grave situación en que se vive en estos sitios. Reductos no aptos para tener a hombres y mujeres privados de libertad por lapsos mayores de 48 horas, pero que lamentablemente en nuestro país se han convertido en las nuevas cárceles del siglo XXI. De hecho, albergan a más de la mitad de los presos venezolanos.

El balance del año 2020 de esta organización, y del cual hoy les daré algunas cifras realmente alarmantes, podemos resumirlo en dos palabras: enfermedades y hambre. Pero que yo le añadiría hacinamiento, retardo procesal y corrupción, para terminar de describir al terrible drama que vive el sistema penitenciario venezolano, ante la indiferencia total de las autoridades, los políticos, del bando que sean. Y, y lo más lamentable, de la comunidad en general.

El horror de los presos venezolanos es tan grande que, ante la emergencia humanitaria compleja que vive el país, ninguna agencia de cooperación nacional e internacional los incluye en sus grupos a ser atendidos. Simplemente no existen.

La información recolectada para el informe presentado por UVL fue obra de 21 investigadores. El equipo, dirigido por la reconocida criminóloga y profesora universitaria Dra. Magaly Huggins, estuvo en 19 estados del país: Amazonas, Apure, Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Distrito Capital y Área Metropolitana de Caracas, Falcón, Lara, Mérida, Miranda, Monagas, Nueva Esparta, Portuguesa, Sucre, Táchira, Vargas y Zulia. El estado Miranda está dividido en 3 sectores debido a la importancia del número de CDP en el mismo: Valles del Tuy, eje Guarenas – Guatire y los Altos Mirandinos.

Uno de los datos importantes que nos trae el referido informe es que 208 reclusos murieron en calabozos policiales ubicados en 19 estados de Venezuela durante 2020. Y la principal causa de muerte de la población reclusa detenida en los CDP fueron las enfermedades, con un total de 143 muertes.

En segundo lugar, encontramos las muertes por fugas, 42 o el 20,19 % del total. Estas muertes están básicamente relacionadas al proceso de recaptura, que los funcionarios siempre refieren como enfrentamiento

Según UVL “Las cinco enfermedades que causaron el 87 por ciento de las muertes en los CDP fueron la tuberculosis, con 86 casos, la desnutrición, con 13 defunciones, problemas respiratorios con 12 muertes, problemas cardiacos, con ocho fallecidos y tuberculosis y desnutrición juntas, con cinco casos.

Los datos nos hablan de que en realidad hubo 91 casos de tuberculosis al sumar los cinco que también presentaron desnutrición. La tuberculosis es la verdadera pandemia en los CDP”.

Igualmente determino que “Para finales de año, de acuerdo con cifras extraoficiales confirmadas por Una Ventana a la Libertad en los 19 estados donde tiene investigadores, se confirmó que en estos espacios estaban detenidos 22.469 hombres (92,78 %) y 1.749 mujeres (7,22 %) detenidas, para un total de 24.218 detenidos, cuando el cupo total disponible en los CDP era de 7.457”.

Esto implica un hacinamiento del 325% que es verdaderamente grave. Debo destacar que, en materia penitenciaria, se considera que existe un hacinamiento crítico cuando la cifra supera el 30 %, en Venezuela es de 1000 % más.

Según UVL la falta de agua potable en los calabozos es crónica y duradera desde hace mucho tiempo; en realidad no tienen agua potable y la poca que tienen es proporcionada por los familiares, al igual que los alimentos y medicamentos.

Quiero finalizar invitándolos a leer el informe anual 2020, presentado por Una Ventana a la Libertad. Y descubrir en qué se ha convertido el sistema penitenciario venezolano. Verdaderos campos de concentración o exterminio, donde todos los derechos humanos se les violan a los hombres y mujeres allí recluidos, de manera reiterativa y constante.

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es