Barbarie en las cárceles venezolanas, por Carlos Nieto Palma - Runrun
Barbarie en las cárceles venezolanas, por Carlos Nieto Palma

Una típica cárcel venezolana. Foto del pódcast Voces del desamparo, episodio Murió de hambre y olvido, documentado y narrado por Johanna Osorio.

@cnietopalma 

Sin lugar a dudas las cárceles venezolanas, esas que la ministra Iris Varela llama “las mejores del mundo”, se han convertido en uno de los actos de barbarie más inhumanos y repulsivos que existen en nuestro país.

Ni el peor delincuente del mundo mereciera estar en una de ellas, convertidas en vulgares depósitos de seres humanos. Son esas mismas cárceles que, según Varela –en sus delirios nocturnos–, sirven de ejemplo al mundo. Y por las cuales las autoridades penitenciarias del resto de los países del orbe la llaman para pedirle recomendaciones.

Mi maestro Gómez Grillo las llamaría infrazoofílicas, con todo y que no vivió todo esto que se vive ahora. Aunque presumía lo que venía y siempre me lo decía.

Presos desnutridos porque no les dan comida. Otros que se mueren de enfermedades como tuberculosis y VIH/SIDA sin que ningún médico les preste atención, ni se les dé los tratamientos para ayudarlos con su recuperación. Otros con enfermedades de la piel como la escabiosis o sarna, como la llamaban mis abuelos, o enfermedades de la vista como conjuntivitis. Y muchas infecciones intestinales. Esto debido a las terribles condiciones de higiene y salud que hay en estos sitios. Así es una cárcel venezolana.

En mayo de 2020 la organización que dirijo, Una Ventana a la Libertad, levantó un informe sobre la situación de los Centros de Detención Preventiva en los estados Distrito Capital, Vargas y Miranda. Monitoreamos 57, con 4589 reclusos, de los cuales 327 eran mujeres. Se determinó lo siguiente:

* 941 padecen desnutrición grave

* 188 presentaban tuberculosis

* 10 tenían VIH/SIDA.

Esto nos da una idea de la grave situación que estamos viviendo. Lo terrible es que se trata de un tema que a nadie le interesa. Nunca los presos le han importado a nadie. Las encuestas globales hablan de que debemos aumentar las penas e imponer la pena de muerte, esto haría que todo el mundo se encuentre mejor. Como decía Galeano “Los presos eran los nadie”.

Pocas veces he oído a soñadores y organizaciones en el mundo, como la nuestra, decir que podemos recuperar a los presos y hacerlos hombres y mujeres de bien. De eso puedo contar varias historias.

Tal vez los narcotraficantes y los corruptos tienen un gran valor dentro del mundo de la delincuencia porque de ellos se nutren muchos políticos y gente con poder. Pero del delincuente común nadie.

Del hijo de Petra o María, el que está en El Rodeo, Yare, la zona de Boleíta de la Policía Nacional, de ellos nadie habla.

Son esos cuyas madres o parejas se levantan a las 5 de la mañana para ver si logran que, al mediodía y tras pagar la poca plata que tienen, un guardia piadoso -que aún los hay-, o un policía malandro -que los hay también y en multitud-, les hagan llegar a sus hijos o esposos la comida que logran prepararles para evitar que mueran de desnutrición.

Para completar la fiesta (una ironía mía), ya la señora Iris Varela anunció esta semana que tiene 40.000 presos listos para que la defiendan a ella y su revolución, por si alguien intentaba tumbarlos.

Ya hace unos meses había pedido los fusiles, supongo que se los dieron. Y ahora, violando toda norma jurídica nacional e internacional, amenaza con sacar a los presos a la calle a matar gente, su misma gente.

Es repugnante que individuos de esta calaña lleven las riendas del país en materia penitenciaria. Siento una profunda vergüenza cada vez que escucho a la ministra Valera, como si fuera dueña de los presos.

Ella nunca se enteró de que las cárceles son para reeducar reclusos y no para hacerlos peores. Además de que la función de la cárcel no es la que ella, en su ignorancia, pretende darle.

Por último Sra. Varela, ni las cárceles son cuarteles, ni los presos son soldados. Estudie que le falta mucho por aprender. También es corrupción tomar un cargo para el que no sabe nada, el mal se paga y esté segura que su día, no muy lejano está cerca. Y no sabe lo felices que estaremos.

[email protected]

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es