Olivares: “Van 326 fallecidos del personal médico a causa del COVID-19” - Runrun
Olivares: “Van 326 fallecidos del personal médico a causa del COVID-19”
El médico criticó que el gobierno de Maduro sólo haya hecho cerca de 1.600 pruebas de más de 300 mil que donó la Organización Panamericana de la Salud

 

La Comisión Delegada de la Asamblea Nacional electa en 2015 y liderada por Juan Guaidó, sesionó este martes 26 de enero de forma virtual, para discutir sobre dos temas: la crisis generada por el COVID-19 y la escasez de gas. 

En relación a lo primero, el vocero fue el comisionado para la salud y atención sanitaria a los migrantes, José Manuel Olivares, quien rechazó el reciente anuncio de Nicolás Maduro sobre unas “gotas milagrosas” llamadas Carvativir y que Maduro asegura, neutraliza 100% el coronavirus.

Olivares sostiene que esas gotas no tienen ninguna base científica y es que, hasta ahora, se desconoce cuál es el principio activo o la composición de estas gotas.

Después de cuestionar cómo ha sido gestionada la pandemia por el gobierno de Maduro, Olivares presentó algunos números: asegura que actualmente hay 60% de ocupación en terapia intensiva; 65% de ocupación en la emergencia y que 326 profesionales de la salud han fallecido a causa del coronavirus y que ese número “va en aumento”.

También criticó que el gobierno de Maduro sólo haya hecho cerca de 1.600 pruebas de más de 300 mil que donó la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “lo que ha impedido que se haga un diagnóstico rápido y oportuno”, dijo el diputado y médico.  

De igual forma cuestionó que en Venezuela aún no haya un cronograma de vacunación mientras que en los países de la región ya han iniciado este proceso, así como criticó que mientras varios países comenzaran a vacunar bajo el mecanismo Covax, en febrero, en Venezuela sólo se hable de la Sputnik V.

Para Olivares la situación más complicada es la del estado Mérida, donde asegura, no hay camas suficientes para los  pacientes y muchos se encuentran en sillas. También señala que la emergencia en la entidad “está abocada a atender casos de COVID-19 y quedó sin capacidad de atender otras patologías”.

Escasez de gas 

La diputada María Gabriela Hernández (Monagas-PJ) explicó el proceso necesario para la distribución del gas y cómo desde 2017 han aumentado las protestas por la escasez de gas. 

En Falcón, Anzoátegui y Zulia se encuentran las principales plantas de fraccionamiento del país.  

“Desde 2015 solo funciona el Criogénico de Jose, que aunque tiene una producción instalada de 220 mil barriles de gas propano, hoy produce menos de 15 mil barriles”, explicó la diputada. 

“El gas doméstico es el gas licuado de petróleo con una composición de 60% propano, 40% butano, propileno y butileno al que se le adiciona el ácido sulfúrico que nos permite oler cuando hay una fuga. Esa combinación hace que sea estable en el cilindro en estado líquido”, señaló Hernández. 

Agrega que ese proceso se hacía en las plantas fraccionadoras bajo estándares de seguridad junto a otras compañías que se encargan de la distribución. 

“Eso desapareció en 2007 cuando se creó Pdvsa gas comunal (…) Desde allí se diseñó un entramado para el control social”, sostuvo. 

La diputada lamentó que hoy en día cientos de venezolanos tengan que cocinar con leña, lo cual ha generado problemas como deforestación y también problemas respiratorios. 

La parlamentaria hace énfasis en la situación del estado Monagas donde, dice, la gobernadora de la entidad Yelitze Sanataella junto a Diosdado Cabello habilitaron la planta de extracción de gas Jusepín.

Una plata que según ella, no fue creada para producir gas licuado de petróleo sino para extraer los líquidos de gas natural y enviarlos al Criogénico de Jose para su fraccionamiento debido y desde allí ser enviado a los llenaderos de Monagas y de otros estados. 

“Para poder producir gas licuado de petróleo se deben adicionar, en el caso de Jusepín, equipos cromatógrafos y personal especialista en laboratorios que garanticen que el producto esté libre de metano y etano, que lo hace inestable”, explicó Hernández. 

Recordó que el 28 de diciembre se produjo una primera explosión en Monagas, específicamente en el sector Caño de los Becerros, una comunicada humilde, donde las personas se amontonaron en la casa del coordinador del consejo comunal tras meses exigiendo gas. Allí hicieron combustión 161 cilindros resultando heridas 46 personas. 

La diputada pone otro elemento en la crisis de este servicio y es que aunque las plantas estuviesen produciendo a su máxima capacidad, el costo de la bombona no pudiese ser pagado por la mayoría porque, señala la diputada, el gobierno de Maduro destruyó el bolívar y el salario.