ONG estima un aumento de 16,6 % de muertes por cáncer en Venezuela por crisis - Runrun

La ONG Sociedad Anticancerosa (SAV) estima que este año fallecerán 28.223 personas por cáncer en Venezuela debido a diversos motivos relacionados con la crisis, lo que representa un aumento del 16,6 % con respecto a los 24.199 decesos registrados hace cinco años, según un estudio presentado este jueves.

El gerente de Educación y Prevención de la SAV, César Miranda, explicó a Efe que los resultados son parte de la cuarta edición del estudio de pronóstico de la mortalidad e incidencia del cáncer y que la ONG realiza por no disponer de información de entes públicos en el último lustro.

Miranda indicó que en las mujeres la mayor tasa de mortalidad se presenta en los cánceres de mama y cuello uterino, mientras que entre los pacientes masculinos “los dos casos más importantes” corresponden a próstata y pulmón.

“Mientras que en otros países, en los que se invierte contra el cáncer, la mortalidad ha disminuido y la incidencia (nuevos casos detectados) va en aumento; en Venezuela la mortalidad y la incidencia van de la mano, en aumento”, alertó Miranda.

Venezuela, pese a contar con las mayores reservas de petróleo del mundo, atraviesa por una crisis económica y social que ha provocado un éxodo de casi 5 millones de personas, así como escasez de medicinas y de un proceso hiperinflacionario que ha incrementado los costos de los fármacos, lo que dificulta el acceso para un número importante de personas.

En el reporte de la Sociedad Anticancerosa se destaca que el número de nuevos pacientes con cáncer en Venezuela este año será de 64.088 personas, un incremento del 10 % en comparación con el año 2015, cuando hubo 58.236 nuevos casos.

Precisó que, según el estudio, “la incidencia en el caso de la mujer ha venido en aumento”, lo que implica que un mayor número de mujeres se enferman con algún tipo de cáncer.

En el caso de los pacientes oncológicos, explicó Miranda, “tenemos muy poco acceso” a tratamientos y a medicinas de alto costo lo cual “reduce la posibilidad” de una persona con la enfermedad para “poder sostenerse o mantenerse viva con ella”.

Dijo que la mayor parte de las personas que tienen la enfermedad “consiguen los tratamientos por la mitad”, lo que “estimula y motiva a que los pacientes tengan que buscar ayuda afuera e incluso irse para poder tratar la enfermedad”.