Estados Unidos, Canadá y México logran pactar nuevo Tratado de Libre Comercio

Estados Unidos, Canadá y México logran pactar nuevo Tratado de Libre Comercio

2018-09-30T173012Z_1773623754_RC14A02A2500_RTRMADP_3_TRADE-NAFTA.jpg

ESTADOS UNIDOS, MÉXICO Y CANADÁ lograron un acuerdo de último momento el domingo para salvar una zona de libre de comercio de tres países y 1.2 billones de dólares que estaba a punto de colapsar después de casi un cuarto de siglo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se adjudicó el lunes el mérito de haber salvado un acuerdo comercial a tres bandas con Canadá y México, calificándolo como una victoria en su campaña para reformar el comercio global, al tiempo que los mercados financieros respiraban aliviados.

El acuerdo, anunciado el domingo, reforma el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que supone 1,2 billones de dólares en comercio entre los tres países. Trump había descrito el TLCAN como un mal acuerdo para los estadounidenses y amenazó con eliminarlo en el marco de su agenda “Estados Unidos Primero”.

El nuevo Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (United States-Mexico-Canada Agreement (USMCA) en inglés) apunta a llevar más empleos a Estados Unidos, mientras que Canadá y México aceptan un comercio más restrictivo con su vecino, su principal socio exportador.

Aunque la introducción de cambios en el TLCAN y la reducción de los déficits comerciales de Estados Unidos fueron una importante promesa electoral de Trump, el acuerdo del domingo deja bastante intacto el acuerdo en general y mantiene las cadenas de suministro, que habrían sido fracturadas bajo acuerdos bilaterales más débiles.

Los mercados bursátiles en Estados Unidos, Canadá y México subían el lunes, con un avance de más del 0,7 por ciento en el índice referencial S&P 500 y del 0,4 por ciento en el S&P/TSX de la Bolsa de Toronto.

El dólar canadiense tocó un máximo de cuatro meses frente a su par estadounidense, mientras que el peso mexicano trepó hasta su cota más alta en casi dos meses en comparación con el billete verde antes de recortar algunas ganancias.

Trump dijo el lunes que el trato comercial con Canadá y México, que reemplaza al TLCAN, generará miles de empleos en Estados Unidos, y agregó que los dos socios llegaron a acuerdos sobre trabajo, propiedad intelectual y disposiciones medioambientales. “Estas medidas apoyarán muchos, cientos de miles, de empleos estadounidenses”, dijo en declaraciones en la Casa Blanca. Previamente, en su cuenta de Twitter, calificó el acuerdo como “maravilloso” e “histórico”.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, calificó el domingo el pacto como “un buen día para Canadá”, después de que los negociadores aceleraran sus trabajos de forma frenética antes del plazo de la medianoche impuesto por Estados Unidos. El pacto mantiene un mecanismo clave de resolución de disputas defendido por Canadá, incluso a pesar de que Ottawa aceptó abrir sus mercados de productos lácteos a agricultores estadounidenses.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, también celebró el pacto. “La modernización del acuerdo comercial entre México, Canadá y EU (Estados Unidos) concluye 13 meses de negociaciones y logra lo que nos propusimos al inicio: un acuerdo ganar-ganar-ganar”, dijo en su cuenta de Twitter.

El acuerdo preserva de forma efectiva el actual sector automotriz y protege bastante a Canadá y México ante la perspectiva de aranceles estadounidenses sobre sus vehículos, aunque hará más difícil a las automotrices globales fabricar autos a menos costo que en México.

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, dijo el lunes que el nuevo acuerdo comercial podría ser firmado por los líderes de los tres países cuando se reúnan en la cumbre del G-20 en Buenos Aires y que podría estar vigente en el segundo semestre de 2019.

Por su parte, el futuro canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo el lunes que el gobierno que asumirá el 1 de diciembre promoverá una nueva política industrial de cara a los retos que representan las reglas de origen en el marco de remozado TLCAN.

Aprobación del Congreso 

El representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo el lunes que creía que el nuevo pacto comercial con México y Canadá será aprobado en el Congreso con amplias mayorías debido a que contiene beneficios para todos.

Lighthizer, hablando a periodistas después de que el presidente Donald Trump realizó comentarios sobre el acuerdo en la Casa Blanca, afirmó que Estados Unidos estará dispuesto a discutir la disputa arancelaria con Canadá “después de algunos días para recuperar el aliento”.

Detalles del acuerdo

A continuación, algunos detalles del acuerdo, que cambiará su nombre desde TLCAN a Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por su sigla en inglés):

  • Lácteos

Canadá acordó proporcionar a los productores de leche estadounidenses acceso a aproximadamente el 3.5 por ciento de su mercado lácteo -de unos 16,000 millones de dólares anuales-, y, según fuentes canadienses, el gobierno de Justin Trudeau está dispuesto a ofrecer una compensación a sus productores afectados por el acuerdo.

Según el nuevo pacto, Canadá acordó eliminar sus categorías de leche Clase 6 y Clase 7 y los calendarios de precios asociados para leche descremada, proteínas de leche descremada y otros componentes y leche ultrafiltrada, dentro de los seis meses posteriores a la entrada en vigencia de la USMCA.

Los agricultores de Estados Unidos dijeron que esos calendarios fueron eliminados del mercado canadiense de productos lácteos.

El acuerdo aumentará el acceso de Estados Unidos al mercado lácteo de Canadá más allá de los niveles del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés), dijo un alto funcionario del administración de Donald Trump.

  • Resolución de controversias

El acuerdo preservará un mecanismo de solución de controversias comerciales que Canadá luchó arduamente por mantener para proteger su industria maderera y otros sectores de los aranceles antidumping de Estados Unidos.

Al parecer, no se han realizado cambios sustanciales en el mecanismo de solución de controversias comerciales del capítulo 19 ni en la solución de diferencias entre estados.

Sin embargo, el acuerdo limita la solución de disputas entre inversionistas y estados a los casos de tratamiento preferencial y ciertos sectores dominados por firmas estatales, como energía, telecomunicaciones e infraestructura.

Mantener el capítulo 19 no afectará el cumplimiento por parte de Washington de las leyes antidumping y antisubvención, dijo un funcionario estadounidense.

  • Carta Paralela de autos

Una carta paralela al acuerdo muestra que Trump conservó la capacidad de imponer aranceles mundiales del 25 por ciento a los autos, pero excluye a los vehículos de pasajeros, camionetas y autopartes de Canadá y México.

Si Trump impone tarifas automotrices bajo la “sección 232” por motivos de seguridad nacional, México y Canadá obtendrían cada año una cuota de vehículos de pasajeros libres de aranceles de 2.6 millones de vehículos exportados a Estados Unidos cada año, muy por encima de sus niveles actuales de exportación.

Las camionetas construidas en ambos países estarán exentas por completo.

Además, México obtendrá una cuota de autopartes de 108,000 millones de dólares anuales, mientras que Canadá obtendrá una cuota de partes de 32,400 millones de dólares anuales.

  • Reglas de origen para autos

El acuerdo establece un período de transición de cinco años después de que entre en vigencia para que el requisito de contenido de valor regional para autos aumente al 75 por ciento desde un 62.5 por ciento actual.

Para evitar aranceles, el nuevo texto requiere que el 40 por ciento del valor de los vehículos sea hecho en áreas de altos salarios que pagan 16 dólares la hora.

El pacto también requiere que los fabricantes de vehículos obtengan al menos el 70 por ciento de su acero y aluminio de los tres países.

  • Energía

Reflejando las preocupaciones del gobierno entrante de México, de que el acuerdo limitaría el control del país sobre sus recursos petroleros, el acuerdo establece que México tiene la propiedad directa, inalienable e imprescriptible de todos sus hidrocarburos en su subsuelo.

A pesar del lenguaje fuertemente redactado, el capítulo de energía no impide que las compañías petroleras extranjeras produzcan petróleo en México bajo una liberalización de la industria aprobada por el gobierno saliente.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios