Editor del Correo del Caroní fue condenado a penas que no existen en el Código Penal venezolano
Lo último

Editor del Correo del Caroní fue condenado a penas que no existen en el Código Penal venezolano

Correo-del-Caroní-1.png

Correo del Caroní 1

 

“Estamos ante un linchamiento judicial”, expresaron los abogados defensores del editor del Correo del Caroní, David Natera Febres, quien en marzo de este año fue condenado a cuatro años de prisión por los delitos de difamación e injuria, con las penas accesorias de inhabilitación política, vigilancia, presentación periódica, prohibición de salida del país y congelamiento de bienes.

Omar Estancio y Morris Sierraalta, abogados del editor, ofrecieron una rueda de prensa el lunes 25 de julio en el Colegio de Abogados de Caracas, a propósito de la publicación de la sentencia de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial del estado Bolívar del 15 de julio, la cual desestimó, uno a uno, todos los argumentos de la defensa.

“La sentencia condenatoria contra el abogado y editor, David Natera Febres, incurre en una serie de vicios que son expresión del trasfondo político del asunto. A Natera no se le castiga por difamar ni injuriar, sino por su condición de objetor”, expresaron.

 

cronologia-ipys

 

 

Los vicios de la condena

En Venezuela como en cualquier país del mundo, tanto los delitos como las penas deben estar expresamente previstas en la ley, no obstante, en el caso del editor del Correo del Caroní este principio universal no se cumple. “Ni en el Código Penal ni en ningún otro instrumento se contemplan como penas las medidas de prohibición de salida del país y de presentación periódica ante la autoridad. Tales medidas ni siquiera pueden ser impuestas provisionalmente en la fase de ejecución de este juicio”, explican los abogados.

Estas son las penas impuestas:

Cuatro años de prisión: por su edad -Natera Febres tiene 75 años-, la ley dispone en el artículo 48 del Código Penal, el arresto en lugar de la prisión.

Vigilancia e inhabilitación política: bajo la condición de arresto no pueden recaer sobre su persona estas penas, que solo afectan a penados de prisión, con lo cual se viola el artículo 89 de la Constitución y numerosos tratados internacionales.

Congelamiento de bienes: se trata de una medida cautelar que había sido previamente negada por un juez civil que conoce del reclamo de daños y perjuicios en su contra.

Multa y censura previa: el Correo del Caroní no puede volver a informar sobre un hecho de presunta corrupción de interés general, violando el artículo 57 de la Constitución; además tiene que pagar una multa que no tiene asidero en ninguna disposición legal nacional.

Imponer la censura como una pena carece de base legal y representa un caso inédito en la jurisprudencia venezolana. “El Correo del Caroní se dedicó a informar sobre hechos de corrupción que incluso fueron admitidos por uno de los acusados”, dice Estancio.

En efecto, el abogado se refiere a la condena del Ministerio Público al expresidente de la CVG Ferrominera Orinoco C.A., Radwan Sabbagh, luego de admitir su responsabilidad en el desvío de una partida presupuestaria de más de 295 millones de bolívares durante su gestión entre 2006 y 2013.

 

MP_Correo del Caroní

 

Sierraalta indicó que como próximo paso, el equipo de defensa presentará un recurso de casación.

 

 

“Una receta macabra”

David Natera, hijo del editor, afirmó que este proceso trasciende a su padre y está ligado con principios y valores que determinan si en un país hay democracia o no.

“Estamos hablando de un derecho humano fundamental como la libertad de expresión y de una serie de normativas constitucionales que han sido violadas. No se trata de Natera Febres sino de la vulneración de principios fundamentales”, acotó.

En su opinión, “este fallo representa una receta macabra para el resto del país porque se creó una fachada para reprimir a la prensa libre a través de demandas, que en apariencia son entre particulares, que buscan intimidar el ejercicio vibrante de la libertad de expresión y del derecho de la sociedad a estar informado”.

A pesar de lo difícil del momento, David Natera le agradece tres cosas a los corruptos: “Nos ayudan a identificar claramente quién es quién y a qué intereses responden; nos ayuda a identificar la estructura moral de quienes los acompañan; y tercero, nos estimulan a reafirmarnos en nuestros principios y valores para servir cada día mejor a nuestra audiencia. El Correo del Caroní no se rinde”.

No obstante, al ver a su padre enfrentar esta situación confiesa que lo más fácil sería rendirse, cerrar y decir basta. “Lo haría si no fuera una lucha por principios porque no hay ningún interés material. No tenemos papel ni anunciantes. En los medios hay una distorsión muy grande: los que están mejor son aquellos con menos restricciones morales. Nosotros tenemos una visión a futuro y esperamos que pronto haya una reivindicación de los principios”, dijo David Natera hijo.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios