Provea: Maduro banaliza “Comisión de la verdad” para aumentar impunidad en violaciones a los DD HH
Provea: Maduro banaliza «comisión de la verdad” para aumentar impunidad en violaciones a los DD HH

provea0912inf

El presidente Nicolás Maduro anunció al país la creación de una “comisión de la verdad” para la investigación de los delitos y violaciones a derechos humanos ocurridos el 11 de abril de 2002.

La comisión será instalada este martes 12 de abril y tendrá como objetivo la búsqueda de la paz y la justicia, la reparación de las víctimas «y la garantía de la no repetición de golpes de Estado, de guarimbas, de atentados». Estará presidida por el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz y, según el presidente, será «plural, diversa, equilibrada, justa y para todo el país».

Para el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea), con este anuncio el presidente Maduro «está banalizando y vaciando de contenido un mecanismo para alcanzar la justicia en todos y cada uno de los casos, y con ello ampliando la situación de impunidad que los ha caracterizado hasta el día de hoy».

Provea condenó el golpe de Estado en el 2002, solicitó medidas cautelares de protección en la fecha para altos funcionarios —incluido el presidente Chávez— y ha exigido desde entonces la investigación y sanción para todos los responsables de los muertos y heridos durante los hechos de violencia.

La organización considera que la decisión de crear una nueva “comisión de la verdad” incumple los estándares internacionales de derechos humanos que rigen en la materia, y que han sido aplicados en las experiencias latinoamericanas de creación de una Comisión de la verdad.

Asimismo, Provea lamenta «que la permanente interferencia del poder ejecutivo en el poder judicial, así como el intento de capitalizar políticamente la no resolución de los casos de delitos y violaciones de derechos humanos, sean parte de la situación de impunidad estructural que caracteriza el actual sistema de administración de justicia en el país, que desde el año 2002 ha mantenido sin sanción a los responsables de los delitos y violaciones de DDHH. La impunidad estructural genera condiciones para la repetición de faltas a los diferentes derechos, así como para el aumento de la situación de violencia e inseguridad ciudadana en Venezuela».

Con información de Provea.