¿Cómo quedó el Gobierno y la oposición después del inicio del diálogo? - Runrun
¿Cómo quedó el Gobierno y la oposición después del inicio del diálogo?
Incertidumbre, tropiezos, ventajismo. El primer capítulo de esta serie de reuniones estuvo plagado de dudas y críticas a ambos bandos. Dos expertos analizan en Runrun.es las intríngulis de lo ocurrido este domingo

 

@loremelendez

UNA ETIQUETA SE MANTUVO durante todo este domingo en el Top 10 venezolano de Twitter: #DiálogoSíGolpeNo. Con esta frase, los chavistas dejaban en claro que estaban a favor de la reunión que el Vaticano, Unasur y tres presidentes iberoamericanos habían dispuesto para este 30 de octubre con la intención de hacer que gobierno y oposición se sentaran a conversar y a dirimir sus diferencias en torno a la crisis que sacude al país. De la Mesa de la Unidad y su disposición de asistir se supo pasadas las 7 de la noche. La incertidumbre de lo que allí pasó se mantuvo hasta el final.

“Lo ocurrido el domingo es un paso de siete leguas, porque hasta ahora la propia MUD había descalificado la posibilidad del diálogo”, señaló el politólogo y profesor universitario Carlos Raúl Hernández. “Si esto se mantiene en el tiempo, sería un extraordinario éxito”, apuntó.

Las dudas de saber si los miembros de la Unidad estarían o no en la cita fijada para el domingo pueden tener varias lecturas. Para Hernández, el hecho de que entre sus dirigentes se hiciera una reunión de 7 horas para tomar una decisión sobre el asunto, significó un reflejo de las inseguridades que existen en la coalición, las cuales tienen su génesis en los encuentros fallidos anteriores al diálogo. Tal incertidumbre creó, según el politólogo, una “situación nefasta en la opinión pública”.

Lea también: Gobierno y oposición sostuvieron primer encuentro en pro del diálogo nacional

“La Unidad no estaba preparada para este escenario. Hay un miedo sobre la reacción que los venezolanos pueden tener contra ellos (los partidos opositores) por haber asistido (…) Pero más allá de la incertidumbre, se cometieron muchos errores de gran importancia en el mensaje que transmiten. Por ejemplo, nunca se prepararon para crear un entorno positivo por su visita, tampoco se acordó cómo se iban a sentar”, explicó el profesor universitario en alusión a la posición que tuvo el Nuncio Apostólico de Venezuela, Aldo Giordano, quien se ubicó del lado del chavismo.

Pero hay otros que creen que la tardanza era necesaria. Óscar Lucien, sociólogo, cineasta y coordinador de la Asociación Civil Ciudadanía Activa, indicó que la demora para tomar la decisión era “normal”.

“Estamos viviendo un momento de crisis y muchos estiman que la propuesta del diálogo no es sincera, sino para ganar tiempo. Sin embargo, en cualquier circunstancia, el diálogo es una plataforma que debe tomarse en cuenta”, agregó.

Los actores

mesa_dialogo1-01

Mientras que el gobierno estuvo representado por figuras de primera línea, como la canciller Delcy Rodríguez, el diputado Elías Jaua, el exembajador de Venezuela en la OEA, Roy Chaderton, y el alcalde de Libertador, Jorge Rodríguez; la oposición no envió a sus dirigentes más prominentes. En su lugar acudieron el alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, el subsecretario nacional de Acción Democrática, Luis Aquiles Moreno; el secretario general de la coalición, Jesús “Chúo” Torrealba, Timoteo Zambrano, dirigente de UNT y el gobernador del estado Lara, Henry Falcón.

“El gobierno opera como una mafia completa y tiene una sola línea para estos efectos. La oposición, en cambio, es compleja. Paralelamente, Maduro llegó ayer disfrazado de ovejita y hablando de amor, a pesar de que sigue el tema de la represión a nivel regional y los presos políticos”, dijo Lucien tras criticar que el mismo Presidente de la República sea quien haya encabezado la sesión.

Para Hernández, la MUD llevó con Falcón a una de sus personalidades más sobresalientes. Sin embargo, no se atrevió con el resto del equipo. Nuevamente, el especialista apeló a la inseguridad que tiene la oposición frente al diálogo para justificar tal elección.

Los retos
Lea también: Gobierno y MUD crean 4 mesas inmediatas de trabajo para dialogar

Lucien sentenció que la posición que debe asumir la MUD tiene que estar más enfocada en la exigencia de un cronograma electoral con el que se pueda lograr el cambio de gobierno. “Hay que exigir el respeto a la voluntad popular. Hay un montón de temas que tratar, pero este es el de fondo (…) Hay que ver cómo podemos hacer para restituir el revocatorio en un plazo perentorio. Todavía hay tiempo de hacerlo este año”, enfatizó.

En este sentido, para el sociólogo resultó preocupante que la próxima reunión de las comisiones se haya fijado para el 11 de noviembre. “Con esa fecha, ya estamos perdiendo la mitad del mes”, declaró. Recordó que, incluso para la propuesta de unas elecciones generales no se puede esperar tanto, lo mismo que las elecciones regionales que fueron pautadas para mediados de 2017.

Según Hernández, para las próximas citas, la MUD debe exigir unas condiciones mínimas de logística que muestren a ambos bandos en igualdad de condiciones y que vayan desde lo más básico, como pactar una etiqueta única para redes sociales que identifique a la reunión, hasta la distribución de los asientos. “Espero que se hayan buscado a un experto en el tema y que vean el ejemplo de lo ocurrido en Cuba, con la mediación que hizo la Iglesia entre el gobierno colombiano y las FARC”, aconsejó.

¿Quién ganó el primer round?
Lea también: Informe Otálvora: Maduro intenta usar al Papa para apaciguar oposición

Para Hernández, el ventajismo del gobierno le ha permitido tener una “victoria coyuntural”, basada en su disposición y seguridad ante el diálogo, la aparición del jefe de Estado en la reunión y la transmisión parcializada de la cita a través de VTV, donde sólo tuvieron cabida los argumentos del Ejecutivo.

Lucién acotó que todavía no se puede hablar de ganadores, pero adelantó que si con estas sesiones se logra modificar la agenda opositora parlamentaria y los actos de calle previstos para esta semana, Maduro y los suyos se anotarán un punto. Lo contrario sucedería si se liberan los presos políticos, se restituye la legitimidad y se levanta el fallo contra el referendo. Ahí, la MUD vencería.