Baltasar Garzón y Dominique de Villepin aparecen en liberación de un depósito venezolano de € 200 millones en Andorra
Baltasar Garzón y Dominique de Villepin aparecen en liberación de un depósito venezolano de € 200 millones en Andorra

DominiquedeVillepin

 

Grabaciones telefónicas de evidente alta profesionalidad, ponen de relieve la intervención de altas personalidades españolas y francesas en la liberación por parte de Banca Privada d´Andorra (BPA) de € 200 millones propiedad de un empresario “chavista” venezolano, según el programa matinal “Espejo Público” de la televisora privada “Antena 3”.

Según los conductores del programa, se trata de grabaciones secretas de la Guardia Civil española obtenidas durante la “Operación Clotilde”, puestas de conocimiento de las autoridades estadounidenses.

Las referencias que hace un mes hizo el Financial Crime Enforcement Network (FinCEN) a mafias rusas y chinas vinculadas con depósitos millonarios de venezolanos en BPA, calzan bien con la versión de “Espejo Público” de que cuando la Guardia Civil investigaba operaciones de la mafia rusa en Andorra, se encontró con conversaciones referidas al caso venezolano.

En la conversación sostenida entre Diego Salazar, presentado como “mano derecha” de un “magnate petrolero” y Pablo Laplana, funcionario de BPA, los interlocutores comprometen al ex juez estrella español Baltasar Garzón Real, contratado por BPA, y el ex primer ministro francés Dominique de Villepin, conocedor del idioma español por su crecimiento en Venezuela.

Según los conductores de “Espejo Público”, Salazar admitió la existencia de la conversación, calificándola de “normal entre abogados y clientes”. El contenido, sin embargo, es excepcional.

De acuerdo con Salazar, éste pagó a la policía US$ 80.000 para facilitar la liberación de los € 200 millones, pero a los 6 meses no hubo resultados y “los policías pidieron más”. En un momento de la conversación, se escucha decir que “la Fiscalía no es como en Alemania; es un ‘cogeculo’ (sic)”.

Laplana comentó a Salazar que las cosas se hacen en Andorra de otro modo y “los bancos tratan (las cosas) suavemente”, asegurándole que tanto la dirección general de BPA como sus dueños estaban haciendo lo necesario para desbloquear el depósito.

De la conversación Salazar-Laplana se desprende que aunque los papeles aparentes de Garzón eran contradictorios, en favor de la liberación y de la legalidad, estaban convenidos de antemano para justificar mejor la decisión final.

Las fuentes indican que, finalmente, el depósito fue desbloqueado.