OMS: Transmisión asintomática de Covid-19 no está documentada - Runrun
OMS: Transmisión asintomática de Covid-19 no está documentada
OMS reiteró su postura este 2 de abril, aunque el debate sigue abierto en la comunidad científica y gobiernos

 

Por @mrsyaky

En el informe técnico sobre Covid-19 publicado este 2 de abril de 2020, la OMS reiteró, a partir de las evidencias científicas acumuladas en los cuatro primeros meses del año, cuáles son las rutas de transmisión del nuevo coronavirus.

Por lo pronto, la OMS sigue afirmando que los datos de estudios epidemiológicos y virológicos publicados proporcionan evidencia de que Covid-19 se transmite principalmente desde personas sintomáticas a otras personas que están en contacto cercano con ellas a través de gotitas respiratorias, por contacto directo con personas infectadas, o por contacto con objetos y superficies contaminadas.

Un caso sintómatico se refiere a aquellas personas que han desarrollado signos y síntomas compatibles con la infección.

Datos de estudios clínicos y virológicos que han recogido muestras biológicas de pacientes confirmados han suministrado evidencia de que la eliminación del virus es más alta en el tracto respiratorio superior (nariz y garganta) y muy temprano en el curso de la enfermedad, es decir, 3 días desde el inicio de los síntomas.

“Los datos preliminares sugieren que las personas pueden ser más contagiosas en el momento del inicio de los síntomas que más adelante, cuando avanza la enfermedad”, se expresa en el documento.

Transmisión antes de comenzar los síntomas

El hecho de que la mayor parte de las transmisiones se presenten al inicio de la enfermedad no exime a quienes están incubando el virus de contagiar a otras personas.

Según la OMS, el período de incubación de Covid-19 (que es el tiempo entre la exposición al virus o infección al inicio de los síntomas) es, en promedio, de 5 a 6 días, pero puede ser de hasta 14 días.

Durante este período, también conocido como el período “presintomático”, algunas personas infectadas pueden ser contagiosas. Por lo tanto, la transmisión de un caso pre-sintomático puede ocurrir antes del inicio de los síntomas.

“En un pequeño número de informes de casos y estudios, la transmisión presintomática se ha documentado a través del contacto. Esto está respaldado por datos que sugieren que algunas personas pueden dar positivo para COVID-19 de 1 a 3 días antes de desarrollar síntomas. Por lo tanto, es posible que las personas infectadas con COVID-19 podrían transmitir el virus antes de que se desarrollen síntomas significativos”, indica la OMS.

Destacan un elemento muy importante: La transmisión presintomática también implica que el virus se propague a través de gotitas infecciosas o a través de tocar superficies contaminadas.

Un debate abierto

Aunque en investigaciones independientes en el mundo se sigue haciendo énfasis en el papel de los infectados con coronavirus que son asintomáticos en la masificación del virus, la OMS sigue siendo cautelosa respecto a esta ruta de contagio.

“Un caso asintomático confirmado por laboratorio es una persona infectada con COVID-19 que no desarrolla síntomas. La transmisión asintomática se refiere a la transmisión del virus de una persona que no desarrolla síntomas. Hay pocos informes de casos confirmados por laboratorio que sean verdaderamente asintomáticos, y hasta la fecha, no ha habido transmisión asintomática documentada. Esto no excluye la posibilidad de que pueda ocurrir”, advierten.

Al respecto, otros centros de salud e investigación del mundo tienen opiniones diversas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta publicaron un estudio en el que evaluaron a los pasajeros de tres cruceros que, en el lapso del último mes, registraron casos de coronavirus.

En el Diamond Princess, por ejemplo, hubo 17,9% pacientes de los contagiados con el nuevo coronavirus que nunca desarrollaron síntomas.

El director de los CDC, Robert Redfield, declaró el pasado 31 de marzo a una estación local que un número significativo de personas infectadas permanecen asintomáticas.

“Eso puede ser hasta un 25%. Eso es importante, porque ahora tienes individuos que pueden no tener ningún síntoma pero pueden contribuir a la transmisión, y hemos aprendido que, de hecho, sí contribuyen a la transmisión”, comentó, sin precisar de dónde proviene el porcentaje empleado en la declaración.

A juicio de Redfield, esto ayudaría a explicar lo rápido que este virus continúa propagándose por todo Estados Unidos: “Esto es porque tenemos transmisores asintomáticos y tenemos individuos que transmiten 48 horas antes de que se vuelvan sintomáticos”, sumó.

El experto también comentó que, en la actualidad, el nuevo coronavirus tiene la capacidad de transmitirse mucho más fácilmente que la gripe. “Probablemente, ahora sea aproximadamente tres veces más infeccioso que la gripe”.

Otros datos recientes que abonan a la duda sobre si la transmisión asintomática ha sido apropiadamente investigada surgen de Islandia.

En ese país, el sistema de salud realizó 4.197 pruebas en laboratorios, de las cuales 425 salieron positivas para coronavirus. Posteriormente, las autoridades se aliaron con deCode Genetics, empresa de biotecnología, en búsqueda de una detección ampliada.

En 8 días, la empresa analizó 5.571 pruebas y detectó 48 casos adicionales de Covid-19.

Hasta el 21 de marzo, ese país confirmaba un total de 473 infectados. De estos, la mitad era asintomática, según aseguró Thorolfur Guðnason, jefe de Epidemiología de Islandia, a Buzfeed News.

“Los primeros resultados de deCode Genetics indican que una baja proporción de la población general ha contraído el virus y que aproximadamente la mitad de los que dieron positivo no son sintomáticos”, dijo Guðnason. “La otra mitad muestra síntomas muy moderados similares al resfriado”.

China también reportó recientemente que ha detectado más de 1.500 infectados por el nuevo coronavirus que no presentaron síntomas.

El Comité Estatal de Higiene y Salud del país asiático advirtió que las personas con enfermedad asintomática “pueden infectar a ciudadanos sanos”.

Según la clasificación de ese país, las personas asintomáticas son quienes no tienen síntomas clínicos relevantes, como fiebre, tos, dolor de garganta y otros síntomas y signos autoperceptibles o clínicamente identificables.

A efectos científicos, dividen los casos de infección asintomática en dos grupos: Una en la que una persona infectada tiene una prueba de ácido nucleico positiva, y después de 14 días del período de incubación, no registra síntomas o signos que puedan percibirse o reconocerse clínicamente y siempre son asintomáticos.

En el otro grupo están quienes tuvieron una prueba de ácido positiva y que no manifestaban síntomas y signos autoperceptibles o clínicamente identificables de coronavirus al momento de tomada la muestra, pero luego tuvieron alguna manifestación clínica.
A estas se les conoce como personas en estado de “infección asintomática” en el período de incubación.

Y, aunque cada vez se pone más en duda la credibilidad de los datos oficiales de las autoridades chinas sobre el tema, sus reportes suman a otras evidencias que mantiene abierto el debate sobre la transmisión asintomática pero que, hasta el momento, la OMS no ha considerado sólidas.

Como ocurre en todo camino de comprensión de una enfermedad emergente, y también por la propia característica del conocimiento científico (es provisional y no se puede considerar como algo inmutable o inmodificable) es probable que en el futuro cercano nuevos estudios puedan modificar la comprensión actual sobre el tema de la transmisión asintomática y otros vinculados con la enfermedad pandémica.

En esta misma línea, la OMS dice que aún falta mucho por conocer: “A medida que el brote de COVID-19 continúa evolucionando, estamos aprendiendo más sobre este nuevo virus”, reflejan en el informe técnico del 2 de abril.

La mejor muestra de lo antes planteado es que la propia OMS aseguraba, en un tuit publicado el 14 de enero y basados en los reportes de China, que no había evidencia de transmisión entre humanos del nuevo coronavirus. Información que, con el avance de la evidencia científica, debió actualizar luego del 21 de enero, cuando China oficialmente al mundo que el virus sí se transmitía de persona a persona.