TSJ da luz verde a pago mil millonario a ruso muy cuestionado con la Misión Vivienda

MisiónVivienda

 

Leyendo el reportaje que aparece en www.KonZapata.com titulado “La justicia venezolana favorece a empresario ruso cercano a exalcalde de Moscú destituido por corrupción” me entero que en “sendas decisiones tomadas con apenas dos días de diferencia, el Tribunal Supremo de Justicia ordenó a una constructora y a una aseguradora pagarle más de 1.500 millones de bolívares a Vitaly Kryuchkov, director de la Fundación Rusa para la Construcción de Viviendas, “creada para ejecutar uno de los grandes proyectos de Hugo Chávez

Este Kryuchkov tiene vínculos con el exalcalde Moscú, Yuri Luzhkov, quien en 2010 fue destituido por presuntos hechos de corrupción por el entonces presidente del país y actual primer ministro Yuri Medvédev.

Cita el periodista Juan Francisco Alonso en la página original del artículo en el portal AlNavio.com https://alnavio.com/noticia/12193/actualidad/justicia-venezolana-favorece-a-empresario-ruso-cercano-a-exalcalde-de-moscu-destituido-por-corrupcion.html  que “debido al control de divisas desde 2013 y a la peculiaridad del sistema económico venezolano, el monto que podría recibir el cuestionado Kryuchkov oscilaría entre 130.000, 4,3 millones y 150 millones de dólares dependiendo de la conversión a la que se termine realizando la compensación, debido a los tres tipos de cambio vigentes en la actualidad”.

En su momento el embajador ruso en Caracas negaba los hechos. Igual lo han hecho sus sucesores quienes tienen piel extremadamente sensible cuando se refiere a cualquier denuncia que los incomode y cuya respuesta siempre ha sido denigrando de quien la hace antes de cerciorarse de la verdad de los hechos.

Una vez más se confirma la seriedad de nuestras fuentes informativas. Mientras, los socios de ambos países siguen aprovechando lo poco que queda del tesoro nacional.

LA MAFIA RUSA EN VENEZUELA:

El 24 de enero de 2013 di cuenta en mi columna del desastre y corrupción de la que la Fundación Rusa para la Construcción de Viviendas venía siendo acusada por decenas de trabajadores venezolanos de las empresas contratadas por ella para realizar las viviendas asignadas en Fuerte Tiuna y en el viejo aeropuerto de Cumaná para la Misión Vivienda. El 5 de diciembre del 2012 el ministerio de la Vivienda le había entregado BsF. 150 millones para cancelar esos pasivos laborales que luego el jefe ruso Vitaly Kryuchkov destinó al pago de proveedores y a sus propios gastos operativos.

(link: http://runrun.es/runrunes-de-bocaranda/runrunes/62149/runrunes-el-universal-24-01-2013.html )

VIVIENDAS

Leo en el acta firmada a mano el 5 de diciembre pasado por Vitaly Kryuchkov como presidente de la Fundación Rusa para Construcción de Viviendas “exhortada por la Vicepresidencia  de la República”  se comprometió a asumir el pago de las deudas laborales de las empresas contratistas a las que ellos no pagaron los pasivos laborales contemplados en la Ley del Trabajo venezolana.

Ese día el Ministerio de la Vivienda le entrega a los rusos BsF 150 Millones con ese fin. Ellos deciden que esos recursos serán destinados al pago de proveedores y a sus propios gastos operativos. En enero en la puerta de entrada al  6° Cuerpo de Ingeniería del Ejército apareció el aviso informándole a los interesados que “las empresas antes contratadas ya no laboran ni prestan ningún servicio para el Proyecto Ciudad Tiuna, el cual ha sido intervenido por el Ministerio del Poder Popular para el Habitat y Vivienda.” 

En las instalaciones del viejo aeropuerto de Cumaná le fue asignada a la FRCV  una desarrollo habitacional que ejecuta consorciada con empresas venezolanas.

El cuento es más o menos el mismo. La obra avanzó perfectamente hasta cuando decidieron intervenir de forma más activa y, como siempre, se les enredó el guaral. Las empresas contratistas contactadas tienen temor de que les pase lo mismo. Por ello han estado hablando con la Cámara de la Construcción. La cómica que puso el propio ministro de Vivienda dio pena ajena. Le pidieron los 150 millones de bolívares para pagar las liquidaciones de los obreros y una vez bajados los fondos le dijeron que ese dinero era para pagar los “gastos operativos” de la fundación. Testigos de este malandraje fueron  los representantes del sindicato UBT, un diputado de la Asamblea Nacional y representantes de las contratistas. Si los obreros no se lanzan a la calle a protestar estarían todavía esperando los churupos.  En este momento las obras no se han reiniciado y no parece que podrán hacerlo en los próximos días ya que con viveza decembrina rescindieron los contratos a sus contratistas principales y ahora se realizan auditorias técnicas para determinar los equipos que cada empresa posee en la obra así como la evaluación minuciosa de la obra ejecutada para formalizar el cierre de los contratos.

¿Habrá algún doliente de los dineros venezolanos que se atreva a iniciar una averiguación?

Ampliando el tema, más allá del caso ruso, hay que decir con propiedad que no ha habido nunca una mayor estafa que la Misión Vivienda. Desde edificios donde hay pranes que tienen pisos reservados hasta un ministerio incapaz de hacer seguimiento a las obras y mucho menos para detener el enorme desfalco que han hecho los “amigos foráneos del régimen”.

Los cuentos en Ciudad Tiuna pican y se extienden, al punto que existe un toque de queda decretado por los pranes de los edificios 18 y 34. Luego de las 4 de la tarde la cosa se convierte en tierra de nadie. Es insólito como dentro de una zona militar, donde a usted y a mí nos piden toda clase de documentos, los malandros viven a su antojo. Lo cuentan las posibles familias a las que les asignan y luego les quitan -ante la emergencia de otros damnificados- los apartamentos asignados. Los edificios, de 16 pisos, fueron entregados sin servicio de agua corriente y sin ascensores. La gente baja con sus tobitos a recoger el agua y luego para arriba otra vez. Igual que los denunciados en La Florida y La Libertador. ¿Solo para los votos del 7/O?…

Escribo luego, el 8 de agosto de 2013, que el ingeniero Kryuchkov y el cubano Ricardo Rodríguez achacan la responsabilidad a las empresas constructoras cuando aparecen las denuncias de la paralización del 75% de las obras en Fuerte Tiuna y el vocero de la Unión Bolivariana de Trabajadores/UBT alertaba sobre la necesidad de demoler algunos edificios pues las placas de concreto no se dejaron secar el tiempo necesario.

(Link: http://runrun.es/runrunes-de-bocaranda/runrunes/78036/runrunes-el-universal-08-08-2013.html )

MEDIO

Como he venido denunciando desde hace años el desastre en la construcción de viviendas en lo que antes se llamaba el área militar de Conejo Blanco publiqué en www.runrun.es la semana pasada un recuento de lo que hasta me costó una respuesta oficial de la embajada rusa en Caracas desmintiendo la realidad.

El pasado jueves en este diario el colega Jorge Hernández señalaba que la paralización de las obras en Fuerte Tiuna alcanza un 75% y un vocero de la Unión Bolivariana de Trabajadores (UBT) alertaba de la necesidad de demoler algunos edificios pues las placas de concreto no se dejaron secar el tiempo necesario. Consulté al ingeniero que conoce a fondo el drama ruso en Fuerte Tiuna. Su respuesta fue acertada y oportuna y despeja dudas sobre los temas planteados. Los puntos claves de la denuncia serían estos:

“1.- No es cierto que hayan edificios que deban ser demolidos. La información exacta es que el concreto en algunos elementos estructurales (losas, vigas y columnas) de ciertos edificios, no dio la resistencia mínima exigida por el proyecto y deberán ser demolidos. Esto ocurrió el año pasado. El concreto provino de una planta concretera propiedad de un general que tenía contratado parte del suministro del material que debía colocarse en la obra. Ciertamente algunas estructuras deberán ser reforzadas pero no implica su demolición total.

2.- Este gobierno, que se jacta de defender los derechos de los trabajadores, ha permitido que la FRCV contrate mano de obra a destajo para reducir costos, por eso los trabajadores no reciben los beneficios de ley. Imagínate que la empresa china que ejecuta las labores en Fuerte Tiuna no ha contratado ni a un solo obrero venezolano ya que trajeron todo su personal de China. Un socialismo bien raro el nuestro, ¿verdad?.

3.- Los conflictos a los que se refiere, mayo del año pasado, fueron generados por los propios trabajadores que exigían el cumplimiento inmediato de la ley del trabajo que entró en vigencia ese año pero que permitía hasta mayo de este año para su total entrada en vigencia. Las paralizaciones se hicieron cotidianas y el caos fue aprovechado por la FRCV para  quedarse con el negocio. Al Ing. Sergei Semin, de la FRCV, le pareció que, en un país donde no existe la legalidad y con todo el poder político de su lado, sería muy fácil hacer negocios, es por eso que resuelve rescindir los contratos de Maquivial C.A y Tresinca. Lo que pasó es que son tan ineficientes que no pudieron hacer nada. De hecho el avance de la obra desde que se generaron estos conflictos hasta esta fecha es casi nulo.

4.- A la fecha de hoy y amparada en el decreto de emergencia donde se prioriza la construcción de viviendas para refugiados y damnificados, la FRCV  ha prácticamente confiscado los equipos y maquinarias de las empresas Maquivial C.A. y Tresinca ya que se han servido de estos sin pagar nada. ‘Como te dije antes, el negocio es redondo, utilizan equipos ajenos que no pagan y también reducen los costos de mano de obra desmejorando a los trabajadores’.

5.-La noticia dice: las empresas ‘no poseían liquidez’, y ¿cómo la iban a tener si la FRCV jamás cumplió con las cláusulas contractuales que reconocían los mayores costos de la obra? En toda Caracas existen proveedores que suministraron materiales o arrendaron equipos y a quienes la FRCV  no les ha pagado.

6.- Este gobierno es tan cómplice que a nadie del Ministerio de la Vivienda se le ha ocurrido hacer una auditoría  que permita establecer cual ha sido el uso de los fondos que la Nación ha erogado en este proyecto”.

Ayer declaraban los ingenieros Vitaly Kryuchkov, ruso, y Ricardo Rodríguez, cubano, trasladando la responsabilidad a quienes construyeron, cuando debe estar en quienes suministraron el concreto defectuoso. Es falso que haya sido por eso que retiraron a las empresas, Tresinca y Maquivial,C.A,y al personal obrero. De hecho, las fallas estructurales fueron detectadas, por las propias empresas, entre Junio y Julio 2012 y los contratos fueron rescindidos, el de Maquivial en diciembre pasado y el de Tresinca en febrero. Es irresponsable responsabilizar al personal obrero por fallas de un material que suministró la propia FRCV, mas en una obra cuya inspección técnica esta a cargo de PDVSA. En mayo y junio 2012 recuerdan al ruso, megáfono en mano vociferando: “Abajo Maquivial”.

Aquí denunciamos que los rusos asumieron el pago de los pasivos laborales porque la Vicepresidencia de la República les bajó los recursos, dos veces -los primeros 200 millones fueron utilizados para cubrir los gastos operativos de la FRCV- para que pagaran las liquidaciones de los trabajadores. En la prensa de la época (diciembre 2012) aparecen las protestas de los trabajadores. Es falso, por lo tanto, que la FRCV haya erogado dinero de su bolsillo para pagar a los trabajadores. Existe un acta y Kryuchkov lo sabe.

Sin embargo hay unas frases del ruso que corroboran lo que aquí escribimos los días 6, 13 y 27 de noviembre de 2012. Textualmente: Kryuchkov reconoció que en el país no hay suficientes materiales de construcción. “El cemento y el anime escasean. Los errores en los siete edificios de Ciudad Tiuna son del 1% en cada uno. Son 11.500 m3 de concreto en un edificio y determinamos, con estudios de la UCV, que debían cambiarse 120 m3 de concreto por edificación”.

Otra es dramática al referirse a los problemas de seguridad: “Robos diarios de materiales hacen los nuevos vecinos. Tienen armas, someten y amarran a los vigilantes y con sus propios carros se llevan lo que quieren”, asegura Vitaly Kryuchkov. A confesión de parte…

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas