Los vínculos de Óscar Pérez con la masonería

oscarperez

A pocos días del 15 de enero, cuando se llevó a cabo el operativo en el cual murió el exinspector del Cicpc Óscar Pérez, muchos han sido los detalles de su vida privada que han salido a la luz. Ahora se conoció que el también piloto un iniciado en la masonería, condición que ha puesto a la corriente en el ojo de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

La masonería es una corriente filosófica, simbólica y humanística de carácter mundial, cuyos lineamientos se rigen por los principios de libertad, fraternidad e igualdad, y se proclama desmarcada por completo de cualquier tipo de religión o creencia política.

Se puede decir que es la organización fraternal más antigua del mundo, que condena de manera categórica “la tiranía, el odio y la traición”. Se consideran una sociedad discreta más no secreta como lo fueron en sus inicios, por la ola de persecuciones que se desató contra de los integrantes de esta orden.

Se sabe que la participación de cualquier ciudadano dentro de esta corriente filosófica se hace bajo una exhaustiva investigación sobre su conducta y antecedentes penales, pues de acuerdo a la información suministrada por un integrante de la orden en Venezuela, los masones son personas con “una conducta intachable”.

Durante la historia de la humanidad muchos han sido los hombres destacados que han formado parte de esta orden, entre los cuales se pueden nombrar Simón Bolívar, George Washington, Francisco de Miranda, Andrés Bello, Andrés Eloy Blanco y Nelson Mandela, entre muchos otros.

Es más, un integrante de la Gran Logia de Caracas que prefirió mantenerse en el anonimato, asegura que hasta el fallecido presidente Hugo Chávez quiso formar parte de la masonería venezolana y aunque realizó varios intentos, nunca logró ingresar en la fraternidad a cual perteneció su modelo a seguir: Simón Bolívar.

Muchos han sido los rumores sobre una posible expulsión de Óscar Pérez de la corriente filosófica en la cual había sido admitido hace algún tiempo y en la cual estaba en condición de aprendiz, el primero de una serie de 33 grados (escalones) que deben transitar a lo largo de su vida quienes se unen a esta corriente filosófica. Sin embargo, fuentes cercanas a la masonería caraqueña desmienten el comentario, y aseguran que el exinspector era apenas un aprendiz de la orden.

Las comunidades masónicas de Paraguay y Ecuador se han pronunciado ante los hechos ocurridos el pasado 15 de enero, donde murieron al menos nueve personas, entre ellos José Díaz Pimentel, otro miembro del grupo encabezado por Pérez y que al igual que éste compartía los ideales de una corriente cuya histórica credibilidad es hoy puesta en duda por el gobierno por el posible apoyo brindado por algunos de sus miembros al exinspector disidente.

“La Gran Logia Simbólica del Paraguay expresa su profundo dolor ante el cruel y cobarde asesinato de los Queridos Hermanos Óscar Alberto Pérez y José Alejandro Díaz, miembros de la Gran Logia de la República de Venezuela, por parte de la tiranía al mando del dictador Nicolás Maduro”, expresó un miembro masón paraguayo.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas