Las noticias petroleras más importantes de hoy #5Dic

Petroleras-

Fitch rebaja calificación de Citgo a “CCC”

Fitch rebajó el lunes a “CCC” la calificación de Citgo, filial venezolana de refinación en Estados Unidos, en medio de un riesgo creciente de refinanciamiento y los problemas de deuda de Venezuela, dijo IFR, un servicio de información financiera de Thomson Reuters.

Fitch es la segunda agencia que hunde la calificación de Citgo a territorio basura en un mes luego de una moratoria de la deuda de Venezuela y su petrolera estatal PDVSA, matriz de Citgo.

Analistas de Fitch dijeron que están preocupados por la capacidad de Citgo Holding para refinanciar un préstamo a plazos que expira en mayo del 2018 y por los “efectos de contagio” de PDVSA.

Tras descontar el efectivo disponible, Citgo Holding necesita refinanciar unos 338 millones de dólares del saldo de 611 millones de dólares del préstamo que estaba pendiente de pago a fines del tercer trimestre, según cálculos de Fitch.

“La opción más realista para la refinanciación es una extensión, en lugar de una refinanciación integral de toda la deuda de Citgo”, escribieron analistas de Fitch.

PDVSA ofreció acciones de Citgo Holding como garantía para los nuevos bonos con vencimiento 2020 que ofreció el año pasado a cambio de deuda que estaba a punto de expirar. (La Patilla)

Pdvsa mostró potenciales tecnológicos en FIC TEC

Petróleos de Venezuela (Pdvsa) mostró sus potencialidades y nuevos proyectos en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología 2017 (Fictec) Jacinto Convit que se desarrolló en el Poliedro de Caracas.

En el evento, organizado por el Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, hubo más de 260 estands de instituciones del Gobierno Bolivariano, empresas públicas y privadas, en esta jornada que promueve las formas de innovación de las venezolanas y los venezolanos.

La estatal petrolera mostró a los visitantes de la FIC TEC las tecnologías que se desarrollan en Pdvsa Intevep, entre las que destaca HDH Plus, Orimatita, Intemul y Ripemac, todas amigables con el medio ambiente, refirió una nota de prensa de la industria estatal.

HDH Plus es la tecnología bandera de Intevep, que permite el mejoramiento de crudos pesados y extrapesados provenientes de la Faja Petrolífera del Orinoco, y la Orimatita, un densificante para fluidos de perforación que usa el mineral de hierro como materia prima para sustituir tecnologías foráneas.

Intemul y Ripemac, invenciones venezolanas que mejoran el desempeño y la calidad del pavimentado con asfalto, generan ahorros a la nación.

Los técnicos de Pdvsa mostraron a los visitantes el proceso de fabricación de los aceites minerales blancos que se utilizan en la industria farmacéutica, alimenticia y cosmética, y que fabrica la estatal en el Complejo de Lubricantes y Químicos Vassa.

También se presentaron los avances de los injertos socialistas, propuesta de la clase obrera para impulsar la capacidad de producción y desarrollo de cada área de la industria para disminuir la importación de productos.

La filial Pdvsa Industrial expuso los equipos de generación de energía alternativa ensamblados en el país; así como el desarrollo de software y soluciones informáticas como Scada, sistema que permite recoger la información en campo de los procesos operacionales de la industria.

Golpe de timón

En otra gacetilla, la industria informó que el ministro del Poder Popular de Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Manuel Quevedo, realizó una inspección en el Centro de Refinación Paraguaná (CRP), en el estado Falcón, en cumplimiento de las instrucciones del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, para la recuperación de la producción en todas las áreas operativas.

Durante su visita, Quevedo estuvo acompañado por el vicepresidente de refinación, Guillermo Blanco, y el gerente general del CRP, Iván Hernández, figura relevante en el rescate del centro refinador durante el sabotaje petrolero del año 2002.

Asimismo, el presidente de Pdvsa tuvo la oportunidad de conversar y escuchar propuestas de los trabajadores del CRP, quienes le ratificaron el compromiso con el plan de reestructuración de la corporación y de golpe de timón en la industria petrolera, así como el incremento de la productividad del centro refinador.

Estas actividades van de la mano con los objetivos indicados por el presidente Maduro, quien pidió al ministro y presidente de Pdvsa ir a todas las áreas operativas a verificar el funcionamiento y el avance de los procesos necesarios para lograr aumentar la producción en toda la cadena de valor de la industria. (Correo del Orinoco)

Quevedo: PDVSA incrementará producción respetando recorte OPEP

Durante una reunión en PDVSA La Campiña, entre el ministro del Petróleo de Venezuela y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Manuel Quevedo, y el Presidente Honorario de la corporación, Alí Rodríguez Araque, ambos coincidieron en la necesidad de impulsar la producción de la empresa, con miras a contribuir a la  recuperación de la economía nacional.

Cabe destacar que Quevedo, enfatizó que al incrementar la producción de PDVSA se hará sin violar los acuerdos establecidos por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) porque “garantizar la estabilidad” de los precios del crudo, es decir que Venezuela solo podrá producir un máximo de 1 millón 972.000 barriles al día, según el techo  fijada por la OPEP para este país.

Si aterrizamos estas cifras en el contexto venezolano se evidencia que el aumento de producción al que apunta Venezuela sería entonces de 17.000 barriles diarios porque de acuerdo a cifras oficiales reportadas a la OPEP durante el mes de octubre de 2017 Venezuela tuvo un volumen de producción de 1 millón 955.000 barriles diarios, lo que implica 130.000 barriles diarios menos que en el mes anterior y 361.000 barriles diarios menos que en octubre 2016.

Al rescate de la industria petrolera

El ministro del Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela PDVSA informó  al presidente Nicolás Maduro las acciones que ha tomado para lograr lo que han llamado el Golpe de Timón en Petróleos de Venezuela que no es otra cosa que la restructuración de la estatal petrolera venezolana.

En primer lugar se está realizando la revisión del entramado jurídico y comercial que tiene la industria a través de 262 empresas. Ello implica que “todos los contratos de bienes y servicios que mantienen actualmente contratistas con las distintas estructuras de la PDVSA, pasarán a un proceso de verificación y confirmación a cargo del Vicepresidente Ejecutivo de la Corporación, Ysmel Serrano, y del vicepresidente de Finanzas, Simón Zerpa… “no habrán más contratos validados por Juntas Directiva con el fin de saquear, como lo han hecho en algunas instancias la industria petrolera que es del pueblo”, afirmó el ministro.

Segundo, se revisarán los cargos principales dentro de la estructura básica de la estatal petrolera, con el objetivo de garantizar la rendición de resultados.

Tercero, se visitó al Centro de Refinación Paraguaná (CRP), en el estado Falcón, para tomar medidas que descarten algún intento de sabotaje en los procesos de mantenimiento e inversión necesaria.

Cuarto,  se activó una Sala Situacional que permitirá un monitoreo en tiempo real de los niveles de producción, distribución en el mercado interno y el sistema de refinación nacional, entre otros aspectos. Destaca la nota de prensa que esta sala trabajará en alianza con un equipo de auditoría que permanente contrastará los datos suministrados a fin de verificar que cada dato que se presente corresponda a balances reales. (Petroguía)

Pdvsa: Un descalabro al servicio de la Revolución

La caída productiva, los apuros financieros y la corrupción en la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) han vuelto al primer plano con las detenciones de altos cargos de la compañía vinculados a quien fuera su todopoderoso presidente durante una década, “el zar del petróleo” Rafael Ramírez.

EFE

El 30 de noviembre, después de que el jefe de Estado, Nicolás Maduro, anunciara “una limpieza general” para acabar con las “mafias” y las “sanguijuelas” a las que culpaba de todos los males que aquejan a PDVSA, los expresidentes de la petrolera Eulogio del Pino y Nelson Martínez eran detenidos con fanfarria por hechos de corrupción.

Los arrestos de estos ejecutivos -ejecutados de madrugada por agentes enmascarados con armas largas y grabados por cámaras de la televisión pública- llegan tras las detenciones de seis directivos de Citgo, con sede en EE.UU. y que es la principal filial de PDVSA, y elevaban a más de 60 los detenidos en la petrolera desde agosto.

La consumación, con el arresto de los expresidentes, de esta “limpieza en PDVSA” es vista por muchos como una purga que podría culminar con la destitución y una orden de arresto contra Ramírez, que ahora es representante de Venezuela ante la ONU, y se produce con el nuevo jefe de la petrolera al mando, el general Manuel Quevedo.

Exministro de vivienda y responsable en la capital de la contención de las protestas de 2014 contra el Gobierno, Quevedo no tiene ninguna experiencia en el sector energético y es el primer militar en dirigir la principal empresa del país, que genera con sus exportaciones el 95 % de los dólares que ingresa el Estado.

La designación de Quevedo traía un mensaje de contundencia contra la corrupción, pero su falta de conocimiento de la industria hace temer un mayor deterioro en la ya maltrecha PDVSA.

En octubre de este año, y según datos de la OPEP, la petrolera bajó por primera vez en 28 años del umbral de los 2 millones de barriles de producción diarios en una empresa que se endeudó masivamente para aumentarla a 6 millones de barriles diarios.

Del pago de esta deuda -contraída casi en su totalidad bajo el mando de Rafael Ramírez y con su protector Hugo Chávez en el Gobierno- proviene otro de los graves problemas de PDVSA.

Debido a los retrasos en los pagos, la petrolera ha sido declarada en “default” por varias entidades financieras internacionales, lo que podría desatar un proceso judicial en su contra que la condenaría a la pérdida de Citgo en favor de sus acreedores y al embargo de sus bienes en el extranjero.

Pese a que, desde que tomara posesión la mayoría opositora, la Cámara ha denunciado repetidamente la gestión de Ramírez, para el antichavismo su aparente caída en desgracia no está motivada por el despilfarro en PDVSA, sino por las críticas que éste ha venido vertiendo contra la rigidez de las políticas económicas de Maduro.

Prueba de ello sería la inacción del Gobierno ante las denuncias de corrupción en PDVSA formuladas por una investigación parlamentaria el año pasado, que además fue anulada por el Tribunal Supremo.

Durante su mandato, Ramírez declaró PDVSA “roja rojita”, el color de la revolución, brindó el “cien por ciento” del apoyo de la empresa a Chávez y la rescató, en palabras de Maduro, “de las garras de la meritocracia” que según el discurso oficial del chavismo cerraba las puertas de la primera empresa del país al pueblo.

Desde que asumiera el cargo en 2004 -tras el paro petrolero con que directivos y profesionales trataron de impedir la politización de la compañía que abiertamente promulgaba Chávez-, PDVSA triplicó el número de unos empleados a quienes ahora se exigía lealtad ideológica, al tiempo que endeudaba la empresa y la producción se estancaba.

Mientras algunos de sus antiguos aliados esperan novedades entre rejas y se suceden los ataques en su contra de figuras cercanas a un Maduro que le ha lanzado varias amenazas veladas, Ramírez reivindica con fotografías y vídeos de discursos de Chávez la confianza que el “comandante supremo” depositó en él hasta el final de sus días.

Pero el cerco contra “el zar” no deja de estrecharse.

Entre rumores sobre su destitución como representante de Venezuela en la ONU las autoridades chavistas detuvieron el viernes por blanqueo de dinero a un familiar de Ramírez, para quien volver a su país no parece una opción. (La Patilla)

Rafael Ramírez habría renunciado a su cargo como embajador ante la ONU

De acuerdo con el director de lapatilla,  Alberto Federico Ravell, el embajador de Venezuela en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, habría renunciado a su cargo la mañana de este lunes. Así lo aseguró en su cuenta de Twitter.

Nicolás Maduro, habría destituido a Ramírez de su cargo, debido a los fuertes descubrimientos de casos de corrupción en Pdvsa; donde otrora fue presidente durante el mandato del fallecido presidente Chávez.

Sin embargo, dicha destitución no se hizo oficial, y el mismo Ramírez la habría negado.

No obstante, el embajador en la ONU eliminó de su perfil verificado en Twitter, el enlace a la página web de la misión venezolana en la Organización, según resaltó el periodista Stephen Gibbs. (La Patilla)

El Poder de los primos de Rafael Ramírez y Nicolás “se entero muy tarde”

El caso de las travesuras corruptas de Rafael Ramírez es de vieja data, incluso en tiempos de Chávez. Insisto en preguntar ¿Por qué tardaron tanto en averiguarlo? Por ello creo que además de un mecanismo de distracción, se trata de una “vendetta” con miras a las elecciones del 2018.

El portal digital Cuentas Claras, explica muy bien, el “misterio de los seguros de PDVSA”: “Una red de 30 personas y 40 empresas conforman el entramado que utilizó Rafael Ramírez Carreño, presidente de PDVSA durante diez años, para lavar más de dos mil millones de dólares en Banca Privada de Andorra (BPA). Entre los miembros de la red que funcionó entre 2006 y 2012, destacan sus primos Diego Salazar Carreño, Luis Mariano Rodríguez Cabello, José Enrique Luongo Rotundo y el asegurador Omar Farías Luces. La información se desprende de la Rogatoria que las autoridades judiciales de Andorra enviaron a la Fiscalía General de Venezuela…A través del documento oficial número 4103434 del año 2012, la Batllia D´Andorra solicita información al Ministerio Público venezolano sobre un grupo de personas y empresas bajo investigación en el Principado europeo por el delito de lavado de dinero y valores.

El poder de los primos

Los investigadores andorranos desconfían de las empresas de Diego Salazar, utilizadas para movilizar cientos de millones de dólares en BPA, a las que califican de “sociedades pantalla”. Registradas en varios paraísos fiscales, en especial en Panamá a través del bufete Alemán Cordero Galindo & Lee, la mayoría aparece a nombre de Luis Mariano Rodríguez Cabello y José Enrique Luongo Rotundo, primos de Ramírez, siendo el beneficiario final de todas ellas Diego Salazar Carreño, también primo de Rafael Ramírez Carreño. Desde las cuentas de los primos de Ramírez se realizaron numerosas operaciones entre personas naturales y jurídicas dentro y fuera de BPA, poniendo en evidencia decenas de transferencias con escasa o ninguna justificación a una serie de directivos de Pdvsa. Sin embargo, más numerosos aún resultan los pagos realizados desde cuentas de contratistas de Pdvsa a las cuentas de los primos. Un ejemplo de este tipo de operaciones es la efectuada desde una cuenta corporativa de Omar Farías, asegurador de Pdvsa, a la empresa registrada en Panamá Antigua Omega Inc. propiedad de José Enrique Luongo Rotundo y cuyo apoderado es Luis Mariano Rodríguez. La cuenta número AD 28 0006 0008 2312 0034 8856 de Antigua Omega en BPA tenía un saldo de casi 218 millones de dólares en 2012 cuando las autoridades andorranas iniciaron la investigación que condujo a la Rogatoria. La suma provino de dos traspasos internos, uno por 177 millones de dólares por medio de 6 transferencias ordenadas desde un depósito abierto en BPA titularidad de la contratista de PDVSA Compañía General de Combustibles CGC SA, una de las principales petroleras argentinas y otro por 14 millones de dólares de una cuenta de la compañía ISB Sociedad CS, SA de Omar Farías Luces, asegurador de PDVSA y de otros cuatrocientos organismos públicos venezolanos entre ministerios, institutos, gobernaciones y alcaldías. Esta es solo una de las decenas de transferencias que el controversial asegurador Omar Farías realizó a las cuentas de los primos y testaferros de Rafael Ramírez, incluyendo a Diego Salazar con el que dijo “no tener ningún tipo de negocio” en una entrevista al diario español El Mundo realizada a raíz del escándalo de las cuentas de venezolanos en BPA. Omar Farías es uno de los principales responsables de la crisis financiera de 2009 en la cual decenas de socios y directivos de bancos, casas de bolsa y aseguradoras actuaron como una red para defraudar a la nación. Seguros Premier, propiedad de Farías, fue intervenida y acusada de ser parte de la plataforma financiera usada para actividades ilícitas. Sin embargo, el escándalo no impidió que Farías – protegido desde los más altos niveles del poder – siguiera siendo uno de los principales aseguradores de entidades del régimen, incluyendo PDVSA. Un reportaje publicado inicialmente en El Nuevo Herald reveló que los contratos de cobertura de Seguros Constitución con la petrolera, que abarcaban las pólizas patrimoniales de cobertura nacional e internacional, tenían sobreprecios que superaban los 100 millones de dólares anuales. Farías trató de incursionar en el negocio de los seguros en otros países pero no fue tan exitoso. Tanto en España como en Panamá y Ecuador, las autoridades financieras tomaron acciones legales contra sus empresas por operaciones sospechosas de lavado de dinero. Los seguros de PDVSA el gran negocio de Salazar, Farías y Víctor Vargas A raíz de la explosión de Amuay, una de las mayores tragedias de la industria petrolera a nivel mundial, la opinión pública conoció un poco más acerca de los oscuros y fraudulentos negociados con los seguros y reaseguros de PDVSA en manos de Diego Salazar, Omar Farías y Víctor Vargas Irausquín. Uno de los receptores de las millonarias transferencias de Omar Farías dentro de BPA, José Enrique Luongo Rotundo, primo de Rafael Ramírez y de Diego Salazar, también es familiar de Jesús Enrique Luongo Demari, actual vicepresidente de Refinación, Comercio y Suministro de PDVSA, quien era el gerente del Centro de Refinación Paraguaná en 2012, momento de la explosión de Amuay en la que perdieron la vida 42 personas, 5 permanecen desaparecidas y más de 150 resultaron seriamente lesionadas. Desde un primer momento, Luongo Demaria descartó que el siniestro se debiera a falta de mantenimiento. A pocas horas de la explosión, con los tanques aun ardiendo y sin conocer el número de víctimas ni los daños finales, declaró a Venezolana de TV  acompañado de Elías Jaua, Vicepresidente de la República para el momento, desestimando las denuncias de falta de mantenimiento en lo que calificó como “una matriz de opinión” sin fundamento y avalando la labor preventiva de “la nueva PDVSA”. Sus declaraciones fueron fundamentales para sustentar la opinión de Rafael Ramírez, que atribuyó la tragedia a un sabotaje de sectores de la oposición, con lo cual quedaba justificado que las compañías de seguros no pagaran a PDVSA. Sin embargo, la realidad parece haber sido otra. Según expertos del sector asegurador internacional, el costo del programa de seguros de PDVSA se había triplicado desde 2000 a 2008. Diego Salazar y otros allegados y familiares de Rafael Ramírez –como su cuñado Baldo Sansó, George Kabboul, Antonio Simancas, Héctor Gamboa y Eudomario Carruyo – otro cliente de BPA y protagonista de Los Papeles de Panamá  – montaron un entramado de corrupción con base en el pago de primas de los seguros que le habría reportado millonarias comisiones al grupo y perjudicado seriamente los intereses de la petrolera. En el libro El Gran Saqueo de Tablante y Tarre, se señala que entre las irregularidades detectadas con el caso Amuay figura el hecho de que PDVSA no había contratado cobertura por concepto de lucro cesante o interrupción del negocio, de manera que la pérdida por este concepto, que fue de 1.200 millones de dólares, tuvo que ser asumida por PDV Insurance Company, es decir, la propia petrolera. Al día de hoy se desconoce si La Occidental de Seguros de Víctor Vargas cubrió las pérdidas relativas al patrimonio como tampoco se ha tenido acceso al informe final del siniestro, tanto de PDVSA como del Ministerio Público. Ramírez anunció el 25 de agosto de 2013 que “cuando la Fiscalía autorice publicaremos el informe sobre el sabotaje en Amuay”.  Tres años después, ni PDVSA ni el MP han publicado absolutamente nada sobre el tema. Esta situación privó a la petrolera de los recursos necesarios para recuperar la planta. Expertos señalan que debido a ello Amuay está produciendo solo la mitad de su capacidad diaria. El Ministerio Público “investiga” el caso BPA desde hace cuatro años. La Rogatoria dirigida por las autoridades de Andorra al Ministerio Público venezolano aspiraba a aclarar las decenas de operaciones en su mayoría “muy genéricas y sin soporte documental suficiente dada la importancia del volumen económico” realizadas por la red de los primos de Rafael Ramírez en Banca Privada de Andorra. Hasta la fecha, se desconoce si la Fiscalía General respondió la solicitud. Ante un requerimiento similar realizado en marzo por la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional que investiga a Ramírez,  el Ministerio Público, a través de la directora Contra la Corrupción Paula Ziri Castro, negó suministrar información aduciendo que luego de cuatro años, “el proceso actualmente se encuentra en fase de investigación”. (Periodista Digital)

Purga chavista en PDVSA obedecería a pedido de empresarios rusos y chinos

De repente Nicolás Maduro se ha dado cuenta de que la estatal petrolera PDVSA viene fallando por problemas internos —y no por una guerra económica—.

No obstante, en la más reciente purga (Eulogio del Pino y Nelson Martínez fueron detenidos y se habla de otras persecuciones) podría obedecer a simplemente una orden proveniente de la potencia extranjera aliada del chavismo, Rusia.

De acuerdo con el medio El Pitazo, fuentes independientes señalaron que, debido a la “difícil situación financiera de PDVSA”, la dictadura de Maduro se ha visto obligada a “buscar inversores internacionales que inyecten dinero para reactivar la producción de petróleo y de productos terminados como la gasolina”.

“(…) por lo menos rusos, chinos e iraníes estarían interesados en participar en una reactivación de la estatal, pero pidieron limpiar a la compañía de la corrupción, antes de proceder, por ejemplo, a firmar un contrato de alquiler de instalaciones petroleras”, se lee en El Pitazo.

El medio señala que, aparte de las conocidas detenciones, ya se ha dado una “expresión” de la orden del Gobierno ruso: “(…) en Petrozamora, empresa mixta en la que según empresarios de la Costa Oriental del Lago, los inversionistas rusos solicitaron a PDVSA capturar a los responsables de actos de corrupción que sabotean la producción de petróleo”.

“Lo mismo sucede con China Petroleum, que redujo inversiones en campos petroleros debido a las irregularidades cometidas en la compra de materiales por parte de Bariven”.

Aparentemente el régimen de Maduro está buscando la forma de suprimir a un hombre poderoso como Rafael Ramírez, actual embajador de Venezuela ante la ONU y exjefe de PDVSA.

Ya detuvieron a su primo, Diego Salazar Carreño. Y los más altos funcionarios del chavismo vinculados a la compañía, Eulogio Del Pino, exministro; y Nelson Martínez, expresidente de la petrolera, se encuentra actualmente tras las rejas. Se trata de una verdadera purga.

Es una información difícil de digerir, porque inmediatamente surgen demasiadas especulaciones. Es decir: ¿por qué ahora? ¿qué hay realmente detrás? El chavismo se ha encargado, desde que asumió el poder, de destruir la que por años fue la principal compañía petrolera del mundo.

Como la devastación se hace evidente y se siente, esgrimen el argumento de una presunta guerra económica. Ahora nada de eso existe. Ahora sí hay corrupción e ineficiencia. Pero El Pitazo ofrece una información que permite explicar lo que ocurre detrás de la persecución.

El 21 de noviembre de este año seis altos gerentes de Citgo, que viajaban de Houston a Caracas, fueron detenidos en la sede de PDVSA en la capital venezolana.

Se encontraban ahí porque estaba exponiendo la aplicación de un plan de negocios que permitiría a Citgo explotar pozos petroleros en Venezuela. La exposición fue detenida por un general de la Guardia Nacional Bolivariana y los ponentes fueron inmediatamente detenidos.

Sobre todos, según el fiscal general ilegítimo, Tarek William Saab, recaían acusaciones de corrupción. Se les imputó, luego, los delitos de “peculado doloso propio, concierto de funcionario público contratista, legitimación de capitales y asociación para delinquir”.

Ahora una fuente confirmaría a El Pitazo: “Las aprehensiones de los altos gerentes, uno de ellos ni siquiera cumplía funciones cuando firmaron el supuesto contrato, se enmarcan en un plan de limpieza de la corrupción en PDVSA solicitado por empresarios rusos, chinos e iraníes, quienes alquilarían instalaciones” de la petrolera.

A principios de noviembre la dictadura de Maduro alquiló ilegalmente el centro refinador de Paraguaná (al norte del país), que pertenece a PDVSA, a empresas de China y Rusia. Esto coincide con lo que señalan las fuentes anónimas al medio El Pitazo, y se presenta la posibilidad de que potencias extranjeras sean las que estén detrás de los cambios que se están generando alrededor de PDVSA. (Panam Post)

Crisis en Petróleos de Venezuela podría agudizarse

La caída productiva, los apuros financieros y la corrupción en la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) han vuelto al primer plano con las detenciones de altos cargos de la compañía vinculados a quien fuera su todopoderoso presidente durante una década, “el zar del petróleo” Rafael Ramírez.

El 30 de noviembre, después de que el jefe de Estado, Nicolás Maduro, anunciara “una limpieza general” para acabar con las “mafias” y las “sanguijuelas” a las que culpaba de todos los males que aquejan a PDVSA, los expresidentes de la petrolera Eulogio del Pino y Nelson Martínez eran detenidos con fanfarria por hechos de corrupción.

Los arrestos de estos ejecutivos -ejecutados de madrugada por agentes enmascarados con armas largas y grabados por cámaras de la televisión pública- llegan tras las detenciones de seis directivos de Citgo, con sede en EE.UU. y que es la principal filial de PDVSA, y elevaban a más de 60 los detenidos en la petrolera desde agosto.

La consumación, con el arresto de los expresidentes, de esta “limpieza en PDVSA” es vista por muchos como una purga que podría culminar con la destitución y una orden de arresto contra Ramírez, que ahora es representante de Venezuela ante la ONU, y se produce con el nuevo jefe de la petrolera al mando, el general Manuel Quevedo.

Exministro de vivienda y responsable en la capital de la contención de las protestas de 2014 contra el Gobierno, Quevedo no tiene ninguna experiencia en el sector energético y es el primer militar en dirigir la principal empresa del país, que genera con sus exportaciones el 95 % de los dólares que ingresa el Estado.

La designación de Quevedo traía un mensaje de contundencia contra la corrupción, pero su falta de conocimiento de la industria hace temer un mayor deterioro en la ya maltrecha PDVSA.

En octubre de este año, y según datos de la OPEP, la petrolera bajó por primera vez en 28 años del umbral de los 2 millones de barriles de producción diarios en una empresa que se endeudó masivamente para aumentarla a 6 millones de barriles diarios.

Del pago de esta deuda -contraída casi en su totalidad bajo el mando de Rafael Ramírez y con su protector Hugo Chávez en el Gobierno- proviene otro de los graves problemas de PDVSA.

Debido a los retrasos en los pagos, la petrolera ha sido declarada en “default” por varias entidades financieras internacionales, lo que podría desatar un proceso judicial en su contra que la condenaría a la pérdida de Citgo en favor de sus acreedores y al embargo de sus bienes en el extranjero.

Pese a que, desde que tomara posesión la mayoría opositora, la Cámara ha denunciado repetidamente la gestión de Ramírez, para el antichavismo su aparente caída en desgracia no está motivada por el despilfarro en PDVSA, sino por las críticas que éste ha venido vertiendo contra la rigidez de las políticas económicas de Maduro.

Prueba de ello sería la inacción del Gobierno ante las denuncias de corrupción en PDVSA formuladas por una investigación parlamentaria el año pasado, que además fue anulada por el Tribunal Supremo.

Durante su mandato, Ramírez declaró PDVSA “roja rojita“, el color de la revolución, brindó el “cien por ciento” del apoyo de la empresa a Chávez y la rescató, en palabras de Maduro, “de las garras de la meritocracia” que según el discurso oficial del chavismo cerraba las puertas de la primera empresa del país al pueblo.

Desde que asumiera el cargo en 2004 -tras el paro petrolero con que directivos y profesionales trataron de impedir la politización de la compañía que abiertamente promulgaba Chávez-, PDVSA triplicó el número de unos empleados a quienes ahora se exigía lealtad ideológica, al tiempo que endeudaba la empresa y la producción se estancaba.

Mientras algunos de sus antiguos aliados esperan novedades entre rejas y se suceden los ataques en su contra de figuras cercanas a un Maduro que le ha lanzado varias amenazas veladas, Ramírez reivindica con fotografías y vídeos de discursos de Chávez la confianza que el “comandante supremo” depositó en él hasta el final de sus días.

Pero el cerco contra “el zar” no deja de estrecharse.

Entre rumores sobre su destitución como representante de Venezuela en la ONU las autoridades chavistas detuvieron el viernes por blanqueo de dinero a un familiar de Ramírez, para quien volver a su país no parece una opción. (Diario de Yucatán)

Precios del petróleo cerraron este lunes a la baja

El barril de petróleo Brent para entrega en febrero cerró este lunes en el mercado de futuros de Londres en 62,45 dólares, un 2% menos que al término de la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la sesión en el International Exchange Futures con un descenso de 1,2 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 63,73 dólares.

La cotización del petróleo de referencia europeo fue este lunes a la baja, después de las últimas subidas consecutivas experimentadas tras el anuncio la pasada semana de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y diez productores de crudo independientes de que mantendrían el recorte de su oferta de crudo hasta el 31 de diciembre de 2018.

Por su parte, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este lunes un 1,53 % y cerró en 57,47 dólares el barril, en medio de datos que dan cuenta de un aumento en la producción de crudo de Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en enero, el mes de referencia, cedieron 0,89 dólares con respecto al cierre anterior.

Los analistas atribuyeron el descenso a datos difundidos la semana pasada que dieron cuenta de que la producción de crudo de Estados Unidos creció en septiembre pasado hasta 9,5 millones de barriles diarios, el resultado mensual más alto desde 2015. (El Mundo)

OPEP evalúa en junio 2018 aumento de la producción

La OPEP evaluará en junio cuándo empezar a elevar el bombeo una vez que el panorama del mercado se aclare,  pese a que se espera que la  Organización mantenga los recortes de suministros en el segundo semestre de 2018.

El ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih, agregó se espera que “no alteremos nuestro rumbo en el segundo semestre del año”, siempre que no se presenten imprevistos.

-Sin embargo, creemos que el panorama sobre cuándo lograremos un mercado equilibrado estará más claro en junio y entonces comenzaremos a pensar en qué hacer en 2019, sostuvo el ministro cuando se le preguntó si prevé un aumento de la producción en junio tras la reunión formal de la OPEP donde se evaluará el efecto de los recortes del bombeo de petróleo, dijo a Reuters.

Rusia, que este año redujo significativamente su producción bajo el acuerdo con la OPEP, ha estado presionando para emitir un mensaje claro sobre cómo poner fin a los recortes para asegurar que el mercado no sufra un déficit demasiado pronto, que los precios no asciendan demasiado rápido y que las empresas rivales de esquisto de Estados Unidos no aumenten más la producción.

El embajador de Rusia en Venezuela, Vladímir Zaemsk, declaró a Sputnik que los intereses de las compañías rusas no corren riesgo a raíz de los cambios acontecidos en la rama de crudo en Venezuela..

“No observo ningún tipo de amenaza a nuestros intereses a consecuencia de las últimas decisiones de cambios de personal”, expresó el funcionario. (El Universal)

Exxon Mobil ayudará a Guyana con trámite del bloque Stabroek

El bloque Stabroek tendrá como intermediario a la petrolera Exxon Mobil para a asistir a Guyana en los gastos judiciales.

El bloque descubierto en 2015 a unos 190 kilómetros (120 millas) de la costa del país.

Esto lo lleva a ser considerado la segunda mayor reserva del mundo.

Actualmente tiene una eventual controversia con Venezuela por el bloque Stabroek.

La petrolera aseguró que ha reservado alrededor de 20 millones de dólares para asistir a Guyana, una vez el país suramericano active el acuerdo judicial.

El bloque Stabroek, se descubrió en 2015

El bloque Stabroek no es la única razón de la esta empresa, no será la primera vez que el país se involucra en un caso judicial.

Lo había hecho en junio del año 2000 entre el incidente de la petrolera canadiense CGG Energy y la Guardia Costera de Surinam.

El bloque que ocupa una extensión de 26.800 kilómetros cuadrados (6,6 millones de acres).

Este se encuentra en la cuenca entre Guyana y Surinam y es reconocido por el Servicio Geológico de EEUU. (Energía 16)

Petroleras extranjeras en Venezuela empiezan a sentir el rigor de la crisis

Mientras se desmoronaba la industria petrolera durante la última década, había un área que seguía en pie: los joint ventures del país con empresas extranjeras, en particular los que extraen petróleo pesado de las reservas de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Esos depósitos de petróleo extrapesado le permiten a Venezuela tener las reservas probadas más grandes del mundo, y las empresas extranjeras incluyendo Chevron, Total, Eni y Statoil decidieron que valía la pena seguir operando ahí pese a los crecientes problemas del país.

Pero con la profundización de la crisis financiera en Venezuela, y la mayor presión que genera la nueva serie de sanciones fijadas por Estados Unidos, hasta los joint ventures extranjeros están sintiendo la tensión. Mientras se deterioran las condiciones, las compañías de Europa y Norteamérica enfrentan duros interrogantes sobre el futuro de sus operaciones.

La continua presencia de firmas extranjeras en Venezuela demuestra su voluntad de comprometerse. En 2006-07, el fallecido presidente Hugo Chávez tomó el control de la industria, que había recibido inversión a gran escala proveniente de compañías como ExxonMobil, Chevron, ConocoPhillips y BP.

Las “joyas de la corona” del sector eran cuatro proyectos en la Faja Petrolífera del Orinoco para extraer petróleo extra pesado y convertirlo en crudo más liviano que sea más fácil de usar para las refinerías.

Chávez firmó un decreto que le otorgó a PDVSA, la petrolera nacional, el 60% de esos proyectos, y luego envió tropas para que hagan cumplir la orden.

Las dos empresas norteamericanas, Exxon y Conoco, prefirieron abandonar el país y luego iniciar juicio para recuperar el valor de los activos que habían perdido. Las otras mayormente se quedaron, decidieron que retener las participaciones minoritarias era mejor apuesta que una batalla legal larga e incierta.

Durante años, esa parecía ser la opción más sensata. El petróleo extra pesado en Venezuela fue una larga historia de éxito: la producción creció de 200.000 barriles diarios en 2000 a 900.000 b/d en 2016, según la Agencia Internacional de Energía, y ese crecimiento continuó incluso después de PDVSA se puso al frente.

Chevron, por ejemplo, pudo mantener constante su producción en Venezuela entre 2010 y 2016, cerca de 56.000 b/d de petróleo. BP, que también aceptó las condiciones de Chávez, pudo vender sus participaciones minoritarias en sus joint ventures venezolanos a su filial rusa TNK-BP en 2010.

Sin embargo, cuando el precio del petróleo se derrumbó en 2014, PDVSA entró en crisis. Desesperada por conseguir dinero para hacer frente al peso de su deuda, privó de fondos a sus operaciones.

“Se volvió muy difícil invertir en las instalaciones o incluso mantenerlas de manera adecuada”, dijo un ejecutivo del sector. “Es por eso que la producción sigue bajando”.

Las estimaciones de la producción de Venezuela varía, pero las cifras que el gobierno le proporciona a la OPEP muestran una contracción del promedio de 2,65 millones b/d en 2015 al 1,96 millón b/d este octubre. Francisco Monaldi, un economista venezolano especialista en energía en la Rice University en Houston, asegura que PDVSA enfrenta un “espiral letal” de caída de la producción y mayor crisis financiera.

El efecto de la sangría de liquidez empeora debido a la mala gestión en PDVSA, sostienen los ejecutivos y analistas extranjeros. La compañía estatal ya había sufrido un éxodo de talentos durante la presidencia de Chávez, y la menor inversión y las peleas internas políticas degradaron aún más su capacidad de gestión.

Además, docenas de ejecutivos de PDVSA fueron detenidos acusados de sabotaje y corrupción, lo que paralizó la toma de decisiones en la petrolera. Y la semana pasada, el presidente Nicolás Maduro designó al General Manuel Quevedo, un soldado sin experiencia en la industria petrolera, como nuevo presidente del directorio de PDVSA y ministro de Petróleo.

Otro problema es que la recesión complica la importación de insumos esenciales incluyendo combustible y petróleo liviano para diluir el propio crudo pesado de Venezuela. (Cronista)

Dudas sobre el “petro” de Maduro

Conocer cuántos barriles de petróleo respaldarían las emisiones de la criptomoneda denominada “petro”, anunciada este domingo por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, sería una de las condiciones para que sea una alternativa para sortear el bloqueo financiero.

Esto, debido a que la moneda digital estaría totalmente ligada al petróleo, según lo indicó el fundador de Bitcoin Colombia, Carlos Mesa, durante Labitconf 2017, el evento de bitcoin y blockchain que se realiza en Bogotá.

“Conceptualmente las criptomonedas son unidades digitales que pueden ser usadas como medio de pago en el intercambio de bienes y servicios, como depósito de valor y como unidad de cuenta”, según lo definieron Carlos Arango Arango y Joaquín Bernal – Ramírez en el Documento de Trabajo del Banco de la República, Criptomonedas.

La definición no se puede olvidar en la medida en que para ser factible el “petro”, el Gobierno debería especificar la cantidad a emitir, “de lo contrario podría devaluarse tanto como el bolívar”, precisó Mesa. De hecho, uno de los principales problemas de la moneda venezolana tiene que ver con el bajo poder adquisitivo del bolívar producto de la su emisión descontrolada que la llevó a una depreciación récord.

El límite del bitcoin —instrumento que reporta en Colombia un volumen de 500 mil dólares diarios—, es de 21 millones de unidades: los primeros cuatro años se creaban 50 bitcoins cada 10 minutos, luego de ese cuatrenio, 25 cada 10 minutos, y hoy son 12,5.

Maduro, a través de su propia moneda virtual, busca solucionar el impacto de la crisis de los precios internacionales de crudo, su principal fuente de divisas y la llegada de inversiones de aliados Rusia y China, pues con las criptomonedas no hay intermediarios.

El bitcoiner venezolano John Villar considera que el anuncio es prematuro, pues “apenas estamos en la etapa de planificación. Lo que se ha dicho es que se va a legalizar el uso las criptomonedas en Venezuela y otros proyectos que no puedo revelar, porque estoy en un acuerdo de no divulgación”.

El empresario hace parte de una mesa de trabajocon el Gobierno. Opina que cualquier moneda digital que se respalde en una materia prima está destinada a fracasar de forma automática. Al planificar de forma centralizada el uso de esa moneda, el Gobierno le elimina su propósito de inclusión.

Además, le daría la opción de vender los barriles de petróleo mediante el “petro”, es decir, los compradores podrían tener una reserva de barriles. La aplicación de la moneda virtual podría dar pie en el futuro a otros gobiernos para replicar la iniciativa.

Auge de criptomoneda

Hoy Coinmarketcap.com registra 1.324 criptomonedas y esta expansión lleva a que, también, “muchas personas busquen hacer ganancias de forma inescrupulosa”, añadió Mesa.

“Yo no confío en ninguna criptomoneda”, afirmó el director ejecutivo de ONG Bitcoin Argentina, Rodolfo Andragnes. La razón es que a diferencia del bitcoin, muchas no usan un código abierto, lo que resta confiabilidad.

Y en monedas virtuales, como bitcoin cash y ethereum, hay líderes detrás de los instrumentos, mientras que en bitcoin, nadie puede decidir hacia dónde va el software.

Finalmente, Dorian Satoshi Nakamoto sugirió agilizar la disponibilidad de pagar con bitcoin en más establecimientos. El japonés es conocido por ser confundido por el creador de bitcoin, que tiene como seudónimo su nombre. (El Colombiano)

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas