fotoperiodismo archivos - Runrun

fotoperiodismo

Redacción Runrun.es Ago 26, 2017 | Actualizado hace 2 años
Humano Derecho: con Regulo Gómez

 

¡Sean todos bienvenidos a nuestro programa #30! ¿Cuáles son los retos en la coyuntura actual para los fotoperiodistas? ¿Cuál es la postura de estos fotógrafos? ¿Cuál es el papel del fotoperiodismo en la información? En esta oportunidad nos acompaña Régulo Gómez, fotoperiodista independiente que nos contará más sobre su labor y a lo que se ha visto involucrado todos estos días de manifestaciones en la calle.

“Yo decidí por mis propios medios salir a la calle para documentar lo que estaba pasando para aportar ese granito de arena para los momentos que estamos viviendo. Quise mostrar la realidad venezolana gracias a la censura de los medios actuales y usé las redes sociales para hacerlo. Esto es muy complicado, procuro darle más importancia a las fotos de los detenidos que, aunque no las publico, busco llevarlas a una organización para poder ayudarles porque casi siempre les tapan las caras para que no puedan ser identificados” – Régulo Gómez (Fotoperiodista)

Para nuestras pausas musicales, @fanzinero y @MelanioBar nos traen una mezcla de buena música: Escucharemos a Limp Bizkit con “Nookie”; Lamb of God con su tema “Now you got something to die for”; y por último el tema de Control Machete, “Comprendes Mendes?”; aquí en @_humanoderecho.

Conducido por Melanio Escobar y Rafael Uzcátegui, somos el radioweb show semanal que mezcla la buena música con gente que ayuda gente. Transmitido por diferentes plataformas del país, es producido por Redes Ayuda y Provea.

Asesinan a fotoperiodista mexicano autoexiliado por amenazas

Captura de pantalla 2015-08-01 a las 20.50.50

@SinEmbargoMx

El fotógrafo mexicano, Rubén Espinosa Becerril, corresponsal de Cuartoscuro y de la revista Proceso fue encontrado muerto junto con otras cuatro personas en la colonia Narvarte, en la capital del país, confirmó un familiar a la organización internacional Articulo 19.

El fotoperiodista estaba en condiciones de exilio en la Ciudad de México, porque se sentía bajo amenaza en el estado de Veracruz. En una reciente entrevista con SinEmbargo, acusó directamente al Gobernador Javier Duarte de Ochoa de haber convertido esa entidad en un camposanto.

Artículo 19 informó esta tarde que el fotoperiodista estaba desaparecido desde hacía 24 horas, por lo que se dio formal aviso a las autoridades para que pusieran en marcha los protocolos de localización.

De acuerdo con la organización, ni familiares ni amigos conocían el paradero del fotoperiodista, la única información que tenían es que se dirigía a su casa cuando desapareció.

Desde hace un mes Rubén Espinosa Becerril vivía en el Distrito Federal, en un autoexilio de Veracruz, obligado por las amenazas de las que fue víctima. El joven salió huyendo el 9 de junio pasado, luego de protagonizar varios episodios de acoso.

El reportero gráfico era originario de la Ciudad de México, pero desde hace ocho años radicaba en Veracruz. En esa entidad dejó su trabajo, sus corresponsalías, amigos, su casa y hasta su perro por el miedo a ser asesinado como los 12 periodistas que ya fueron ejecutados durante la administración del Gobernador priista Javier Duarte de Ochoa.

DUARTE Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El pasado 1 de julio, en entrevista con SinEmbargo, Rubén platicó sobre el estado que guardan la prensa y de la libertad de expresión en Veracruz; el modus operandi del gobierno de Duarte de Ochoa para mantener sometidos a los medios de comunicación y la vida que deben llevar los reporteros y fotógrafos que no quieren recibir dinero a cambio de su silencio.

La anarquía es tal, dijo, que todos la están pasando mal menos la corrupción, en un Veracruz que la muerte escogió para vivir en brazos de un gobierno admirador del ex dictador español Francisco Franco.

En el cuarto año de Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, la administración priista carga con la siguiente lápida: 12 asesinatos de reporteros (la mayoría de estos casos están sin resolver), tres reporteros desaparecidos en la entidad, una decena de exiliados por amenazas veladas de grupos delincuenciales y varios reporteros intimidados, golpeados u hostigados de forma anónima por ejercer el oficio.

En diversas entrevistas, Jorge Morales Vázquez, integrante de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) ha asegurado que las garantías para el gremio cada vez se ven más vulneradas y el libre ejercicio de la profesión se vuelve más frágil, peor aún, apunta, el grado de corrupción y de no investigación de los Ministerios Públicos y de los cuerpos policíacos es cada vez más evidente.

De acuerdo con la organización Artículo 19, en 2014 Veracruz se ubicó, con 41 casos, entre las cinco entidades federativas con el mayor número de agresiones a periodistas. En el cuarto año de Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, 12 reporteros han sido asesinados (la mayoría de estos casos están irresueltos), tres reporteros están desaparecidos en la entidad, una decena exiliados por amenazas veladas de grupos delincuenciales y varios reporteros intimidados, golpeados u hostigados de forma anónima por ejercer el oficio.

 

@Sincepto: “Es muy apasionante estar en la línea de fuego”

@AdrianitaN

Profesión: Productor audiovisual

Ejercicio: Fotoreportero de NTN24

Edad: 29 años

Fue publicista hasta los 25. Tiene 4 años tomando fotografías.

Rafael Hernández (mejor conocido como @sincepto) es el primer fotoperiodista detenido por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) luego de que varias de sus patrullas, estacionadas en frente de la sede del Ministerio Público de Parque Carabobo, fuesen incendiadas el 12 de febrero de 2014. “Yo fui a hacer una cobertura para el diario El Nacional y para la revista Exceso. Ese día me detienen -una detención arbitraria-. Me agarraron entre todos y me cayeron a golpes, me empezaron a echar gas pimienta en la cara, por los pelos me arrastraron”.

Cree que es “un milagro de Dios” el hecho de haber salido en libertad rápidamente. También atribuye una parte a su astucia: “Habían agarrado a un periodista de un ministerio y lo soltaron rapidísimo y entonces yo esperé un rato y dije: ‘yo soy el periodista que iban a soltar, yo soy’. Donde yo estaba retenido era muy cerca de la oficina de un amigo mío y empecé a gritar su nombre y pedir que él dijera que yo era periodista. Al rato vinieron a preguntarme si yo era el periodista del ministerio y yo dije: ‘¡coño, me salvé!’. Me hicieron firmar un acta que decía que yo era testigo de lo que había pasado ese día”.

Su celular, sus tres lentes y sus dos cámaras (que contenían el registro desde el momento en que hieren a Bassil Dacosta, hasta que se lo lleva la ambulancia) no corrieron con la misma suerte que él. “Todo me lo quitaron, más nunca se supo de eso”, lamenta. El 18 de febrero -fecha en que se entregó Leopoldo López- Hernández confiesa que “andaba con una paranoia que no podía ni ver a un policía cerca”, pero desde ese momento se dijo: “este es mi trabajo, es lo que tengo que hacer”. Decidió crearse un alias y continuar haciendo registro del conflicto.

El 12 de marzo de 2014, Hernández estaba en la salida de la Universidad Central de Venezuela que da hacia Plaza Venezuela, registrando el forcejeo entre un cordón de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y un grupo de jóvenes que querían, a como de lugar, entregar un documento en la sede de Petróleos de Venezuela de La Campiña. “La policía no los iba a dejar pasar porque, supuestamente, había una manifestación chavista del otro lado. Los jóvenes no se quisieron ir y empezaron a chocar con la policía. Yo me concentré en el momento cumbre, en el momento en que ya no hay punto de retorno. En ese choque, pero ese choque es desigual”, asegura.

La foto resultó ser como si Hernández mismo hubiese dirigido a sus protagonistas. “Logré captar ese momento en el que se abre la escena y quedan de un lado los muchachos y de otro la policía. Todo resultó ser como yo lo hubiese pintado. Hay elementos muy importantes: la máscara de Anonymous con la bandera de Venezuela, la pose tan intimidante de los policías, se nota el gas en el ambiente”, detalla.

Los careos entre Hernández y los cuerpos de seguridad del Estado también han sido desiguales. El fotógrafo reclama que el gremio se ha convertido en la “sopita” de los funcionarios policiales. “Tú entras a una protesta, un disturbio, lo que sea, los policías te ven mal parado y ahí mismo te van a disparar. En una ocasión yo estaba haciendo una foto y había un policía a unos tres metros y me disparó una bomba lacrimógena. Me dio en la pierna, pero me apuntó a los genitales, pero por suerte para mi, pegó más abajo. No me pude levantar como en tres días. Donde nos veían, nos gaseaban”, denuncia.

Una foto publicada por @sincepto el

Sin embargo, cree que el rol de los fotoperiodistas termina siendo brindar “un poquito de reivindicación social” al poner en evidencia las arbitrariedades en contra de los ciudadanos comunes. “Todos queremos tener un país más digno, más respetuoso de los derechos humanos. Uno a estas alturas piensa que no va a causar mucho efecto, pero al menos uno denuncia y cumple con su parte. Tengo un compromiso con la audiencia en esta situación de cerco mediático absoluto, hay muy pocos sitios en los que uno pueda decir lo que esta pasando”, alerta.

¿Miedo? No, euforia y pasión. “Es muy apasionante estar en la línea de fuego y tener la habilidad o la suerte de captar el momento que te traduce en una sola imagen todo lo que está pasando. Es súper eufórico”, asegura.