ejercicio archivos - Página 2 de 2 - Runrun

ejercicio

Rara alergia alimentaria que se activa por el ejercicio

ejercicio

Una cena con mariscos para luego ir a bailar a una discoteca. Para muchas personas esta sería una manera ideal de pasar una velada pero para otras podría convertirse en una pesadilla dominada por los picores y los mareos.

Esto debido a una rara alergia alimentaria que es activada por el ejercicio.

Fue descrita por primera vez en 1979 al estudiar a un corredor de fondo que sufría reacciones anafilácticas recurrentes, de intensidad variable, al practicar ejercicios tras la ingestión de mariscos.

Desde entonces se ha observado una incidencia creciente de esta forma peculiar de alergia que sólo se produce si el paciente come el alimento al que es alérgico y hace ejercicio físico.

“No hay datos epidemiológicos para saber realmente a qué porcentaje de pacientes con alergia a alimentos está asociado el ejercicio, pero lo que sí se sabe es que es más frecuente de los que inicialmente se intuía”, dijo a BBC Mundo, Joan Bartra, coordinador del comité de alergia a alimentos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, SEAIC.

“Antes de registrarse oficialmente el primer caso, se pensaba que estas reacciones alérgicas se debían sólo al ejercicio físico”, añadió.

Desarrollo

Las personas que experimentan esta reacción ingieren un alimento específico poco antes de practicar deporte.

A medida que el ejercicio avanza y la temperatura corporal aumenta, aparecen picores, mareos y algunos síntomas típicos de las alergias, como urticaria e hinchazón, pudiendo llegar a provocar anafilaxia.

También puede ocurrir cuando se ingiere el alimento inmediatamente después de practicado el esfuerzo.

“El ejercicio no tiene que ser especialmente intenso y extenuante. Puede ser andar, correr, bailar…”, aclaró el experto español.

En la actualidad se están realizando investigaciones para conocer las causas de esta reacción, no obstante, “parte de la explicación podría ser que con el ejercicio el alimento se absorbe con más facilidad y las proteínas de estos alimentos que causan alergia no se desnaturalizan y llegan con mayor cantidad en sangre provocando la reacción alérgica”, dijo el alergólogo.

Según Bartra, este tipo de alergias suelen pasar desapercibidas cuando el paciente no hace ejercicio tras ingerir los alimentos que provocarían la reacción alérgica si realizara el deporte.

ALÉRGENOS

La mayoría de pacientes que presentan anafilaxia inducida por ejercicio son alérgicos a alimentos, principalmente a frutas y verduras.

Pero puede deberse a cualquier alergeno alimentario.

Los alimentos más frecuentemente implicados son de origen vegetal, y entre éstos destacan los cereales (fundamentalmente el trigo), las frutas frescas y los frutos secos.

Se han descrito casos relacionados con distintos tipos de verduras, especias y champiñones.

Entre los alimentos de origen animal predominan los mariscos.

Existen casos puntuales de reacciones consecutivas a la ingesta de huevo, leche de vaca o moluscos cefalópodos.

Joan Bartra aclaró que para que se produzca la reacción alérgica no es necesario que la ingesta de alimento y el ejercicio se deban de hacer al mismo tiempo.

“La interacción del alimento con el ejercicio puede ser todo lo que dura el proceso de digestión desde que tomas el alimento, es decir, cuatro horas después”.

“Yo puedo tener alergia a un alimento determinado y cuatro horas después de haberlo comido, si hago ejercicio, puedo todavía tener una reacción alérgica, porque este alimento todavía está en su proceso digestivo y por lo tanto puede ser absorbido”, explicó Bartra.

La prevención es simple: no ingerir los alimentos implicados durante las 4 a 6 horas previas a realizar ejercicio.

Medicamentos

El doctor Bartra dijo que, a menudo, las personas con este tipo de alergía también sufren de anafilaxia dependiente de antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno.

En estos casos, la reacción alérgica es inducida por la toma previa del antiinflamatorio combinada con la ingestión posterior de un alimento desencadenante.

El alimento al que el paciente está sensibilizado, o la toma del medicamento por sí solos no son capaces de desencadenar la reacción.

Seis razones por las que no bajas la grasa del abdomen

Grasa-abdomen

Si no baja, puede que algo estés haciendo mal

Hacer ejercicio y comer bien es esencial si lo que quieres es bajar la grasa del abdomen, sobre todo, si lo quieres lucir en la playa durante el verano.

Pero pese a que puedes estar haciendo las cosas bien, siempre se escapan algunos detalles que pueden estar interrumpiendo tu meta. Aquí seis razones por las que la grasa de tu abdomen no baja.

1. Comes mucho en la noche. Se dice que por las noches se debe comer menos para tener una mejor digestión y también para no ganar unos kilitos de más. Si comes mucho antes de dormir, sobre todo grasa, al día siguiente te levantarás con sensación de hinchazón e incómoda.  Además, tu cuerpo no tendrá tiempo de quemar la grasa.

2. No levantas pesas.  Si haces ejercicios y obvias levantar pesas, esto puede estar afectando el querer quemar la grasa del abdomen. Al hacer solo ejercicios cardiovasculares, se queman calorías durante el entrenamiento, pero una vez que terminas, dejas de quemar de calorías. Por el contrario, cuando levanta pesas, quemas calorías durante la sesión de entrenamiento y continúas haciéndolo hasta dos días después.

3. No duermes bien. ¿Sabías que si tienes sueño comes más? La falta de sueño provoca la liberación de la hormona grelina, que es un estimulador del apetito. Entonces, si comes más de lo normal no podrás bajar la grasa que tienes acumulada en el abdomen. Lo ideal es dormir ocho horas al día.

4, Consumes bebidas azucaradas. Si estás consumiendo bebidas deportivas, bebidas de frutas o refrescos, estas pueden afectar el ejercicio que estás realizando. Lo mejor es tomar agua para hidratarte y para que hagan efecto lo abdominales.

5. Tomas bebidas alcohólicas. Consumir bebidas alcohólicas hace que tengas más apetito y provoque que tu grasa abdominal no baje. Lo mejor es que si estás tratando de eliminarla, es dejar de tomar bebidas alcohólicas por un tiempo.

6. No haces suficiente ejercicio. Puedes estar haciendo cardio y pesas pero si no lo haces durante un periodo adecuado, entonces no funcionará. Como mínimo uno debe ejercitarse unos 45 minutos para que elimines calorías y combatas la grasa acumulada.

Por generación espontánea por Carlos Blanco

tsj_980x600_reuters

¿De dónde salieron los candidatos vinculados a la oposición para los cargos en el CNE, Poder Ciudadano y Tribunal Supremo de Justicia? Parece que de la nada. Típico caso de paternidad irresponsable. Tiene algo de injusto porque cuando los postulantes abandonan a los postulados, suena a que éstos sólo hicieron un ejercicio de ambición personal al margen de estrategias y lealtades políticas.

Es difícil metabolizar esta dosis de estricnina aun para tontos profesionales; hay que convenir que algunos partidos propiciaron esas candidaturas. Aquí surgen dos hipótesis: 1. Hubo quien alentara la idea –aunque parezca increíble- según la cual la debilidad del régimen lo obligaría a seleccionar candidatos imparciales de acuerdo a la exigencia constitucional y legal: en el CNE sería algo así como 5 imparciales o dos de cada lado, con un presidente escogido de común acuerdo; 2. Hubo un entendimiento privado (o secreto) con la cuota de un rector electoral para un partido opositor, con uno que otro suplente, más algunos magistrados o suplentes en el TSJ.

El que varios diputados opositores hubiesen firmado el acuerdo del Comité de Postulaciones Judiciales explicaría que confiaban en la imparcialidad del PSUV o que todo no era más que una tramoya para darle luz verde a lo que finalmente ya estaba cocinado. Como es difícil la idea de la inocencia frente a una dictadura, lo más probable es que algunos dirigentes consideraran que era mejor una “cuota” que nada.

La reacción de la opinión pública opositora, de la base de todos los partidos -¡de todos!-, y la decisión de varios dirigentes políticos que saltaron al ruedo de manera inmediata, dejó huérfano el arreglo que hubo o, para decirlo con suavidad, parecía haber. De manera inesperada y positiva se constituyó una corriente opositora unificada que incluye a la mayoría de dirigentes y partidos, negada a convalidar el fraude constitucional cometido. Unidad que dice, para repetir la frase de Chúo Torrealba, que no quiere “puesticos o cuotas”.

No se puede culpar a la abstención de 2005 de tener los poderes confiscados que hoy se tienen, porque con la Asamblea Nacional actual, en la cual hay más de 60 diputados opositores, también el régimen se pasó los poderes por el Arco de Triunfo. Se puede participar en las elecciones parlamentarias de 2015, pero lo que no debería ocurrir es vender la idea de que allí sí se van a cambiar los poderes. La realidad que emerge es una: sólo habrá poderes equilibrados con un cambio constitucional de régimen.

www.tiempodepalabra.com

@carlosblancog

BBCMundo Dic 18, 2014 | Actualizado hace 5 años
¿Cómo perder grasa corporal al exhalar?

exhalar

La grasa puede ser exhalada, al igual que se quema a medida que pierde peso, dijeron bioquímicos australianos que han estudiado el metabolismo a nivel microscópico.

Pero advierten que la gente todavía necesita hacer ejercicio para mantenese delgada. La hiperventilación por sí sola, no es suficiente.

El equipo australiano trazó la ruta de la grasa del cuerpo en forma de átomos.

Sus conclusiones se publicaron en la edición de Navidad de la revista British Medical Journal.

Cuando la grasa se descompone ocurren dos cosas.

Los enlaces químicos se rompen, un proceso que libera calor y combustible a los músculos.

Pero los átomos -la materia de la que la grasa está hecha- se mantiene, y gran parte de éstos salen del cuerpo a través de los pulmones en forma de dióxido de carbono, dicen los científicos.

Almacenamiento de grasa y el metabolismo

La grasa de los alimentos se almacena en el cuerpo en células llamadas adipocitos. Se acumula como un compuesto llamado triglicéridos.

Los triglicéridos constan de tres tipos de átomos; carbono, hidrógeno y oxígeno, y esto significa que cuando se descompone, alrededor de una quinta parte forma agua (H2O) y cuatro quintas partes se convierten en dióxido de carbono (CO2).

El agua formada puede ser excretado a través de la orina, las heces, el sudor, la respiración, lágrimas u otros fluidos corporales y se repone fácilmente con agua potable.

Pero el carbono exhalado (CO2) solo puede ser reemplazado por el consumo de alimentos o consumo de bebidas como jugo de frutas.

Comer menos y moverse más

Los autores del estudio, Ruben Meerman y Andrew Brown de la Universidad de Nueva Gales del Sur, dijeron: “Nada de esta bioquímica es nuevo, pero por razones desconocidas, parece que nadie ha pensado en realizar estos cálculos antes”.

“Estos resultados muestran que los pulmones son el órgano excretor principal para la pérdida de peso”.

Estiman que una persona pierde de promedio al menos 200g de carbono cada día y aproximadamente un tercio del que produce mientras duerme.

Si se sustituye una hora de descanso con ejercicio de intensidad moderada, como trotar, se elimina 40g adicionales de carbono del cuerpo, elevando el total a alrededor de un quinto de 240g.

Así que para mantener el peso se necesita equilibrar lo que se come contra lo que quema y exhala.

“Perder peso requiere desbloquear el carbono almacenado en las células de grasa, reforzando así el estribillo escuchado a menudo de “comer menos, moverse más”, dicen los investigadores.

Duane Mellor de la Asociación Dietética Británica comparó el metabolismo de la grasa con quemar gasolina en un coche – genera calor y produce movimiento, pero también crea y libera residuos.

“Los átomos después de romper la grasa para obtener energía son como los gases de escape”, dijo.

Tom Barber, profesor asociado de Endocrinología en la Universidad de Warwick, dijo que el trabajo es interesante y novedoso, y rompe la percepción errónea de que la grasa es simplemente quemada como energía – algo que incluso muchos médicos piensan.

“Pero eso no cambia el mensaje de salud que tenemos que hacer ejercicio para mantener la grasa fuera”, dijo.

BBCMundo Dic 17, 2014 | Actualizado hace 5 años
¿Cómo saber si corres bien?

correr

Cada persona posee un estilo diferente al correr, sea por su contextura física o en función de las transformaciones que va sufriendo su cuerpo a medida que va creciendo.

La forma de los pies, cuán largas son las piernas, el peso y el balance general del cuerpo van a determinar de qué manera una persona corra, pero más allá de esas diferencias hay un elemento común para hacerlo de la mejor manera: conocer bien las características de tu cuerpo.

El problema es que, como dice Mike Antoniades, fundador y director de The Running School, centro dedicado al análisis biomecánico, condicionamiento y rehabilitación de corredores, la mayoría de la personas cometen errores que desconocen por considerar que se trata de algo natural.

“Correr bien y correr rápido es una habilidad, no es algo con lo que se nace. Y como cualquier habilidad se puede enseñar”, dijo Antoniades.

Consecuencias

El entrenador, que desarrolló una metodología para enseñar como correr correctamente y eficientemente, considera que los corredores que lo hacen casualmente suelen someter excesivamente, e innecesariamente, a sus cuerpos, que responde con síntomas de agotamiento y dolor.

Entre los errores más comunes que se cometen al correr están rebotar mucho, alargar las zancadas, aterrizar muy fuerte sobre los pies, no utilizar lo suficiente el tendón de la corva, no utilizar los brazos, girar el diafragma el cuerpo de lado a lado mientras se corre, inclinar la cabeza y el tronco superior hacia adelante o trotar más lento de lo que se podía caminar.

Para Antoniades lo que es esencial es mejorar los movimientos biomecánicos enseñando al cuerpo y a la mente los patrones correctos, algo que se logra con la repetición una y otra vez de la acción.

El objetivo es que este movimiento quede integrado en los músculos y en el cerebro para prevenir problemas físicos.

Entre las lesiones más comunes que se presentan al correr según registra la Clínica de Medicina Deportiva Meds en Chile están la fascitis plantar, la tendinitis aquilana, la bursitis y la fractura por estrés, las cuales suelen producirse por la mala ejecución de la técnica.

La técnica

Los especialistas recomiendan a los atletas y corredores que hagan contacto con el suelo con la bola del pie con los dedos apuntando hacia adelante y no hacia abajo.

El contacto debe ser leve y ligero con la superficie, sin dejar que el talón toque el suelo.

La rodilla debe estar levemente doblada al momento del contacto, mientras el pie aterrizará debajo del centro de gravedad (justo por debajo de las caderas).

El talón quedará detrás del cuerpo. El tendón de la corva y el glúteo asumen un rol importante en este movimiento, mientras que el muslo se mueve hacia adelante con la acción de los flexores de la cadera, la pierna se extiende y el pie baja de nuevo, haciendo contacto con el suelo.

Las caderas y la cintura deber permanecer estables sin mucho movimiento lateral, mientras que la espalda debe estar recta y relajada, no doblada sobre la cintura.

Los hombros también deben estar relajados y los brazos doblados con un ángulo de 90 grados. El movimiento de impulso debe venir de los hombros y no de los antebrazos.

Las manos deben estar con las palmas mirando hacia adentro, pero no hacia abajo. También pueden estar cerradas en piño con el pulgar descansando sobre el índice.

Por última la cabeza debe estar levantada con la vista hacia adelante.

La clave es no pensar mucho en el movimiento y que sea una acción automática del cuerpo.

Estos consejos pueden servir para reflexionar sobre la técnica que se está utilizando al correr, pero lo recomendable es escuchar a entrenadores y especialistas, sólo de esta manera se reducirá considerablemente el riesgo de lesiones y se mejorará el rendimiento.

¿Cómo lograr una relación sana con la balanza?

balanza

Es importante saber que cuando de kilos se trata, muchos son los factores que hay que tomar en cuenta

La preocupación por el peso y por cómo lograr una buena figura para el traje de baño se transforma en una verdadera obsesión. Es así como muchos comienzan a establecer una relación “insana” con la balanza, que incluso los lleva a identificarla como un “enemigo”.

¿Cuándo hay que comenzar a preocuparse? Según Catalina Girardi, psicóloga de Clínica Estétika Médica, un signo de que la relación con la balanza se ha transformado en algo “enfermizo” es cuando el tema de los kilos de más se convierte en una obsesión, que impide a la persona disfrutar de todo aquello que tenga que ver con la comida.

“Es importante que si la conducta de pesarse genera más ansiedad y ésta se traduce en comer o, muy por el contrario restringirse 100% en lo que come, es mejor dejar que el doctor que está acompañando la dieta se preocupe del peso en los controles”, sostiene.

Aunque la psicóloga no es partidaria de esconder la balanza que se tiene en casa, sí afirma que quienes son muy ansiosas o se obsesionan fácilmente con las cosas, deberían evitar usar esos aparatos todos los días. No así quienes ven en la balanza una ayuda para llevar un control de sus cambios.

“Lo importante es tener en consideración la historia personal y única. Ello será el mejor indicador para decirnos si pesarnos todos los días será beneficioso o perjudicial para nuestro peso”, dice.

Qué hacer y qué no

Por su parte, la doctora Ximena Soto considera el peso como “una medida un tanto rudimentaria para determinar si una persona está gorda o flaca”. Esto porque -explica- sólo se trata de un número que no entrega información sobre otros factores importantes a tomar en cuenta, como la masa grasa y magra, la cantidad de agua que hay en el cuerpo, entre otros datos.

“Lo que importa, en el fondo, es cuánta masa grasa tiene una persona, eso es lo que indica obesidad, no es tanto el peso. Y eso es en lo que la gente no se fija: siempre quiere llegar a un peso, pero lo que se debería desear es llegar a cierto porcentaje de masa grasa (…) Lo que importa es la composición corporal”, destaca la especialista.

Es por esto que Ximena Soto insiste en la importancia de asesorarse por un especialista que pueda realizar esas mediciones. “Es lo que está pasando mucho ahora, que la gente llega y toma cualquier dieta de internet, y se rigen por eso y no es lo más sano”, destaca.

Pero, ¿cómo lograr que la relación con la pesa sea “saludable”? La especialista entrega los siguientes consejos:

1.- Ten en cuenta que existe un peso más o menos estable en el tiempo y uno que fluctúa durante el día: Ximena Soto explica que esto se debe a diversos factores, entre ellos la tendencia a retener líquidos y la lentitud o velocidad del tránsito intestinal. Así, en un día puede haber una variación de entre 100 gramos y un kilo, algo que debe ser especialmente considerado por las mujeres, sobre todo en los períodos menstruales cuando la retención de líquidos aumenta. “Pero es un asunto que se debe ver con un especialista, porque no es bueno tomar diuréticos sin indicación médica, que es algo que mucha gente hace”, advierte.

2.- Pésate siempre a la misma hora: la especialista sostiene que los ideal es que sea en la mañana y en ayunas. “Ahí se tendrá una referencia para ir comparando y ver si realmente la variación de peso es de grasa o no”, indica.

3.- Evita pesarte todos los días: esto porque así como el peso varía durante el día, también puede hacerlo durante la semana, entonces un aumento de 300 gramos para algunos puede transformarse en una pesadilla. “A mis pacientes les recomiendo que se pesen con el especialista y se olviden de la pesa de la casa (…) Las bajas de peso nunca son lineales, son más escalonadas, entonces hay días en que no se baja nada y eso es normal”, dice la doctora. ¿Y qué ocurre con quienes hacen dieta por su cuenta? Ximena Soto le aconseja pesarse una vez a la semana o incluso cada 15 días. ¡Y nunca varias veces al día! “Eso es una lesera, es enfermarse de la cabeza”, enfatiza.

4.- Si tiendes a mantener un peso más o menos estable, súbete a la balanza sólo de vez en cuando: con una vez al mes o cada dos meses es suficiente, señala la especialista. Eso sí, recalca que hay que considerar que el peso también varía a lo largo de la vida, sobre todo en las mujeres. “Una mujer no va a pesar lo mismo a los 20 años que cuando llega a la menopausia, es normal que aumente un poco el peso”, dice como ejemplo.

5.- Lleva un registro: si tu afán es bajar los kilos que te sobran, es bueno anotar las mediciones, “porque si vas bien y estás bajando, es algo que motiva y demuestra que estás haciendo las cosas en forma correcta”. Pero ¡ojo!, porque también puede transformarse en un arma de doble filo, ya que si el registro refleja un aumento de peso, esto puede provocar rabia, desilusión y frustración, entre otros sentimientos. Según Ximena Soto, esto es frecuente en los casos de quienes ingresan a gimnasios. “Empiezan a formar más músculo y eso pesa más que la grasa, entonces creen que no han bajado nada de peso. Y eso no es tan así, porque están con más masa muscular que reemplaza a la masa grasa y eso es lo importante, porque es lo que los va a proteger en adelante para tener un peso saludable, una buena salud, etc.”, explica.

6.- No te peses inmediatamente después de realizar un ejercicio de alta intensidad: los deportes como spinning, trote o zumba producen mucha pérdida de líquido, por lo que si una persona se pesa inmediatamente después de practicarlos, la balanza reflejará un baja de peso “irreal”. “Va a pesar menos pero porque perdió agua. Para perder grasa con ejercicio, éste tiene que ser prolongado más que intenso. En realidad, la clave para bajar de peso es la dieta más que el ejercicio. Éste ayuda a mantener el peso que se baja”, señala la especialista.

7.- Establece una meta realista y que puedas mantener en el tiempo:es importante no buscar ideales que salen en las revistas o los que muestran las modelos, sino que aquel saludable para cada persona. Esto significa acudir a un especialista que indique cuál debe ser el peso sano, cómo llegar a él con una dieta equilibrada, ejercicio físico y cambiando hábitos. “No tiene sentido bajar 30 kilos si a los dos meses se tienen 15 kilos encima de nuevo”, dice Ximena Soto.

Alcohol y ejercicio, ¿tienen relación? Un estudio dice que sí

Los-hombres-beben-mas-alcohol-que-las-mujeres-bajo-estres-1

Un informe afirma que las personas que hacen actividad física son más proclives a salir a beber después de entrenar

Sales del trabajo todos los días con la intensión de ir al gimnasio así que vas, quemas tus calorías y te sientes realmente bien. Pero cuando llegas a casa, recibes la llamada de una amiga invitándote a tomar unos tragos a su bar preferido. ¿Qué decides hacer?

Según un estudio realizado por la Northwestern University de Estados Unidos, es muy probable que aceptes ir a beber. Los investigadores evaluaron el comportamiento de 150 adultos y arrojaron como resultado que son los días que estamos más activos físicamente los que más tendencia tenemos a salir para tomar algo.

Si bien los científicos aún no han establecido una relación exacta entre ambas cosas, tienen algunas hipótesis. La primera es que usamos nuestra fuerza de voluntad para motivarnos a nosotros mismos a hacer ejercicio y, cuando estamos frente a la tentación de beber, nuestra convicción ya no es tan fuerte y caemos.

La segunda es que luego de entrenar buscamos darnos una “recompensa” por ser tan responsables y salimos a algún bar como forma de relajarnos y socializar. Además, hay quienes ven las bebidas como una forma de reponer los líquidos perdidos durante el ejercicio, lo cual es contradictorio pues el alcohol aumenta el número de calorías que consumimos, nos deshidrata más y no ayuda a la recuperación muscular.

La mejor solución para esto es aceptar la salida pero hacer uso de toda la fuerza de voluntad que nos queda y elegir una botella de agua en lugar de un trago. Así te divertirás y no echarás esas horas de gimnasio a la basura.

Desiree Sousa Nov 07, 2014 | Actualizado hace 5 años
Conoce 10 razones para empezar a correr

correr-mejor-manana--644x362

Vía BBC Mundo

Mara Yamauchi tiene su pequeño lugar en los libros de historia del atletismo.

Tiene la segunda mejor marca entre las maratonistas británicas, tras la plusmarquista mundial Paula Radcliffe. Otros logros personales incluyen su sexta plaza en la maratón de los Juegos Olímpicos de Pekín y segunda en la de Londres en 2009.

La talentosa se retiró del circuito profesional en 2012 y ahora dedica su energía a ayudar a los demás a ser mejores deportistas.

En especial, para convencer a los novatos de “la invalorable contribución que correr puede hacer a sus vidas”.

Mara Yamauchi te da 10 razones para empezar a correr:

1. Es divertido

Honestamente, el puro placer de correr en un día soleado, más cuando se está rodeado por la naturaleza, buenas vistas y aire fresco, es algo de otro mundo.

Pero incluso cuando hace mal tiempo, uno se siente mejor cuando llega de correr que cuando empezó.

2. Es barato

Comparado casi con cualquier otro deporte –tenis, fútbol, ciclismo…– correr no cuesta tanto.

Sólo se necesita un par de zapatillas adecuadas y poco más.

Hay muchos aparatos para quien le gusta la tecnología y se lo puede permitir, pero en realidad, no son necesarios.

3. Haces amigos

Correr con otros es una actividad muy sociable y divertida. También, la compañía ayuda a mitigar la dureza de los entrenamientos.

Al enfrentarse a desafíos juntos, se hace camaradería no sólo amistad.

Correr con un amigo puede ser más divertido que reunirse para estar sentado o hablar.

4. Da tiempo para pensar

Muchos dicen que correr es la mejor forma de reflexionar. De alguna manera, aclara la mente, elimina distracciones y ayuda a ver las cosas mejor.

Cuando corro, me vienen ideas a la cabeza tan rápido que tengo que escribirlas justo al llegar a casa para que no se me olviden.

Puede hasta alimentar la creatividad.

5. Te lleva de A a B

Los seres humanos son cazadores-recolectores que nacieron para correr largas distancias.

Al final, correr es una manera de desplazarse.

Pocos de nosotros lo hacemos así, ¿pero por qué no empezar?

Se puede correr para ir a comprar, ir al parque, a casa de un amigo o al trabajo.

6. Es el deporte más natural y puro

Corriendo volvemos a nuestras raíces evolutivas. Los niños corren de forma espontánea tan pronto como pueden.

Es la forma más simple y pura de ejercitarse. El movimiento más básico que conocemos.

No hay complicaciones, sólo un punto de partida y una meta, y el camino abierto en el sentido de la libertad que tenemos para decidir a dónde queremos ir puede ser liberador.

7. Ayuda a mantener la línea

El mundo moderno ha esparcido enfermedades relacionadas con el estilo de vida como diabetes, cáncer y problemas del corazón.

Muchas son complicadas por la obesidad y el sobrepeso. Correr, seguro, es una de las mejores maneras de mantener el peso adecuado.

8. Descubres lugares

Cuando viajo o voy de vacaciones, me encanta explorar el destino corriendo, normalmente temprano en la mañana cuando todo está más tranquilo.

Puedes cubrir más distancia que caminando, puedes ver diferentes luces y encontrar lugares que no están en las rutas más convencionales

9. Salud mental

Correr ayuda a deshacerse del exceso de adrenalina y otras hormonas. Puede ayudar a estar en calma, relajados y mantener las cosas en perspectivas.

Puede liberar a la mente de preocupaciones diarias y problemas.

10. Aprendes

Ejercitarse corriendo ofrece muchas lecciones de vida muy útiles: que el trabajo duro vale la pena, cómo proponerse metas y trabajar para conseguirlas.

También enseña que podemos realizar nuestros sueños si ponemos nuestra cabeza en ello, que tienes que comprometerte para hacer algo bien y que puedes inspirar a otros desafiándonos a nosotros mismos.