Curacao archivos - Runrun

Curacao

32 venezolanos desaparecieron luego de salir en un bote rumbo a Curazao

Los habitantes de la comunidad de Agüide en el estado Falcón, protestaron, este martes 11 de junio, para denunciar la desaparición de una lancha con 32 pasajeros a bordo, que partió desde el poblado con rumbo a Curazao.

La tripulación salió el viernes 7 de junio en horas de la tarde, cargado con hombres y mujeres que buscaban huir de la emergencia humanitaria que se vive en Venezuela.

Los pasajeros debieron pagar 400 dólares para poder viajar en el peñero color blanco.

Fueron los familiares de las víctimas los que denunciaron la desaparición, luego de que pasaran los días y no recibieran información de sus allegados.

Cansados de la indiferencia del gobierno regional, los habitantes de Agüide decidieron salir a manifestar, cerrando el paso en el sector El Paraíso vía la Vela, exigiendo que se activaran mecanismos de búsqueda.

A través de las redes sociales se difundieron vídeos de la protesta, en los que se observa a los allegados a las víctimas clamando por soluciones, “necesitamos patrullaje, necesitamos buscarlos en la frontera pero ya, son nuestros familiares y estamos desesperados”.

La noche del lunes 10 de junio los familiares activaron un operativo de búsqueda, para dar con el paradero de los 32 tripulantes de la embarcación. Hasta el momento todo indica que 28 personas eran vecinos del sector La Vela, tres de Coro y dos del poblado de Agüide.

El diputado Luis Stefanelli, informó sobre lo ocurrido durante la sesión de la Asamblea Nacional, y subrayó que hoy, cuatro días después de que partió la lancha rumbo a Curazao, las autoridades “ni siquiera han preparado un operativo para conocer el paradero de estos 32 venezolanos”.

Las autoridades de Curazao informaron sobre el hallazgo del cuerpo de un hombre que estaba flotando en el mar la tarde del domingo 9 de junio. Hasta ahora se desconoce si el cadáver pertenece a uno de los tripulantes de la lancha cargada de venezolanos que partió rumbo a Curazao.

Esta sería el tercer bote que desaparece en altamar en menos de dos meses, cargado de venezolanos que optan por esta opción para salir de Venezuela, huyendo de la grave situación económica, política, social y humanitaria que vive el país.

Los otros dos naufragios se registraron desde el estado Sucre, en lachas que partieron cargadas de pasajeros con rumbo a Trinidad y Tobago.

Aruba denuncia actitud

 

La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, denunció hoy la “indiferente e irritante” actitud holandesa hacia las islas caribeñas, incluidas Bonaire y Curaçao, frente al flujo de refugiados que llegan desde Venezuela en los últimos meses.

En una entrevista con el diario holandés NRC, la dirigente arubeña dijo que el Gobierno de Mark Rutte “no quiere” ayudar económicamente a estas islas, que forman parte del Reino de los Países Bajos, con la recepción de personas procedentes de Venezuela y lamentó que solo reciben “ayuda logística” por parte del Ministerio holandés de Defensa.

Wever-Croes criticó “las dos caras” del Gobierno holandés en su relación con Venezuela, porque “por un lado, respalda la política europea que impone sanciones” al presidente Nicolás Maduro pero al mismo tiempo, el ministro de Exteriores, Stef Blok, visitó recientemente Venezuela para negociar el fin del bloqueo fronterizo con las islas.

Maduro había cerrado las fronteras con las tres islas, conocidas como ABC, porque consideró que no cooperaban para frenar el contrabando de oro, cobre y otras materias primas procedentes de Venezuela.

Desde el estallido de la crisis política y humanitaria en Venezuela en 2015, miles de personas viajaron a las cercanas islas ABC, en busca de refugio.

Solo en Aruba, actualmente hay alrededor de 5.000 inmigrantes ilegales en esta isla que tiene una población de poco más de 115.000 personas, y Wever-Croes está planificando levantar un campamento de ayuda a los refugiados.

La Primera Ministra alertó de que espera una “afluencia masiva” de refugiados que llegarán a las islas caribeñas después de las elecciones presidenciales en Venezuela previstas para este domingo.

Se restaurarán conexiones aéreas y marítimas con Curazao, Bonaire y Aruba

El Gobierno venezolano anunció este sábado que restaurará las conexiones de transporte aéreo y marítimo con las islas de Curazao, Bonaire y Aruba, territorios del Reino de los Países Bajos en el Mar Caribe, luego de tres meses sin comunicaciones por disposición de Caracas.

“A partir de hoy tomaremos todos los mecanismos necesarios para regularizar y normalizar las comunicaciones aéreas y marítimas con estas islas”, anunció el vicepresidente venezolano, Tareck el Aissami, en declaraciones que ofreció desde Caracas junto al ministro de Exteriores de los Países Bajos, Stef Blok.

El venezolano dijo que esperan avanzar “de manera permanente en la estricta vigilancia y cumplimiento” de los acuerdos firmados hoy entre Caracas y Ámsterdan, así como en la búsqueda de una relación de “respeto, reciprocidad y no injerencia en los asuntos internos”.

“Hemos planteado abierta y transparentemente todas las dificultades que se han presentado entre dos países hermanos, dos países vecinos”, dijo El Aissami tras calificar la reunión con Blok como “extraordinaria y satisfactoria”.

Agregó que el encuentro sirvió para abordar “todos los temas de interés” y para comenzar a trabajar en el fortalecimiento de las relaciones bilaterales en material comercial, turística, energética, y financiera.

Por su parte, el canciller neerlandés agradeció la reunión y destacó que Venezuela “es un vecino importante para el Reino de los Países Bajos”.

“Es importante mantener un diálogo en todo momento, inclusive en medio de circunstancias difíciles”, adujo.

Blok explicó que acordaron atender asuntos fronterizos, incluyendo contrabando y migración, “y restaurar inmediatamente las conexiones de transporte entre Venezuela y las islas holandesas”.

Caracas espera cooperación para combatir también el tráfico ilícito de drogas y la trata de personas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el pasado 5 de enero el cierre de las comunicaciones del país petrolero con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire para poner en marcha un operativo que acabe con los contrabandistas “que le dañan la economía a Venezuela“.

Maduro se quejó entonces de que las autoridades de estas islas no hayan respondido a las repetidas advertencias de Caracas, y las emplazó a que “tomen medidas que hemos exigido durante más de dos año”. EFE