Adiós archivos - Runrun

Adiós

Jul 03, 2017 | Actualizado hace 3 años
The Economist: Adiós a la democracia venezolana

adiosdemocracia

 

Se supone que las constituciones, como los diamantes, duran. Pero esa no es la opinión de Nicolás Maduro, un ex conductor de autobús escogido por Chávez para reemplazarlo como presidente en 2013. Ha ordenado una nueva asamblea constituyente, que será elegida el 30 de julio. Todo este proceso es diferente al de 1999. En violación a la constitución de Chávez, este llamado ha sido por decreto presidencial y no por referéndum popular.

El Sr. Maduro dice que su propósito es derrotar el “fascismo” de la oposición. Sin embargo, será elegido bajo un sistema que pudo haber sido ideado por el propio Mussolini. Cada uno de los 340 municipios elegirá a un miembro de la asamblea, sin importar su tamaño (sólo las capitales de los estados obtendrán dos), lo que significa que las ciudades que apoyan la oposición están infrarrepresentadas. Otros 181 miembros serán elegidos entre los grupos comunales y ocupacionales controlados por el régimen.

El Sr. Maduro quiere controlar la asamblea porque ya no puede permanecer en el poder democráticamente. Los bajos precios del petróleo y la mala administración han cobrado un alto precio. Los alimentos y los medicamentos son escasos; las enfermedades antes erradicadas, como la difteria y la malaria, están matando una vez más. La oposición ganó una gran mayoría en una elección legislativa en 2015. Desde entonces, el señor Maduro ha gobernado por decreto y a través de su títere corte suprema. En casi todas las protestas diarias de la oposición desde abril, 75 personas han muerto, muchas de las cuales han sido abatidas por la Guardia Nacional o por bandas armadas a favor del régimen.

El rechazo de Maduro a la dictadura ha abierto brechas en su base política. Luisa Ortega, fiscal general y chavista de larga data, se ha convertido en una crítica abierta. La asamblea constituyente “completará el desmantelamiento definitivo de la democracia”, dijo esta semana a un periódico peruano. Su aparente propósito es convertir a Venezuela en una dictadura semejante a la cubana. Ya Maduro ha instituido un sistema de racionamiento al estilo cubano con paquetes de alimentos entregados por las fuerzas armadas. La asamblea, dicen los funcionarios, asumirá el poder soberano -y sacará a la Sra. Ortega.

Una reciente oportunidad para aplicar presión diplomática fracasó el mes pasado en una reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos, celebrada en Cancún. Los anfitriones mexicanos pensaron que tenían más de los 23 votos necesarios (de 34) para condenar a Venezuela. Ellos obtuvieron sólo 20, cuando los diplomáticos del Sr. Maduro se ganaron a los vacilantes mini-estados caribeños con amenazas de cortar el suministro de petróleo barato. El resultado, dijo un diplomático latinoamericano, dependía de la presión que Estados Unidos estaría dispuesta a poner en el Caribe. Y no fue suficiente: Rex Tillerson, el secretario de Estado, se mantuvo alejado ocupado con Qatar. Aunque Venezuela está más aislada que nunca en su región, Maduro podría reclamar una especie de victoria.

Incluso si se hubiera aprobado la moción, podría haber cambiado poco. Los únicos obstáculos potenciales a la jugada del señor Maduro están en su propio lado. Muchos chavistas se oponen a la asamblea constituyente. “El chavismo democrático es significativo en términos de sentimiento popular”, dice David Smilde, un especialista de Venezuela en la Universidad de Tulane. Aunque ha habido protestas intermitentes en las zonas chavistas de Caracas, por lo general sobre la escasez de alimentos, la oposición no ha logrado vincularse con los disidentes del régimen en un movimiento de protesta verdaderamente nacional.

Las fuerzas armadas, que sostienen al señor Maduro en el poder, han vacilado pero no se han inclinado, al menos hasta ahora. Varios generales jubilados cercanos a Chávez han criticado la idea de una nueva asamblea. Al menos 14 oficiales subalternos han sido arrestados desde que comenzaron las protestas. El 20 de junio, el presidente le quitó al ministro de Defensa, general Vladimiro Padrino, el poderoso puesto de comandante operacional de las fuerzas armadas. Para algunos analistas, esto pareciera una expresión de desconfianza.

La tensión está aumentando. El 27 de junio, un oficial de policía en un helicóptero sobrevoló la Corte Suprema y el Ministerio del Interior. Una multitud progubernamental atacó al parlamento, y saqueos a gran escala ocurrieron en Maracay, al oeste de Caracas.

El señor Maduro y su círculo carecen del aura de heroísmo que originalmente rodeaba a Fidel Castro. “Si la Venezuela chavista era una caricatura de la revolución cubana, Maduro es una caricatura de la caricatura”, dijo un diplomático latinoamericano. No hay revolución en Venezuela, sólo mal uso del poder. Y Se puede derramar más sangre antes de que termine la tragedia.

 

Traducido por lapatilla.com

 

Sep 26, 2016 | Actualizado hace 3 años
Adiós al referéndum revocatorio, por Armando Durán

adios

 

El régimen, al fin, ha puesto sus verdaderas cartas sobre la mesa. Fue la forma más sencilla, directa y brutal de recordarnos que las revoluciones no se cuentan en las urnas electorales si en ellas pueda ocultarse alguna sorpresa ingrata, como la que se produjo por descuido de los estrategas del chavismo el pasado 6 de diciembre. Fue por esta razón elemental, no por “culillo”, como algunos dirigentes opositores repiten con insistencia infantil, que el régimen informó que no habrá referéndum revocatorio hasta febrero o marzo del año que viene.

¿Después? Según la insinuación de Jorge Rodríguez el pasado jueves, una vez garantizada de este retorcido modo la espuria continuidad del régimen, el desenlace de la historia lo decidirá en su momento el Alto Mando Civil y Militar de la Revolución, de acuerdo con la conveniencia de dejar a Nicolás Maduro en la Presidencia de la República o no. En teoría, una solución válida hasta el año 2019.

Este crudo anuncio del sombrío porvenir nacional fue divulgado al caer la noche del miércoles pasado mediante un escueto comunicado del CNE. Pésima noticia para millones de venezolanos ilusionados con la esperanza de salir de la miseria física y espiritual de estos últimos 17 años a muy corto plazo, y además hacerlo constitucional y pacíficamente, a punta exclusiva de votos y cacerolazos, sin máscaras ni piedras.

Sin duda, pésima noticia también para muchos dirigentes políticos de la oposición, que habían depositado todos sus ahorros políticos en las cuentas del diálogo tramposo promovido por José Luis Rodríguez Zapatero y compañía o en la de un impracticable referéndum revocatorio. Ahora, muertos ambos mecanismos por la voluntad totalitaria del régimen, despojados así de argumentos dialécticos para continuar alimentando lo que ellos llaman la “lucha” por cambiar de gobierno, estos dirigentes tendrán que emprender desde hoy mismo una penosa travesía del desierto, probablemente en la mayor de las soledades.

La primera estación de este calvario será la obligación que tienen de responder la más básica de las preguntas. ¿Qué hacer, caballeros? ¿Cómo enfrentar electoralmente este nuevo desafío de un régimen que no es democrático ni valora la experiencia electoral con la misma vara que emplea la oposición para medirla? ¿Y cuál sería el camino a seguir a partir de hoy, lunes 26 de septiembre, fecha fijada por Jesús Torrealba para anunciar lo que debió ser anunciado la misma noche del miércoles?

Comencemos por decir que la única novedad que encierra el desolador anuncio del CNE ha sido despojar el discurso oficial de adornos, alusiones y disimulos, y emplear un lenguaje directo para anunciar, así como así, que el revocatorio no se realizará antes de mediados del primer trimestre del próximo año. ¿No había ni siquiera previsto la MUD una decisión semejante? ¿No creía, a pesar de que para nadie en su sano juicio era un secreto, que esta vez el régimen tensaría la cuerda de la legalidad todo lo que hiciera falta para impedir la realización del referéndum? Hace dos semanas, en este mismo espacio, con el título “Hacia el revocatorio en 2017”, advertía yo de lo que se nos venía encima. Y no fui yo precisamente el único en denunciar la maniobra puesta en marcha por Miraflores para cerrar la salida electoral de la crisis. Solo fui una voz más del montón. Entonces, ¿por qué tantas dudas y tanta demora para anunciar el camino a seguir a partir de este difícil instante?

En todo caso, hoy la MUD tiene la última palabra. No vale la pena enjuiciarla por sus acciones y omisiones pasadas, pero el país sí se merece que este decisivo lunes 26 de septiembre sus presuntos dirigentes estén a la exigente altura de la jornada cumplida el 1° de septiembre y anuncien una hoja de ruta, al margen de los cálculos personales y partidistas, suficientemente unitaria y contundente como para obligar al régimen a dar su brazo a torcer. De no hacerlo, la desesperación de un pueblo que no se resigna a aceptar como definitiva la devastada realidad de la Venezuela actual los apartará del camino y de la historia para siempre. Ustedes tienen la palabra, señores de la MUD.

 

@aduran111

El Nacional 

 

Autor cubano Leonardo Padura gana Princesa de Asturias de Letras

LeonardoPadura

 

Leonardo Padura, escritor y periodista cubano conocido por su serie de novelas policiacas protagonizadas por el detective Mario Conde, fue distinguido el miércoles con el premio Princesa de Asturias de las Letras.

El autor se declaró “conmovido pero enormemente feliz” por la noticia.

“Quiero expresar mi enorme gratitud por este gran honor que me conceden y que asumo como reconocimiento a tantos años de trabajo, llenos de las incertidumbres, las dudas, los temores de la creación”, dijo Padura en un comunicado. “Me llena de satisfacción y orgullo como ser humano, como escritor, como cubano”.

“Soy un escritor cubano, pertenezco a una generación que ha vivido y sufrido muchas cosas, buenas y malas, y siento un gran sentido de pertenencia hacia mi ambiente y mi gente en Cuba, así que este premio lo considero un reconocimiento a todo ello”, dijo desde La Habana tras conocer la noticia.

“En un momento como este, ante un premio como este, Mario Conde diría: ‘Vamos a gozarla, mi hermano, porque hemos sufrido bastante y nos lo merecemos”, dice un Padura radiante al otro lado del teléfono, tras asegurar que si tuviera “el hígado de Mario Conde” ya hubiera caído “la primera botella de ron” (eran las 7 de la madrugada en la Habana).

El jurado destacó el interés del escritor “por escuchar las voces populares y las historias perdidas de los otros”.

“Desde la ficción, Padura muestra los desafíos y los límites en la búsqueda de la verdad. Una impecable exploración de la historia y sus modos de contarla”, dijo el jurado en el fallo.

Padura, de 59 años, ha alcanzado fama internacional con su serie de novelas del detective Mario Conde, entre las que destacan “Pasado perfecto”, “Vientos de cuaresma” y “Adiós, Hemingway”, entre otras. Conde es un personaje oprimido que resuelve crímenes en la parte más sórdida de la sociedad cubana posterior a la caída de la Unión Soviética.

Otro de sus éxitos más recientes, traducido a varios idiomas, es “El hombre que amaba a los perros” (2009), basada en la historia de Ramón Mercader, asesino de León Trotsky. Padura ha escrito también guiones cinematográficos. Fue coguionista del largometraje “Retour à Ithaque” (“Retorno a Ítaca”), del francés Laurent Cantet, que resultó ganador de la sección paralela Jornadas de los Autores del Festival de Cine de Venecia en 2014.

Padura ha vivido toda su vida en el barrio Mantilla de La Habana. Desde ahí comenzó su carrera periodística en “Juventud rebelde” y la revista literaria “El caimán barbudo” y creó el personaje de Conde.

Las novelas de Padura contienen buenas dosis de crítica a la sociedad cubana, pero no en el sentido político. El autor cubano, que también posee nacionalidad española, ha manifestado reiteradamente que no se identifica con partido político alguno y que se ve simplemente como un cronista de la vida moderna cubana.

El de las Letras es el sexto de los ocho premios Princesa de Asturias que se conceden. La economista francesa Esther Duflo fue galardonada en Ciencias Sociales, el cineasta Francis Ford Coppola, en la categoría de Artes y el filósofo español Emilio Lledó se llevó el de Comunicación y Humanidades. Además, las bioquímicas Emmanuelle Charpentier, de Francia, y Jennifer Doudna, de Estados Unidos, recibieron el premio de Investigación Científica y los hermanos Pau y Marc Gasol, el de Deportes.

Es la primera vez en estos 35 años de historia del certamen que se usa el nombre Princesa de Asturias. La abdicación del rey Juan Carlos el año pasado dejó la corona en manos de Felipe VI. El título de princesa de Asturias pasó a Leonor, de 9 años, hija mayor de los reyes Felipe y Letizia y actual heredera.

Cada uno de los premios, creados en 1981, está dotado con 50.000 euros (56.150 dólares) y una escultura diseñada por el artista Joan Miró. Los galardones se entregarán en octubre en Oviedo.

 

 

* Con información de The Associated Press y El País

 

Argentina despide a Nisman entre lágrimas e indignación

Nisman

 

En una ceremonia íntima celebrada bajo los preceptos del ritual judío y en medio de un gran dispositivo de seguridad, el fiscal Alberto Nisman ha sido enterrado este jueves en el cementerio israelita de La Tablada, en el denominado Panteón de los Mártires, junto a las víctimas del atentado en la mutual judía AMIA, en cuya causa trabajó el fiscal federal durante más de una década.

Entre aplausos y gritos de “Nisman, presente”, el cortejo fúnebre ha partido poco antes de la diez de la mañana del barrio porteño de Núñez, donde familiares, amigos y decenas de ciudadanos velaron el cuerpo del fiscal durante más de doce horas. En las afueras del cementerio de La Tablada, en el conurbano bonaerense, esperaban al cortejo fúnebre desde primera hora de la mañana varias decenas de personas con banderas argentinas con crespones negros y carteles alusivos a la muerte del fiscal: “Yo soy Nisman”, “Justicia para Argentina”.

La indignación de los congregados ante la puerta del cementerio ha ido dirigida hacia el gobierno y la lentitud de la justicia: “¡Pobre patria mía! Se ha muerto un fiscal y no sabemos por qué, estamos cansados de tanta muerte”, se quejaba una mujer judía. “Vine porque estoy harta de este país, ni en el tiempo de la represión (la dictadura militar, 1986-73) se ha vivido como ahora, desaparece la gente como antes pero con diplomacia”, se lamentaba otra manifestante.

Cuando el coche fúnebre con los restos del fiscal ha llegado al cementerio de La Tablada, ha sido recibido por una larga y emotiva ovación de los presentes. “Nisman, Nisman”, “Justicia, justicia”, han clamado decenas de voces entre aplausos y lágrimas.

Patricia Bullrich, la diputada opositora que pidió a Nisman que acudiera al Congreso para ofrecer detalles de su denuncia contra Kirchner, ha declarado lacónicamente a las puertas del cementerio: “Todos los argentinos tenemos que reflexionar, esto es muy serio y muy grave. Enterrar a Nisman es como enterrar a un pedazo de la República”.

La familia de Nisman ha estado acompañada en la ceremonia fúnebre por colegas del fiscal, dirigentes de las asociaciones judías y varios líderes políticos.

Las dos hijas de Nisman y su exesposa, la jueza Sandra Arroyo, han publicado en el diario La Nación sendas esquelas para despedir al fiscal: “Papá, nosotras, tus hijas, Iara y Kala, sólo necesitábamos de vos, tu presencia, y compartir buenos momentos. Hoy te despedimos, sabiendo de tu dedicación al trabajo. Esperamos que ahora puedas estar en paz. Nosotras guardamos en nuestro corazón los lindos momentos vividos juntos”, reza la esquela de las hijas, de 7 y 15 años de edad.

La ex esposa ha resaltado también en su despedida la excesiva dedicación de Nisman a su trabajo: “Transito este momento con desconcierto y profundo dolor por nuestros hijas. Te despido anhelando que encuentres la paz, que tu entrega al trabajo no te permitió disfrutar en plenitud”.

El entierro de Nisman ha transcurrido sin incidentes. No así el velatorio celebrado anoche. La fiscal general del Estado, Alejandra Gils Carbó, fue abucheada a su llegada a la casa funeraria y varios manifestantes rompieron la cinta de la corona de flores enviada por la jefa de los fiscales, a quien la oposición acusa de actuar bajo las órdenes del gobierno.

Nisman murió el pasado día 18 en su apartamento de Buenos Aires. Su cuerpo fue hallado en el baño con un disparo en la cabeza. Su extraña muerte ha conmocionado a la sociedad argentina por las connotaciones políticas del caso. Pocos días antes de morir, el fiscal había denunciado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por”avalar” el supuesto encubrimiento de los imputados iraníes en el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que causó 85 muertos en 1994.

La muerte de Nisman ha sumido al país en una profunda crisis institucional, con acusaciones cruzadas entre el gobierno y la oposición por las responsabilidades políticas del caso. La justicia no ha podido determinar todavía si el fiscal se suicidó o lo mataron. El único imputado hasta ahora es el asistente informático de Nisman, Diego Lagomarsino, el hombre que le prestó la pistola de la que salió la bala que mató al fiscal. Pero Viviana Fein, la fiscal encargada del caso, precisó ayer que su imputación sólo tiene que ver con el hecho en sí de haber prestado su arma, tipificado como delito en el código penal argentino.

 

Vea más de la muerte del fiscal Nisman en este trabajo realizado por RunRun.es y también las similitudes con el caso Danilo Anderson aquí:

 De Anderson a Nisman: la muerte sobre los fiscales