Ex embajador estadounidense Patrick Duddy piensa que Rusia y China “calibrarán sus respuestas” en los próximos días - Runrun

Ex embajador estadounidense Patrick Duddy piensa que Rusia y China “calibrarán sus respuestas” en los próximos días

Patrick-Duddy.jpg

 

 

 

LA POLÍTICA DE TRUMP EN VENEZUELA ‘CORRECTA Y CUIDADOSA’, dice el ex embajador de Estados Unidos

Donald Trump obtiene buenas calificaciones por su manejo de la crisis de Venezuela, dice el ex enviado de Estados Unidos Patrick Duddy. Duddy, quien conoce a Nicolás Maduro, también explica por qué el presidente asediado probablemente se verá obligado a renunciar.

En una entrevista para el portal alemán Deutsche Welle se refiere al Maduro y la Venezuela que conoció mientras sirvió dos veces como embajador.

DW: Conoce a Nicolás Maduro personalmente. ¿Cómo lo caracterizarías?

Patrick Duddy: Es menos carismático y menos flexible que su predecesor, Hugo Chávez. Lo conocí cuando era diputado, un miembro de la asamblea, antes de ser ministro de Relaciones Exteriores. Luego lo conocí un poco mejor como ministro de Relaciones Exteriores. Es bastante reservado en privado. Creo que inicialmente podría caracterizarse como un subordinado fiel a Hugo Chávez. Desde luego, se ha mostrado mucho más inclinado al autoritarismo desde que asumió la presidencia.

DW:¿Crees que podría ser convencido de que renuncie?

PD: No creo que sea una cuestión de discusión. Creo que será una cuestión de circunstancia, lo que quiere decir que ha perdido en gran medida el apoyo del público hasta tal punto que su continuidad en el cargo podría no ser posible. Y no estoy completamente convencido de que el apoyo de los militares para él sea incondicional, a pesar de las declaraciones del ministro de defensa. La presión interna y externa puede combinarse para convencerlo de que debe renunciar y, probablemente, abandonar el país.

DW:Por su personalidad, ¿crees que estaría dispuesto a usar el ejército si fuera necesario para aplastar a la oposición, incluso si eso significara matar gente?

PD:En los últimos cinco años, se han ocupado de las manifestaciones callejeras de una manera muy despiadada. No ha habido asesinatos en masa, pero sí episodios de brutalidad real al tratar con manifestantes de la oposición tanto en 2014 como en 2017.

DW:¿Cuál es su postura sobre el enfoque de la administración de Trump hacia Venezuela?

PD:Creo que es una evolución natural desde el enfoque de la política tanto de la administración de Obama como de la de Bush. Nuestro compromiso se ha vuelto más intenso porque creo que la crisis humanitaria se ha vuelto crítica: con 3 millones de refugiados que salen del país, los continuos problemas con la disponibilidad de alimentos y medicamentos. Lo que estamos viendo en Venezuela es un país que está esencialmente al borde de ser un estado fallido. Y como en el caso de todos los estados fallidos, los problemas dentro de un estado fallido generalmente no pueden ser contenidos por las fronteras. Y eso es lo que estamos viendo con las salidas de refugiados: el 10 por ciento de la población ya ha abandonado el país y se predice ampliamente que si no hay cambios dentro de Venezuela, otros 2 millones de venezolanos al menos se irán este año.

La forma en que la administración ha manejado las cosas hasta la fecha en realidad ha sido correcta y, relativamente hablando, bastante hábil. Estamos trabajando con socios en la región para apoyar a la oposición democrática y alentar el apoyo de Juan Guaido [líder auto-declarado interino]. El gobierno ha expresado regularmente su preocupación por el deterioro tanto de la situación política como del desarrollo de la crisis humanitaria en los últimos años. Pero hemos incrementado las sanciones solo de manera muy gradual y, en general, solo en los momentos en que hubo algo que se acercaba a un consenso real en América del Sur de que la situación en Venezuela estaba fuera de control.

Y creo que el gobierno continúa dejando en claro que para los Estados Unidos existe una fuerte preferencia por una solución política pacífica que restablezca la democracia y la observación de los derechos humanos.

Definitivamente creo que han procedido de una manera correcta y cuidadosa. Está matizado y la administración está trabajando con sus socios en la región, muchos de los cuales se han visto muy directamente afectados por el caos en Venezuela. Hay un millón de refugiados venezolanos ahora en Colombia. Hay estimaciones de más de 400,000 en Ecuador, más de 600,000 han llegado, aunque no todos se hayan quedado, en Perú.

En estos momentos estamos viendo en Sudamérica un problema de refugiados que, como podría decirse, la región nunca ha experimentado. Y dentro de Venezuela, estamos viendo niveles de inflación nunca antes registrados en América del Sur, un hemisferio que ha experimentado múltiples episodios de hiperinflación.

La oposición venezolana protesta por ayuda bloqueada

 

DW:Y finalmente, ¿cuál es su pronóstico, los esfuerzos para expulsar a Maduro tendrán éxito, cuándo sabremos o podríamos convertir esto en una situación en Siria?

PD:Uno espera que no sea como Siria. Al mismo tiempo, sería justo decir que ya hay historias en la prensa internacional que sugieren que tanto China como Rusia están tratando de calibrar sus respuestas. Ciertamente, hasta la fecha, han apoyado a Maduro. Pero no me queda nada claro que sus propios intereses se conservarán mejor si lo apoyan más allá de un punto en el que hay alguna esperanza de que pueda terminar este segundo mandato ante tanta oposición internacional. Creo que eventualmente se verá obligado a renunciar, pero no me sentiría cómodo haciendo una predicción cuando eso suceda.

Nota:Patrick Duddy se desempeñó como embajador de los Estados Unidos en Venezuela para los presidentes George W. Bush y Barack Obama. Fue expulsado durante la administración Bush por el presidente Hugo Chávez en 2008 y reintegrado durante la administración Obama en 2009. Duddy ahora dirige el Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de la Universidad de Duke.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios