Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Inicio

María Corina Machado: No estamos de acuerdo con una unidad como un cartel que silencia el debate

Machado
Reyes Theis
03/03/2023
La líder de Vente Venezuela propone “una gran alianza, fundamentada en una comunión de valores y propósitos elementales”
Asegura que no perseguirá judicialmente a nadie, pero promete justicia contra los violadores de los derechos humanos. Considera que renunciar a las sanciones internacionales, sin nada a cambio, sería “un gesto de derrota e impunidad que sólo le conviene a los delincuentes”

Reyes Theis/ @reyestheis

La ingeniera industrial (UCAB) María Corina Machado Parisca (Caracas, 7 de octubre de 1967) es una de las aspirantes presidenciales de oposición que podría inscribir su nombre para la elección primaria del 22 de octubre.

 Su nombre apareció por primera vez en la opinión pública ligada a la defensa de los derechos constitucionales en materia electoral a través de la Organización Civil Súmate, en tiempos del referéndum revocatorio contra Hugo Chávez en 2004.

Luego, dio un paso adelante y en 2010 se postuló como candidata a la Asamblea Nacional, cargo del que fue separada tras participar como embajadora alterna de Panamá en una sesión de la Organización de Estados Americanos para referirse a la situación de Venezuela.

 Su primer intento presidencial fue en 2011 en la elección primaria que ganó Henrique Capriles Radosnki, donde obtuvo 110.400 votos, equivalente a un 3% de los sufragios.

 De la mano de su partido Vente Venezuela, Machado –quien además cuenta con una maestría en Finanzas en el IESA y tiene 3 hijos– aspira ceñirse la banda presidencial en las elecciones del año próximo. Hoy, las encuestas la muestran en una mejor posición que en su intento pasado.

– ¿Son las primarias indispensables para lograr un candidato de la oposición o el consenso u otro método son vías que se pueden considerar?

-Los venezolanos necesitamos renovar nuestro liderazgo político para seguir luchando por la libertad y la democracia. Son los ciudadanos quienes deben elegir al nuevo liderazgo entre aquellas personas que despierten su confianza, y por eso, en Vente Venezuela entendemos que esa elección popular o primaria es necesaria para organizar la lucha de los venezolanos y recobrar la libertad y la democracia.

Esa primaria es un medio, no un fin en sí misma. El objetivo es articular y construir fuerza, con el propósito de derrotar al régimen en 2024. De este modo, la sociedad venezolana podrá escoger entre quienes vamos a sacar a Maduro del poder y quienes pretender acomodarse dentro de este sistema, esperando cómodamente hasta el 2030 para ver si entonces Maduro sí se decide a dejarles gobernar.

– ¿Cuál es el riesgo de las primarias? ¿Puede salir la oposición dividida de este proceso?

 –El primer riesgo que entrañan las primarias es que éstas sean infiltradas por el régimen y su “ministerio de elecciones”, que es el CNE actual, para elegir a un contendor dócil, y volver a montar así una nueva farsa electoral. El segundo riesgo que se ignoren las demandas de la gente, que claramente exige condiciones que generen confianza y faciliten la participación de todos los venezolanos dentro y fuera del país. Unas primarias poco creíbles, con condiciones impuestas por los infiltrados del régimen dentro de la oposición, tendrían una bajísima participación y nos conducirían exactamente al escenario en el que el régimen quiere vernos antes del 2024.

Por eso no podemos desaprovechar la oportunidad de hacer unas primarias confiables que permitan elegir un nuevo liderazgo opositor, libre de toda sospecha de conchupancia con el régimen.

¿Es la unidad un fetiche o es indispensable para ganarle a Maduro? ¿Qué más hace falta?*

 –Nuestro gran desafío es construir una fuerza invencible, producto de una gran alianza entre todos los sectores honrados del país; una alianza que integre a las fuerzas políticas y sociales realmente comprometidas con un cambio y que estén decididas a dar la lucha por las condiciones electorales y por todos los derechos de los venezolanos. Eso implica sumar a los sindicatos y gremios profesionales; a los trabajadores del campo y la ciudad; a las asociaciones ciudadanas de todo el país; a los venezolanos que están dentro y fuera del territorio nacional. Quienes realmente quieran un cambio genuino son absolutamente valiosos y necesarios. Esta alianza verdaderamente efectiva para sacar a Maduro del poder ya se está forjando, pero para terminar de fraguarla hace falta un nuevo liderazgo, legítimo y representativo, capaz de articular la voluntad de la inmensa mayoría de los venezolanos que, dentro y fuera del territorio nacional, están dispuestos a sumarse a esa alianza por el cambio profundo.

En cambio, si la unidad es entendida como un cartel que silencia el debate político, como un oligopolio que limita la oferta política a un único programa que deciden cuatro dirigentes de mermada legitimidad, nosotros no estamos de acuerdo con eso. Esa fórmula ha perdido toda credibilidad ante los venezolanos, entre otras cosas porque los grupos políticos y financieros que la promueven han sido infiltrados durante años por el régimen y en la práctica trabajan para sostenerlo. Pero ahora esa trampa se cae a pedazos porque esos sectores están más divididos y desacreditados que nunca.

Lo que nosotros apoyamos es una gran alianza, fundamentada en una comunión de valores y propósitos elementales, entre todos los venezolanos que realmente quieran luchar por un cambio político profundo y real. Para ello, hace falta un nuevo liderazgo, capaz de articular la voluntad de la inmensa mayoría de los venezolanos que dentro y fuera del territorio nacional están dispuestos a sumarse a esa alianza por la libertad y la democracia.

¿Después de las primarias, cómo hacer para conseguir la unidad de los diversos factores (otros precandidatos y sus bases de apoyo), que hayan adversado su postulación?

 Esa unidad ya está en marcha y se viene articulando dentro y fuera del país. En todos los sectores de la sociedad civil, entre asociaciones de todo tipo, entre sindicatos y estudiantes, grupos religiosos y organizaciones políticas, existe un consenso tácito y explícito con respecto a lo que se quiere y a lo que hay que hacer. Ese consenso elemental va más allá de las diferencias doctrinarias, más allá de izquierdas o derechas, de chavismo o antichavismo; es un clamor de toda la Venezuela decente que se levanta contra la corrupción y las mafias que se han enquistado a todo largo del espectro político. Encarna una fuerza muy poderosa de carácter racional, emocional y espiritual, que nos hace ver que con Maduro en el poder no hay recuperación posible; que desde el amor al país todo es posible y que es necesario que el bien prevalezca sobre el mal.

 – ¿Acatará el resultado de las primarias y saldrá a apoyar a quien sea el triunfador?

 –Somos gente de palabra y siempre acataremos la voluntad soberana de los ciudadanos venezolanos, expresada de forma libre y autónoma.

 – ¿Qué tratamiento considera hay que dar a los factores políticos que se dicen de oposición, pero con partidos judicializados, señalados de tener tratos con el régimen y que hacen vida en la AN de 2020? ¿Integrarlos o aislarlos?

 –Consideramos que si la consulta está planteada en los términos que exigimos, que son justamente los que garantizan su transparencia y amplitud, no se le debe impedir a nadie que participe. Son los ciudadanos venezolanos quienes deben tener la última palabra, entre otras cosas, porque ya saben muy bien quién es quién. Además, esta expresión de la soberanía popular es una excelente oportunidad para que los ciudadanos manifiesten su rechazo a los cómplices y corruptos que dicen oponerse al régimen cuando en realidad trabajan para él.

 – ¿Cuáles son los principales elementos que la representación opositora debe hacer lo posible por obtener en el diálogo con el régimen? ¿La prioridad es el tema económico/ social o la agenda política para conseguir el cambio?

–No habrá cambio económico y social, al menos, en términos positivos para la nación, mientras no haya un cambio político profundo y generalizado; es decir: hasta que Maduro y este régimen salgan del poder.

No se trata de hacer más confortable el cautiverio ni de paliar la miseria; se trata de sentar las bases de un verdadero desarrollo, en el marco de la libertad y la democracia. Pero el régimen jamás cederá ante una oposición infiltrada, disminuida y deslegitimada que ha perdido su capacidad de convocatoria y articulación ciudadana. Por eso, no vemos que ninguna tentativa de diálogo pueda rendir mayores frutos, en ningún escenario, si la ciudadanía no cuenta previamente con un liderazgo político renovado.

 – ¿EEUU debería levantar las sanciones que afectan a las empresas estatales venezolanas de inmediato o hacerlo a cambio de avances políticos para conseguir una elección libre y transparente en 2024?

–Las sanciones internacionales son tanto una penalización por los graves delitos cometidos por los principales dirigentes de este régimen criminal como un mecanismo de presión y negociación para impulsar la recuperación de la democracia. Levantarlas sin que medie ningún cambio significa premiar a los violadores de derechos humanos, renunciar a una herramienta esencial para la negociación y, en definitiva, un gesto de derrota e impunidad que sólo le conviene a los delincuentes.

 – ¿Cuáles son sus principales propuestas de gobierno?

 –Nuestro programa de gobierno se llama Tierra de Gracia, y viene incorporando a cada vez más destacados venezolanos que son reconocidos dentro y fuera del país por su enorme capacidad y profesionalismo. La síntesis de nuestra propuesta se está simplificada en tres palabras: Orden, Plata y Familia.

“ORDEN”: requerimos restaurar el orden y la justicia en este país que clama por el fin del caos, que pide cese del atropello generalizado y que exige seguridad personal y jurídica para funcionar bajo un esquema de gobernabilidad democrática. Es impostergable una profunda reforma del Estado, que transforme el sistema de justicia y profundice de modo irreversible el carácter federal de nuestra república.

“PLATA”: la gente quiere vivir bien, gracias a su trabajo productivo y gratificante. No quiere vivir de migajas repartidas a cambio de su silencio y al precio de su dignidad. Vamos a enfocarnos en recuperar la estabilidad y fortaleza de la moneda y en la disciplina fiscal, para así acabar con la inflación, que es el mayor robo que un gobierno puede hacerle a la sociedad. Esto sólo será posible con un sólido plan de reactivación económica, que atraiga enormes inversiones en múltiples sectores, provenientes del capital privado nacional y extranjero. Vamos a desarrollar un proceso amplio y justo de renegociación de la deuda financiera, comercial y laboral, en el marco de un ambicioso y transparente proceso de privatizaciones que incluya un canje de deuda por inversión.

“FAMILIA”: nuestras políticas de seguridad, inclusión y solidaridad social se concentran en la protección y reunificación de las familias. A partir de las ruinas actuales vamos a volver a levantar los sistemas educativos, de salud pública y de seguridad social, aplicando las políticas que han demostrado que sí funcionan y adaptándolas a nuestra realidad nacional. La educación y la innovación serán los mecanismos más eficaces para generar empleos, reducir las desigualdades y competir en los nuevos mercados globales, y para ello, incorporaremos vigorosamente a la sociedad civil, a la academia y al sector privado.

 -¿A los representantes del gobierno se le debe perseguir judicialmente si cometieron delitos o hay que tenderles puentes de plata para estabilizar una naciente democracia?

 –Nosotros no vamos a “perseguir judicialmente” a nadie. Vamos a hacer una reforma judicial para que los tribunales puedan hacer en democracia lo que no pueden hacer en dictadura: justicia. Está claro que quienes decidan dejar de ser parte del problema para convertirse en parte de la solución encontrarán los incentivos necesarios para proceder en consecuencia. Pero hay una línea muy clara que el derecho actual marca con toda claridad: los derechos humanos. Los violadores de derechos humanos van a enfrentar la justicia, pero eso sí: una “justicia verdaderamente justa”, completamente distinta a la que la tiranía viene aplicando contra la sociedad venezolana.

 

”Mi objetivo no son las primarias, sino sacar al régimen del poder”: Machado sobre consulta opositora

”Mi objetivo no son las primarias, sino sacar al régimen del poder”: Machado sobre consulta opositora

María Corina Machado afirmó que el régimen de Nicolás Maduro no quiere que haya primarias   La coordinadora del partido político Vente Venezuela, María Corina Machado, dejó claro que su objetivo va más allá de…

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES