Reapertura en tiempos de rebrote - Runrun
Francisco Zambrano Feb 01, 2021 | Actualizado hace 1 mes
Reapertura en tiempos de rebrote
Cines y teatros abrieron sus puertas por vez primera desde marzo del año pasado en un mes de enero de 2021 con un repunte de contagios 
La directiva de Médicos Unidos por Venezuela considera que estas licencias deben permitirse siempre y cuando se desarrolle una política sanitaria transparente  
Restaurantes esperan ser incluidos próximamente en el esquema de flexibilización
Voceros de la comunidad educativa rechazan retorno presencial a clases 

@franzambranor

 

En marzo de 2020, Rafael le prometió a su hijo Matías que lo llevaría al cine a ver la película “Unidos” de Pixar, pero el 12 de ese mes, Nicolás Maduro suspendió reuniones, eventos y concentraciones debido a la amenaza del COVID-19. Al día siguiente la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, confirmó los primeros dos casos en Venezuela.

Comenzó una cuarentena que mantuvo desde entonces a Rafael y a Matias alejados de su diversión favorita. Matías tuvo que conformarse con ver la película en su reproductor de DVD y fue tanto el tiempo que pasó, que hasta a Pixar le dio chance de estrenar vía streaming “Soul”, su más reciente producción.

Diez meses después, Maduro anunció desde la Galería de Arte Nacional en Caracas “la reapertura programada y segura” de espacios como salas de teatro y cine, museos y centros culturales.

“Hemos avanzado en un conjunto de medidas de bioseguridad atendiendo las experiencias internacionales con el debido distanciamiento físico y la certificación de las condiciones biosanitarias de los establecimientos culturales”, dijo el ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas.

La reapertura se da en medio de un mes de enero de 2021 que cerró con 13.365 contagios según números oficiales, cifra superior a los 11.168 de diciembre y a los 10.381 de noviembre de 2020. 

Para Andreína Madrid, gerente corporativo de mercadeo de Cines Unidos, se trata de una buena noticia en medio de la emergencia sanitaria por la que atraviesa Venezuela y el mundo entero.

“La estábamos esperando, para nadie es un secreto que el cine se ha convertido en una experiencia indispensable para toda la familia, en un momento mágico”, dijo Madrid. 

La gerente informó que Cines Unidos comenzó a operar nuevamente este miércoles 27 de enero y abrirá durante las semanas calificadas como flexibles por el gobierno nacional, a una capacidad de 30 por ciento y conservando las medidas de bioseguridad pertinentes como empleo de mascarillas, distanciamiento social, gel antibacterial al entrar y salir de las funciones y desinfección constante de salas.

“Estamos preparados para atender a nuestros clientes en las 23 salas que tenemos en el país, la apertura la haremos progresiva, el miércoles 27 comenzamos con nueve e iremos sumando paulatinamente. Exigiremos el uso de mascarillas en todo momento, salvo cuando el cliente se encuentre sentado en la sala consumiendo nuestros productos de caramelería ”. 

Madrid sentenció que el precio de la entrada oscilará entre 3 y 4 dólares y que seguirán conservando beneficios para los clientes como los lunes populares y descuentos para niños y personas de la tercera edad. 

A diferencia de Cines Unidos, el circuito Trasnocho Cultural no dispondrá de los servicios de caramelería en las primeras de cambio. 

“Creemos que no es prudente por el momento, queremos tener el máximo cuidado”, indicó José Pisano, gerente de programación del Trasnocho Cultural y director de Blancica. 

Pisano sostuvo que solo dos salas funcionarán al principio con dos funciones por día. “Teníamos muchas ganas de arrancar, sabemos que es un momento difícil, pero el entretenimiento y la recreación son importantes. En Latinoamérica, solo Venezuela y Chile no habían tenido actividad cinematográfica”.

El gerente dijo que en cartelera las personas podrán escoger entre el documental Once upon a time in Venezuela (Erase una vez en Venezuela), Bloodshot y Los Nuevos Mutantes.

El teatro también abrirá sus puertas este viernes 29 con una función diaria de la obra Tal Cual con Javier Vidal y Julie Restifo. 

El riesgo es en 3D

Para Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos por Venezuela la reapertura de los espacios hacia una nueva normalidad depende de la caracterización precisa de la enfermedad. 

“Hay que tener claridad sobre lo que ocurre en el país. Es perentorio llevar a cabo una alta cantidad de pruebas de despistaje para la Covid-19 en pacientes asintomáticos en función de determinar cómo se está comportando el virus. Bajo esa premisa es que se pueden tomar decisiones para la apertura y el funcionamiento de la estructura socioeconómica”, dijo Lorenzo.

De acuerdo a la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) correspondiente a 2019-2020, 45% de los trabajadores en Venezuela lo hace por cuenta propia y según el Sindicato de Trabajadores no Dependientes del Sector Comercio, Servicio y Afines (Sintrandecos) en la actualidad hay 5 millones de trabajadores informales. 

“Muchas personas tienen que salir todos los días a ganarse la vida, a hacer mercado. Es la realidad de un país que está en hiperinflación y ante eso hay que tomar decisiones apropiadas”. 

Lorenzo sostuvo que ante este panorama no se pueden asumir estrategias rígidas como el esquema 7 x 7.

“Lo recomendable es hacer aperturas controladas haciendo cumplir la prevención. Actuando así se pueden permitir ciertas licencias como hacen otros países, el problema es que aquí no conocemos el estatus real de la enfermedad por falta de tests a la población”.      

El director de Médicos Unidos por Venezuela sostuvo que el mensaje de que todo está controlado con respecto a la pandemia ha hecho que la ciudadanía baje la guardia. 

“La apertura de cines y demás espacios cerrados nos lleva a una situación de extremo cuidado. Independientemente de que se vaya a estar por dos horas, son sitios donde la concentración de virus es mayor y esto puede redundar en contagios masivos”.

Lorenzo indicó que las empresas que asuman la reapertura por una necesidad económica deben cumplir con el protocolo obligatorio de bioseguridad. “Es recomendable la renovación de los filtros de los aires acondicionados y si es posible el cambio de tecnología para garantizar un aire más limpio. Con todo y eso se corre riesgo”.

Esperan por luz verde

De acuerdo a la Cámara Nacional de Restaurantes (Canares), al menos 70% de los establecimientos en Venezuela se han adaptado a la modalidad de delivery o entrega a domicilio, sin embargo esta dinámica genera apenas entre el 10% y 20% de lo que se percibía antes de la pandemia. 

Ivan Puerta, presidente de Canares, sostuvo que están esperando instrucciones de parte del gobierno nacional para ser incluidos en el plan de flexibilización 7 x 7. 

“Desde junio del año pasado estamos preparados para recibir a clientes en los salones, cumpliendo con los protocolos y medidas de bioseguridad”, indicó Puerta.

Puerta manifestó que desde el inicio del esquema 7 x 7 han estado presentando alternativas al Ministerio de Comercio para ser incluidos en la flexibilización. 

Dijo que no tiene reportes de cierres masivos de establecimientos, sin embargo reconoció que especialmente en el interior algunos se han visto en la obligación de claudicar y otros han tenido que emigrar a otros sectores del comercio.

Reconoció el papel que han cumplido las redes sociales durante la pandemia. “Hemos apelado a las plataformas digitales para aumentar nuestras posibilidades de venta”. 

Clases en veremos 

Durante la exposición de la Memoria y Cuenta en la Asamblea Nacional chavista, Maduro asomo que las clases presenciales podrían reanudarse en el mes de febrero. “Esperamos vacunar a todos los maestros y trabajadores para un regreso seguro a las escuelas”, dijo.

Pero el pasado 31 de enero, Maduro reculó y sentenció que todavía no tenían planes de citar a los estudiantes para los salones de clase. 

Para la representante del Sindicato Venezolano de Maestros, Gricelda Sánchez, el anuncio de Maduro es una irresponsabilidad. 

“Este es un país sin condiciones para enfrentar este virus, ahora el nivel de contagio es mucho más alto, hay muchas personas muriendo y enfermas. Los alumnos, maestros y los que hacen vida en las escuelas expondrían demasiado sus vidas, el costo que se pagaría sería muy alto”, dijo Sánchez. 

Angel Reyes, decano (encargado) de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela, respaldó la posición de Sánchez. 

“No están dadas las condiciones para regresar a la presencialidad por los momentos. Las actividades docentes en aulas o laboratorios exigen contacto cercano de grupos relativamente grandes de estudiantes y profesores, lo que pudiese incrementar el riesgo de contagios y más aún cuando todo indica que los casos están aumentando. Además, gran parte de nuestros profesores, por su edad, pertenecen a grupos de alto riesgo”, sostuvo Reyes.

El decano manifestó que la universidad no posee los recursos para implementar los protocolos de seguridad correspondientes.

“No estamos preparados para adecuar los espacios. Se precisa una serie de insumos que no poseemos y no disponemos de la asignación presupuestaria para ello”, dijo.

Indicó que los bajos sueldos de profesores, empleados y obreros, además de las dificultades económicas y de servicios que poseen todos los miembros de la comunidad universitaria, incluyendo los estudiantes, dificulta la movilidad a los recintos diariamente. 

Para Reyes lo ideal sería mantener la modalidad a distancia u on line, pero muchos docentes y alumnos no poseen los insumos necesarios para llevar a cabo tal tarea.

“Una proporción muy importante de nuestros profesores no posee equipos informáticos actualizados con conexión a internet, a eso hay que sumar la intermitencia y poca calidad de ese servicio en el país. Los docentes perciben salarios tan bajos que no permiten cubrir siquiera los costos de la renta de datos de la telefonía celular”. 

Según Reyes, pese a las adversidades, la UCV ha logrado culminar algunas actividades docentes, con semestres especiales a distancia y ofertas académicas reducidas que ofrecen una alternativa para que los estudiantes puedan avanzar en su formación.