Estudio asegura que durante la pandemia el deseo sexual disminuyó 18% - Runrun
Estudio asegura que durante la pandemia el deseo sexual disminuyó 18%
El nivel de funcionamiento sexual durante la cuarentena puede mantenerse o disminuir, pero no aumentar
El deseo sexual de la mujer es más vulnerable que el del hombre

 

@fefamaya

Utiliza la mascarilla, quédate en casa, si toses o estornudas hazlo en un papel desechable, mantén distanciamiento social, lávate las manos por 20 segundos, toma una ducha al llegar a casa, lava los alimentos. A toda hora y en todo momento las personas consumen información como esta sin importar en qué plataforma digital se encuentren. 

COVID-19 es la tendencia del 2020 y es el tema principal de la mayoría de las conversaciones hoy en día. La pandemia ha causado que cualquier tópico que se discuta, esté basado en ella. Y aunque haya más tiempo libre, tanta ansiedad puede atentar contra el deseo sexual.

Durante el mes de julio de 2020 se realizó un estudio que comprobó que el estrés crónico que genera la pandemia de COVID-19, ha disminuido el deseo sexual.

La investigación fue realizada por la sexóloga Sophia Behrens y la psicóloga e investigadora, Luisa Angelucci. Los resultados se obtuvieron a partir de una encuesta que se aplicó a 896 personas, 629 mujeres y 267 hombres.

A través de la encuesta se buscaba conocer el estado civil de las personas, edad, sexo, número de hijos y sus creencias favorables hacia el confinamiento como estimulador de la sexualidad.

Behrens indicó que existen dos tipos de deseo sexual: el espontáneo, que aparece sin mayor estimulación y de manera automática. Y el responsivo, que se activa una vez que hay estimulación. “El deseo sexual de las mujeres cuando están en relaciones estables tienden a ser responsivo. También es más vulnerable que el del hombre, ya que este se ve mucho más afectado por factores como el estrés y el cansancio”, dijo Behrens.

Cuando inició la cuarentena hubo una creencia en la sociedad que el confinamiento iba a mejorar positivamente el deseo sexual de las personas durante la pandemia. “La pandemia es una situación de estrés importante, ya que saca al ser humano de su cotidianidad y empieza a generar una cantidad de cambios, como no relacionarse con la gente, no tener sitios de esparcimientos, no tener situaciones que ayuden al manejo del estrés y todo esto hace que los niveles de estrés de cada individuo aumente”, dijo la sexóloga. 

Behrens reiteró que el estrés es un factor que afecta negativamente el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres. En caso de que los estresores, estímulos que generan estrés, sean mantenidos y crónicos, como este caso, el deseo sexual disminuye. 

“El nivel de funcionamiento sexual durante la cuarentena puede mantenerse o disminuir, pero no aumentar”, aseguró Behrens. 

38% de los encuestados aseguró que antes de la pandemia su deseo sexual era alto, una vez que inició el confinamiento la cifra disminuyó a 29%. 42% de las personas indicaron que su deseo sexual era regular antes de la cuarentena, la cifra se redujo 9%, alcanzando 33%.

Igual en solteros y casados

Angelucci aseguró que, en base a los resultados de la encuesta, el deseo sexual de las personas disminuyó de regular alto a regular bajo. “Esto se relaciona con la percepción de las personas de que la pandemia ha afectado neutralmente, seguido de negativamente, su sexualidad”, dijo.

Adicionalmente, la investigadora señaló que el estado civil de los individuos no influye en su deseo sexual. “Antes de la pandemia, todos indicaron que el deseo era regular alto. Solo los viudos aseguraron que era regular, y durante la pandemia bajo”, afirmó Angelucci. 

En el caso de los individuos que no tienen pareja, Angelucci señaló que 11% de ellos no presentan actividad sexual, tienen más fantasías sexuales y tienen creencias acerca de que el confinamiento es favorable para la sexualidad. 

Angelucci explicó que tanto personas con parejas como aquellas que no tienen indicaron que su deseo sexual antes del confinamiento era regular. Sin embargo, durante la pandemia el deseo sexual de personas sin pareja ha aumentado.

“Ambos grupos dicen que el brote del virus ha afectado su vida sexual neutralmente, pero quienes no tienen pareja indican que el efecto es más negativo”, reiteró Angelucci.

Además del deseo sexual, el estudio midió la actividad sexual. Sophia Behrens explicó que la actividad sexual son los actos que realiza cada individuo. 

Angelucci aseguró que 36% de los encuestados tienen actividad sexual casi siempre, 48% a veces, 11% raramente y 5% nunca. 

La investigación reiteró que el número de hijos no diferencia el reporte de actividad sexual pero sí el de deseo sexual y fantasías sexuales. Angelucci explicó que antes de la pandemia las personas que no tienen hijos o menos hijos tenían mayor deseo sexual.