Fondos del Gobierno de Guaidó tienen movilidad reducida - Runrun
Fondos del Gobierno de Guaidó tienen movilidad reducida
El economista Francisco Rodríguez considera que el presidente Guaidó podría disponer de 11 mil millones de dólares para atender la crisis
Pero el Procurador José Ignacio Hernández insiste en que hablar de montos es complicado cuando los acreedores están a la espera de cobrar deudas

@saracosco

Desde el inicio de la cuarentena por la pandemia del COVID-19, el uso de recursos financieros se ha hecho más que una prioridad para atender la emergencia en Venezuela, que ya venía sumando otras crisis. 

Un primer intento de obtener recursos lo hizo la administración de Nicolás Maduro, cuando publicó una carta dirigida al Fondo Monetario Internacional (FMI) solicitando un crédito de 5 mil millones de dólares para atender el sistema de salud.

El FMI respondió negativamente a la solicitud, indicando que no estaba claro a quién reconocía el organismo como presidente de Venezuela, si a Maduro o Juan Guaidó. 

Sin embargo el presidente Guaidó y la Asamblea Nacional (AN) ha aprobado distintas gestiones para atender la crisis en medio de la pandemia, con la prioridad de atender al personal de salud. El pasado 26 de marzo, el mandatario informó que recuperaron 20 millones de dólares de cuentas bloqueadas de la administración de Maduro.

“Estos recursos, que provienen de cuentas rescatadas por el gobierno legítimo en el exterior, podrían permitir la dotación de protección para médicos y enfermeras; colaborar en el restablecimiento del servicio de agua para hospitales y apoyar en productos como el gel que tanto se necesita”, dijo Guaidó.

Agregó que el dinero sería manejado por organizaciones no gubernamentales e internacionales, además de las iglesias del país. Sin embargo no detalló cuáles serían esas organizaciones y tampoco el origen de la cuenta. 

Luego el 15 de abril, la AN aprobó un acuerdo en el cual se establece que la junta directiva Ad Hoc del Banco Central de Venezuela (BCV) solicitará la autorización a la Oficina de Protección de Activos Extranjeros (OFAC) para transferir el saldo del BCV, de la cuenta del Citibank, a la Reserva Federal de Nueva York, donde también hay una cuenta del BCV. dicho acuerdo y durante la sesión del Parlamento, no se estableció el monto que se iba a solicitar transferir que según una publicación de Bloomberg sería de 342 millones de dólares. 

En el acuerdo también se establece que este dinero no podrá ser dispuesto ni ejecutado, sin la autorización previa y expresa de la Asamblea Nacional, excepto para lo establecido en la Ley Especial del Fondo para la Liberación de Venezuela, donde se aprobó un presupuesto de 80 millones de dólares.

En esa misma sesión se aprobaron 7 presupuestos para distintos proyectos que se ejecutarán en el marco de ese Fondo Especial, entre ellos 35 millones para la atención social, donde se contempla la salud y la pandemia del COVID-19.

Fondos entre la realidad y la expectativa

Desde la juramentación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, el 23 de enero de 2019, el gobierno de Donald Trump dio su reconocimiento inmediato y completo. Incluso el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, anunció que Guaidó tiene autoridad sobre las cuentas venezolanas que están en el Banco de la Reserva Federal en Nueva York y otros bancos de Estados Unidos.

“Esta certificación ayudará al gobierno legítimo a salvaguardar esos activos para beneficio del pueblo venezolano”, dijo Palladino, según una publicación de la BBC.

“Esta certificación ayudará al gobierno legítimo a salvaguardar esos activos para beneficio del pueblo venezolano”, dijo Palladino, según una publicación de la BBC.

Sin embargo más de un año después se desconoce de cuántos recursos dispone la presidencia encargada para ejecutar. El Procurador Especial, José Ignacio Hernández, indicó a Runrun.es, que el Gobierno interino tendría disponible aproximadamente 340 millones de dólares, que son de la transferencia hecha entre la cuenta del BCV en el Citibank a la Reserva Federal de Nueva York.

Hernández aclaró, al igual que el economista Alejandro Grisanti que ese monto seguirá estando bloqueado y “protegido”. Grisanti agregó que de ahí se destinarán los 80 millones de dólares para el Fondo Especial para la Liberación de Venezuela. 

“En la Reserva Federal estos recursos seguirán bloqueados, se le está pidiendo a la OFAC la posibilidad de movilizar 80 millones de dólares”, señaló el economista. 

Por el otro lado está la propuesta del economista Francisco Rodríguez, donde explicó que según estimaciones hechas con información pública, el Gobierno interino podría tener disponibles 11 mil millones de dólares.

Esto se desglosa entre empresas mixtas, pertenecientes a la Faja del Orinoco, Citgo, Novo Banco y el oro del Banco de Inglaterra. Reconoció que en algunos casos como Novo Banco o el oro en el Banco de Inglaterra, pueden ser más complicados de obtener, porque el primero se encuentra bajo investigación por temas de corrupción.

Sobre el Banco de Inglaterra Rodríguez indicó que la institución decidió congelar esos activos, cuando Nicolás Maduro intentó transferirlos luego de juramentarse en enero de 2019, cuando la mayoría de los países no avaló el proceso electoral de mayo de 2018.

En este punto el economista Alejandro Grisanti dijo que en el caso de Europa, los gobiernos han reconocido a Guaidó como presidente, pero la mayoría de los bancos no saben quién puede hacer manejo de esas cuentas. Pero Francisco Rodríguez sugirió que los representantes de Guaidó den una explicación pública sobre las gestiones hechas para recuperar esos recursos y el motivo por el cual no se han podido mover.

Otros recursos que podría obtener Guaidó, según Francisco Rodríguez, son de los organismos multilaterales como el FMI, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). 

Aunque en este caso para poder obtener financiamiento necesitaría lograr un acuerdo con Nicolás Maduro. “Donde sí tiene acceso Guaidó totalmente es en el BID, donde incluso tiene un representante (…) No hay nada que impida que Juan Guaidó le pida financiamiento al BID para un programa de ayuda a la población migrante venezolana”.

Fondos
Fondos

Fondos en la mira

El Procurador Especial, José Ignacio Hernández consideró que estos montos de los que se ha venido hablando no son veraces “y por el contrario responde a una peligrosa manipulación de los hechos”.

“Lo cierto es que el resto de recursos, a los cuales se ha hecho referencia en medios y discusiones públicas, están sujetos a investigaciones basadas en la mala administración del régimen de Nicolás Maduro”, añadió.

El Procurador indicó que actualmente esos recursos son propiedades bloqueadas “y por lo tanto protegidas por órdenes ejecutivas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump”.

Francisco Rodríguez agregó que el Gobierno estadounidense ha emitido licencias de protección de activos para que los acreedores no puedan solicitar embargos. Por lo tanto considera que ese argumento no es válido para al menos indicar cuántos recursos están disponibles en total. 

“Lo que yo creo que ellos quieren decir, es que dadas las actuales regulaciones, incluyendo las sanciones estadounidenses, ellos no tienen libre disponibilidad. En ese sentido estoy de acuerdo. En lo que estoy en desacuerdo, es cuando dicen que no tienen control. Esas limitaciones tienen que ver básicamente con decisiones de países aliados de Guaidó”, expuso el analista.

Rodríguez además señaló que el Gobierno de Guaidó podría dar información pública sobre los recursos totales, es decir, dar la cifra grande sin entrar en detalles de cuentas o un desglose que pueda comprometer los intereses de la nación.

Rodríguez además señaló que el Gobierno de Guaidó podría dar información pública sobre los recursos totales, es decir, dar la cifra grande sin entrar en detalles de cuentas o un desglose que pueda comprometer los intereses de la nación.

Pero Monica de Bolle, directora de Estudios Latinoamericanos y mercados emergentes en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, reforzó el argumento del Procurador Especial, al indicar es que razonable que el monto de los fondos se “mantengan en secreto”.

“Dado que Venezuela tiene muchas deudas con China y Rusia, entre otros, una vez haya información los acreedores intentarán hacerse con ellos (los fondos)”, aseguró a la BBC.

Grisanti señaló que en el caso de la transferencia del BCV, se hizo para reforzar la protección de eso activos, ya que Estados Unidos ha propuesto un cambio de gobierno a cambio de eliminar las sanciones. 

“Si se aplicara, los activos venezolanos quedarían desprotegidos. Es necesario que todos los fondos que están en cuentas bancarias se movilicen a la Reserva Federal. Si eliminan las sanciones, pueden venir los acreedores y pedir que se congelen esos fondos para ellos cobrar sus acreencias”, dijo Grisanti.

“Si se aplicara, los activos venezolanos quedarían desprotegidos. Es necesario que todos los fondos que están en cuentas bancarias se movilicen a la Reserva Federal”.

En este sentido el Procurador agregó que toda la información de activos debe manejarse con cautela, considerando la deuda pública venezolana y el intento de acreedores y bonistas de embargar esos fondos.

“Con una deuda pública estimada en 140 millardos de dólares y reclamaciones judiciales por el orden de los 15 millardos, todos los activos del Estado se encuentran en riesgo de ciertos acreedores que, aprovechando el colapso económico, pretenden ejecutar activos para el cobro de acreencias legadas de los regímenes de Chávez y Maduro”.