Saqueadores, por Eddie A. Ramírez S. - Runrun
Saqueadores, por Eddie A. Ramírez S.
La historia narra de saqueos de pueblos por soldados vencedores; es menos frecuente el saqueo a los propios ciudadanos y a su país, tal como en el caso de Chávez-Maduro

 

La historia narra muchos saqueos cometidos a la población por soldados vencedores en contiendas contra diferentes tribus o nacionalidades.  Excepcionalmente, los soldados saqueaban a su misma gente. Quizá el caso más cercano fue el practicado por los nazis a los judíos alemanes. Los dictadores son conocidos por sus saqueos a los bienes del Estado, bien sea por apropiación directa o a través de comisiones exigidas a contratistas. Un hecho menos frecuente es el saqueo a sus ciudadanos y a los recursos de su país, tal como en el caso de Chávez-Maduro.

Saquearon a la población

La dictadura de Chávez-Maduro ha saqueado a los ciudadanos al robarles las condiciones para permanecer en Venezuela, obligándolos a emigrar con riesgo de ser asesinados en el camino, como ocurrió con el bebé vilmente abatido por guardacostas trinitarios, y otros en su peregrinar hacia el sur. También, al no tomar medidas para controlar la inflación y prestar servicios médicos, por lo que los trabajadores y jubilados están pasando hambre o mueren por falta de asistencia médica.

Saquearon a los propietarios

Han saqueado la propiedad privada con decretos de expropiación sin compensación, lo cual es un simple robo, como dijo María Corina. Hay dos casos importantes y emblemáticos en los que la dictadura robó a los propietarios y a todos los venezolanos. El robo de las instalaciones y equipos de Radio Caracas Televisión, en el 2007; y el reciente de El Nacional, fue una importante pérdida patrimonial para sus propietarios y, además, les robó a los ciudadanos el derecho a la información. Estos dos valientes medios de comunicación eran intolerables para la dictadura. Afortunadamente, sus dueños no han claudicado.

El régimen utiliza contra otros medios de comunicación mecanismos menos evidentes que el saqueo. Uno de ellos es no renovar los derechos de concesión, que ha aplicado a muchas emisoras de radio. Otros son presionar para que el sector privado no les coloque propaganda, no suministrar papel a los medios escritos, bloquear el acceso a medios digitales como Runrunes y Noticiero Digital y comprar periódicos y emisoras a través de testaferros que se comprometen a censurar las informaciones que no benefician al régimen y a divulgar sus mentiras.

Saquearon a los trabajadores petroleros y a empleados públicos

El régimen saqueó las prestaciones, fondo de ahorros, fondo de vivienda y derecho a la jubilación de los trabajadores despedidos ilegalmente de Pdvsa y de otras empresas u organismos del Estado.

Saquearon los recursos naturales renovables

Al régimen no le importa el futuro de las nuevas generaciones. Por eso permite una explotación irracional de minerales, que destruye nuestros bosques y contamina los cursos de agua. También le tiene sin cuidado los derrames de petróleo que afectan negativamente el Lago de Maracaibo, cursos de agua, morichales y otro tipo de ecosistema.

Promueve la destrucción de nuestros Parques Nacionales, como Morrocoy, Los Roques y Canaima.

Esto último con el abuso de malos ciudadanos que se aprovechan de nuestros recursos teóricamente renovables, pero en la práctica difíciles de renovar. El grotesco espectáculo de sifrinos enchufados, en la cima de un tepuy es un caso típico de pérdida de principios y valores, y la excusa de Osmel Sousa es un monumento a la idiotez. Gracias a Soledad Morillo Belloso y a Carolina Jaimes Branger por ponerlos en su sitio en excelentes artículos. También nuestro reconocimiento a la joven Karen Brewer por su constante labor conservacionista, así como a otras ONG.

Saquearon los recursos naturales no renovables

Como es de conocimiento general, el saqueo del oro, diamantes y otros minerales preciosos está en mano de bandas, algunas encompinchadas con personas del régimen. El oro que se extrae no es depositado en el Banco Central, sino que va al exterior ilegalmente. Pdvsa fue saqueada y se siguen llevando motores y cuanto hierro encuentran para venderlo como chatarra. La producción de petróleo, según el Boletín de febrero de la OPEP es de solo 668.000 barriles por día, y la cifra que el régimen informa a esa organización es de 755.000 barriles por día. Es decir que, como habían dicho los expertos, muy lejos del millón de barriles por día anunciado por el usurpador mentiroso.

Saquearon los recursos humanos

El régimen impide trabajar en dependencias del Estado a quienes identifica como opositores y establece salarios de hambre para médicos, enfermeras, docentes y de otras profesiones. Eso los obliga a irse al exterior, con lo que el país pierde valiosos recursos.

Saquearon los principios y valores

El mal comportamiento de quienes están en el poder erosionó, aun más, los ya frágiles principios y valores de nuestra sociedad.

Saquearon nuestros símbolos patrios y permitieron que fuerzas irregulares extranjeras y el narcotráfico se apropiaran de gran parte de nuestro territorio.

Detener los saqueos

El régimen venezolano saquea el presente y el futuro. Lo realiza con la colaboración de jueces alcahuetas y la complicidad de la Fuerza Armada que tolera esas violaciones a la Constitución. Detener los saqueos es trabajo de todos. La dirigencia opositora debe entender que solo con un frente común se puede ejercer presión suficiente para que el régimen acepte realizar una elección adelantada y transparente o para que Maduro renuncie. Si algunos dirigentes de la oposición no lo entienden es porque no les importan los saqueos o porque participan de los mismos.

Como (había) en botica

Lamentamos el fallecimiento de Eduardo Colmenares Finol, un gran venezolano y un caballero, al igual que sus hermanos Guillermo y Enrique. También, de Oscar Estrada Diaz, compañero de Gente del Petróleo y de Unapetrol.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es