Petare sufre, por Pedro Méndez Dager - Runrun
Petare sufre, por Pedro Méndez Dager

@pedro_mendez_d 

Petare sufre en estos días. Sufre desde hace mucho la falta de servicios, la inseguridad, la falta de transporte y de instituciones que trabajen por el bien común. Es parte de la ciudad, pero tales privaciones le impiden disfrutar de todas las ventajas de estar en ella.

En Venezuela, el Estado solo sirve para que quienes lo usurpan puedan perpetuarse en el poder y para perseguir a la disidencia. No hay ni Estado de Bienestar ni Estado de Derecho, por eso no están garantizadas ni la educación, ni la salud, ni la seguridad social, ni la justicia, ni los servicios, nada que implique derechos civiles y políticos.

El Estado está al servicio de grupos corruptos y violentos que someten a todo un país.

Por eso, los petareños hoy sufren más y sus hijos deben ver como normales las armas y las detonaciones y la ley del más violento que controla espacios del barrio, como pasa en el resto de Venezuela con amplias regiones del país entregadas a organizaciones criminales.

Lo que pasa hoy en Petare pasa en el Arco Minero, en Aragua, en el estado Sucre, en todas nuestras fronteras, en el estado Falcón y en todos los lugares en los que se ha entregado a un poder fáctico paraestatal las competencias y responsabilidades que deberían recaer en los organismos de seguridad del Estado.

Entender estas dinámicas es condición necesaria para lograr el cambio político en Venezuela. Cualquier análisis que no tome en cuenta la trascendencia de esto en el equilibrio de la coalición dominante no atiende a la realidad completa de aquello a lo que enfrentamos.  

Los vecinos del municipio Sucre tenemos derecho a tener un gobierno municipal, regional y estadal que nos garantice los servicios, la seguridad, el aseo urbano, la planificación urbana y obras públicas de calidad. Petare, esa parte autoconstruida de nuestro municipio, esa parte, como pocas, hecha con el sudor de la frente de sus habitantes, tiene derecho a vivir dignamente y a tener oportunidades de progreso y de justicia.

De cara al futuro, no solamente habrá que trabajar por recomponer la soberanía, al Estado, a la administración pública y la descentralización para que nuestros municipios puedan desarrollar todo su potencial económico y brindar buena calidad de vida a los ciudadanos. Sino que haciéndolo debemos lograr que quienes en los barrios del país hoy solo ven opciones en la violencia, puedan tener oportunidades de emprender, estudiar y progresar.

Una premisa de cara al futuro es generar las oportunidades para que todos podamos desarrollar nuestras potencialidades, para que cada venezolano pueda estudiar y tener las condiciones mínimas para convertirse en generadores de valor, de emprendimientos, de ideas.

Es problema de todos en nuestra sociedad que tantos jóvenes en los sectores populares encuentren un refugio en la violencia. Y no se trata solamente de construir canchas para sustituir armas por deporte, no se trata solo de administrar de forma correcta el sistema educativo, no son solo programas de alimentación; se trata sobre todo de programas de educación temprana y educación técnica que cambien las perspectivas de futuro de los niños y jóvenes.

Se trata de liberar la economía para atraer inversión, generar empleo y riqueza que cambien los incentivos para toda la sociedad y que cada quien encuentre sentido y una vida digna en el trabajo honrado y en la inversión.

Necesitamos recuperar el Estado, en su esencia y función, y su soberanía.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es