Hasta siempre bolívar fuerte, por Brian Fincheltub
Hasta siempre bolívar fuerte, por Brian Fincheltub

dolaresbolivares-1

Sin pena ni gloria, sin dolientes, sin homenajes póstumos, así murió el Bolívar Fuerte, tras languidecer por largo tiempo y sin contar con la más mínima atención para salvarlo. No hubo discursos en televisión ni flores en el Banco Central.  Ni luto le guardaron, digamos que se dieron el lujo de bailar sobre su memoria, negando hasta la existencia del muerto cuando la hediondez ya era insoportable.

Sus cenizas recorren las calles de Venezuela, no hay algarabía a su paso, sino pura destrucción y miseria. Es el legado de la siembra del llamado “comandante eterno”, es la tempestad que hoy nos toca cosechar.

El finado se fue joven, no había llegado ni a los diez años. Su deterioro fue progresivo, desde el mismo momento de su nacimiento fue condenado a la tumba, por  más que sus progenitores celebraran aquella fecha como nunca, haciéndonos creer que la criatura que venía al mundo iba a crecer sana y fuerte para convertirnos en una “potencia”.

Toda aquella alharaca no fue más que un show, una puesta en escena que entre papelillos y fuegos artificiales nos pretendía hacer creer que nos enrumbaríamos hacia la estabilidad, cuando íbamos sin frenos rumbo al barranco. A quien se atrevió a decir que el recién nacido le parecía feo, lo tildaron de pájaro agorero, de saboteador. En definitiva, no había opciones, había que reírse a juro con el bebé aunque el mismo diera miedo.

Digamos que esta muerte es un parricidio, sus progenitores, sabiendo lo que habían traído al mundo, hicieron todo para su endeble estado empeorara. Hoy, cuando se ha ido a peor vida, se olvidaron completamente de él, prefirieron irse a llorar a funeral ajeno. Cataratas y cataratas de moco y llanto en La Habana mientras que en Venezuela nos las vemos negras, y no por duelo, sino por el tamaño de la tragedia nacional.

Mientras se dignan a darle sepultura, sus restos todavía recorren las calles del país. Desde esta trinchera solo queda decir: ¡Hasta siempre Bolívar Fuerte! ¿Venceremos?

 Brian Fincheltub

[email protected]

@Brianfincheltub