Olivares: Podemos afirmar que hay 130 fallecidos por COVID-19 en el país - Runrun
Olivares: Podemos afirmar que hay 130 fallecidos por COVID-19 en el país
El diputado también informó de un caso positivo en la cárcel militar de Ramo Verde

El diputado de la Asamblea Nacional (PJ-Vargas) José Manuel Olivares aseguró que en Venezuela hay una data de 59 fallecidos por COVID-19 en el país, con lo cual la cifra de muertos por el virus sería de 130 en total.

En rueda de prensa virtual, el parlamentario y médico indicó que la administración de Nicolás Maduro “sigue mintiendo y manipulando la data de casos positivos y mortalidad”. Agregó que con esta cifra de 130 fallecidos, la tasa de mortalidad sería de 2%, más cercano al promedio de la región.

Igualmente informó que en la cárcel militar de Ramo Verde, ubicada en Los Teques, estado Miranda, se registró un caso positivo de COVID-19, de un preso político. Sería un teniente coronel proveniente del estado Táchira. 

“No tiene ninguna medida de protección y eso genera mayor preocupación para todos los presos políticos que están allí”, agregó.

Olivares también insistió en la necesidad de descentralizar las pruebas PCR, que solo se procesan en el Instituto de Higiene en Caracas. Señaló que hay 6 laboratorios públicos y 10 privados que están listos para empezar a realizar las pruebas. 

Por esta razón, el diputado indicó que un paciente en Caracas debe esperar hasta 10 días por los resultados de la prueba y en el interior pueden pasar entre 15 y 20. 

Con poca capacidad

El diputado José Manuel Olivares también hizo un recuento de los hospitales venezolanos que están llegando a su máxima capacidad en camas de terapia intensiva. Agregó que a nivel nacional el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva es de 40%.

Olivares indicó que en el Hospital José Gregorio Hernández del estado Amazonas hay 100% de ocupación de camas y ventiladores.

Lo mismo ocurre en el Hospital Luis Razetti de Anzoátegui, que además solo cuenta con dos camas y dos ventiladores. En el Hospital Universitario de Los Andes de Mérida, también hay 100% de ocupación de camas, lo mismo ocurre en el Hospital Alfredo Van Grieken en Falcón, que es uno de los estados que más preocupa al diputado porque ya han habido varios fallecidos. 

En ese hospital además solo cuentan con seis camas de terapia intensiva. La misma situación de ocupación total ocurre en el mismo estado en el Hospital Calles Sierra, donde solo hay cuatro camas. 

Olivares denunció que los hospitales son los que menos cuentan con equipos de protección e insumos para atender a los pacientes. “Les pido que se cuiden, que no salgan si no es necesario, ahora la seguridad depende de usted, porque Maduro es incapaz de garantizarle una cama de terapia intensiva”.

También mencionó otros hospitales como el Luis Razetti de Barinas con 60% de ocupación; el Hospitales Ranuarez Balza de Guárico con 75% de ocupación; el Hospital Central de San Cristóbal con 62% de ocupación de camas de terapia intensiva y el Hospital General del Sur con 66% de ocupación. 

“En cuatro meses no construyeron capacidades”, aseveró el parlamentario. 

Olivares pone en duda las terapia 

El diputado por el estado Vargas también criticó los nuevos protocolos anunciados por la administración de Nicolás Maduro, para tratar la COVID-19. “Somos el país que menos pruebas hace en América Latina, por eso se inventan esto del tratamiento precoz”.

Olivares indicó que el tratamiento con cloroquina, fue descartado por diversos estudios y también por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 17 de junio, porque demostró no tener ningún beneficio en la disminución de la mortalidad de los pacientes.

“Carlos Alvarado (ministro de Salud) lo anunció hace unos días, con bombos y platillos, junto a Nicolás Maduro, pero el tratamiento lo venden los cubanos”, agregó.

Lo mismo sucede con el Interferon, que “no hay ningún tipo de evidencia científica o país en el mundo que use el Interferon, pero la respuesta es que también lo venden los cubanos”.

El diputado señaló como preocupante el anuncio del uso de dióxido de cloro, como tratamiento para la COVID-19, porque aseguró que no es un medicamento y que incluso la FDA (Administración de de Medicamentos y Alimentos, de Estados Unidos) lo prohibió formalmente el 8 de abril. 

Por último la administración de Maduro anunció el uso de la medicina homeopática, “y es la misma explicación que lo venden los cubanos. Es vergonzoso, que un individuo que es médico haga todo esto por ganarse un dinero”, aseveró.