Colombia y EE.UU. unirán esfuerzos para ayudar a "restablecer la democracia" en Venezuela - Runrun
Colombia y EE.UU. unirán esfuerzos para ayudar a “restablecer la democracia” en Venezuela

 

 

EL SECRETARIO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS, Mike Pompeo, se reunió el miércoles con el presidente colombiano Iván Duque para repasar temas como los esfuerzos antinarcóticos, los avances del proceso de paz, las relaciones comerciales, así como la respuesta conjunta para ayudar a los venezolanos que huyen de la crisis y restaurar la democracia en el vecino país.

“Seguimos trabajando con Colombia lado a lado para lograr el objetivo de reducir la producción de coca en un 50% para el año 2023”, además de reducir el consumo en Estados Unidos, dijo Pompeo, quien llegó a Cartagena procedente de Brasilia, donde en representación de Estados Unidos asistió el martes a la juramentación del presidente Jair Bolsonaro.

El jefe de la diplomacia estadounidense expresó la profunda preocupación de Washington por el aumento en el cultivo de coca y la producción de cocaína en Colombia desde 2013 y su impacto en ambos países. La superficie dedicada a la producción de la materia prima de la droga aumentó en 2017 a 209.000 hectáreas (807 millas cuadradas), la cifra más grande de que se tenga registro, de acuerdo con reportes de la Casa Blanca.

Duque y Pompeo destacaron que el tema de la crisis venezolano ocupó varios minutos durante su encuentro de alrededor de una hora.

Pompeo elogió los esfuerzos de Colombia para apoyar a aproximadamente un millón de venezolanos que viven en este país, quienes han huido de la crisis causada por el gobierno “autoritario” de Maduro.

Las conversaciones se centraron en “cómo podemos trabajar de manera conjunta a nivel regional para ayudar a los que se escapan de Venezuela y lograr que Venezuela vuelva a su base democrática”, acotó el secretario de Estado.

Venezuela está sumida en la peor crisis económica de su historia tras dos décadas de gobiernos socialistas caracterizada por una hiperinflación, la escasez de productos básicos como alimentos y medicinas, y una profunda recesión que ha obligado a muchos venezolanos a emigrar.

Según estimaciones de Naciones Unidas, unos 2,3 millones de venezolanos han abandonado su país desde 2015.

Duque, por su parte, coincidió con Pompeo en que “todos los países que defendemos la democracia” deben unirse para “rechazar la dictadura de Venezuela” y hacer “todos los esfuerzos necesarios para que se restablezca la democracia”.

Estados Unidos, Europa y varias naciones latinoamericanas, entre ellas los 14 países que integran el llamado Grupo de Lima, han desconocido la reelección del presidente Nicolás Maduro en una votación convocada el 20 de mayo por la oficialista Asamblea Constituyente, considerada ilegitima. Maduro prestará juramento el próximo 10 de enero para gobernar seis años más.

Horas antes del arribo de Pompeo a Cartagena, la cancillería venezolana condenó su “actitud intervencionista”.

Venezuela acusó a Pompeo de “emitir órdenes directas a los gobiernos subordinados a Washington, con el objetivo de que escalen sus agresiones contra el pueblo de Venezuela, con el propósito de “procurar un cambio de régimen por la fuerza”.

En el escrito, Venezuela además rechazó “la descarada y reiterada intromisión” del gobierno de Donald Trump “en los asuntos internos” de Venezuela.

El martes en Brasilia, Pompeo planteó “la necesidad de aumentar presiones” sobre Maduro, destacó la cancillería venezolana.

El gobierno socialista venezolano repetidamente acusa a Washington de orquestar un complot para derrocarlo.

Las autoridades estadounidenses han sancionado a decenas de altos funcionarios venezolanos, incluido Maduro, como parte de las medidas financieras para presionar a Caracas.

Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela han sido tensas durante años. Los dos países no intercambian embajadores desde 2010.

Duque también agradeció el apoyo de Estados Unidos para desmantelar las redes de crimen organizado y por respaldar a la idea de “construir la paz” en Colombia con “legalidad, con justicia”, sin olvidar la necesidad de fortalecer las relaciones comerciales entre ambos países como “una forma de eliminar la pobreza y dar mejores oportunidades” a los colombianos.