Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Investigación

Colectivos robaron, persiguieron y le dispararon a Paola Ramírez

Paola Martínez
30/04/2017
Paola Andreina Ramírez Gómez se vistió con una blusa blanca y una gorra tricolor la mañana del miércoles 19 de abril. Posó para la cámara y subió su foto a Facebook con la frase “esperando lo mejor”. Horas después, otras cámaras la retrataron sin vida

 

@mpaolams

EL MIÉRCOLES 19 DE ABRIL, día de “la madre de todas las marchas” convocada por la coalición opositora en todo el país, el gas lacrimógeno usado por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) sumergió el centro de San Cristóbal, estado Táchira, donde miles de personas intentaban entregar un documento a la Defensoría del Pueblo. La represión, según declaran testigos, fue más fuerte de lo normal. Tras ser dispersada la marcha, un grupo de manifestantes se reunió en la plaza Garbiras para continuar la protesta y en minutos la GNB estuvo encima de ellos, pero los funcionarios se retiraron poco antes de que llegara un grupo paramilitar, conocidos como colectivos.

A una cuadra, en la Plaza San Carlos –también llamada Plaza de Las Palomas– se reunían estos colectivos. Cerca de las 3:00 pm, Paola Ramírez, de 23 años de edad, se hallaba en la plaza cuando notó la presencia del grupo de paramilitares armados y trató de esconderse de ellos. Sin embargo, la encontraron, y luego de agredirla y robarla, la hicieron correr. Después de que la joven atravesó la plaza y caminaba por la calle huyendo de sus atacantes, fue alcanzada por un proyectil en la región intercostal que la mató al instante.

El equipo de Runrun.es logró hablar con testigos del hecho, quienes prefirieron no ser identificados, y con ayuda de fotos y videos difundidos en redes sociales pudo reconstruir los hechos en que falleció la joven.

Agredida, robada y perseguida por paramilitares

Paola Ramírez vivía en Capacho, pero el miércoles viajó a San Cristóbal. Una manifestante que estaba ese día en la movilización opositora asegura haberla visto marchando junto a un muchacho, presuntamente su novio. Además, esa mañana Ramírez había publicado en su perfil de Facebook una fotografía acompañada de la frase “esperando lo mejor” donde se le ve con una gorra tricolor y una blusa blanca, la misma que tenía al momento de su muerte.

Horas después de la marcha, Ramírez y su novio llegaron en moto a la plaza San Carlos, donde el novio la dejó para ir a esconder el vehículo por miedo a los colectivos que se encontraban en la zona, declaró una testigo que observaba la situación y luego pudo conocer lo sucedido, contado por el muchacho en la escena.

Mientras la joven se encontraba en la plaza, el grupo paramilitar se apostó en la esquina de la calle 13 de San Cristóbal, y al observarlos, Ramírez se ocultó en las escaleras del lugar. Pero sus esfuerzos fueron en vano, pues tres de los colectivos la vieron y se dirigieron hacia ella. Al encontrarla, la tomaron por el cabello y la halaron, le quitaron su gorra y la cartera negra que llevaba. Un testigo observó el robo y vio como uno de los hombres la empujaba, indicandole que corriera. Paola Ramírez corrió por su vida, atravesó el tramo de la plaza hasta llegar a la calle.

En un video grabado desde un apartamento frente al lugar de los hechos, y difundido a través de redes sociales, se puede observar a los tres hombres que la agredieron persiguiendola; uno llevaba en sus manos la cartera y el otro llevaba la gorra que le habían robado a Ramírez. La misma cartera fue encontrada a metros del cuerpo de la joven, luego de haber sido arrojada por los colectivos cuando dejaron la zona, señaló una testigo.

Colectivos Gorra Cartera Paola Ramírez

Los civiles encapuchados robaron la cartera y la gorra de Paola Ramírez, luego de agredirla

Mientras Paola corría, los paramilitares tomaron sus motos y transitaron hasta la esquina de la escuela Carlos Rangel Lamus. En el momento en que la joven estaba en la calle 12, los colectivos pasaron en paralelo a ella desde la carrera 11 y luego se escuchan aproximadamente 24 detonaciones hechas por los colectivos, según coincidieron los testigo. Es cuando Ramírez cae al piso, muerta.

Habitantes del sector que observaron el suceso afirman que los culpables de su muerte son los paramilitares armados que desde las motos accionaron sus armas en contra de la joven, y señalaron que pasaron luego a recogerlas conchas del piso. Sin embargo, la versión oficial que ofreció el Ministerio Público afirma que el ciudadano accionó un arma de fuego desde un edificio contra un grupo de motorizados y uno de los impactos lo recibió Paola Andreina Ramírez Gómez.

sancristobalV5-01

Posibilidad de una en 100 millones

El imputado por asesinar a la tachirense fue Iván Alexis Pernía Pérez, un comerciante de zapatos, de 31 años. Vive a una cuadra de la plaza San Carlos, por la carrera 11, en una casa sencilla de dos pisos con terraza que da hacia la calle. Desde allí Pernía disparó hacia los colectivos para defender a la joven y por error uno de los proyectiles habría herido a la joven.

Sin embargo, el Comisario Luis Godoy, ex Jefe de la División de Homicidios de la antigua Policía Técnica Judicial (PTJ), afirma que la posibilidad de que el acusado haya podido disparar y encontrar su blanco en la joven que corría, a una distancia de más de 100 metros, con árboles y demás obstáculos en medio, es de una en 100 millones.

Medición Casa Ivan Pernía - Punto de caída de Paola Ramírez

Otro aspecto llamativo es que en el proceso de identificación del culpable resalta la celeridad en las experticias técnicas para resolver el crimen. A las 11:00 pm del miércoles –apenas ocho horas después del asesinato– el diputado oficialista Diosdado Cabello anunció en su programa Con el mazo dando, el nombre del responsable de la muerte de Paola Ramírez.

El parlamentario informó también que se tenían todas las pruebas. Curiosamente, residentes de los edificios confirman que los efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estuvieron en el lugar donde fue asesinada Ramírez hasta las 2:00 de la madrugada realizando mediciones, las cuales continuaron la mañana del jueves 20.

Al menos una trayectoria balística y un levantamiento planimétrico eran necesarios para confirmar si el acusado era el verdadero responsable. Las realización de estas pruebas técnicas, que usualmente se practican tanto al cuerpo de la víctima como a las evidencias dejadas en la escena del crimen, los proyectiles y el arma homicida, toman un mínimo de 24 horas de trabajo.

Otro hecho curioso es que el jueves 20, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, declaró que las pruebas de planimetría y trayectoria balística coincidían con su hipótesis, pero no ofreció datos de ellos ni menciona en qué parte del cuerpo recibió el impacto de bala la joven, lo cual tampoco ha sido divulgado por entes oficiales ni mencionado en las informaciones del Ministerio Público. Una persona que tuvo acceso al cuerpo de Ramírez afirma que el proyectil entró por el intercostal izquierdo, sin perforar el brazo.

Diosdado también había señalado a Pernía como militante del partido Vente Venezuela, liderado por María Corina Machado, pero los activistas del partido a nivel regional afirman jamás haber conocido o visto al acusado, y su nombre no aparece en los registros municipales del partido, ni en los regionales ni nacionales, afirmó a El Pitazo el vocero del partido en Táchira, César Peña.

Un funcionario ligado a la investigación aseguró a Runrun.es que el imputado no pertencía a ninguna organización política de oposición.

Los colectivos estaban en la zona mucho antes de que Paola Ramírez fuera asesinada. Habitantes de los edificios San Carlos y San Juan, ubicados en la carrera 11 frente a la Plaza de Las Palomas, fueron testigos de los movimientos de los paramilitares. Era un grupo de aproximadamente 50 personas que iban en al menos 25 motos, coinciden varios testigos, y añaden que observaron a seis de ellos portar armas. Se encontraban en el lugar desde las 2:00 pm.

Rondaron la plaza al menos tres veces, señala un residente de los edificios, y cuando los vecinos gritaban a los colectivos que se fueran del lugar, ellos respondían simulando con su mano una pistola y apretando un gatillo. Resaltó un testigo que algunos de los colectivos llevaban puestos guantes azules, presumen que para evitar dejar rastros.

Mientras los colectivos estuvieron presentes en el barrio San Carlos, robaron una casa en la carrera 11, a escasas cuadras del suceso, y desvalijaron un vehículo corolla beige. La información fue también confirmada por la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, en su alocución del lunes 25 de abril, en que además indicó que el grupo de civiles se encontraba armado.

Además, una manifestante afirma que el grupo de motorizados amedrentó y disparó con armas de fuego a las personas que habían armado barricadas en la plaza Garbiras después de la marcha opositora.

Iván Pernía fue imputado por homicidio intencional simple. Las versiones oficiales lo señalan como el responsable del homicidio, y las pesquisas arrojan que el comerciante disparó para defender a la joven de los ataques de los colectivos. De acuerdo al abogado penalista Joel García, al haber realizado los disparos luego de que Ramírez fuese robada, no puede recurrir a un atenuante. 

Sin embargo, los hombres que robaron a Paola Ramírez deberían ser condenados por robo agravado, aclaró García.

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES